Heraclio Bonilla. Reseña a Ernesto Yepes del Castillo. Perú 1820-1920. Un siglo de desarrollo capitalista. Lima: IEP, Campodonico editores S. A., 1972.

*

PERUEl libro de Ernesto Yepes, profesor de la Universidad Nacional Agraria “La Molina”, escrito a base de su tesis universitaria ilusiona y decepciona al mismo tiempo. Este libro, escrito por un sociólogo, constituye en efecto un valiente y valioso esfuerzo de exploración del pasado histórico del Perú ante la renuncia y la debilidad de los historiadores de oficio. Que no sean historiadores académicos quienes asuman esta tarea tiene una doble importancia para los historiadores de formación y de vocación. Primero, ello refleja la gradual, y tal vez, irreversible, historización de las otras ciencias sociales, es decir, el reconocimiento finalmente explícito de la necesidad de plantear históricamente el análisis de los problemas del presente. Segundo, los trabajos de estos científicos sociales constituyen un reto para los historiadores de oficio por la exigencia impuesta de conciliar teoría e historia y por la necesidad de dar respuesta a los problemas que levantan los análisis de estos científicos sociales. La reflexión teórica de los hechos que describen, así como la conducción de la investigación histórica a partir de una base problemática previamente establecida, eran hábitos virtualmente ignorados por los historiadores de ayer y de hoy. En este sentido se debe agradecer a Ernesto Yepes la iniciativa de una tarea fundamental y necesaria: la revisión crítica de la historia peruana, a la luz de una nueva perspectiva. Con todos los riesgos que supone este inmenso desafío, en un medio donde el conocimiento histórico es prácticamente nulo.

Pero, y es aquí donde el problema real emerge, frente a la débil producción de la historiografía tradicional, los trabajos históricos realizados por economistas y sociólogos corren el riesgo de ser tomados por las obras históricas que hacen falta. No es que estos científicos sociales sean incapaces de escribir libros de historia. Al contrario. Piénsese, por ejemplo; en los trabajos admirables, por su fineza y por su fuerza, de un Maurice Dobb (Studies on the Development of Capitalism) o de un Barrington Moore Jr. (Social Origins of Dictatorship and Democracy). Lo que sucede es que en América Latina y en el Perú, la mayor parte de los trabajos históricos escritos por economistas y sociólogos han olvidado los más elementales principios del análisis histórico. Estos principios, es pertinente destacarlo, no tienen nada que ver con las añejas recomendaciones de la historiografía tradicional referentes a cómo utilizar un documento. El olvido de estos principios, por parte de economistas y sociólogos, no tendría tal vez demasiada importancia si al lado de los trabajos que ellos producen existiesen sólidos libros de historia, como resultado de investigaciones científicamente conducidas. Es este vacío el que facilita que trabajos como el que comentamos corran el riesgo de desvirtuar a la vez la investigación y la exposición históricas. Quisiera, apretadamente, hacer más explícita esta afirmación.

La estructura teórica del libro de Ernesto Yepes está construida a partir de las tesis acerca de la naturaleza de la dominación y la dependencia de América Latina. La discusión de estos conceptos, como es bien sabido, empieza a plantearse en la década de los 60 y su formulación constituye uno de los logros más notables de la joven ciencia social latinoamericana. Es pertinente utilizar los elementos de esta discusión como hipótesis conductoras de la investigación empírica. Pero es inaceptable convertir estas hipótesis en una suerte de clave mágica para descifrar la historia peruana del último siglo. El diálogo necesario, fundamental, entre teoría e historia dio paso en el libro que comentamos a un artificial acomodo de la realidad empírica para solamente ejemplificar algo que se da por conocido anticipadamente. No es precisamente esta la forma más adecuada de utilizar la teoría en el análisis histórico. Se debe, más bien, tratar de construir entre teoría y realidad toda una serie de mediaciones, a fin de que a través de ellas se de cuenta, por una parte, de la realidad que se desea explicar y, por otra, se confirme o se corrija los fundamentos de la teoría. En este sentido es tal vez pertinente recordar que incluso la llamada teoría de la dependencia requiere todavía de una demostración más sólida. Este defecto fundamental es el sustento de toda una serie de afirmaciones y formas de análisis igualmente equivocados. Voy a señalar solamente las principales.

Para Yepes el proceso histórico del Perú deriva de manera estrecha y directa en las mutaciones ocurridas dentro de aquellas Metrópolis que ejercieron el control de la economía y la sociedad peruana. Esta afirmación es cierta, pero sólo en parte. El derrotero de la sociedad peruana, hasta cierto punto, está trazado por quienes ejercieron y ejercen el control de su historia colectiva. Pero esto no es el resultado de una imposición directa. Entre Metrópolis y áreas periféricas existen niveles de medicación, los cuales son precisamente los que deben ser estudiados para explicar los mecanismos de control y de dominio. Pero hay algo todavía más grave.

Como la historia peruana es ya conocida à l’avance, o deducida, la investigación histórica se vuelve por consiguiente innecesaria para el autor. Le es suficiente la simple manipulación de las fuentes secundarias, muchas veces sin ser sometidas, incluso, a una cuidadosa crítica histórica. Pero este tipo de recurso tiene sus límites evidentes. Uno no puede dejar de ocultar su embarazo y su estupor frente a ciertos silencios producidos precisamente cuando Yepes no encuentra trabajos previos, susceptibles de ser manipulados. Estos vacíos lamentablemente no pueden ser ocultados con dos o tres párrafos rápidos o a través de la formulación de vagas generalidades que explican todo porque no explican nada. Léase, por ejemplo, la brillante oscuridad de esta fórmula: Con el ‘crack del 79 se arruinan numerosas familias de fortuna, (¿cuáles?) alterándose (¿cómo?) la composición de las fracciones hegemónicas e ingresando nuevos grupos (¿quiénes?) portadores quizá (¿por qué quizá?) de una orientación más propicia para el proceso de modernización y tecnificación que se iniciaba (pg. 130). Este es uno de los varios párrafos a través de los cuales se emiten ligeros juicios doctorales sobre fundamentales problemas históricos todavía no estudiados.

El silencio frente a estos problemas, su solución fácil mediante deducciones o presunciones, son tanto más graves cuando atentan contra la coherencia y la continuidad del discurso histórico. En un libro estructurado alrededor de las nociones de dominación y dependencia, de ninguna manera es justificable “olvidos” en el tratamiento de temas como son, por ejemplo, los mecanismos de la dominación comercial y financiera ejercida por Gran Bretaña, las etapas del sometimiento económico del Perú a través de la deuda externa, el rol de los ferrocarriles en el fortalecimiento de una relación asimétrica, el impacto de la Guerra del Pacífico, el significado de la Peruvian Corporation, la estructura de las inversiones británicas, etc., etc. Es molesto, finalmente, constatar que esta nueva historia y la otra, la más antigua, coinciden en algo común: ambas vuelven las espaldas (en el sentido en que omiten su estudio atento) a las clases que sufrieron en carne propia la dependencia y la-explotación. La historia, ciertamente, está compuesta de estructuras, pero también de hombres de carne y hueso.

 


* Publicado en Humanidades, 4, 1972-1973, pp. 299-301. Agradecemos al autor por autorizar la publicación de esta reseña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.