Todas las entradas de: Alex Loayza Pérez

Los 15 mejores libros de historia del Perú del 2015

 

Desde el 2013, hemos organizado una encuesta anual de opinión entre historiadores e historiadoras de diferentes instituciones de Lima y provincias con el objetivo de que eligieran las que consideran las mejores publicaciones de historia peruana. Para la elección del 2015, contamos con la colaboración de 29 colegas. Cada uno de ellos eligió cinco publicaciones, en el orden de su preferencia, a los cuales se les asignó un puntaje. En base a este procedimiento, presentamos a continuación los 15 libros con mayor puntaje en orden descendente:


15. O’PHELAN GODOY, Scarlett. La Independencia en los Andes. Una historia conectada. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Peru, 2014 (Diciembre).

14. CONTRERAS, Carlos; GLAVE, Luis Miguel. La independencia del Perú. ¿Concedida, conseguida, concebida? Lima:Instituto de Estudios Peruanos, 2015.

13. RÉNIQUE, José Luis. Imaginar la nación. Viajes en busca del verdadero Perú (1881-1932). Lima:Instituto de Estudios Peruanos, 2015.

12. MUCKE, Ulrich y VELÁZQUEZ, Marcel. Autobiografía del Perú Republicano: Ensayos sobre historia y la narrativa del yo. Lima: Biblioteca Nacional del Perú, 2015.

11. ARRELUCEA, Maribel: COSAMALÓN, Jesús. La presencia afrodescendiente en el Perú. Siglos XVI-XX. Lima: Ministerio de Cultura, 2015.

10. CONTRERAS, Carlos; ZULOAGA, Marina. Historia mínima de Perú. Lima: Oceano, 2015. 

9. D’ALTROY, Terence N. El poder provincial en el Imperio Inka. Lima:Instituto de Estudios Peruanos, 2015.

8. HUAMÁN POMA DE AYALA. Nueva Crónica y Buen Gobierno.  Presentación e investigación de Carlos Araníbar. 4 tomos. Lima: Biblioteca Nacional del Perú, 2015. 

7. AGUIRRE, Carlos. La ciudad y los perros. Biografía de una novela. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 2015.

6. SOBREVILLA PEREA, Natalia. Andrés de Santa Cruz, caudillo de los Andes. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 2015.

5. MC EVOY, Carmen. La guerra maldita: Domingo Nieto y su correspondencia (1834-1844). Lima: Biblioteca Nacional del Perú /Ministerio de Cultura, 2015.

4. PORTOCARRERO, Gonzalo. La urgencia por decir «nosotros». Los intelectuales y la idea de nación en el Perú republicano. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 2015.

3. RÉNIQUE, José Luis. Incendiar la pradera. Un ensayo sobre la Revolución en el Perú. Lima: Siniestra, 2015.

2. SEMINARIO, Bruno. El desarrollo de la economía peruana en la era moderna. Precios, población, demanda y producción desde 1700. Lima: Universidad del Pacífico, 2015.

1. WALKER, Charles. La Rebelión de Tupac Amaru. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 2015.

 

Agradecemos a quienes hicieron posible realizar este listado:

 Carlos Aguirre, Cristóbal Aljovín, Fernando Armas, Carlota Casalino, Juan Castañeda, Carlos Contreras, Guillermo Fernández,  Juan Fonseca,  Carlos Flores, Jorge Huamán, Carlos Hurtado Ames, Juan Carlos La Serna, Juvenal Luque, Cristina Mazzeo, Carmen Mc Evoy, Mario Meza, Iván Millones, Scarlett O’Phelan, Nelson Pereyra, Ricardo Portocarrero, José de la Puente Brunke, Francisco Quiroz,  Rolando Rojas,  Augusto Ruiz,  Jorge Valdez,  David Velásquez  y Charles Walker.

 

Alex Loayza                                     Víctor Arrambide

Reserva Crítica                              El Espejo de Clío

Ulrich Mücke. Política y burguesía en el Perú. El Partido Civil antes de la Guerra con Chile. Lima: IFEA/IEP, 2010.

Tras el apogeo de la historia social y económica en la década de 1970 y su visión pesimista de la política decimonónica peruana, a la que se le denominó el “siglo a la deriva” porque no hubo nación ni burguesía, una nueva generación de historiadores décadas después se encargó de revisar esas tesis desde una perspectiva política buscando recrear el imaginario de los actores para así desentrañar la lógica de sus acciones. Se encontró entonces un panorama político muy rico y complejo que la historiografía anterior no avizoró por considerar  la política como un reflejo de la estructura económica. Pero en algunos casos, este revisionismo buscando contradecir la imagen de un país “a la deriva”, se concentró demasiado en mostrar un país “encaminado”, dejando de lado uno de los temas más importantes del mundo político y al que la historia social siempre le interesó: el poder. En tal sentido, es un hecho positivo que, tras once años desde su publicación en alemán y siete en inglés, se edite en español la tesis doctoral del historiador alemán Ulrich Mücke sobre uno de los temas políticos claves del Perú republicano del siglo XIX: la formación del Partido Civil. Como menciona el autor, la historiografía ha pasado de explicar su surgimiento a partir de los cambios en la estructura económica y social que dieron lugar a una clase “rentista” y sin “proyecto nacional” a plantear desde el análisis del discurso político de su líder Manuel Pardo que este diseñó e intento poner en práctica por medio de este partido un proyecto político nacional[1]. Ambas perspectivas, sin embargo, pasan por alto un hecho importante: cómo este partido se organizó y conquistó el poder. Así, la tesis general del libro es que el Partido Civil más que seguir e implementar un proyecto político nacional democrático le interesaba sobre todo conseguir el poder (34). Mücke revisita la perspectiva de Bonilla -evidente ya en el título del libro- pero articulándolo con un riguroso análisis político.

 

Mucke

 

Política y burguesía en el Perú está conformado por 10 capítulos agrupados en tres partes. En la primera, “Sociedad y política”, se presentan las bases económico-sociales que hicieron posible la conformación de un partido político. Siguiendo las propuestas de Jürgen Kocka[2], Mücke analiza la burguesía como formación social y experiencia de vida (cap. 1 “La burguesía limeña”) y muestra los efectos sociales de los cambios económicos del Perú de mediados del siglo XIX. La exportación del guano dio por entonces al Estado ingentes recursos fiscales que le permitieron capitalizar, mediante el pago de la deuda interna, a un importante sector comercial que estableció bancos y expandió la agricultura costeña de exportación. Así, para la década de 1860 fue evidente la presencia de una burguesía “comercial-bancaria” que si bien estaba conformada por un pequeño circulo social, no era industrial y aún mantenía relaciones de trabajo tradicional (p. e. los coolies chinos)  no era una “clase rentista y parasitaria” como afirmaba Bonilla. Esta burguesía, dividida en bourgeoisie (grandes comerciantes, banqueros, etc.), académica (profesionales liberales) y pequeña burguesía (comerciantes minoristas, artesanos, etc.), era básicamente limeña y  numéricamente limitada. A diferencia de la burguesía europea, la limeña no tenía que enfrentarse política y socialmente a una clase noble o proletaria . La burguesía limeña era la clase dominante.  Así, su estilo de vida no fomentaba cualidades como el mérito o el esfuerzo personal: la movilidad social se basaba en las relaciones sociales (matrimonio, lazos familiares, etc.) y los contactos políticos. Esto le daba un aristocrático estilo de vida, más aún cuando lo étnico fue un rasgo importante de distinción social: para ser burgués se debía tener un origen europeo. Manuel Pardo fue un claro representante de la bourgeoisie y defendió una ideología librecambista y liberal (cap. 2 “El pensamiento político liberal”) planteando la necesidad de un Estado fuerte,  aunque limitado a garantizar el orden y proporcionar cierta infraestructura (ferrocarriles y escuelas) que permitiera, gracias al mercado, que los individuos se desarrollen por sí mismos. Esto era de gran importancia para la burguesía porque la inestabilidad política tenía efectos negativos en sus negocios. El fortalecimiento del Estado se lograría entonces mediante el consenso político producto de la integración de las distintas elites del país. Este sería el aspecto “nacional” del proyecto de Pardo, es decir estaba limitado socialmente porque para ampliarlo a otros sectores, además de interés, se debía realizar cambios sociales que generarían fuertes conflictos. Además, la integración de la elite parecía más factible teniendo en cuenta que desde mediados del siglo XIX el desarrollo de su vida asociativa le había permitido crear vínculos sociales y políticos que le proporcionaron una identidad social común (cap. 3 “La sociedad civil”) . Estas transformaciones del espacio público y en las relaciones sociales de la burguesía fueron claves para el surgimiento del Partido Civil como evidencia Mücke en el análisis de su estructura organizacional (cap. 4, “El Partido Civil”) donde encuentra que la cabeza de la dirigencia fue ocupada por la bourgeoisie y la burguesía académica no permitiéndose la integración de las elites regionales, a menos que vivieran en Lima. Lo cual, además de centralista, le daba un fuerte carácter de clase al partido. Por ello se entiende que la participación de la pequeña burguesía y de los artesanos, según el análisis prosopográfico de la Junta Central, fuese poco representativa situándose su integración en el ámbito de la movilización electoral. En el caso de los militares, su importancia en el partido radicaba en el hecho de que la política tenía un alto grado de violencia y fue necesario su apoyo para mostrar que Pardo no estaba en contra de ellos.

Para Mücke, los cambios sociales mencionados serían las condiciones estructurales que permitieron a la burguesía conformar el Partido Civil dado que le dio cohesión y la capacidad de establecer redes de comunicación y movilización política. Algo de lo que carecían otras experiencias políticas civiles previas[3]. Así, los conflictos políticos o el surgimiento de una nueva cultura política como señala McEvoy no serían la explicación de su conformación; lo primero no era novedad y lo segundo es dudoso si para ello se usa como indicador los discursos de Pardo que aluden a sus proyectos y no a un imaginario político común. Además, el partido se constituye primero como club y si se convierte en una organización fue debido a procesos políticos no supeditados exclusivamente a la acción de Pardo. A ello apunta la segunda y más importante parte del libro, “Elecciones y parlamento”, donde se muestra como las elecciones (cap. 5 “La campaña electoral de 1871-1872” y cap. 6 “Las elecciones de 1871-1872”) y la conformación de grupos parlamentarios (cap. 7 “El Congreso de la República”) llevaron a crear el Partido Civil como organización política. La importancia de estos factores para la formación de partidos ya lo había señalado Maurice Duverger[4] y Mücke lo aplica para el Perú analizando la correspondencia de Pardo y una institución descuidada por la historiografía: el parlamento. Respecto a lo primero, la campaña electoral de 1871-1872 fue importante porque por primera vez un candidato de oposición y civil ganaba una elección presidencial. Mücke presta atención a cómo Pardo y sus partidarios convocaron y movilizaron seguidores para ganar las elecciones analizando el rol de los clubes electorales y la correspondencia. Sobre lo primero, se formaron más de 100 clubes en favor de Pardo en diversas regiones del país siendo el principal la Sociedad Independencia Electoral (SIE). Aquí se hace una distinción entre regiones, en la zona norte del país donde habita el 27% de la población peruana se ubicaba el 50 % de los clubes de Pardo y en el sur andino, donde habitaba el 35% de la población, en cambio estaba el 20% de clubes. Ello se explica no solo por la debilidad del partido sino también por la mentalidad política: en algunas regiones son imprescindibles los clubes y en otros no. Respecto a la correspondencia, Pardo enviaba un promedio de 20 cartas al día a sus partidarios, electores y personas que buscaba adherir a su campaña junto con periódicos, volantes y dinero cubriendo casi todo el territorio nacional. Este proceso de comunicación reforzaba un sentido de unidad nacional en la elite, fomentado “un sentido de pertenencia a una nación de notables” (159). De otra parte, se analiza la campaña en el sur andino, lugar donde Pardo tuvo menor apoyo. En el caso de Arequipa, Pardo recabó información sobre su candidatura, buscando captar seguidores que establezcan clubes. Así creó una red de apoyo vinculándose con personas que conocía solo por correspondencia, quienes a su vez creaban vínculos con otras ampliando la campaña a la región. Los intereses de estos colaboradores eran diversos: buscaban un presidente civil, reconocimiento social o un cargo público. La campaña electoral permite además distinguir distintas formas de obtener apoyo según los sectores sociales: a la elite, la “gente decente”, por la prensa y el contacto personal; y a las clases bajas, la “gente de acción”, mediante regalos y dinero. Aunque el caso de Hipólita del Castillo, con quien Pardo intercambio cartas, mostraba que el reconocimiento social era también una motivación de los sectores populares, hecho que ocasionaba conflictos con la dirigencia política quienes solo querían mantener una relación económica utilitaria con ellos. Pero el principal enfrentamiento fue con los otros candidatos y el oficialismo que contaba con el apoyo de los prefectos, como fue evidente en Cuzco y Puno. Con todo, las elecciones en esta región fueron favorables a Pardo consiguiendo el 51% de la votación.

 

manuelpardo

 

Según Mücke el parlamento fue de gran importancia para el Partido Civil dado que sus senadores y diputados dominaron sus decisiones en la década de 1870. Para demostrarlo analiza de manera cuantitativa las votaciones nominales en el congreso entre 1860 y 1879 para identificar grupos parlamentarios (aquellos cuyo patrón de votación es constante en una legislatura) y muestra que su aparición fue anterior a los civilistas. La formación de partidos antagónicos se debió a la polarización política ante determinados temas y el conflicto entre liberales y conservadores. El dominio civilista se dio entre 1871 y 1875 y decae en las elecciones presidenciales de 1875-1876 debido a que el partido no presentó candidato produciéndose la desintegración de los grupos parlamentarios. El Partido Civil parecía estar en crisis y se planteó no participar en las elecciones parlamentarias de 1877. Sin embargo, al final participó conformando una Junta Directiva, desapareciendo la SIE. A diferencia de la campaña de 1871 coordinada por Pardo, esta fue controlada y organizada por la Junta Directiva y los candidatos. Tras la favorable campaña el partido buscó conformar una estructura organizativa estable y nacional a lo que Pardo se opuso, temiendo que su influencia decayera, proponiendo que esta se limitara a Lima. Si bien se aceptó su propuesta, se organizó cierta institucionalidad para establecer correspondencia con los partidarios fuera de Lima y ganar más adeptos. Ya en el parlamento el grupo civilista obtuvo la mayoría y trató que los conflictos internos se decidieran fuera del hemiciclo. Estos hechos fortalecieron al Partido Civil como institución y la presencia de Pardo ya no fue decisiva para su marcha, evidente tras su asesinato en 1878 cuando continuo siendo la fuerza más importante en el parlamento. De otra parte, los debates parlamentarios mostraban la transformación de la idea de partido: de ser sinónimo de facción e intereses egoístas se le pasó a considerar como una institución necesaria para el sistema político porque organizaba los diferentes intereses sociales en busca del bien común y ya no el interés particular. Asimismo, el Partido Civil fue considerado como una institución más que un grupo de seguidores de Pardo.

La tercera parte, “En el poder”, permite ver el desempeño del Partido Civil durante la presidencia de Manuel Pardo (1872-1876) en su relación con los artesanos (cap. 8 “Los artesanos”), las elites locales y las provincias (cap. 9 “Manuel Pardo como Presidente de la República” y cap. 10 “En Partido Civil en las provincias”). Respecto a los artesanos, para ganarse su apoyo, vital en las campañas electorales, se recurrió a las relaciones personales y apoyando la publicación de prensa artesana, como El Artesano y El Obrero, que por primera vez fueron escritas por y para artesanos. De ideas liberales, anticlericales y con la creencia en que la educación y las asociaciones mejorarían su posición social y política estos periódicos expresaban los intereses del artesanado y también las del Partido Civil, pero actuaban sin intermediarios liberales ayudando a formar una identidad artesana. Su reclamo de un rol más protagónico en el partido se evidenció en la postulación de artesanos para la cámara de diputados. No obstante, la actitud del partido fue ambivalente: los necesitaban pero no querían que ganaran mucho poder. Ello es evidente en los casos presentados por Mücke donde dos artesanos candidatearon para diputados suplentes y no ganaron.  Francisco González, el artesano cuzqueño que finalmente obtuvo un escaño con apoyo civilista, no había sido la primera opción y el apoyo se debió más a su popularidad que a su condición de artesano. Manuel Pardo, de otra parte, mantuvo como presidente el nivel de correspondencia política que había tenido en campaña pero esta vez con las elites de las capitales departamentales, grupo al que confió las prefecturas retribuyéndoles así su apoyo electoral. Estas elites eran necesarias para el gobierno ya que el Estado no tenía la capacidad de imponer su autoridad, lo cual permitía que reclamaran más derechos de los que otorgaban sus cargos, como evidencia los casos de Juan Mariano Goyeneche en Arequipa y Miguel San Román en Puno. Además, los prefectos negociaban o demoraban las órdenes del presidente por temas que les afectaba localmente por las resistencias y conflictos que ocasionaban como por ejemplo la leva para el ejército o el censo poblacional. Sin embargo, la insistencia del gobierno obligó a los prefectos a realizar tales tareas lo cual demostraba que tenían una relación compleja. Estas autoridades eran parte de un grupo de la elite local que mantenía disputas con otras y aprovechaba su puesto público para sobreponerse a ellas y el Estado sacaba ventaja de ello para mantener el orden. Esto fue evidente en el sur andino donde los intereses privados prevalecieron sobre los proyectos desarrollistas de Pardo, en parte porque pensados en Lima no se ajustaban a la realidad andina, pero sobre todo por el poco interés de las autoridades en ejecutarlas dado que su prioridad era competir por el poder local. En suma, la forma como Pardo mantuvo sus alianzas fue básicamente por la ventaja que le significaba a las elites locales pertenecer al partido y por ello no puede considerarse “partido político” a esta red nacional, la cual después de la muerte de Pardo se articuló al partido ya como institución.

Con las evidencias presentadas en Política y burguesía en el Perú no es posible suscribir que el Partido Civil surge por una nueva cultura política republicana como refiere McEvoy. No obstante, habría que resaltar que aquel no surgió en el vacío, es decir, con el desarrollo de la sociedad civil hubo un cambio en la cultura política como evidencia la importancia que cobra el concepto de asociación que sentará las bases de una concepción plural de la política liberal ya evidente en 1878 con la aceptación del partido como parte del sistema representativo[5]. Pero sería exagerado extender esta cultura política limeña a toda la nación. Lo cual nos lleva a otro punto relativo a la afirmación de Mücke sobre que en las elites locales primaron los intereses privados. Si ello es cierto para el caso de Arequipa y Puno ¿es posible extender tal afirmación a otras regiones? Mücke no trabaja el norte (no queda claro el por qué) donde por la extensión de clubes y el rol de la prensa tal vez existía una cultura política cercana al ideal político de la burguesía limeña. Hecho de importancia teniendo en cuenta que esta región junto con Lima conforma poco más del 40% de la población peruana. Asimismo, si la cultura política implica no solo a un grupo ¿qué sucedió con los competidores del Partido Civil? ¿Cuáles fueron sus estrategias? ¿Estas se vieron influenciadas por las del civilismo? El relato del libro gira en torno a un protagonista, la burguesía o el Partido Civil, pero el “otro” está entre bambalinas. Ello no es un hecho trivial dado que la competencia política configura las estrategias discursivas y la acción política.

De otra parte, a veces Mücke hace afirmaciones demasiado contundentes sobre algunos temas que es difícil probar dada la limitada o nula investigación histórica  que hay sobre ellos. Un ejemplo de ello es la educación. Se afirma que esta no cumplió un rol importante en la formación de la burguesía limeña y  el impacto del reglamento de instrucción de 1876 quedo solo en el papel. Sobre lo primero, la extensión de colegios y la modernización de la universidad San Marcos se debió a una fuerte demanda de la elite urbana limeña y de provincias dado que la educación superior era necesaria para acceder a determinados puestos burocráticos.  Los lazos sociales eran importantes pero no suficientes.  Asimismo, el colegio y la universidad eran también espacios de sociabilidad.  Sobre el reglamento de 1876, solo hay pocos estudios para Lima y si bien no se puede decir que fue un éxito, aún faltan más investigaciones para tener una idea clara del impacto de la escuela en el Perú [6].

Es claro que responder estas preguntas o dudas llevaría tal vez a escribir otro libro. Pero esta es también la virtud de Política y burguesía: plantear nuevas preguntas y temas. Con todo, estas son objeciones menores ante una obra que brinda una lectura nueva de la política decimonónica peruana y que además nos lleva a discutir sobre cuestiones teóricas y metodológicas respecto de los límites de la historiografía política contemporánea que centrada en discursos o en la filosofía política olvida que el poder político tiene bases sociales que es preciso analizar. Lo cual no significa olvidarse de la autonomía de lo político sino más bien el plantearse seriamente la necesidad de ampliar los métodos de análisis político (cuantitativos y cualitativos) y prestar más atención a las instituciones. Se espera entonces un mayor debate académico sobre estos temas dado que hasta ahora la crítica peruana se ha desviado a asuntos ajenos a los que plantea el libro[7].

 


[1] Heraclio Bonilla. Guano y burguesía en el Perú. Lima: IEP, 1974, Carmen McEvoy. Un proyecto nacional en el siglo XIX. Manuel Pardo y su visión del Perú. Lima: PUCP, 1994; La utopía republicana: ideales y realidades en la formación de la cultura política peruana, 1871-1919. Lima: PUCP, 1997.

[2] Jürgen Kocka; Allen Mitchell (eds.). Bourgeois Society in Nineteenth Century Europe. Oxford/Providence: Berg, 1993.

[3] Ver por ejemplo el caso del club Progresista de Domingo Elías en Alex Loayza Pérez, “El Club Progresista y la coyuntura electoral de 1849-1851”. En Cristóbal Aljovín de Losada y Sinesio López (ed.). Historia de las elecciones en el Perú. Estudios sobre el gobierno representativo. Lima: IEP, 2005.

[4] Maurice Duverger. Los partidos políticos. México: FCE, 1957.

[5] Ver Cristóbal Aljovín de Losada. “Entre la unidad y la pluralidad. El concepto de partido-facción en el Perú. 1770-1870”. En Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos, 39, 1, (2010): 63-84.

[6]  Ver, Marcos Garfias Dávila. La formación de la universidad moderna en el Perú. San Marcos, 1850-1919. Lima: ANR, 2010; Alex Loayza Pérez. “Reformas educativas y cultura política. Los colegios San Carlos y Nuestra Señora de Guadalupe, Lima 1840-1857”, en Dino León, Alex Loayza y Marcos Garfias. Trabajos de historia. Religión, cultura y política en el Perú, siglos XVII-XX. Lima: UNMSM, 2011; y Antonio Espinoza. Education and State-formation in Peru: The Primary Schools of the Departament of Lima, 1821-1920. New York: Palgrave Macmillan, 2013.

[7] Cierto sector de la historiografía peruana ha sido hostil a la propuesta de Mücke. Si bien algunos historiadores señalan que hay un debate entre su posición y la de McEvoy, tal debate, entendido como intercambio académico de ideas, no existe. La crítica a Mücke se reduce a la denuncia de un trato “colonialista” de la academia extranjera frente a la peruana y, lo más grave, a su apropiación de ideas. Es decir, se responde críticas académicas con un indignado discurso nacionalista. Ver al respecto: Carmen McEvoy “De plumas, impurezas historiográficas y democracias bastardas: a propósito de una reseña”, Histórica, XXIV, 1 (2000): 183-195; y José Luis Rénique “Pathbreaking Studies vs. monografías: ¿debate o ninguneo?”, Histórica, XXVIII, 2 (2004): 227-241. El primer artículo es, citando a Rénique,  una respuesta “áspera e indignada” a la reseña que Mücke hizo al libro La utopía republicana: “¿Utopía republicana o partido político? Comentario sobre una nueva interpretación del Primer Civilismo”, Histórica, XXII, 2, (Lima 1998): 273-288; mientras el segundo, escrito a propósito de la publicación en inglés del libro de Mücke (Political Culture in Nineteenth-century Peru: The Rise of the Partido Civil. 2004), profundiza el tema del “colonialismo” académico detallando como proceden los reseñadores en Estados Unidos para consagrar libros obviando o “ninguneando” el aporte interpretativo de la producción latinoamericana. Por cierto, McEvoy y Rénique escriben desde universidades en Estados Unidos, un lugar más hegemónico que Alemania en los estudios latinoamericanos, y hasta donde tengo noticia no han extendido sus críticas sobre el “colonialismo” a otros autores. Para otro tipo de críticas al libro de Mücke ver las reseñas de Natalia Sobrevilla en el Journal of Latin American Studies, Vol. 37, No. 4 (Nov., 2005), pp. 840-841; y Carlos Contreras en el Journal of Latin American Studies, Vol. 45, No. 4 (Nov., 2013), pp. 841-843.

Cita esta entrada como: Alex Loayza Pérez, "Reseña a Ulrich Mücke. Política y burguesía en el Perú. El Partido Civil antes de la Guerra con Chile. Lima: IFEA/IEP, 2010.," en Reserva Crítica, 02/01/2015, https://rcritica.hypotheses.org/899.

 

Alfredo Ávila &; Alicia Salmerón (Coords). Partidos, facciones y otras calamidades. Debates y propuestas acerca de los partidos políticos en México, siglo XIX, México D. F., FCE, CONACULTA, Instituto de Investigaciones Históricas-UNAM, 2012.

Los partidos políticos no surgieron inmediatamente con el gobierno representativo, fueron producto de la necesidad de representar e integrar políticamente diferentes intereses sociales con el objeto de llegar a consensos de la forma menos conflictiva posible. Obviamente, esto supone, además de un contexto social de cierta estabilidad, un cambio en la mentalidad política, de una basada en un consenso “unánime” a otro “plural”, así como la capacidad política de ciertos sectores sociales para definir sus intereses comunes y organizarse para obtener el poder. En tal sentido, los siete ensayos que componen Partidos, facciones y otras calamidades… nos brinda un panorama sobre la idea y experiencia de partido en el “largo” siglo XIX mexicano: de cómo se pasa de entenderle como parte de un transitorio movimiento de acción política, necesario para establecer el consenso unánime por medio del debate público y en las elecciones, a considerarse como una institución permanente del gobierno representativo que representa una tendencia política particular.

Teniendo en cuenta lo mencionado, se puede dividir en dos grupos los ensayos de este libro. En el primero, usando sobre todo como fuente la prensa, se analiza la idea de partido como movimiento político. Alfredo Ávila y María Eugenia Vázquez Semadeni analizan los debates periodísticos durante el gobierno de Guadalupe Victoria (1825-1828) para distinguir la formación de grupos políticos, su definición como partido y su rol en el sistema político. Tras el Primer Imperio mexicano habían dos grupos políticos: los iturbidistas-federalistas, autodefinidos como patriotas, amigos de la independencia y la libertad y representantes de la mayoría de la nación; y los borbonistas-centralistas, quienes sin una imagen política clara, se limitaron a calificar las ideas de los primeros como anarquistas y oportunistas, quienes a su vez les acusaban de ser contrarios a la independencia y representar a la aristocracia. Estas imágenes públicas fueron empleadas para captar adeptos y ejercer presión política. Durante la presidencia de Guadalupe Victoria se intentó integrar a estos grupos y atenuar sus diferencias, pero aparecieron otros mejor organizados a partir de logias masónicas. Divididas en las del rito escoces y de York, se apropiaron del discurso y estrategia de los borbonistas-centralistas e iturbidistas-federalistas, respectivamente. El discurso de los yorkinos demostró ser más efectivo al obtener triunfos electorales en las legislaturas locales y, posteriormente, con la aparición de otro grupo denominado “Los imparciales”, propiciaron en 1826 el debate sobre la necesidad de los partidos. Considerados como un movimiento de opinión, se les veía como parte del juego político en debates y elecciones pero que eran negativos al institucionalizarse y más aún al vincularse a logias secretas. En estas discusiones no aparecía la idea de un sistema de partidos sino más bien la defensa de la unidad al descalificarse a la minoría. Había una fuerte desconfianza al partido como organización, evidente en 1828 cuando se prohibieron las sociedades secretas, más aún cuando la inestabilidad reine nuevamente en el cambio de régimen hasta que el conservador Anastasio Bustamante asuma la presidencia entre 1830 y 1832.

La posición del régimen de Bustamante acerca de los partidos y las medidas que llevó al respecto es analizada por Catherine Andrews por medio de la prensa favorable a Bustamante. Según la autora, había una visión negativa hacia los partidos al considerárseles como facciones contrarias a la unidad, y aunque esto afianzaba la figura del presidente y su gobierno, quienes velaban por el bien común, no se consideraba innecesaria la oposición; al contrario, era considerada esencial para el debate público. No obstante, este solo podía llevarse entre la “gente decente”, manteniendo lejos al pueblo “ignorante” que era manipulado por los partidos. Bustamante por ello llevó a cabo medidas que debían limitar esta acción negativa de los partidos: las elecciones de tres niveles (parroquial, de distrito y estatal) fueron reducidas a dos, eliminando las parroquiales donde participaba el “populacho”; se intentó reglamentar el derecho de petición y prohibir las peticiones a mano armada; y, por último, la prensa fue controlada por el gobierno y los tribunales respectivos para evitar que fomenten el desorden.

Ya en la segunda República Federal, Erika Pani estudia al grupo político conservador a cargo del periódico El Universal entre 1848 y 1853 quienes tras la derrota mexicana en la guerra con Estados Unidos mantuvieron una fuerte crítica al sistema político liberal. Para este grupo era importante difundir una visión realista de la política criticando las inconsistencias del liberalismo. Más que criticas personales lo que analizaban era el “sistema”. Al respecto, el gobierno debía seguir en política “principios concretos” y no “metafísicos” (“pueblo”, “contrato social” e “igualdad”) dado que gobernar no era una cuestión de “ideales filosóficos” sino de “cosas de hombres”. Para asegurar el orden ejecutando la ley era necesario crear un gobierno nacional unificado y fuerte pero que ello era imposible si se insistía en que la base del poder era la “soberanía popular”. A pesar de estas críticas, los de El Universal no proponían regresar al sistema monárquico sino mejorar el sistema. Así se entiende, pese a su crítica a las elecciones y a los partidos, su participación en los comicios municipales de 1849 donde plantearon la participación del “verdadero pueblo” y del “partido del orden”. Tras su victoria, propusieron un sistema de partidos donde debía prevalecer la “lucha partidista civilizada”. Sin embargo, las críticas a su gobierno municipal, las reformas electorales que hicieron renunciar a los conservadores del municipio al final les llevaron a tomar una posición de confrontación con los liberales, ensalzando la figura de Santa Ana.

Los debates sobre los partidos continuaron tras el fin de la dictadura de Santa Ana y la Guerra de Reforma como lo muestra Frédéric Johansson quien examina al respecto los discursos de liberales y conservadores entre 1854 y 1860 y su trasfondo social. Por entonces se planteó necesario que coexistan grupos políticos para abrir el debate y la participación. Este ideario pluralista denunciaba el “exclusivismo” político de un grupo porque ocasionaban conflictos y corrupción política. Las acciones de esta elite, sin embargo, contradecían su discurso al controlar el estado con funcionarios adeptos y monopolizando el poder. Se defendía el exclusivismo político si un grupo representante del pueblo se imponía sobre otro o si el oponente planteaba ideas contrarias al sistema político o social. Johansson explica tal hecho por la diferencia entre los proyectos nacionales de liberales y conservadores, pero sobre todo a hechos sociales: relaciones de clientela, concepción “patrimonial” del estado, visión “orgánica” de la sociedad y del poder, así como la “ficción democrática” de un pueblo “real” que debilita la legitimidad “democrática” dado que cada grupo se apropia de la titularidad de la voluntad nacional. En suma, para el autor la persistencia de una sociedad tradicional explica la negación de la competencia política y los partidos políticos.

Avila Partidos facciones

El segundo grupo de ensayos analiza el partido político como una institución entre el Porfirismo y la revolución en la década de 1910. Alicia Salmerón estudia las ideas de Justo Sierra y Francisco Bulnes sobre los partidos y su influencia en la conformación de un partido gobiernista. En sus escritos de las décadas de 1870 y 1880 ambos “científicos” planteaban la idea de que en México, en contraposición a los partidos de principios, habían prevalecido los partidos personalistas (“fulanistas”); hecho que sumió al país en el desorden y el conflicto político. La cultura latina y los intereses personales explicaban, según Bulnes, estos hechos y por ello era necesario un gobierno central fuerte. Para Sierra, en cambio, los conflictos se debían a la resistencia de grupos conservadores a la independencia y al establecimiento de una nación moderna que le enfrentaban al partido liberal que pugnaba por establecerlo. No obstante, tras la caída del imperio de Maximiliano y el triunfo de la nación y del “Gran Partido Liberal” la existencia de partidos no tenía sentido. Con todo, el partido Liberal que hasta entonces había sido un “partido de combate”, por su lucha principista, debía ser un “partido de gobierno” para conseguir estabilidad y orden. Se debía dejar de lado la lucha por ideas abstractas (p. e. igualdad, democracia) y llevar a cabo asuntos prácticos de gobierno mediante un programa. Las ideas de Sierra trataron de hacerse realidad en la Convención del Partido Liberal de 1892 con el fin de crear una organización política estructurada que permitiera un cambio generacional sin crisis, buscando de esta forma despersonalizar el régimen. Estas propuestas fracasaron, pero surgió la idea del partido como organización política. Ya para inicios del siglo XX el problema de la renovación de mandos políticos fue evidente a lo que se agregaba un contexto de cambios sociales. En 1903 se organizó una segunda Convención Nacional donde Bulnes sostuvo que México debido a su transformación económica era una comunidad con diversos intereses sociales. Las nuevas clases sociales, afirmaba, llevaban a plantear la existencia de un sistema de partidos independiente del gobierno conformado por un partido liberal y otro conservador moderado. Bulnes criticaba la existencia de un partido único porque el poder ilimitado traía corrupción, aunque su idea era que este representara a las clases propietarias, excluyendo a los sectores populares y medios. Bulnes tenía en mente un sistema de partidos oligárquico. Como menciona Salmerón estas ideas eran conservadoras porque buscaban mantener el régimen haciendo reformas.

Ya en los últimos años del régimen porfirista, Pedro Salmerón Sanginés detalla cómo Francisco I. Madero organizó el Partido Nacional Antirreeleccionista (PNA) entre 1908 y 1910 en contra de Díaz. Madero inició su trabajo político estableciendo correspondencia con ciertas elites y preparando su libro La sucesión presidencial en 1910. De ideas liberales y reformistas, Madero buscaba la aplicación del marco constitucional vigente y no una revolución, criticaba el autoritarismo de Díaz y afirma que México estaba apto para la democracia y que necesitaba la organización de un partido “nacional democrático” para protegiera las libertades y aboliera la reelección. Con el apoyo de Emilio Vázquez Gómez, se organizaron clubes, impulsados a partir de mayo de 1909 por el Centro Antirreleccionista de México que organizó giras por todo el país, un hecho inusitado en la política mexicana. El éxito de la campaña llevó a que estos clubes antirreeleccionistas se establezcan como partido en la Convención Nacional de abril de 1910. Ante ello el gobierno de Díaz saboteó las elecciones persiguiendo a sus dirigentes y organizando el fraude electoral. La reelección de Díaz no significó el fin del PNA dado que se transformó en una red conspirativa; es decir, lo lazos sociales y políticos que habían permitido crearlo fueron usados para la rebelión.

En este mismo contexto, surge el Partido Católico Nacional (PCN) que, con el objetivo de defender los intereses de la Iglesia y del pueblo católico, participó en la política mexicana revolucionaria. Según Laura O’Dogherty, al margen de las Leyes de Reforma, la Iglesia fue protegida durante el Porfiriato a cambio de que se alejara de la política. Esta dependencia fue problemática cuando la permanencia de este régimen estaba en duda. Se planteó entonces, desde la feligresía y los eclesiásticos, la necesidad de que los católicos participen en política. Es decir, hacer uso de las instituciones y valores liberales que rechazaban para defender sus intereses. Fue así como se extendieron asociaciones católicas como la de los Operarios Guadalupanos. A partir de ellas, cuando el régimen de Díaz cae, el arzobispo de México conformó el PCN en mayo de 1911. Este partido apoyó la candidatura de Madero y tuvo una gran capacidad de movilización política gracias a su discurso a favor del orden, sus redes políticas y el apoyo de instituciones eclesiásticas. Sus dirigentes querían establecer un partido político moderno y pese a que su programa era contradictorio con la política liberal, de modo pragmático respetaron sus normas. No obstante, su disputa con maderistas y liberales, debido al rechazo a los planes del régimen revolucionario y su debilidad ante las rebeliones, les llevo a apoyar el golpe de Victoriano Huerta en 1913. Este hecho dividió al PCN entre los que apoyaron a Huerta y los que aspiraban a recuperar el régimen democrático. La represión de Huerta a estos últimos llevó a que en 1914 el PCN desapareciera. Años más tarde, en 1919 se formó otro partido denominado Partido Nacional Republicano que a diferencia del PCN no contó con apoyo eclesiástico y en su programa político no buscaba defender la legalidad vigente dado que era contrario a la constitución de 1917. No era un partido moderno como el PCN. Este desarrollo de la idea de partido como institución, sin embargo, no supuso la implementación de un sistema de partidos en el Estado posrevolucionario, más bien, como mencionan los editores en su introducción, se impuso el modelo del partido único.

Para finalizar, si bien los artículos mencionados tienen propuestas muy valiosas, como conjunto en el libro se extraña una investigación más amplia de algunos conceptos y fenómenos políticos asociados a los partidos. Sobre lo primero, un análisis más específico sobre el concepto de representación (vinculado con otros como opinión pública, pueblo o nación) permitiría profundizar en el tema de la cultura política y sus cambios, así como discutir las propuestas de Elías Palti planteadas en La invención de una legitimidad (2005) (el modelo jurídico de opinión pública y el estratégico de la sociedad civil) quien además, con diferente énfasis, cubre los periodos de la república centralista y el primer y segundo imperio ausentes en este libro. En segundo lugar, el surgimiento de las asociaciones, legalmente reconocidas en 1857, tampoco es trabajado sino para fines del régimen porfirista, es decir cuando ya estaban en expansión y fueron la base para la multiplicación de partidos en las elecciones de 1910. Su importancia no es menor dado que vincula ideas con cambios sociales y práctica política. Por último, es necesario tener una perspectiva global sobre el fenómeno de los partidos dado que formó parte de las discusiones políticas en América Latina y Europa. Con todo, estas críticas no desmerecen el aporte de Partidos, facciones y otras calamidades… que es una importante contribución para reflexionar sobre los partidos políticos decimonónicos en México y América Latina, más aún si tenemos en cuenta que es una temática poco desarrollada por la historiografía.

* Publicado en Historia Mexicana, N° 254, vol. LXIV, número 2, octubre-diciembre 2014, pp. 807-814.

Los 10 mejores libros de historia del Perú del 2013

 

10 del 2013

 

La encuesta realizada a 10 historiadores e historiadoras para ubicar a los 10 mejores libros de historia del 2013 llevada a cabo por Jorge Moreno, Víctor Arrambide y el que escribe estas líneas nos proporciona útiles reflexiones sobre la producción de libros de historia y sobre nuestra academia[1]. En primer lugar, porque ha mostrado como el 2013 fue un año muy productivo en términos editoriales. Una lista preliminar presenta 60 libros publicados sobre todo en Lima. Si bien no se cuenta con una cifra exacta, dado que no se cubre todo lo que se publica en provincias, es ya significativa esta producción. En la mencionada lista los líderes en publicaciones son el Instituto de Estudios Peruanos, la Pontificia Universidad Católica del Perú, el Fondo Editorial del Congreso de la República y la Universidad Nacional Mayor de San Marcos con más del 40 % de libros en conjunto. Pero lo sorprendente de esa cifra es que más del 50% se publica en diferentes editoriales universitarias e independientes. Obviamente existen claras diferencias en cuanto a distribución, tiraje y ventas, además de la calidad académica y de edición. Mientras en el Instituto de Estudios Peruanos, por ejemplo, las ediciones son de 1000 ejemplares en la Universidad San Marcos van de 500 a 1000 y en el Seminario de Historia Rural Andina hay ediciones de 50 ejemplares que no se distribuyen en librerías. Asimismo, no todas cuentan con comités evaluadores, sobre todo en las ediciones independientes, y la calidad de las ediciones no son siempre las mejores. La distribución temática de este conjunto de publicaciones, de otra parte, deja en evidencia que el interés de los historiadores e historiadoras privilegia la época republicana, seguido de la Independencia, que son analizadas desde una perspectiva política y cultural. El periodo colonial/virreinal y las perspectivas económica y social representan menos de la cuarta parte.

Esta producción editorial debería llevarnos a reflexionar sobre cómo la academia integra esta producción en sus propias investigaciones. No es novedad que los balances historiográficos hechos cada cierto tiempo apenas cubren lo publicado en un tema y que historiadores de conocida solvencia académica usen en sus balances, salvo excepciones, el método tradicional de la historia de las ideas: reseña de algunas obras “cumbres” con limitado contexto historiográfico y ausente de crítica. Es necesario por ello hacer un trabajo más serio: un balance que además de hacer un registro de la producción sea una guía que señale, con argumentos, la importancia o no de las propuestas de cada libro. Lo cual nos lleva a otra pregunta: ¿Es aceptable que se pretenda escribir una “historia del Perú” tomando en cuenta solo una pequeña parte de la producción académica escrita en Lima? Teniendo en cuenta el panorama editorial actual, esta manera de proceder no parece tener fundamento. O en todo caso debería justificarse para evitar naturalizar la autorreferencia académica y olvidar que esta es negativa no solo porque limita el debate sino que hace difícil constituir una república de las letras al invisibilizar y desvalorizar otras propuestas sin que se medien argumentos razonables. Esperemos que las nuevas investigaciones y compendios de historia del Perú, como el más reciente de MAPFRE, recojan estas sugerencias[2].

Pasando al tema de las encuestas, estas ponen en evidencia que la academia limeña es variada en sus intereses y temáticas de investigación. En los encuestados hay una tendencia a tomar en cuenta las investigaciones realizadas fuera de sus instituciones. Es decir, la existencia de “islas” desconectadas no es tan fuerte. Y si bien muchos encuestados se mostraron sorprendidos por la cantidad de publicaciones, del universo de libros se hizo referencia a casi la mitad de títulos. Ello se explica no solo por el desconocimiento de la producción editorial sino básicamente a un asunto de especialización temática, aquellos interesados en la independencia, en la historia económica o todo lo relacionado con el Perú republicano prestan más atención a los libros publicados sobre esas temáticas y mucho menos a otros. Veamos ahora los 10 mejores libros de historia del 2013:

 

1. Alfonso Quiroz. Historia de la corrupción en el Perú. IEP, IDL.

Traducción al español de Corrupt Circles: A History of Unbound Graft in Peru (2008), ha sido uno de los libros más vendidos del 2013. Aunque no siempre el éxito de ventas de un libro de historia garantiza su calidad académica en este caso estamos ante una rigurosa investigación escrita de manera ágil que llama la atención de un problema muy actual como es la corrupción, más aún cuando nuestros principales candidatos presidenciales para el 2016 (Alan García, Keiko Fujimori y Alejandro Toledo) son acusados de estar vinculados a escandalosos casos de corrupción. Pero este libro lejos de hacer una especie de crónica periodista sobre la corrupción, inserta el tema dentro de un análisis mayor sobre sus costos en el desarrollo económico y político del Perú desde fines del periodo borbónico hasta el gobierno de Fujimori.

 

2. Mario Meza. Justicia y poder en tiempos de violencia. Orden, seguridad y autoridad en el Perú, 1970-2000. PUCP.

Ganador del Premio Franklin Pease 2009, este libro, producto de una tesis de maestría en antropología en la universidad San Marcos, hace una historia de la idea de justicia desde 1970 al 2000. Más que una historia institucional o normativa lo que le interesa al autor es analizar cómo practican la justicia los actores sociales según sus definiciones de orden, seguridad y autoridad, más aún en situaciones de conflictividad social y de ausencia del estado. En tal sentido, analiza tres formas de administrar justicia entre 1970 y el 2000: 1. La del poder judicial en tres casos judiciales (Huayanay, Uchuraccay y La Cantuta); 2. La de Sendero Luminoso en el Alto Huallaga; y 3. La justicia popular en Lima a través de la prensa de Lima. Estos casos muestran como estas prácticas socavan no solo la justicia y mantienen la inseguridad sino que también acrecienta la desigualdad social.

 

3. Alicia del Águila. La ciudadanía corporativa. Política, constituciones y sufragio en el Perú (1821-1896). IEP.

Originalmente una tesis doctoral de la universidad San Marcos, del Águila nos presenta una visión panorámica sobre la política decimonónica peruana a partir del tema electoral. Frente a las visiones que señalan lo inaplicable del establecimiento del gobierno representativo en el Perú debido a su contexto social, del Águila propone que las elites peruanas al establecer la forma de gobierno republicana e implementar sus mecanismos de representación las adaptaron al contexto peruano dando lugar a una especie de “republica corporativa” y “ciudadanía corporativa”. Es decir, en contra de los preceptos liberales basado en el individualismo, en el Perú se constituyó una serie de normas que incluían a las corporaciones.

 

4. Nils Jacobsen. Ilusiones de la transición. El altiplano peruano, 1780-1930. IEP, BCR.

Traducción al español de Mirages of Transition: The Peruvian Altiplano, 1780-1930 (1993) es una obra de historia regional económica y social que tiene por objeto proporcionarnos una “historia total” sobre la provincia de Azángaro en la región del altiplano. Una historia regional conectada a la historia nacional y mundial en la medida que trata sobre la transición de la economía peruana al capitalismo, o mejor dicho de cómo esta fue obstaculizada por lo que se denomina el “legado del colonialismo”, es decir de la desigualdad social, económica y cultural entre las élites y los sectores indígenas. A pesar de los 20 años transcurridos desde su primera edición y estar inserto en el debate con las perspectivas dependentistas, este libro mantiene su actualidad y nos deja ver la importancia de este tipo de estudios no tan comunes hoy. Hecho que se explica no solo por la moda historiográfica sino también por la inaccesibilidad a las fuentes necesarias para este tipo de investigaciones, como las que guarda el Archivo del Fuero Agrario que desde que pasó al Archivo General de la Nación en la década de 1990 no puede ser utilizada.

 

5. Carlos Pardo-Figueroa Thays. Gitanos en Lima: Historia, cultura e imágenes de los rom, los ludar y los calé peruanos. IRA-PUCP.

Sobre la población gitana siempre han abundado imágenes y discursos plagados de estereotipos, basados sobre todo en el prejuicio y la ignorancia, es por ello que la investigación de Pardo-Figueroa significa un gran aporte para conocer y comprender a esta minoría étnica establecida en el Perú desde fines del siglo XIX. Este libro, en base a fuentes documentales y entrevistas, nos permite conocer como esta población se estableció en Lima, cómo fueron recibidas por la población local, la difusión de prejuicios y su lucha por integrarse a este país sin olvidarse de sus raíces culturales. Pardo-Figueroa se ocupa sobre todo de un grupo en particular de gitanos, los rom, y nos presenta sus costumbres y cómo se han integrado a la cultura peruana.

 

6. Pablo Whipple. La gente decente de Lima y su resistencia al orden republicano. IEP, CIDBA.

Producto de una tesis doctoral en la universidad de California Davis, Whipple presenta una lectura novedosa de la república peruana temprana (1820-1850) al mostrar como en el establecimiento del orden político y social el estado tuvo que hacer frente a la resistencia de las élites quienes bajo argumentos estamentales (decencia) pretendían saltarse las normas mientras que esas mismas no eran discutibles de aplicar a los sectores populares. Es decir, presenta la difícil lucha entre el establecimiento de nuevos valores políticos y sociales frente a los antiguos basados en la superioridad moral y social.

 

7. Alejandro Salinas. Polos opuestos: salarios y costo de vida, 1821-1879. SHRA-UNMSM.

Salinas es tal vez uno de los historiadores más productivos del Perú, hecho que tal vez no sea evidente debido a la poca distribución y publicidad de sus libros editados en el Seminario de Historia Rural Andina. Sin embargo, estos inconvenientes se están resolviendo al publicarse sus investigaciones en el IEP. Polos opuestos… es un interesante texto de historia económica que analiza un tema tan importante y básico: cuánto ganaban los trabajadores peruanos (públicos y privados, urbanos y rurales) en el Perú republicano anterior a la guerra con Chile y si este salario cubría sus necesidades básicas. Asimismo, analiza cómo el estado peruano intervino en la economía para evitar que estos costos excedieran lo tolerable dado que ello ocasionaba descontento y movilizaciones. Como todo historiador sabe, reconstruir este tipo de información no es sencillo dado que el estado peruano no contaba con estadísticas y si las tenía no eran del todo confiables. Por ello, es bienvenido el trabajo de Salinas que se convierte en fundamental para entender no solo la economía sino también la sociedad peruana decimonónica.

 

8. Scarlett O’Phelan. Mestizos reales en el virreinato del Perú. Indios nobles, caciques y capitanes de mita. Congreso de la República.

Reedición de 7 artículos publicados entre 1999 y el 2006 donde O’Phelan nos da un panorama sobre la compleja situación social y política de la elite indígena en el mundo colonial peruano dado su rol mediador entre la autoridad hispana y la población indígena así como las diversas formas en que se insertaron en la sociedad colonial.

 

9. Carmen McEvoy. En pos de la república. Ensayos de historia política e intelectual. Centro de Estudios Bicentenario, Municipalidad Metropolitana de Lima.

Presentado como una continuación de la Utopía republicana (1997), McEvoy reedita un conjunto de ensayos para fundamentar más allá de la figura de Manuel Pardo la existencia de una tradición republicana en el Perú. En tal sentido, busca articular el discurso y la práctica política de un grupo de políticos e intelectuales como Bernardo de Monteagudo, Juan Espinosa, Francisco García Calderón, Abraham Valdelomar, entre otros.

 

10. Manuel Burga (Dir.). Colección historia pensamiento educativo. 10 Vols. Derrama Magisterial.

Ambicioso proyecto de investigación de la Derrama Magisterial dirigida por Manuel Burga, la Colección… consta de 15 tomos, de los cuales se han publicado 10, y tiene por objeto presentar una visión general de toda historia de la educación peruana desde la época prehispánica hasta actualidad. Cada tomo está conformado de dos secciones, una primera donde los editores del volumen presentan una visión general del periodo que le corresponde y la segunda, la más extensa, donde se incluyen diversas fuentes (desde planteamientos doctrinarios hasta reglamentos) para entender el pensamiento educativo del periodo. Teniendo en cuenta lo poco desarrollado que se encuentra la historia de la educación en el Perú este proyecto es un gran aporte no solo porque cubre un gran vacío sino también por hacer que se recobre el interés en estos temas.

 

Como se puede ver, todos los libros de esta lista fueron publicados en Lima siendo liderada por IEP con cuatro títulos. Hay cuatro reediciones, dos traducciones al español de estudios originalmente publicados en inglés (Quiróz, Jacobsen), y otros dos que compilan artículos ya publicados anteriormente (O’Phelan, McEvoy); dos provienen de tesis sustentadas en la universidad San Marcos y dos en el extranjero (Jacobsen, Whipple). Hay tres libros de historia económica (Quiroz, Jacobsen, Salinas) y el resto se ubica entre la historia política y cultural. Sin contar las tesis, las investigaciones de cuatro de estos libros fueron financiadas directa o indirectamente por instituciones locales (Pardo-Figueroa, Salinas, O´Phelan, Burga). La mayor parte de los historiadores de esta lista son peruanos, a excepción de Jacobsen y Whipple, alemán y chileno, respectivamente. Asimismo tienen una reconocida trayectoria académica. Por ello es preciso resaltar la presencia de otros menos historiadores menos conocidos y que debutan con éxito con sus primeros libros como Mario Meza, Carlos Pardo-Figueroa y Pablo Whipple.

En mi opinión esta lista de los 10 mejores libros nos da un buen panorama de las características de la producción de la academia local, la cual es positiva teniendo en cuenta que no tiene financiamiento público para investigar a diferencia de países como Argentina, Chile o México para solo mencionar a los de América Latina. Finalmente, más allá del tema de las posiciones en que se encuentran los libros de esta lista un tema a discutir es si hay otros que deberían figurar, o no, en ella. Personalmente me parece sorprendente que en la lista no aparezca ningún libro sobre el tema de la independencia pero bueno, siempre en esta clase de rankings “ni son todos los que están, ni están todos los que son”.

 


[1] Si bien pueden plantearse varios peros a esta encuesta creo que esta es una mejor alternativa a las elaboradas por una persona o por la redacción de una revista, tal y como se hace por ejemplo para las obras de literatura o las películas.

[2] Evidentemente esto no se aplica para los compendios sobre historia peruana escritos en el extranjero (desde Frederick B. Pike hasta Peter Klaren) dado que por lo general las únicas obras que les interesa utilizar y publicitar son las escritas en su propio idioma.

 

Gladys Marel García-Pérez. Insurrection and Revolution. Armed Struggle in Cuba, 1952-1959. Boulder & London: Lynne Rienner Publishers, 1998.

 

Insurretcion an revolution 2

 

Hasta hace relativamente poco tiempo, en Cuba la historia de su revolución entre 1952 y 1959 había estado dominada por el recuento heroico de la lucha armada contra la dictadura de Fulgencio Batista. Así, se detalló el acontecer político cubano a partir de las acciones del “héroe” de la revolución, Fidel Castro, además de sugerir, con diferente énfasis, en su carácter socialista[1]. En tal sentido, estas investigaciones afirman, en base a diversos escritos, discursos y entrevistas de Castro y de las memorias de sus más cercanos compañeros en Sierra Maestra, que su éxito se debió básicamente a dos hechos:

1. El liderazgo indiscutible de Castro en la lucha contra Batista. Castro es mostrado como el líder innato de la revolución, no solo con ideas claras sobre las estrategias y objetivos a seguir sino con una actitud casi de apóstol. La figura del “héroe” a lo Carlyle es representativa en las siguientes afirmaciones de Saverio Tuttino en su Breve historia de la Revolución Cubana:

“La primera de las características peculiares de la revolución cubana es la de haber tenido una personalidad como Fidel Castro a su cabeza […] Cuando Fidel empezó a hablar de la necesidad de responder a la violencia con la violencia, las “condiciones objetivas” para hacer la revolución parecían muy lejos de existir en Cuba. Sin embargo, la personalidad de Fidel las supo reunir”[2].

2. La estrategia del foco guerrillero y su ubicación en el Oriente cubano fueron decisivas para el éxito de la revolución. Esto suponía que para la toma del poder político solo bastaba la organización de una guerrilla que se internará en una zona rural donde, a través de apoyo de la población campesina, pudiera crecer y así cercar a la ciudad[3]. De otra parte, el Oriente es considerado como el lugar ideal para iniciar la revolución porque “… siempre en Oriente el movimiento popular fue espontáneo: desde el estallido de la guerras de independencia hasta la lucha de los “realenguistas”, las tensiones raciales y sociales eran siempre más agudas que en otra parte”[4]. De esta manera, se afirmaba como exitosa la estrategia militar y política de Castro en la “sierra” sobre la de aquellos que centraron su lucha en las ciudades, el “llano”[5].

Teniendo en cuenta lo mencionado sobre la historiografía oficial de la Revolución Cubana se puede apreciar mejor los aportes de la historiadora cubana Gladys Marel García-Pérez[6] en su libro Insurrection and Revolution. Armed Struggle in Cuba, 1952-1959[7] donde analiza el movimiento de liberación nacional cubano dirigido por el Movimiento Revolucionario 26 de Julio (MR 26-7) en la provincia de Matanzas contra el segundo gobierno de Batista (1952-1959). La autora parte de dos hipótesis: la rebelión popular se desarrolló dentro de la sociedad con sus propios métodos de lucha y que el MR 26-7 se apropió de estos métodos. De esta manera, la autora asume una perspectiva historiográfica diferente sobre el análisis oficial de la revolución en Cuba. Por un lado, la analiza en base a fuentes poco utilizadas por otras historias de la revolución (documentos y prensa local y entrevistas a líderes locales) y desde un territorio diferente al Oriente: Matanzas, lugar más bien cercano a La Habana. Así,  observa las estrategias de otros actores sociales cubanos con el objeto de revalorar la importancia de las revueltas populares, de su carácter coordinado y así recuperar la importancia de los actores anónimos en el derrocamiento del régimen de Batista. De esta forma, el relato aborda el proceso local de la revolución pero sin dejar de lado el proceso nacional.

Insurrection and Revolution está organizado en 6 capítulos que de manera narrativa busca probar las hipótesis ya mencionadas. En sus tres primeros capítulos desarrolla los puntos de conflicto económico, social y político que generó el segundo gobierno de Batista en los diferentes sectores sociales cubanos y la ideología que los sustentó. El primer capítulo, “The Military Coup and its Aftermath”, aborda cómo Batista consiguió apoyo para el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 que derrocó al presidente democrático Carlos Prío Socarrás del Partido Auténtico así como las consecuencias que tuvo en el cuerpo militar y en la sociedad cubana. Básicamente, la autora afirma que Batista aprovechó el descontento de ciertos sectores militares –entre ellos una nueva generación de oficiales denominados los “puros”- con el régimen de Prío y que lo utilizó para llegar al poder bajo una bandera nacionalista y reformista que rememoraba los objetivos de la revolución de 1933 en la cual Batista había tenido un rol importante. La ausencia de los cambios proclamados por Batista, llevó a que dentro de las fuerzas armadas surjan grupos disidentes que busquen terminar con su régimen organizando complots e incluso colaborando con el MR 26-7. Así, García-Pérez menciona como se llegaron a organizar coaliciones civiles y militares como el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) que organizó el fallido ataque el campo Columbia en 1953 y cuyos  líderes y miembros conformaran después el MR 26-7. En ese mismo sentido, resalta como a lo largo del gobierno de Batista su relación con los militares se va deteriorando paulatinamente. Asimismo, destaca el rechazo al gobierno por parte de la población que de manera inmediata realizó diferentes tipos de manifestaciones encabezadas por trabajadores y estudiantes universitarios. Por último, se analiza la forma en que Batista logró mantenerse en el poder: la concentración del poder político, anulación de la constitución de 1940, utilización de las fuerzas armadas, uso de un discurso nacionalista, la manipulación de los conflictos entre los partidos y prácticas corruptas y gansteriles; medidas, por cierto, eran similares a las practicadas en su primer mandato (1940-1944).

En el capitulo 2 “A Generation on the March” García-Pérez analiza las influencias ideológicas que tuvo la generación cubana de 1950. Distingue dos grupos: los estudiantes que siguen los ideales antiimperialista de la revolución de 1933 (conformado por los seguidores de Raúl Chibás) y la Generación del Centenario (liderados por Fidel Castro y Abel Santamaría, ambos del partido Ortodoxo) que siguen los ideales independentistas de Martí y que creen en la lucha armada para establecer una república democrática. Así, García-Pérez descubre un nexo ideológico entre tres generaciones distintas: la de la independencia, la de 1933 y la de 1950. Este punto es importante porque demuestra como las ideas detrás de la revolución no fueron exclusivamente socialistas o marxistas sino que había un conjunto de ideales que confluían en criticar el orden existente desde una perspectiva democrática y republicana[8]. Asimismo, muestra el gran activismo político que existía en la universidad de La Habana de donde se conforman diversos grupos político-estudiantiles de gran actuación en la lucha contra la dictadura de Batista. De otra parte, se mencionan los diferentes métodos de lucha de trabajadores y universitarios. Los primeros utilizaron la lucha individual en sus lugares de trabajo y los segundos la toma de calles, mítines y denuncias públicas contra los atropellos del régimen y, posteriormente, la formación de guerrillas. Este tipo de acciones se van a incrementar conforme Batista proceda a reprimirlos. García-Pérez afirma que las clases populares emplearon otros medios tradicionales de lucha como acciones callejeras que se caracterizaron por ser espontáneos. La conjunción de todas estas fuerzas sociales llevó a que la rebelión nacional popular contra Batista se iniciara en la parte oeste de Cuba. En Matanzas la acción de los estudiantes fue importante debido a que de manera conjunta con los trabajadores realizaron diversas acciones políticas bajo un discurso patriótico. Un ejemplo de ello fue la celebración del aniversario de la muerte de Antonio Guiteras, un joven líder político nacionalista muerto en 1935 en su intento por retomar la política proclamada por la revolución de 1933 de la cual Batista había renegado. Esta lucha se dio en un contexto de crisis económica y de descontento laboral, los cuales son desarrollados por García-Pérez en el tercer capítulo, “The Political Economy of the Batista Government”, donde aborda como la política restrictiva del gobierno respecto a la producción de azúcar perjudicó de manera general a la economía rural cubana. Asimismo, señala como en otros sectores productivos y en el sector público se vivió una situación precaria donde el recorte de salarios y los despidos eran comunes. Este conjunto de problemas laborales llevarán a que el sector trabajador se vincule de manera decidida en la lucha armada.

La articulación política de diferentes sectores sociales (militares, trabajadores, estudiantes, profesionales, etc.) para derrocar a Batista se conseguirá con la conformación del MR 26-7. Estos temas son abordados en los capítulos 4, 5 y 6: “The July 26 Movement: Spontaneous Mobilization, Resistance, and Insurrection” y “Armed Struggle, Workers, and Guerrillla War” y “Toward January 1, 1959”, respectivamente. García-Pérez afirma que tras el frustrado intento de asalto al cuartel Moncada en 26 de Julio de 1953 y la fundación por parte de Fidel Castro del MR 26-7 este movimiento adoptará los métodos de lucha populares, la movilización táctica de trabajadores y de estudiantes. Muestra como en Matanzas de manera espontánea diferentes sectores de la población, estudiantes, pequeños municipios se levantaron contra el golpe de Batista en defensa de la democracia y la constitución de 1940. Destaca la labor de Mario Muñoz quien se convertirá en el primer jefe del MR 26-7 en Matanzas y que murió en el ataque al cuartel Moncada. La autora describe como las acciones rebeldes se extienden en el país por medio de la lucha armada, huelgas, sabotaje, propaganda contra el gobierno, etc. Es de importancia, asimismo, la acción política de los exiliados cubanos en México y Estados Unidos desde donde recababan fondos para la guerrilla y realizaban campañas de denuncia contra Batista. De otra parte, se resalta el desempeño de Frank País como líder nacional del MR 26-7 quien coordinará las acciones de diferentes grupos en provincias que procederán a realizar acciones de sabotaje (ataque a empresas, acueductos, corte de comunicaciones, etc.) en toda Cuba. Su asesinato en 1957 lejos de debilitar al MR 26-7 ocasionó que las movilizaciones y el repudió al régimen de Batista se acrecentara. Los líderes del MR 26-7 retomarán los planes de País y organizaron ataques a campos de cultivo de caña con el objeto de destruir las bases económicas del régimen. Esto creó tensiones entre el gobierno y los intereses de los azucareros mientras múltiples grupos armados hacían incursiones en provincias. En este contexto, el gobierno de Batista se desestabiliza cada vez más llegando a su caída en 1959.

Habría que mencionar que la investigación de García-Pérez no tiene mayores pretensiones teóricas para explicar las rebeliones que llevaron a la caída del régimen de Batista, su estilo es narrativo y en su bibliografía apenas cita libros o artículos de otros autores prefiriendo citar sus fuentes, además de no debatir con la versión oficial de la revolución cubana. Tal vez la respuesta es simple en la medida que García-Pérez vive aún en La Habana. Su objetivo es sencillo pero no por ello menos importante: dentro de la historia conocida de la revolución cubana inserta a otros actores locales hasta ahora ignorados y cómo estos influenciaron a la dirigencia a través de sus métodos de lucha. Así, se entiende que el triunfo de Castro tuvo un claro apoyo de las organizaciones locales. De esta manera, deja en claro que la caída de Batista no fue un hecho producto de una vanguardia militar revolucionaría sino de un movimiento nacional coordinado. Antes de entrar a reflexionar sobre sus conclusiones, es preciso resaltar que la autora pese a su intento de rescatar a los actores locales olvidados, su relato de la revolución sigue siendo predominantemente masculino. Las mujeres, cuando aparecen, son mostradas como actores secundarios tanto en la sierra como en el llano. Hubiera sido muy interesante que la autora incluyera los resultados de sus investigaciones sobre el tema en este libro[9]. Sin embargo, su brevedad –poco más de 130 páginas- hace que muchos temas sean tratados de manera muy sucinta.

Volviendo a las conclusiones anteriormente mencionadas, es preciso señalar que estás tienen implicaciones teóricas y políticas de importancia cuando se compara la experiencia guerrillera cubana con otras experiencias latinoamericanas. En primer lugar, que la teoría del foco guerrillero fue sobrevalorada a favor de la propaganda política del nuevo gobierno cubano liderado por Castro. En segundo lugar, este hecho explicaría en parte como la táctica revolucionaria cubana importada a otros contextos latinoamericanos no tuvo éxito, evidente en el caso de Perú y Bolivia. En tal sentido, el marco teórico de Charles Tilly sobre la acción colectiva[10] puede ser muy útil para establecer mejor las diferencias entre la revolución cubana y otras experiencias guerrillas; es decir, teniendo en cuenta los recursos con que contaron las organizaciones sociales y políticas que movilizaron a la población y los alcances geográficos (local o nacional) y las motivaciones de la acción colectiva (personal o simbólica). Siguiendo a García-Pérez notamos que en Cuba existían diversas organizaciones (militares, sindicatos, federaciones de estudiantes, asociaciones, partidos políticos) que contaban con recursos materiales e ideológicos para movilizar a la población incluso en el extranjero con el grupo de exiliados. Si bien cada organización tenía intereses particulares e inmediatos (p. e. los militares y los trabajadores) sus acciones tenían un componente simbólico común (nacionalismo, defensa de la constitución, antiimperialismo, etc.) que les legitimaba y los articulaba con grupos de otras regiones geográficas dándole un carácter nacional. Así, un punto importante –y no trabajado por García-Pérez- es el alcance nacional de los medios de comunicación: la prensa y sobre todo la radio. Cada acción rebelde fue publicitada por los medios de comunicación así como los atropellos de Batista; además, era utilizada para proteger los derechos civiles de los rebeldes capturados. Así, para la dictadura de Batista la represión indiscriminada tenía un alto costo político nacional e internacional debido a los medios de comunicación[11]. Si bien ello no impidió que cometiera atropellos y asesinatos selectivos estos le significaron agravar la crisis política, como fue en el caso del asesinato de Frank País.

El estado, por último, es otro tema poco abordado en Insurrection and Revolution. Si bien el libro de García-Pérez nos ofrece mucha información sobre los recursos de las organizaciones sociales que enfrentan a Batista no sucede lo mismo con el estado cubano. Si hubo tanta resistencia a su golpe militar ¿Cómo pudo durar en el gobierno cerca de 7 años? La represión indiscriminada no puede ser la única explicación. Su mención a la manipulación de los conflictos entre los partidos, las prácticas corruptas y gansteriles y la concentración del poder mediante la anulación de la constitución de 1940, es muy sucinta y merecerían un análisis más detenido. Además, de manera implícita, se ve al estado como el campo de lucha o el premio final en la lucha por el poder y no como un actor importante en los conflictos políticos. Una caracterización del estado cubano durante su primer medio siglo significaría comprender sus bases fiscales y su consecuente grado de autonomía, su capacidad represiva, la influencia de las clases altas y sus proyectos políticos de corto y largo plazo. Una exploración de la política cubana en la primera mitad del siglo XX muestra lo complejo de su proceso de consolidación como estado y nación donde resaltan además de la conflictividad política, la creación paulatina de organizaciones políticas (partidos políticos) y civiles (sindicatos), además del fortalecimiento institucional del estado cubano sobre todo a partir del primer gobierno de Batista (creación de ministerios, la implementación de la constitución de 1940 y la anulación de la enmienda Platt) [12]. Estos cambios son importantes teniendo en cuenta que recién a fines del siglo XIX Cuba se independiza de España. Habría que agregar que todo esto se desarrolla en un contexto económico de dependencia de los precios del azúcar, el control extranjero de empresas y la falta de diversificación económica lo cual será un serio limitante en la autonomía fiscal del estado cubano.

En suma este contexto permite formular preguntas cuya respuesta harían del análisis de la revolución cubana más complejo. Así, por ejemplo, ¿Quiénes legitimaban el poder del estado en las décadas de 1930 y 1950? En los 30: el ejército, EEUU y mucho menor medida los grupos políticos civiles. Hacía la década de 1950 el poder del ejército sobre el estado hace más débil pero no menos importante y surge un aparato estatal más autónomo pero dependiente de los ingresos fiscales que genera la exportación de azúcar. Asimismo, el crecimiento del aparato estatal y la falta de diversificación económica creó un grave problema económico y político: para la década de 1950 el 11 % del PEA en Cuba estaba en el aparato estatal. De otra parte, crece la importancia de los partidos políticos ¿Qué características y con qué recursos contaban partidos como el Auténtico y el Ortodoxo? ¿Qué bases sociales tenían? Y pasando al ámbito internacional, otras preguntas importantes son ¿hasta qué punto la influencia de Estados Unidos limitó o no la acción del estado? ¿Qué características tuvo? ¿El contexto de Guerra Fría qué influencia tuvo? Finalmente, es inevitable no comparar la coyuntura revolucionaria de 1933 con la de 1952 y 1959. En ambos hubo un fuerte discurso nacionalista, movilización de trabajadores y estudiantes, similares métodos de lucha armada y ambos tuvieron éxito en derrocar un régimen dictatorial, aunque ambos configuraron un régimen político distinto. Un análisis de los repertorios de la violencia nos daría una mayor evidencia sobre la novedad de la lucha guerrillera del MR 26-7. Esto nos proporcionaría, además, una geografía de los conflictos sociales y distinguir, por ejemplo, las características de la acción colectiva entre el llano y la sierra de estructuras sociales y económicas diferentes. Para concluir esta reseña, solo resta mencionar que las críticas que suscita el libro de García-Pérez no pretenden desmerecer su trabajo, muy al contrario, las reflexiones que sugieren muestra la importancia de los temas tratados en su investigación, muy útiles no solo para el conocimiento de la historia política de Cuba sino también de América Latina.


[1] Ver por ejemplo Marta Harnecker. Del Moncada a la Victoria. La estrategia política de Fidel. México: Editorial Nuestro Tiempo, 1986.

[2] Saverio Tuttino. Breve historia de la Revolución Cubana. México: Era, 1979. p. 72.

[3] Sobre la teoría del foco guerrillero ver: Ernesto Guevara. La guerra de guerrillas. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1978.

[4] Saverio Tuttino. Breve historia… p. 72.

[5] Una imagen que aún sigue vigente en los estudios cubanos, como por ejemplo en Martín Lopéz Aválos. “El llano y la sierra: dos concepciones insurreccionales en la revolución cubana”. En: Ignacio Sosa. Insurrección y democracia en el Circuncaribe. México: UNAM, 1997.

[6] Investigadora del Instituto de Historia y del Centro de Estudios de Martí. Entre otras publicaciones tiene: Memoria e Identidad: un Estudio Específico. Premio Ensayo, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1995; “Armed Struggle, Workers and Guerrilla War” En Lynne Rienner, Insurrection and Revolution Armed Struggle in Cuba, 1952-1959, Boulder Publisher, Colorado-London, 1998; “Género, Historia y Sociología. Cuba. Siglo XX: Mujer y Revolución. Algunos apuntes sobre estudios de caso de familias a partir de la perspectiva de Nación y Emigración.” Revista Santiago, Universidad de Oriente, No. 86, 1999.

[7] Hay una reciente edición en español titulada Insurrección y revolución (1952-1959). La Habana: Ediciones Unión, 2006.

[8] Este punto es trabajado por Martín Lopéz Aválos. “El llano y la sierra…”.

[9] Este tema lo trata en “Género, Historia y Sociología. Cuba. Siglo XX: Mujer y Revolución…”

[10] Charles Tilly. From mobilization to revolution. New Cork: Random House, 1978; “Reflexiones sobre la lucha popular en Gran Bretaña, 1758-1834”. En: Política y sociedad. Nº 18 (1995): 115-148.

[11] Para tener una idea sobre la importancia que daba Batista a su imagen internacional así como el rol político de los exiliados ver: Salvador E. Morales y Laura del Alizal. Dictadura, exilio e insurrección. Cuba en la perspectiva mexicana, 1952-1958. México: SRE, 1999.

[12] Ver al respecto Louis A. Pérez Jr. “Cuba, c. 1930-1959”. En: Leslie Bethell (ed.) Historia de América Latina. 13. México y el Caribe desde 1930. Barcelona: Crítica, 1998. pp. 151-182.

Cita esta entrada como: Alex Loayza Pérez, "Reseña a Gladys Marel García-Pérez. Insurrection and Revolution. Armed Struggle in Cuba, 1952-1959. Boulder & London: Lynne Rienner Publishers, 1998.," en Reserva Crítica, 07/01/2014, https://rcritica.hypotheses.org/630.