Archivo de la etiqueta: Historia

Ulrich Mücke. Política y burguesía en el Perú. El Partido Civil antes de la Guerra con Chile. Lima: IFEA/IEP, 2010.

Tras el apogeo de la historia social y económica en la década de 1970 y su visión pesimista de la política decimonónica peruana, a la que se le denominó el “siglo a la deriva” porque no hubo nación ni burguesía, una nueva generación de historiadores décadas después se encargó de revisar esas tesis desde una perspectiva política buscando recrear el imaginario de los actores para así desentrañar la lógica de sus acciones. Se encontró entonces un panorama político muy rico y complejo que la historiografía anterior no avizoró por considerar  la política como un reflejo de la estructura económica. Pero en algunos casos, este revisionismo buscando contradecir la imagen de un país “a la deriva”, se concentró demasiado en mostrar un país “encaminado”, dejando de lado uno de los temas más importantes del mundo político y al que la historia social siempre le interesó: el poder. En tal sentido, es un hecho positivo que, tras once años desde su publicación en alemán y siete en inglés, se edite en español la tesis doctoral del historiador alemán Ulrich Mücke sobre uno de los temas políticos claves del Perú republicano del siglo XIX: la formación del Partido Civil. Como menciona el autor, la historiografía ha pasado de explicar su surgimiento a partir de los cambios en la estructura económica y social que dieron lugar a una clase “rentista” y sin “proyecto nacional” a plantear desde el análisis del discurso político de su líder Manuel Pardo que este diseñó e intento poner en práctica por medio de este partido un proyecto político nacional[1]. Ambas perspectivas, sin embargo, pasan por alto un hecho importante: cómo este partido se organizó y conquistó el poder. Así, la tesis general del libro es que el Partido Civil más que seguir e implementar un proyecto político nacional democrático le interesaba sobre todo conseguir el poder (34). Mücke revisita la perspectiva de Bonilla -evidente ya en el título del libro- pero articulándolo con un riguroso análisis político.

 

Mucke

 

Política y burguesía en el Perú está conformado por 10 capítulos agrupados en tres partes. En la primera, “Sociedad y política”, se presentan las bases económico-sociales que hicieron posible la conformación de un partido político. Siguiendo las propuestas de Jürgen Kocka[2], Mücke analiza la burguesía como formación social y experiencia de vida (cap. 1 “La burguesía limeña”) y muestra los efectos sociales de los cambios económicos del Perú de mediados del siglo XIX. La exportación del guano dio por entonces al Estado ingentes recursos fiscales que le permitieron capitalizar, mediante el pago de la deuda interna, a un importante sector comercial que estableció bancos y expandió la agricultura costeña de exportación. Así, para la década de 1860 fue evidente la presencia de una burguesía “comercial-bancaria” que si bien estaba conformada por un pequeño circulo social, no era industrial y aún mantenía relaciones de trabajo tradicional (p. e. los coolies chinos)  no era una “clase rentista y parasitaria” como afirmaba Bonilla. Esta burguesía, dividida en bourgeoisie (grandes comerciantes, banqueros, etc.), académica (profesionales liberales) y pequeña burguesía (comerciantes minoristas, artesanos, etc.), era básicamente limeña y  numéricamente limitada. A diferencia de la burguesía europea, la limeña no tenía que enfrentarse política y socialmente a una clase noble o proletaria . La burguesía limeña era la clase dominante.  Así, su estilo de vida no fomentaba cualidades como el mérito o el esfuerzo personal: la movilidad social se basaba en las relaciones sociales (matrimonio, lazos familiares, etc.) y los contactos políticos. Esto le daba un aristocrático estilo de vida, más aún cuando lo étnico fue un rasgo importante de distinción social: para ser burgués se debía tener un origen europeo. Manuel Pardo fue un claro representante de la bourgeoisie y defendió una ideología librecambista y liberal (cap. 2 “El pensamiento político liberal”) planteando la necesidad de un Estado fuerte,  aunque limitado a garantizar el orden y proporcionar cierta infraestructura (ferrocarriles y escuelas) que permitiera, gracias al mercado, que los individuos se desarrollen por sí mismos. Esto era de gran importancia para la burguesía porque la inestabilidad política tenía efectos negativos en sus negocios. El fortalecimiento del Estado se lograría entonces mediante el consenso político producto de la integración de las distintas elites del país. Este sería el aspecto “nacional” del proyecto de Pardo, es decir estaba limitado socialmente porque para ampliarlo a otros sectores, además de interés, se debía realizar cambios sociales que generarían fuertes conflictos. Además, la integración de la elite parecía más factible teniendo en cuenta que desde mediados del siglo XIX el desarrollo de su vida asociativa le había permitido crear vínculos sociales y políticos que le proporcionaron una identidad social común (cap. 3 “La sociedad civil”) . Estas transformaciones del espacio público y en las relaciones sociales de la burguesía fueron claves para el surgimiento del Partido Civil como evidencia Mücke en el análisis de su estructura organizacional (cap. 4, “El Partido Civil”) donde encuentra que la cabeza de la dirigencia fue ocupada por la bourgeoisie y la burguesía académica no permitiéndose la integración de las elites regionales, a menos que vivieran en Lima. Lo cual, además de centralista, le daba un fuerte carácter de clase al partido. Por ello se entiende que la participación de la pequeña burguesía y de los artesanos, según el análisis prosopográfico de la Junta Central, fuese poco representativa situándose su integración en el ámbito de la movilización electoral. En el caso de los militares, su importancia en el partido radicaba en el hecho de que la política tenía un alto grado de violencia y fue necesario su apoyo para mostrar que Pardo no estaba en contra de ellos.

Para Mücke, los cambios sociales mencionados serían las condiciones estructurales que permitieron a la burguesía conformar el Partido Civil dado que le dio cohesión y la capacidad de establecer redes de comunicación y movilización política. Algo de lo que carecían otras experiencias políticas civiles previas[3]. Así, los conflictos políticos o el surgimiento de una nueva cultura política como señala McEvoy no serían la explicación de su conformación; lo primero no era novedad y lo segundo es dudoso si para ello se usa como indicador los discursos de Pardo que aluden a sus proyectos y no a un imaginario político común. Además, el partido se constituye primero como club y si se convierte en una organización fue debido a procesos políticos no supeditados exclusivamente a la acción de Pardo. A ello apunta la segunda y más importante parte del libro, “Elecciones y parlamento”, donde se muestra como las elecciones (cap. 5 “La campaña electoral de 1871-1872” y cap. 6 “Las elecciones de 1871-1872”) y la conformación de grupos parlamentarios (cap. 7 “El Congreso de la República”) llevaron a crear el Partido Civil como organización política. La importancia de estos factores para la formación de partidos ya lo había señalado Maurice Duverger[4] y Mücke lo aplica para el Perú analizando la correspondencia de Pardo y una institución descuidada por la historiografía: el parlamento. Respecto a lo primero, la campaña electoral de 1871-1872 fue importante porque por primera vez un candidato de oposición y civil ganaba una elección presidencial. Mücke presta atención a cómo Pardo y sus partidarios convocaron y movilizaron seguidores para ganar las elecciones analizando el rol de los clubes electorales y la correspondencia. Sobre lo primero, se formaron más de 100 clubes en favor de Pardo en diversas regiones del país siendo el principal la Sociedad Independencia Electoral (SIE). Aquí se hace una distinción entre regiones, en la zona norte del país donde habita el 27% de la población peruana se ubicaba el 50 % de los clubes de Pardo y en el sur andino, donde habitaba el 35% de la población, en cambio estaba el 20% de clubes. Ello se explica no solo por la debilidad del partido sino también por la mentalidad política: en algunas regiones son imprescindibles los clubes y en otros no. Respecto a la correspondencia, Pardo enviaba un promedio de 20 cartas al día a sus partidarios, electores y personas que buscaba adherir a su campaña junto con periódicos, volantes y dinero cubriendo casi todo el territorio nacional. Este proceso de comunicación reforzaba un sentido de unidad nacional en la elite, fomentado “un sentido de pertenencia a una nación de notables” (159). De otra parte, se analiza la campaña en el sur andino, lugar donde Pardo tuvo menor apoyo. En el caso de Arequipa, Pardo recabó información sobre su candidatura, buscando captar seguidores que establezcan clubes. Así creó una red de apoyo vinculándose con personas que conocía solo por correspondencia, quienes a su vez creaban vínculos con otras ampliando la campaña a la región. Los intereses de estos colaboradores eran diversos: buscaban un presidente civil, reconocimiento social o un cargo público. La campaña electoral permite además distinguir distintas formas de obtener apoyo según los sectores sociales: a la elite, la “gente decente”, por la prensa y el contacto personal; y a las clases bajas, la “gente de acción”, mediante regalos y dinero. Aunque el caso de Hipólita del Castillo, con quien Pardo intercambio cartas, mostraba que el reconocimiento social era también una motivación de los sectores populares, hecho que ocasionaba conflictos con la dirigencia política quienes solo querían mantener una relación económica utilitaria con ellos. Pero el principal enfrentamiento fue con los otros candidatos y el oficialismo que contaba con el apoyo de los prefectos, como fue evidente en Cuzco y Puno. Con todo, las elecciones en esta región fueron favorables a Pardo consiguiendo el 51% de la votación.

 

manuelpardo

 

Según Mücke el parlamento fue de gran importancia para el Partido Civil dado que sus senadores y diputados dominaron sus decisiones en la década de 1870. Para demostrarlo analiza de manera cuantitativa las votaciones nominales en el congreso entre 1860 y 1879 para identificar grupos parlamentarios (aquellos cuyo patrón de votación es constante en una legislatura) y muestra que su aparición fue anterior a los civilistas. La formación de partidos antagónicos se debió a la polarización política ante determinados temas y el conflicto entre liberales y conservadores. El dominio civilista se dio entre 1871 y 1875 y decae en las elecciones presidenciales de 1875-1876 debido a que el partido no presentó candidato produciéndose la desintegración de los grupos parlamentarios. El Partido Civil parecía estar en crisis y se planteó no participar en las elecciones parlamentarias de 1877. Sin embargo, al final participó conformando una Junta Directiva, desapareciendo la SIE. A diferencia de la campaña de 1871 coordinada por Pardo, esta fue controlada y organizada por la Junta Directiva y los candidatos. Tras la favorable campaña el partido buscó conformar una estructura organizativa estable y nacional a lo que Pardo se opuso, temiendo que su influencia decayera, proponiendo que esta se limitara a Lima. Si bien se aceptó su propuesta, se organizó cierta institucionalidad para establecer correspondencia con los partidarios fuera de Lima y ganar más adeptos. Ya en el parlamento el grupo civilista obtuvo la mayoría y trató que los conflictos internos se decidieran fuera del hemiciclo. Estos hechos fortalecieron al Partido Civil como institución y la presencia de Pardo ya no fue decisiva para su marcha, evidente tras su asesinato en 1878 cuando continuo siendo la fuerza más importante en el parlamento. De otra parte, los debates parlamentarios mostraban la transformación de la idea de partido: de ser sinónimo de facción e intereses egoístas se le pasó a considerar como una institución necesaria para el sistema político porque organizaba los diferentes intereses sociales en busca del bien común y ya no el interés particular. Asimismo, el Partido Civil fue considerado como una institución más que un grupo de seguidores de Pardo.

La tercera parte, “En el poder”, permite ver el desempeño del Partido Civil durante la presidencia de Manuel Pardo (1872-1876) en su relación con los artesanos (cap. 8 “Los artesanos”), las elites locales y las provincias (cap. 9 “Manuel Pardo como Presidente de la República” y cap. 10 “En Partido Civil en las provincias”). Respecto a los artesanos, para ganarse su apoyo, vital en las campañas electorales, se recurrió a las relaciones personales y apoyando la publicación de prensa artesana, como El Artesano y El Obrero, que por primera vez fueron escritas por y para artesanos. De ideas liberales, anticlericales y con la creencia en que la educación y las asociaciones mejorarían su posición social y política estos periódicos expresaban los intereses del artesanado y también las del Partido Civil, pero actuaban sin intermediarios liberales ayudando a formar una identidad artesana. Su reclamo de un rol más protagónico en el partido se evidenció en la postulación de artesanos para la cámara de diputados. No obstante, la actitud del partido fue ambivalente: los necesitaban pero no querían que ganaran mucho poder. Ello es evidente en los casos presentados por Mücke donde dos artesanos candidatearon para diputados suplentes y no ganaron.  Francisco González, el artesano cuzqueño que finalmente obtuvo un escaño con apoyo civilista, no había sido la primera opción y el apoyo se debió más a su popularidad que a su condición de artesano. Manuel Pardo, de otra parte, mantuvo como presidente el nivel de correspondencia política que había tenido en campaña pero esta vez con las elites de las capitales departamentales, grupo al que confió las prefecturas retribuyéndoles así su apoyo electoral. Estas elites eran necesarias para el gobierno ya que el Estado no tenía la capacidad de imponer su autoridad, lo cual permitía que reclamaran más derechos de los que otorgaban sus cargos, como evidencia los casos de Juan Mariano Goyeneche en Arequipa y Miguel San Román en Puno. Además, los prefectos negociaban o demoraban las órdenes del presidente por temas que les afectaba localmente por las resistencias y conflictos que ocasionaban como por ejemplo la leva para el ejército o el censo poblacional. Sin embargo, la insistencia del gobierno obligó a los prefectos a realizar tales tareas lo cual demostraba que tenían una relación compleja. Estas autoridades eran parte de un grupo de la elite local que mantenía disputas con otras y aprovechaba su puesto público para sobreponerse a ellas y el Estado sacaba ventaja de ello para mantener el orden. Esto fue evidente en el sur andino donde los intereses privados prevalecieron sobre los proyectos desarrollistas de Pardo, en parte porque pensados en Lima no se ajustaban a la realidad andina, pero sobre todo por el poco interés de las autoridades en ejecutarlas dado que su prioridad era competir por el poder local. En suma, la forma como Pardo mantuvo sus alianzas fue básicamente por la ventaja que le significaba a las elites locales pertenecer al partido y por ello no puede considerarse “partido político” a esta red nacional, la cual después de la muerte de Pardo se articuló al partido ya como institución.

Con las evidencias presentadas en Política y burguesía en el Perú no es posible suscribir que el Partido Civil surge por una nueva cultura política republicana como refiere McEvoy. No obstante, habría que resaltar que aquel no surgió en el vacío, es decir, con el desarrollo de la sociedad civil hubo un cambio en la cultura política como evidencia la importancia que cobra el concepto de asociación que sentará las bases de una concepción plural de la política liberal ya evidente en 1878 con la aceptación del partido como parte del sistema representativo[5]. Pero sería exagerado extender esta cultura política limeña a toda la nación. Lo cual nos lleva a otro punto relativo a la afirmación de Mücke sobre que en las elites locales primaron los intereses privados. Si ello es cierto para el caso de Arequipa y Puno ¿es posible extender tal afirmación a otras regiones? Mücke no trabaja el norte (no queda claro el por qué) donde por la extensión de clubes y el rol de la prensa tal vez existía una cultura política cercana al ideal político de la burguesía limeña. Hecho de importancia teniendo en cuenta que esta región junto con Lima conforma poco más del 40% de la población peruana. Asimismo, si la cultura política implica no solo a un grupo ¿qué sucedió con los competidores del Partido Civil? ¿Cuáles fueron sus estrategias? ¿Estas se vieron influenciadas por las del civilismo? El relato del libro gira en torno a un protagonista, la burguesía o el Partido Civil, pero el “otro” está entre bambalinas. Ello no es un hecho trivial dado que la competencia política configura las estrategias discursivas y la acción política.

De otra parte, a veces Mücke hace afirmaciones demasiado contundentes sobre algunos temas que es difícil probar dada la limitada o nula investigación histórica  que hay sobre ellos. Un ejemplo de ello es la educación. Se afirma que esta no cumplió un rol importante en la formación de la burguesía limeña y  el impacto del reglamento de instrucción de 1876 quedo solo en el papel. Sobre lo primero, la extensión de colegios y la modernización de la universidad San Marcos se debió a una fuerte demanda de la elite urbana limeña y de provincias dado que la educación superior era necesaria para acceder a determinados puestos burocráticos.  Los lazos sociales eran importantes pero no suficientes.  Asimismo, el colegio y la universidad eran también espacios de sociabilidad.  Sobre el reglamento de 1876, solo hay pocos estudios para Lima y si bien no se puede decir que fue un éxito, aún faltan más investigaciones para tener una idea clara del impacto de la escuela en el Perú [6].

Es claro que responder estas preguntas o dudas llevaría tal vez a escribir otro libro. Pero esta es también la virtud de Política y burguesía: plantear nuevas preguntas y temas. Con todo, estas son objeciones menores ante una obra que brinda una lectura nueva de la política decimonónica peruana y que además nos lleva a discutir sobre cuestiones teóricas y metodológicas respecto de los límites de la historiografía política contemporánea que centrada en discursos o en la filosofía política olvida que el poder político tiene bases sociales que es preciso analizar. Lo cual no significa olvidarse de la autonomía de lo político sino más bien el plantearse seriamente la necesidad de ampliar los métodos de análisis político (cuantitativos y cualitativos) y prestar más atención a las instituciones. Se espera entonces un mayor debate académico sobre estos temas dado que hasta ahora la crítica peruana se ha desviado a asuntos ajenos a los que plantea el libro[7].

 


[1] Heraclio Bonilla. Guano y burguesía en el Perú. Lima: IEP, 1974, Carmen McEvoy. Un proyecto nacional en el siglo XIX. Manuel Pardo y su visión del Perú. Lima: PUCP, 1994; La utopía republicana: ideales y realidades en la formación de la cultura política peruana, 1871-1919. Lima: PUCP, 1997.

[2] Jürgen Kocka; Allen Mitchell (eds.). Bourgeois Society in Nineteenth Century Europe. Oxford/Providence: Berg, 1993.

[3] Ver por ejemplo el caso del club Progresista de Domingo Elías en Alex Loayza Pérez, “El Club Progresista y la coyuntura electoral de 1849-1851”. En Cristóbal Aljovín de Losada y Sinesio López (ed.). Historia de las elecciones en el Perú. Estudios sobre el gobierno representativo. Lima: IEP, 2005.

[4] Maurice Duverger. Los partidos políticos. México: FCE, 1957.

[5] Ver Cristóbal Aljovín de Losada. “Entre la unidad y la pluralidad. El concepto de partido-facción en el Perú. 1770-1870”. En Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos, 39, 1, (2010): 63-84.

[6]  Ver, Marcos Garfias Dávila. La formación de la universidad moderna en el Perú. San Marcos, 1850-1919. Lima: ANR, 2010; Alex Loayza Pérez. “Reformas educativas y cultura política. Los colegios San Carlos y Nuestra Señora de Guadalupe, Lima 1840-1857”, en Dino León, Alex Loayza y Marcos Garfias. Trabajos de historia. Religión, cultura y política en el Perú, siglos XVII-XX. Lima: UNMSM, 2011; y Antonio Espinoza. Education and State-formation in Peru: The Primary Schools of the Departament of Lima, 1821-1920. New York: Palgrave Macmillan, 2013.

[7] Cierto sector de la historiografía peruana ha sido hostil a la propuesta de Mücke. Si bien algunos historiadores señalan que hay un debate entre su posición y la de McEvoy, tal debate, entendido como intercambio académico de ideas, no existe. La crítica a Mücke se reduce a la denuncia de un trato “colonialista” de la academia extranjera frente a la peruana y, lo más grave, a su apropiación de ideas. Es decir, se responde críticas académicas con un indignado discurso nacionalista. Ver al respecto: Carmen McEvoy “De plumas, impurezas historiográficas y democracias bastardas: a propósito de una reseña”, Histórica, XXIV, 1 (2000): 183-195; y José Luis Rénique “Pathbreaking Studies vs. monografías: ¿debate o ninguneo?”, Histórica, XXVIII, 2 (2004): 227-241. El primer artículo es, citando a Rénique,  una respuesta “áspera e indignada” a la reseña que Mücke hizo al libro La utopía republicana: “¿Utopía republicana o partido político? Comentario sobre una nueva interpretación del Primer Civilismo”, Histórica, XXII, 2, (Lima 1998): 273-288; mientras el segundo, escrito a propósito de la publicación en inglés del libro de Mücke (Political Culture in Nineteenth-century Peru: The Rise of the Partido Civil. 2004), profundiza el tema del “colonialismo” académico detallando como proceden los reseñadores en Estados Unidos para consagrar libros obviando o “ninguneando” el aporte interpretativo de la producción latinoamericana. Por cierto, McEvoy y Rénique escriben desde universidades en Estados Unidos, un lugar más hegemónico que Alemania en los estudios latinoamericanos, y hasta donde tengo noticia no han extendido sus críticas sobre el “colonialismo” a otros autores. Para otro tipo de críticas al libro de Mücke ver las reseñas de Natalia Sobrevilla en el Journal of Latin American Studies, Vol. 37, No. 4 (Nov., 2005), pp. 840-841; y Carlos Contreras en el Journal of Latin American Studies, Vol. 45, No. 4 (Nov., 2013), pp. 841-843.

 

Javier Puente Valdivia. Reseña a Paulo Drinot. The Allure of Labor: Workers, Race, and the Making of the Peruvian State. Durham: Duke University Press, 2011.

*

Drinot-allure-of-labor1El argumento central del libro de Paulo Drinot tiene importantes connotaciones políticas para entender al Perú de nuestros días. Si bien se ha vertido mucha tinta en intentar explicar la manera en la que el Estado peruano falló en incorporar a la amplia masa de poblaciones indígenas, Drinot sugiere que en la realidad la exclusión fue una parte medular del proyecto de Estado-nación – exclusión claramente ilustrada en numerosos procesos y proyectos de ingeniería social. Esta naturaleza excluyente persiguió un doble propósito: por un lado, modernizar el país mediante un proceso intensivo de industrialización que cimentaría las bases materiales del país como Estado-nación. Por otro lado, desindianizar el país, prestando particular atención a los sectores sociales llamados a convertirse en el combustible humano de un Estado laboral: las masas trabajadoras.

El trabajo y “lo laboral” seducen a aquellos que, coactiva o voluntariamente, buscan vincularse al Estado, bien como obreros o bien como promotores de políticas destinadas a definir los mecanismos y límites de tales vínculos. La capacidad del trabajo de seducir a unos y a otros estuvo fundamentada en su doble habilidad para explicar, por un lado, cómo el Estado peruano debía canalizar sus esfuerzos en promover el progreso material del país y, por otro lado, el desplazar la centralidad de la cuestión indígena, proveyendo al menos una respuesta tangencial. Para mejorar los cimientos materiales del Perú como estado-nación, era necesario operar un cambio clave a nivel humano, subjetivo, cultural, y de consciencia – a fin de desarraigar “lo indígena” de las masas y convertirlas en trabajadores occidentalizados y eficientes, capaces de insertarse en los ritmos de los tiempos modernos.

Estos argumentos están sólidamente estructurados dentro un marco teórico en el que la gubernamentalidad foucaltiana juega un papel preponderante. Drinot suscribe que el acto de gobernar está dirigido a modificar la conducta de los sujetos que viven dentro del Estado, y que su objetivo ulterior no solamente es ejercer poder con legitimidad sino también basar dicha legitimidad en el mejoramiento de las condiciones materiales y morales de sus poblaciones. Para entender e ilustrar esta cuestión, Drinot se embarca en la exploración de agencias estatales de gubernamentalidad que reflejarían el proceso de creación de un Estado laboraluna forma de institucionalidad que hizo del trabajo un elemento central de su discurso y sus políticas públicas. De acuerdo con el autor, estas agencias reflejan “las racionalidades y tecnologías de gobierno” que colocaron al trabajo como un genuino “agente de progreso” (10).

El libro está dividido en dos grandes partes. La primera – capítulos uno, dos y tres – discute los debates institucionales e intelectuales que giraron alrededor del problema de lo laboral, así como las respuestas institucionales del Estado a dichos debates. Por otro lado, la segunda parte – capítulos cuatro, cinco y seis – está abocada a ofrecer un detallado análisis secuencial de las agencias estatales dentro de las que los debates mencionados anteriormente se materializaron, y el rol de estas agencias en la formación del Estado laboral peruano.

El primer capítulo, Racializing Labor, discute el proceso por el cual lo indígena pasa a ser percibido y presentado como algo antagónico al mundo del trabajo. Drinot describe cómo la indigeneidad y la condición humana del indio fue, progresiva y consensualmente, señalada como “inconmensurable” o incompatible con las nuevas condiciones impuestas por las dinámicas del trabajo. Sin embargo, contrastando los discursos deterministas decimonónicos, la posibilidad redimir al indio moralmente (o incluso físicamente) era posible a través de la diseminación de prácticas y valores propios del mundo laboral occidental y moderno. La visión de que el indio, previo proceso de readaptación sociocultural, podía efectivamente devenir en un elemento beneficioso para la nación se convirtió en un ideal casi incuestionable y compartido por un amplio espectro de posturas políticas.

El segundo capítulo, Constituting Labor, se enfoca en la creación de la Sección del Trabajo del Ministerio de Fomento en 1919. En la medida en que lo laboral se convertía en una esfera más dinámica y propiciaba un mayor nivel de movilización social, la Sección del Trabajo procuraba aplacar cualquier posibilidad de tener una sensación de conflicto de clase – sensación alimentada por las continuas huelgas en Lima entre 1918 y 1919 – canalizando una movilización social pacífica dentro de las estructuras de poder de un Estado en evolución. Esta agencia centralizó los procesos de formaciones de sindicatos, organizó congresos obreros nacionales, y en general se presentó como un mecanismo efectivo de negociación entre los trabajadores y el estado – reforzando la percepción de un contrato social entre ambos. Más importante aun es constatar que la creación de una oficina separada llamada Sección de Asuntos Indígenas, dentro del mismo Ministerio de Fomento, demostraría una disociación institucionalizada entre lo laboral y lo indígena.

El capítulo tres, Disciplining Labor, narra los conflictos que emergieron en los años que prosiguieron a la creación de la Sección del Trabajo, y el aparente fracaso de su misión en aplacar la lucha y el eventual conflicto de clase. Si bien los sindicatos acudieron a la Sección del Trabajo para interponer sus quejas y legitimar sus reclamos, los empleadores tendieron a ignorar esta esfera de negociación. De hecho, en muchos casos los empleadores optaron por formar sus propias uniones con el fin de ofrecer un contrapeso a la fuerza política de los trabajadores. En resumen, lo laboral parecía haber entrado en una enrevesada etapa de convulsión social que adquiría, gradualmente, tonos políticos que se conectaron con los lenguajes y vocabularios de influencia comunista, socialista, y de conflicto de clase mundial, presentando lo laboral como algo disruptivo para el mantenimiento del orden social  –exactamente aquello que las racionalidades de gubernamentalidad habían intentado prevenir. La pregunta acerca de si debía reprimir por la fuerza o coactar persuasivamente a los trabajadores fue central para la reformulación de la idea de lo laboral. Los trabajadores explotaron esta tensión, siendo capaces de influenciar la remodelación de políticas laborales, y se podría decir que la reconfiguración del mismo Estado , mientras reclamaban reconstruir el estado laboral “desde abajo”.

La segunda parte del trabajo está dedicada a discutir la evidencia empírica de los argumentos conceptuales del libro, y a proponer algunos puntos importantes sobre la ingeniería social de varios proyectos específicos que formaron parte del Estado laboral. El capítulo cuatro, Domesticating Labor, explora el proyecto de desarrollo de vivienda para las masas trabajadoras, conocidos también como barrios obreros, en una era marcada por una urbanización emergente y las primeras oleadas de migración interna del campo a la capital. El Estado peruano intentó responder con efectividad a las presiones sociales de masas de trabajadores serranos, en este caso la demanda por vivienda, al tiempo que ponía en vigor los nuevos estándares culturales que iban acorde con las líneas de desindianización de la fuerza laboral recién llegada. A través de la imposición de lo que los responsables políticos describían como vivienda saludable y moderna, el estado laboral en realidad promovía un mecanismo de “control social desde arriba” (149) que perseguía, esta vez, la reformulación y regulación del espacio doméstico de aquello que Drinot llama un homo faber. Sin embargo, el proyecto devino en un fracaso toda vez que tanto los partidos de oposición al oficialismo estatal como los trabajadores se dieron cuenta de la naturaleza manipulativa y hasta coercitiva de una vivienda obrera que, de hecho, era insuficiente para satisfacer las demandas materiales más elementales.

Feeding Labor, el quinto capítulo del libro, se centra en el proyecto de restaurantes populares establecidos en Lima durante la década de 1930, donde los trabajadores eran insertados en un nuevo universos de prácticas alimenticias – con sus correlatos culturales. Las prácticas alimenticias también debían ser alineadas apuntando a la creación de una subjetividad industrial, y por lo tanto debían promover valores tales como “respeto, sobriedad, puntualidad y limpieza”(163) mediante una combinación de infraestructura y cambios dietéticos que debían reemplazar prácticas tradicionales de migrantes andinos y asiáticos. Las condiciones biológicas del trabajador, nutridas por sus hábitos alimenticios, estaban íntimamente asociados con su moral: reacondicionar estos hábitos –como, por ejemplo, el bajo consumo de proteína animal– era considerada como una parte clave de la generación del homo faber. Por otro lado, la comida fue percibida como un ingrediente esencial de una civilización occidental(izada), y los restaurantes populares devinieron en “verdaderos laboratorios para el estudio del efecto de una adecuada nutrición […] y escuelas de educación higiénica”(180). Hacia la mitad de la década de los treinta, los restaurantes populares atraían menos la atención de las clases trabajadoras, quienes aparentemente se sentían intimidadas por un ambiente poco familiar, y empezaron a acudir a restaurantes chinos y japoneses. Los restaurantes populares fueron eventualmente convertidos en comedores para burócratas, terminando siendo utilizados por escolares. El proyecto de estos restaurantes refleja lo que Drinot llama “fantasía gubernamental”, y constituyeron acaso el mayor de los fracasos de la ingeniería social del estado laboral.

El último capítulo, Healing Labor, se concentra en el surgimiento del Seguro Social, programa de salud provisto por el estado para la población trabajadora del Perú hacia finales de la década de los treinta e inicio de los cuarenta.  Raza y racialización tuvieron, aquí también, un papel preponderante. Los estudios previos sobre el tema, de acuerdo a Drinot, han enfatizado la significancia política de la creación del Seguro Social, en particular el aplacamiento de la militancia política laboral. The Allure of Labor estudia también las motivaciones socioeconómicas del Estado para operar una reforma de este tipo, y coloca la salud y su regulación dentro del desarrollo de una gubernamentalidad laboral, remarcando su carácter excluyente. Tal como ocurrió con otras agencias de gubernamentalidad, el Seguro Social terminó siendo otro fracaso en tanto el Estado reconoció, algunas décadas después, la necesidad de expandir su cobertura a áreas rurales del país. Hacia la década de los setenta, cuando el reformismo militar se encontraba en el poder, los campesinos fueron considerados agentes decisivos de la transformación del campo en un espacio de rentabilidad económica, lo cual además de dar origen a la idea de trabajador rural, disociando la estricta relación entre lo laboral y lo urbano, socavó las bases sobre las que un estado laboral racializado se había erigido.

The Allure of Labor presenta una historia profusamente institucional. Sin embargo, pierde la importante oportunidad de proveer una narrativa de la formación del Estado laboral “desde abajo”, en buena parte debido a un marco teórico igualmente sólido e inelástico. No hay demasiadas pistas sobre los objetivos, prácticas, o incluso las identidades de estos trabajadores. Este último punto, el identitario, debería haber sido mucho más central en una discusión sobre raza y la racialización del Estado-nación. De igual modo, si bien es claro que el centro del Estado laboral fue en efecto racializado y excluyente, los márgenes – legales y reales – de dicho estado permanecen poco explorados en el trabajo de Drinot. Finalmente, aunque la separación de esferas de lo laboral y lo indígena se encuentre visiblemente expresada en la institucionalidad del Ministerio de Fomento durante el periodo estudiado, esta misma institucionalidad reflejaría – décadas después – una intención de amalgamar ambos terrenos. La Sección del Trabajo y la Sección de Asuntos Indígenas fueron integradas bajo el rótulo de Dirección de Trabajo y Asuntos Indígenas, adscrita al Ministerio de Salud Pública, para luego instituir, conjuntamente, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Indígenas como una sola entidad. Este derrotero refuerza y cuestiona lo expuesto por Drinot, en tanto reafirma la posibilidad de rastrear la percepción estatal de un problema a partir de sus respuestas institucionales y debate los límites que tuvo el Estado para mantener separados al trabajo y la indigeneidad.

Todas estas son, finalmente, observaciones menores para un libro que debería resultar bastante persuasivo, tanto para el especialista como para el no-especialista – e igualmente útil en seminarios graduados y cursos avanzados para estudiantes de pregrado. El libro de Paulo Drinot deberá ocupar un lugar importante en una nueva historiografía latinoamericanista preocupada por la dimensión racial de los procesos de formación del Estado-nación.

Javier Puente Valdivia

Universidad de Lehigh


* Vek Lewis me invitó a publicar la versión original de esta reseña en el Journal of Iberian and Latin American Research (19, 1, 2013, pp. 167-170). Alex Loayza propuso que era pertinente volver sobre este libro, y ofreció generosamente el espacio para publicar una traducción y esperó con mucha paciencia la entrega de la misma.

Cristóbal Aljovín de Losada. Reseña a Carmen McEvoy. La utopía republicana. Ideales y realidades en la formación de la cultura política peruana (1871-1919), Lima: PUCP, 1997.

*

El presente libro, que tiene como origen una tesis doctoral de la Universidad de California en San Diego, refleja la preocupación de la autora desde tiempo atrás por entender la cultura republicana peruana[1]. El punto de partida en ambos libros es una crítica a la escuela dependentista que sostiene que la política latinoamericana estaba marcada por su situación de inferioridad frente a los países poderosos creando, de este modo, una carencia de autonomía a las elites. Es decir, que la Inglaterra del siglo XIX y los Estados Unidos de Norteamérica del siglo XX fueron los forjadores de la historia de los países al sur de río Grande significando que los países latinoamericanos sean considerados como objetos y no sujetos del quehacer histórico. Contraria a dicha postura, la autora sostiene que existió una autonomía frente a los grandes países del “primer mundo” en el aspecto político resaltando a los actores y eventos políticos. Es decir que la historia de los grandes hombres forma parte de la teoría de la historia. De otro lado, el libro realza el factor cultural que, por supuesto, reduce en mucho la libertad a los actores convirtiéndolos, en cierta medida, en objetos de su propia cultura. De este modo, McEvoy reduce la influencia de los factores externos y enfatiza los aspectos internos tanto individuales como culturales. Para lograr su cometido de mezclar análisis de cultura con personajes y eventos históricos, la autora combina de manera bastante interesante dos estilos: la narración y el ensayo histórico.

Utopia Republicana2

El tema central de los trabajos de la doctora McEvoy es el análisis de la cultura política enmarcada en los ideales republicanos que se vincularon a diversos proyectos de modernidad política en el Perú del siglo XIX. En su primer libro escoge la figura de Manuel Pardo para sostener que hubo proyectos con apoyo popular que fomentaban una sociedad civil compuesta de ciudadanos de diversos sectores sociales. De este modo, el Partido Civil fue una institución donde se entrecruzaron diferentes intereses y sectores sociales. Contrario a visiones muy negativas de muchos historiadores, la autora postula que en la historia del Perú existieron períodos en los cuales las elites apostaron por un sistema fuertemente inclusivo, democrático.

En el libro de la presente reseña, McEvoy continúa con esta reflexión. Pero al ampliar el período de estudio del caudillismo de Ramón Castilla surgido en las décadas de 1840 hasta el fin del segundo civilismo en 1919, la autora encuentra una gran gama de proyectos políticos que los agrupa en dos grandes grupos: patrimoniales y republicanos. Al escoger un período mayor, la autora se enfrenta tanto con proyectos incluyentes como excluyentes, o con una lógica diferente. Un sistema patrimonial, por ejemplo, no fomenta necesariamente la ampliación del número de ciudadanos preocupados en política sino, más bien, crea lazos de dependencia.

El esquema del libro es sencillo y atractivo: la política peruana ha oscilado entre un sistema patrimonial y uno republicano. El mundo patrimonial, tomando como referencia los estudios del sociólogo alemán Max Weber, está basado en relaciones patrón-cliente, o personales, en que los premios y castigos son parte de las reglas de juego. Ramón Castilla es, de acuerdo a la autora, el político que mejor supo moverse en este mundo paternalista en que logró desarrollar largas clientelas políticas, una suerte de Porfirio Díaz peruano. La política era una compleja telaraña de pactos entre diferentes caudillos locales. En cambio, la política republicana está basada en una sociedad civil compuesta de ciudadanos que participan en el quehacer público replanteando la relación sociedad civil y estado.

En esta última variable, la autora cree que la pregunta clave es ¿quiénes son los ciudadanos o quiénes conforman el pueblo elector? Y existen dos respuestas, dos tipos de republicanismos: uno elitista y otro popular. La autora opina, rompiendo con planteamientos historiográficos de izquierda, que el primer civilismo (el de Manuel Pardo) durante la década de los setenta fue un republicanismo popular, de “ancha base urbana”. Afirmación apoyada por el análisis del perfil de los participantes en el partido civil. A estos datos les sigue la pregunta de qué es lo que unió a diversos sectores sociales. Para la autora la respuesta es sencilla y sugerente: la idea del trabajo unió la masa de adherentes del primer civilismo ya que tanto los empresarios como los trabajadores creaban riqueza. Por supuesto, la autora no se engaña. Sabe que la discusión ciudadana fue sobre todo un quehacer de las ciudades.

El libro está basado en un esquema de cuatro partes que reflejan en verdad la dicotomía antes discutida: sistema patrimonial y republicano. Obviamente, en estos cuatro grandes bloques existen dentro de ellos una serie de variaciones y matices. Empieza el libro con “el legado castillista” (1845-1872) en donde la política que es patrimonialista, es cuestionada por los ideales republicanos democráticos que el grupo de Manuel Pardo representa entre 1872 y 1883. Pero entre 1883 y 1904, los sobrevivientes de la guerra del Pacífico (los miembros del partido civilista, los demócratas liderados por Nicolás de Piérola y Andrés A. Cáceres y su partido constitucional), que estaban enfrentados entre ellos, reformularon el republicanismo heredado del civilismo de Pardo al reducir las esferas de participación ciudadana. La autora tilda a este período de un “republicanismo autoritario” en que existió una unión cívico-militar. Las dos figuras claves de este período fueron Andrés A. Cáceres y Nicolás de Piérola, enemigos entre sí. Y finalmente, entre 1904 y 1919, los civilistas, entre ellos el hijo de Manuel Pardo, José, traicionaron los viejos ideales terminando con un sistema cerrado y patrimonialisra: el gobierno de unos pocos oligarcas, A este último período lo tilda la autora de “republicano conservador”, que da la impresión de ser una suerte de patrimonialismo. Y el libro tiene una suerte de evocación a un retorno al sistema patrimonial cuando se describe a la “Patria Nueva” de Leguía como un “neo patrimonialismo”, que cerró la aventura iniciada por Manuel Pardo.

A mi entender, los vaivenes de la historia republicana y la confluencia de tipos patrimoniales y republicanos descritos por McEvoy no se limitan al período estudiado ni al Perú sólo. Este tipo de aproximaciones son válidas a los restantes países latinoamericanos, que también estuvieron marcados por la confrontación de ser sociedades tradicionales basadas en lazos personales, patrimoniales y los ideales democráticos de la revolución de emancipación, que han sido tan bien analizados por François Xavier Guerra. Igualmente, la autora nos trae a colación un tema querido por Tocqueville, la dificultad de los sistemas políticos modernos en mantener viva la libertad. De acuerdo a la autora, tanto las pasiones por el desarrollo y por la paz como las conductas patrimoniales han mellado la consolidación de un sistema democrático. En este punto, McEvoy está cerca a Jorge Basadre, que creía que la historia republicana tiene, a la vez, una promesa y una posibilidad de crear una sociedad compuesta de ciudadanos.

Todo tipo de aproximaciones tiene sus problemas o sus propias limitaciones, Mis dudas son en su mayoría en cuestiones de énfasis, en expresiones demasiado tajantes. Primero, me da la impresión que las divisiones políticas son demasiado contundentes. A mi parecer, tanto los proyectos descritos como fuertemente patrimonialistas (Ramón Castilla) o republicanos demócratas (Manuel Pardo) no son del todo patrimoniales o republicanos. Empecemos por Castilla, las revoluciones de éste estuvieron inmersas en un discurso constitucional liberal que, de algún modo, le restaba fuerza a sus juegos patrimoniales. La lógica constitucional, que se consideraba como parte esencial del comportamiento de países civilizados, lo obliga a amortiguar sus actitudes patrimoniales. De otro lado, de la modernidad política de Manuel Pardo, uno podría preguntarse si en el campo esto también se dio. Acaso las reglas de juego cambiaron para la mayoría de la población: ¿cómo fueron las relaciones de poder con la población rural o, las relaciones entre las elites rurales? Tengo la impresión que hurgando podríamos encontrar ciertas similitudes con la época de Castilla en donde el discurso y la práctica política iban muchas veces por caminos diferentes. Además, no debemos olvidar que el imaginario de muchos de los líderes estuvo marcado por los vínculos entre ellos y el campo, en el cual la figura del señor -basada en una relación patrón-cliente- fue muy fuerte. Aquí sería interesante indagar en el imaginario de los líderes del partido civilista a través de lecturas de correspondencia o prácticas cotidianas o públicas.

El otro aspecto cuestionable, como lo manifestó la Dra. Margarita Guerra en la presentación del libro, es la diferencia tajante entre los civiles y militares. Aún más, tengo la impresión de que la línea de división entre lo civil y lo militar no debió ser muy clara en especial en cuanto a lo referente a los proyectos políticos. Por lo menos para el período que conozco mejor (1821-1845), lo que pertenecía al mundo civil y al mundo militar era bien confuso. El mismo hecho de que existieran montoneras complica el panorama. Además, como bien lo menciona Brian Hamnett para el caso de México, fueron los propios civiles quienes jugaron o favorecieron el sistema de caudillos convirtiéndolos en figuras centrales de la lucha por el poder. Los militares, en mucho, han representado en América Latina el fracaso de los civiles. Igualmente, hay que recalcar que todos los sectores de la sociedad tuvieron una relación ambivalente con los golpes de estado: de un lado, favorecieron ciertas revoluciones (el mismo Manuel Pardo fue ministro durante la dictadura de Mariano Ignacio Prado) y, de otro lado, aborrecían la violencia política por la secuela de destrucción que acarreaba y por impedir la paulatina creación de una tradición democrática. Estoy conciente, sin embargo, de la utilidad de ciertas afirmaciones tajantes para efectos de hacer notar los cambios o diferencias que enriquecen las discusiones en torno al siglo XIX.

La autora nos ofrece una serie de aportaciones bastante interesantes cuando describe el funcionamiento político, sobre todo urbano. Ella narra muy bien cómo funcionó el quehacer político: los mecanismos de alianzas políticas, las campañas periodísticas, el rol del estado y el de la sociedad. Un punto crucial que discute con acierto es cómo funcionaba la política en un período pre-partido, donde los clubes políticos y sus ebulliciones en épocas electorales fueron los mecanismos esenciales en la formación de una sociedad civil incipiente. Y, con la fundación del partido civil en 1871, la política cambió al fundarse el primer partido político con una cierta ideología y maquinaria. Obviamente, la autora no cae en la facilidad de que los partidos fueran extremadamente burocráticos, utilizando la terminología weberiana, o que la figura del líder desapareciera. Aún más, muchos de los partidos estuvieron estrechamente ligados a la figura del líder con ciertos visos carismáticos, excepto a mi entender, el civilismo del siglo XX.

El trabajo de McEvoy enfatiza, como se menciona en el prefacio, un punto crucial para entender el presente del Perú: la necesidad de volver nuestras miradas al siglo XIX, donde se forjó buena parte de nuestra actual cultura política. Esto incluye la lucha por la ciudadanía como un derecho y a todo el problema de la relación entre libertad e igualdad, lo cual es mencionado por Tocqueville como eje principal del problema de la modernidad. Esto último tuvo su génesis en un siglo que está dejando de ser olvidado por trabajos ingeniosos y sugerentes como los de Carmen McEvoy.


* Publicado en Revista Andina, 15, 1, (Cusco 1997):  247-250. Agradecemos al autor permitir publicar esta reseña.

[1] Véase, por ejemplo, su libro Un proyecto nacional en el siglo XIX: Manuel Pardo y su visión del Perú, Lima: PUCP, 1994.

Economía e historia. A propósito de un libro del Dr. Virgilio Roel Pineda. Heraclio Bonilla y Karen W. Spalding

*

Una historia general reclama siempre un esquema de conjunto,
bueno o malo, pero en relación al cual se elabore la explicación.
Fernand Braudel, Civilisation Matérielle et Capitalisme, pag. 9.

RoelLa intensidad de los cambios que afectan a la sociedad peruana, por una parte, y la impotencia de las tradicionales disciplinas sociales de poder ofrecer un coherente cuadro explicativo de la naturaleza y de los principales fuerzas motrices de estos cambios, han determinado que muchos estudiosos de las ciencias sociales postulen la necesidad del desarrollo de una nueva disciplina histórica y exijan la incorporación del análisis histórico dentro de sus propias áreas de investigación. Esta exigencia es doblemente sentida por el hecho de que todos, unánimemente, reconocen la crisis y la pobreza explicativa de la tradicional historia peruana. La crisis de la historiografía oficial y de gran parte de la historia universitaria es un asunto sobre el cual no conviene ya perder más tiempo. De aquí van a surgir dos hechos, que es indispensable tenerlos en cuenta para entender las posibles líneas de desarrollo de esta nueva, pero vacilante historia económica y social y, tal vez, para comprender también el nuevo giro que vienen tomando las ciencias sociales en el Perú.

El primero y el más importante es, tal vez, la historización de las ciencias sociales, proceso que no debe confundirse con el anacrónico historicismo. Es indispensable señalar que esta misma tendencia es posible percibirla también en otras áreas de América Latina, y ello pese a la difusión en este medio de las más extremas ideologías estructuralistas provenientes de Europa y de los Estados Unidos. Para los historiadores de formación y de vocación este reconocimiento de la historia, aunque tardío, no puede sino estimularlos.

El segundo, y que deriva del proceso que, acabamos de señalar, es que las bases, repetimos todavía precarias, del nuevo conocimiento histórico, están siendo puestas fundamentalmente por hombres que no son historiadores de oficio. Decimos fundamentalmente porque queremos aquí señalar una tendencia, completamente separable de los contados historiadores que se encuentran trabajando dentro de una perspectiva nueva. La creación reciente de Cátedras de Historia Económica y Social dentro de secciones como Sociología, Economía y Antropología en diversas Universidades Nacionales y Particulares del Perú, confirma, y refuerza esta tendencia. Este es un hecho sobre el cual es necesario meditar un poco más, porque sus consecuencias pesarán fuertemente en el destino próximo de la Historia Económica y Social como disciplina y como oficio.

La actual preocupación por la Historia de los antropólogos, sociólogos y economistas nace de la constatación de un doble defecto. En primer lugar, la incapacidad de los modelos estáticos y de equilibrio, utilizados en sus disciplinas, para dar cuenta de los problemas fundamentales de la sociedad peruana. Además, para algunos estudiosos de las Ciencias Sociales, el recurso a la Historia nace de la exigencia de formular una crítica cultural a las teorías y modelos más difundidos entre las disciplinas sociales. Ellos piensan, con razón, que no existen ni teorías ni modelos “inocentes”, fuera de un tiempo y de un medio, sino que las unas y los otros son productos de determinados sistemas de pensamiento, bajo condiciones históricas concretas.

En segundo lugar, la vuelta hacia la Historia de los antropólogos, sociólogos y economistas, y el hecho de que ellos mismos sean quienes estén colocando las primeras bases de un conocimiento histórico nuevo, emergen como consecuencia de que sus colegas historiadores, hasta ahora no han sido capaces de elaborar y de proponer un esquema explicativo de los principales mecanismos de cambio de la sociedad peruana. Estos últimos continúan tercamente ocupados en la descripción de los grandes acontecimientos político-militares o en la exploración minuciosa de los detalles todavía ocultos en la vida de los personajes públicos del Perú. Los primeros, mientras tanto, comienzan a percibir, si bien todavía de manera muy intuitiva, la presencia en toda sociedad de una determinación temporal, la cual otorgaría una significación específica a las estructuras de la sociedad permitiendo, por lo mismo, la inteligencia de su evolución y de su cambio. Dijimos ya que este reconocimiento no podía sino alentar y regocijar a aquellos historiadores que conciben a la Historia como la disciplina que comprende y explica los mecanismos de cambio de una sociedad y no como una vulgar y absurda recopilación de documentos, datos y fechas. Es más, en la medida en que gran parte de los historiadores se resistan a establecer las alianzas necesarias con las otras disciplinas sociales, sin lo cual no es posible concebir ningún avance serio en el conocimiento histórico, corresponderá a los economistas y a los sociólogos asumir la enorme y urgente tarea de revisar y reescribir integralmente la historia del Perú.

Pero, y ahora desde el lado de la Historia, cabe preguntarse ¿en qué medida economistas y sociólogos pueden hacer obra de historiadores? ¿Basta, acaso, la toma de conciencia de una debilidad teórica y la constatación de una carencia en la información histórica, para que las investigaciones históricas emprendidas por ellos puedan realmente producir una obra histórica?

Aparte de aquellas obligadas y ligeras “introducciones” históricas que a menudo abren los trabajos de antropólogos, sociólogos y economistas y donde la Historia es utilizada más bien como ilustración y no como análisis, la aparición reciente o la inminente publicación de algunos trabajos de mayor alcance y ambición, escritos por estos científicos sociales, permiten, creemos, una primera evaluación de los resultados alcanzados. Ha sido la lectura de estos trabajos, con ojos de historiador, la que ha inspirado y nutrido estas reflexiones, con el ánimo de contribuir a preparar las condiciones para un diálogo necesario con economistas y sociólogos y para elaborar una crítica razonada de la historia del Perú.

Entre los trabajos a los que hacemos referencia, merece especial mención el libro del conocido economista y profesor universitario Virgilio Roel Pineda. Su Historia Económica y Social de la Colonia (Lima, Gráfica Labor, 1970, pgs. 397) constituye, en efecto, un notable esfuerzo para llenar el vacío que representa el desconocimiento por los peruanos de su propia historia. Sobre un período tan extenso él ha sabido reunir los pocos estudios que existen para presentar, desde su propia perspectiva, un vasto fresco histórico de la época colonial peruana.

La empresa no deja de ser temeraria y encomiable. Temeraria, porque no existen todavía los adecuados estudios de base que permitan el esbozo de una síntesis coherente de la historia del Perú colonial. Encomiable, porque era necesario ordenar los materiales dispersos, trazar las grandes líneas de desarrollo e incitar a que otros investigadores dediquen sus esfuerzos al esclarecimiento de las raíces históricas de los problemas del Perú contemporáneo. Es este libro, pues, el que nos brinda la oportunidad de examinar los problemas que plantea en el Perú, la confrontación entre el análisis histórico y el análisis económico y los obstáculos que es necesario superar para que los trabajos de los economistas con vocación histórica, signifiquen un real aporte al esclarecimiento de la historia del Perú.

Hemos señalado ya los méritos del trabajo del Dr. Roel. Pero, noblesse oblige, el análisis histórico tiene también sus propias reglas y sus propias exigencias. Al cerrar el libro del Dr. Roel, nuestros sentimientos oscilaban entre la admiración por su propósito y la exasperación por la composición y por parte del contenido de la obra. El Dr. Roel merece, sin duda alguna, el reconocimiento de los estudiosos, pero nos ha parecido necesario decirle también en alta voz nuestras reservas, con la esperanza de que los resultados de sus notables y solitarios esfuerzos, debidamente reflexionados y pensados, estimulen otras investigaciones por senderos más seguros.

En el libro se puede distinguir tres defectos fundamentales, dos de los cuales, por lo menos, son comunes a la gran mayoría de los trabajos concebidos dentro del marco de la historia tradicional peruana. El primero se refiere al tipo de fuentes utilizadas para la elaboración del libro y, además, a la forma en que se tratan los datos recopilados. El segundo concierne a la percepción que tiene el autor, por una parte, de las relaciones establecidas entre el Perú y el cuadro colonial y universal dentro del cual se desarrollaba la economía y la sociedad peruanas, y, por otra, de las relaciones que existen entre las estructuras clasificadas técnicamente como económicas y las estructuras sociales y políticas. El tercero, finalmente, reside en la concepción de la totalidad histórica, totalidad que es la que otorga significado y sentido a los datos dispersos extraídos, de las fuentes, revelando las estructuras y los mecanismos subyacentes, quienes son los que en última instancia provocan el cambio de una sociedad. Examinemos, brevemente, estos problemas.

El Dr. Roel ha construido su libro utilizando una técnica que la expresión inglesa designa con el nombre de “scissors and paste history”. El libro básicamente consiste en sumarios de trabajos secundarios existentes, sobre aspectos específicos de la historia social y económica colonial, organizados en términos puramente cronológicos, sin ninguna hipótesis o tesis general que podría otorgar a los datos incorporados en la obra una orientación o una razón por la cual ellos fueron puestos ahí. Una corriente en la historiografía del siglo XIX argumenta que el historiador debe limitarse solamente a registrar los hechos y no tratar de verificar una hipótesis -los datos se explican por sí mismos. El libro del Dr. Roel es un ejemplo, elocuente de lo inadecuado de esta teoría. Su libro resulta así una compilación de piezas aisladas de información que, tomadas juntas, constituyen un gran volumen de hechos aislados de información, pero no un cuadro coherente de la economía colonial, ni tampoco un sistema de explicaciones sobre sus mecanismos básicos.

En esta situación es bastante difícil formular un adecuado comentario al trabajo del Dr. Roel, puesto que las omisiones y los errores muchas veces son imputables a los textos de donde provienen las informaciones. La calidad de cada sección descriptiva depende de la calidad de la fuente secundaria que proporcionó los datos, lo cual varía mucho de un tema a otro. Gran parte de los trabajos que el Dr. Roel utiliza, además, se basan principalmente en estudios de la legislación colonial, sin prestar mucha atención a los mismos procesos económicos y sociales. Por otra parte es curioso notar que a menudo el Dr. Roel olvida aplicar, en el análisis y en la exposición de su trabajo, las hipótesis y métodos propuestos por la disciplina que él practica: la economía.

En algunos casos, la falta de investigación directa de los documentos contribuye a la repetición de conceptos y conclusiones corrientemente aceptados, pero bastante dudosos. Por ejemplo, la descripción del período de la conquista (pp. 86-94, 305-307) es tal vez una de las partes más débiles y discutibles de la obra. Ella consiste en un sumario de los acontecimientos políticos y administrativos, sin enfocar el gran problema de la formación de las estructuras económicas y sociales en las tierras recientemente conquistada. Es el reflejo del énfasis que hasta hace poco pusieron los historiadores en resaltar aquellos hechos seguramente más sobresalientes y saltantes, pero contribuyendo, al mismo tiempo, a perpetuar la opinión de que la formación de la economía y de la sociedad colonial fue relegada, a causa de estos enfrentamientos bélicos, hasta casi treinta años después de la conquista española. Esta tesis no tiene ya ningún fundamento. Un trabajo reciente sobre la época de la conquista (James Lockhart, Spanish Peru, 1532–1560: A Social History, Madison, Wisconsin, 1968), muestra claramente que, más allá del desorden y del caos impuesto por la conquista y por las guerras civiles, los españoles llevaban una vida económica y comercial bastante activa.

Tampoco parece que todos trataban de pasar como nobles al llegar al Perú. La sociedad de la conquista, como muchas otras sociedades trasplantadas desde ultramar, preservó en los primeros años la anterior jerarquía social de sus grupos sociales. Solamente los conquistadores más importantes ostentaban el “don”, en los casos en que no tenían derecho a ese título en España. El ennoblecimiento del español emigrado a la Colonia parece ser un fenómeno de épocas posteriores a la conquista misma. Si bien los conquistadores pudieron asumir un estilo de vida característico de la nobleza de España, ellos no reclamaron este título. Los títulos de nobleza fueron comprados a través de los siglos XVII y XVIII por los colonizadores, de suerte que a fines de la época colonial se constituyó, como estrato social, una nobleza de títulos. Pero esta nobleza no alcanzó tal rango como resultado de sus actividades en la conquista de América, sino por la compra de títulos de la Corona.

La discusión del Dr. Roel sobre la demografía colonial, cuyo conocimiento es esencial para evaluar la formación y transformación de la sociedad, es muy limitada por su dependencia nuevamente, de las fuentes secundarias, las cuales, a su vez, se basan en datos dudosos. Nadie discute ya la catástrofe demográfica del Perú en los años inmediatamente posteriores a la Conquista, pero lo que es discutible es la veracidad de los cálculos citados en la página 82. De las cifras de población citadas, solamente tres -las correspondientes a las fechas 1555, 1571 y 1796- se basan en conocidos censos generales de la población india. Las otras, o son completamente imaginarias -es el caso de la cifra de población atribuida a la época de Huayna Capac- o se basan en fuentes que son ellas mismas estimaciones generales o adiciones de censos locales que no pertenecen al mismo año, ni a la misma década. Presentar cifras tan específicas contribuye a difundir una falsa imagen de confiabilidad y certeza. Sólo sabemos con seguridad que la población india cayó bruscamente al comienzo de la Colonia, y que este declive prosiguió, a un ritmo menor, durante los dos siglos posteriores a la Conquista. Sin embargo, para conocer con exactitud la profundidad de este derrumbe y los ritmos de despoblamiento de la época colonial, es indispensable ir más allá de las fuentes secundarias: a los mismos archivos parroquiales y municipales. Es necesario, además, que el historiador, o el economista, se informe de los métodos y técnicas de análisis propuestos por la moderna demografía histórica. He aquí un fascinante tema que espera todavía su historiador.

Es un poco más difícil ejemplificar los otros defectos citados al comienzo de esta reseña. Las relaciones Colonia-Metrópoli constituyen de por sí un problema muy importante, porque implican distinguir la naturaleza específica de los mecanismos de dominación establecidos por España, y Europa, sobre el Perú. Todos afirman ahora, de manera simplista, que la historia del Perú no se entiende sino en relación a la historia del mundo. El Dr. Roel es muy consiente de este postulado y de esta exigencia, de ahí que todo su primer capítulo (pp. 13-49) represente un intento de situar al Perú dentro del marco europeo. Lamentablemente esta descripción es más que nada un resumen de la historia de España del siglo XVI al XVIII, pero una historia, y esto es un hecho más grave, sobre la cual el Dr. Roel no volverá a ocuparse más de manera explícita en los cuatro capítulos restantes del libro. La historia del Perú desde 1532 hasta nuestros días es la historia de una permanente relación con el mundo exterior, los cambios y las oscilaciones de aquella fueron la mayor parte de las veces resultado de las mutaciones de este último; hechos tremendamente graves y decisivos debieran merecer un examen más atento.

El prefacio general del Dr. Roel deja pues al lector la labor formidable de establecer por sí mismo, las formas en que esta situación específica de dominación condiciona y frena el desarrollo económico y social de la Colonia. La carencia de un análisis explícito de este nexo, se percibe claramente en sus discusiones sobre las actividades motrices de la economía colonial: la minería y los obrajes. Asimismo en la presentación del movimiento de los precios y la de la producción de metales. Algunas cuestiones fundamentales se dejan todavía sin respuesta: las tendencias seculares de crecimiento de la economía europea (siglos XVI y XVIII) y la tendencia secular depresiva de esta economía (siglo XVII) ¿Correspondieron, en el Perú y América, a fases de semejante prosperidad y depresión, o más bien a fases recíprocamente inversas? La dilucidación de este problema es de capital importancia para comprender, de una vez las condiciones que impulsan o detienen el crecimiento de una economía, dentro de una situación colonial. Igualmente, ¿las causas de la decadencia minera del siglo XVII en el Perú son causas internas, o más bien la crisis de la producción es el resultado directo del malestar de la economía metropolitana? Si esto último es el caso, ¿cuál fue entonces el mecanismo que facilitó la trasmisión de la crisis? Asimismo podemos seguir preguntándonos y preguntando al Dr. Roel: bastaba el control de la fuerza de trabajo o se necesitó también un cierto monto de capitales para poner en marcha la minería y los obrajes, y si es así, ¿de dónde vinieron aquellos? ¿Cuál fue, por otra parte, el destino del beneficio producido por estas actividades? El Dr. Roel (pp. 174-175) sugiere que este excedente fue invertido en la compra de las haciendas agrícolas, cuyos dueños, adeudados, se vieron en la necesidad de vender. Pero otros estudios, basados en el volumen de los capitales remitidos a Europa, indican que gran parte de este excedente no se quedó en la Colonia. Sabemos ya algo sobre las formas utilizadas por la Corona para drenar los recursos de sus colonias, pero la mayoría de los capitales remitidos a Europa pertenecieron a particulares. En estos casos, ¿cuáles fueron los mecanismos de succión de estos capitales?

La tercera parte del libro del Dr. Roel trata sobre la historia social de la Colonia. Ella muestra claramente las dificultades que surgen cuando se trata de separar economía y sociedad. La descripción de la sociedad colonial que aquí se nos ofrece es, en gran parte, un catálogo de estratos y de categorías sociales, extraídas mayormente de la legislación colonial y de los relatos de viajeros, todo lo cual queda truncado y sin relación perceptible a un mundo real. Este inventario de categorías sociales, agregado al cuerpo del libro como un apéndice, sin mostrar sus relaciones con las estructuras económicas y sociales, de los cuales los grupos sociales son la expresión externa, carece realmente de interés.

Finalmente, el libro está desprovisto de una estructura total, dentro de la cual los datos dispersos que lo componen podrían encontrar sentido y significado. Los hechos del pasado se pueden interpretar sólo en función de un sistema explicativo y provisorio de hipótesis, de una estructura que permita percibir la relación entre la multiplicidad de hechos concretos. Hasta para el escritor mismo, la falta de un concepto estructurante le ha llevado a algunas conclusiones equivocadas. Por ejemplo, al tratar el problema de la encomienda (pp. 89-94), afirma que ella duró hasta el siglo XVIII, supervivencia que el Dr. Roel explica por la incapacidad de cambio de la monarquía española. Cierto, la encomienda fue eliminada solamente en el siglo XVIII, pero la institución suprimida dos siglos después de la conquista; desde el punto de vista estructural, no fue la misma que existía desde el siglo XVI. El declive de la encomienda comenzó en el siglo XVI, cuando al encomendero se le prohibió de vivir entre los indios y de utilizarlos como sus servidores personales, y cuando el encomendero fue convertido en un pensionista que recibía una suma especifica de dinero de los oficiales reales. La eliminación de la encomienda en el siglo XVIII no significó la eliminación del poder del encomendero sobre los indios, sino el fin de las pensiones que él percibía de las cajas reales, las cuales, a su vez, estuvieron nutridas por el tributo de los indios. El ocaso del sistema de la encomienda como una fuente de poder económico y social, más bien que como una institución formal, se produjo a fines del siglo XVI y estuvo íntimamente ligado al desarrollo creciente de la autoridad real, al descenso de la población india, a la mayor complejidad que fue alcanzando la organización económica general, a la transformación de las estructuras económicas y sociales de la colonia. La naturaleza, de esta transformación, cómo y porqué ocurrió, ha sido muy poco comprendida por el Dr. Roel.

Una nota final, puesto que todo libro es un libro culpable. En la última década en América Latina y en el Perú se ha producido el enfrentamiento teórico y político de las múltiples fracciones de la izquierda. Queremos referimos aquí solamente a las variadas polémicas que nacieron al tratar de caracterizar la formación social latinoamericana de la colonia y su modo de producción dominante. Los que sostienen la tesis del carácter feudal o capitalista del Perú colonial encontrarán pocos argumentos en favor, o en contra en el libro del Dr. Roel, precisamente, por la ausencia de un problema o una problemática que guiase la investigación y la ordenación del material recopilado a costa de grandes esfuerzos.

En conclusión, pese a la admirable labor del Dr. Roel, hace falta todavía un estudio que presente una visión adecuada de la estructura económica y social del Perú colonial. Para alcanzarla es necesario, pues, otra concepción de la Historia. Esta Historia no puede ser más escrita a partir de viejos estudios, por la simple manipulación de sus conclusiones, aunque bajo una perspectiva distinta. El estudioso que desea examinar el pasado con una concepción nueva, debe ir directamente a las mismas fuentes históricas y debe buscar en ella las respuestas a problemas previamente formulados. Llegar a una Historia-problema será ya en el Perú una conquista muy grande en la espera, después, de pasar a una Historia-Teoría. Una Teoría, no un dogma ni un clisé, lo cual significa que ella puede modificarse y enriquecerse por la confrontación permanente con la materia histórica.

En todo caso, el libro del Dr. Roel constituye el más bello reto y estímulo a los historiadores de profesión. Sus logros y sus errores ayudarán a que éstos tomen conciencia de que los hombres sinceramente comprometidos con el cambio dé la sociedad peruana requieren, de manera urgente, otro tipo de Historia.


* Publicado en Humanidades, 4, 1972-1973, pp. 33-42. Agradecemos a los autores permitir la publicación de esta reseña.

 

Gladys Marel García-Pérez. Insurrection and Revolution. Armed Struggle in Cuba, 1952-1959. Boulder & London: Lynne Rienner Publishers, 1998.

 

Insurretcion an revolution 2

 

Hasta hace relativamente poco tiempo, en Cuba la historia de su revolución entre 1952 y 1959 había estado dominada por el recuento heroico de la lucha armada contra la dictadura de Fulgencio Batista. Así, se detalló el acontecer político cubano a partir de las acciones del “héroe” de la revolución, Fidel Castro, además de sugerir, con diferente énfasis, en su carácter socialista[1]. En tal sentido, estas investigaciones afirman, en base a diversos escritos, discursos y entrevistas de Castro y de las memorias de sus más cercanos compañeros en Sierra Maestra, que su éxito se debió básicamente a dos hechos:

1. El liderazgo indiscutible de Castro en la lucha contra Batista. Castro es mostrado como el líder innato de la revolución, no solo con ideas claras sobre las estrategias y objetivos a seguir sino con una actitud casi de apóstol. La figura del “héroe” a lo Carlyle es representativa en las siguientes afirmaciones de Saverio Tuttino en su Breve historia de la Revolución Cubana:

“La primera de las características peculiares de la revolución cubana es la de haber tenido una personalidad como Fidel Castro a su cabeza […] Cuando Fidel empezó a hablar de la necesidad de responder a la violencia con la violencia, las “condiciones objetivas” para hacer la revolución parecían muy lejos de existir en Cuba. Sin embargo, la personalidad de Fidel las supo reunir”[2].

2. La estrategia del foco guerrillero y su ubicación en el Oriente cubano fueron decisivas para el éxito de la revolución. Esto suponía que para la toma del poder político solo bastaba la organización de una guerrilla que se internará en una zona rural donde, a través de apoyo de la población campesina, pudiera crecer y así cercar a la ciudad[3]. De otra parte, el Oriente es considerado como el lugar ideal para iniciar la revolución porque “… siempre en Oriente el movimiento popular fue espontáneo: desde el estallido de la guerras de independencia hasta la lucha de los “realenguistas”, las tensiones raciales y sociales eran siempre más agudas que en otra parte”[4]. De esta manera, se afirmaba como exitosa la estrategia militar y política de Castro en la “sierra” sobre la de aquellos que centraron su lucha en las ciudades, el “llano”[5].

Teniendo en cuenta lo mencionado sobre la historiografía oficial de la Revolución Cubana se puede apreciar mejor los aportes de la historiadora cubana Gladys Marel García-Pérez[6] en su libro Insurrection and Revolution. Armed Struggle in Cuba, 1952-1959[7] donde analiza el movimiento de liberación nacional cubano dirigido por el Movimiento Revolucionario 26 de Julio (MR 26-7) en la provincia de Matanzas contra el segundo gobierno de Batista (1952-1959). La autora parte de dos hipótesis: la rebelión popular se desarrolló dentro de la sociedad con sus propios métodos de lucha y que el MR 26-7 se apropió de estos métodos. De esta manera, la autora asume una perspectiva historiográfica diferente sobre el análisis oficial de la revolución en Cuba. Por un lado, la analiza en base a fuentes poco utilizadas por otras historias de la revolución (documentos y prensa local y entrevistas a líderes locales) y desde un territorio diferente al Oriente: Matanzas, lugar más bien cercano a La Habana. Así,  observa las estrategias de otros actores sociales cubanos con el objeto de revalorar la importancia de las revueltas populares, de su carácter coordinado y así recuperar la importancia de los actores anónimos en el derrocamiento del régimen de Batista. De esta forma, el relato aborda el proceso local de la revolución pero sin dejar de lado el proceso nacional.

Insurrection and Revolution está organizado en 6 capítulos que de manera narrativa busca probar las hipótesis ya mencionadas. En sus tres primeros capítulos desarrolla los puntos de conflicto económico, social y político que generó el segundo gobierno de Batista en los diferentes sectores sociales cubanos y la ideología que los sustentó. El primer capítulo, “The Military Coup and its Aftermath”, aborda cómo Batista consiguió apoyo para el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 que derrocó al presidente democrático Carlos Prío Socarrás del Partido Auténtico así como las consecuencias que tuvo en el cuerpo militar y en la sociedad cubana. Básicamente, la autora afirma que Batista aprovechó el descontento de ciertos sectores militares –entre ellos una nueva generación de oficiales denominados los “puros”- con el régimen de Prío y que lo utilizó para llegar al poder bajo una bandera nacionalista y reformista que rememoraba los objetivos de la revolución de 1933 en la cual Batista había tenido un rol importante. La ausencia de los cambios proclamados por Batista, llevó a que dentro de las fuerzas armadas surjan grupos disidentes que busquen terminar con su régimen organizando complots e incluso colaborando con el MR 26-7. Así, García-Pérez menciona como se llegaron a organizar coaliciones civiles y militares como el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) que organizó el fallido ataque el campo Columbia en 1953 y cuyos  líderes y miembros conformaran después el MR 26-7. En ese mismo sentido, resalta como a lo largo del gobierno de Batista su relación con los militares se va deteriorando paulatinamente. Asimismo, destaca el rechazo al gobierno por parte de la población que de manera inmediata realizó diferentes tipos de manifestaciones encabezadas por trabajadores y estudiantes universitarios. Por último, se analiza la forma en que Batista logró mantenerse en el poder: la concentración del poder político, anulación de la constitución de 1940, utilización de las fuerzas armadas, uso de un discurso nacionalista, la manipulación de los conflictos entre los partidos y prácticas corruptas y gansteriles; medidas, por cierto, eran similares a las practicadas en su primer mandato (1940-1944).

En el capitulo 2 “A Generation on the March” García-Pérez analiza las influencias ideológicas que tuvo la generación cubana de 1950. Distingue dos grupos: los estudiantes que siguen los ideales antiimperialista de la revolución de 1933 (conformado por los seguidores de Raúl Chibás) y la Generación del Centenario (liderados por Fidel Castro y Abel Santamaría, ambos del partido Ortodoxo) que siguen los ideales independentistas de Martí y que creen en la lucha armada para establecer una república democrática. Así, García-Pérez descubre un nexo ideológico entre tres generaciones distintas: la de la independencia, la de 1933 y la de 1950. Este punto es importante porque demuestra como las ideas detrás de la revolución no fueron exclusivamente socialistas o marxistas sino que había un conjunto de ideales que confluían en criticar el orden existente desde una perspectiva democrática y republicana[8]. Asimismo, muestra el gran activismo político que existía en la universidad de La Habana de donde se conforman diversos grupos político-estudiantiles de gran actuación en la lucha contra la dictadura de Batista. De otra parte, se mencionan los diferentes métodos de lucha de trabajadores y universitarios. Los primeros utilizaron la lucha individual en sus lugares de trabajo y los segundos la toma de calles, mítines y denuncias públicas contra los atropellos del régimen y, posteriormente, la formación de guerrillas. Este tipo de acciones se van a incrementar conforme Batista proceda a reprimirlos. García-Pérez afirma que las clases populares emplearon otros medios tradicionales de lucha como acciones callejeras que se caracterizaron por ser espontáneos. La conjunción de todas estas fuerzas sociales llevó a que la rebelión nacional popular contra Batista se iniciara en la parte oeste de Cuba. En Matanzas la acción de los estudiantes fue importante debido a que de manera conjunta con los trabajadores realizaron diversas acciones políticas bajo un discurso patriótico. Un ejemplo de ello fue la celebración del aniversario de la muerte de Antonio Guiteras, un joven líder político nacionalista muerto en 1935 en su intento por retomar la política proclamada por la revolución de 1933 de la cual Batista había renegado. Esta lucha se dio en un contexto de crisis económica y de descontento laboral, los cuales son desarrollados por García-Pérez en el tercer capítulo, “The Political Economy of the Batista Government”, donde aborda como la política restrictiva del gobierno respecto a la producción de azúcar perjudicó de manera general a la economía rural cubana. Asimismo, señala como en otros sectores productivos y en el sector público se vivió una situación precaria donde el recorte de salarios y los despidos eran comunes. Este conjunto de problemas laborales llevarán a que el sector trabajador se vincule de manera decidida en la lucha armada.

La articulación política de diferentes sectores sociales (militares, trabajadores, estudiantes, profesionales, etc.) para derrocar a Batista se conseguirá con la conformación del MR 26-7. Estos temas son abordados en los capítulos 4, 5 y 6: “The July 26 Movement: Spontaneous Mobilization, Resistance, and Insurrection” y “Armed Struggle, Workers, and Guerrillla War” y “Toward January 1, 1959”, respectivamente. García-Pérez afirma que tras el frustrado intento de asalto al cuartel Moncada en 26 de Julio de 1953 y la fundación por parte de Fidel Castro del MR 26-7 este movimiento adoptará los métodos de lucha populares, la movilización táctica de trabajadores y de estudiantes. Muestra como en Matanzas de manera espontánea diferentes sectores de la población, estudiantes, pequeños municipios se levantaron contra el golpe de Batista en defensa de la democracia y la constitución de 1940. Destaca la labor de Mario Muñoz quien se convertirá en el primer jefe del MR 26-7 en Matanzas y que murió en el ataque al cuartel Moncada. La autora describe como las acciones rebeldes se extienden en el país por medio de la lucha armada, huelgas, sabotaje, propaganda contra el gobierno, etc. Es de importancia, asimismo, la acción política de los exiliados cubanos en México y Estados Unidos desde donde recababan fondos para la guerrilla y realizaban campañas de denuncia contra Batista. De otra parte, se resalta el desempeño de Frank País como líder nacional del MR 26-7 quien coordinará las acciones de diferentes grupos en provincias que procederán a realizar acciones de sabotaje (ataque a empresas, acueductos, corte de comunicaciones, etc.) en toda Cuba. Su asesinato en 1957 lejos de debilitar al MR 26-7 ocasionó que las movilizaciones y el repudió al régimen de Batista se acrecentara. Los líderes del MR 26-7 retomarán los planes de País y organizaron ataques a campos de cultivo de caña con el objeto de destruir las bases económicas del régimen. Esto creó tensiones entre el gobierno y los intereses de los azucareros mientras múltiples grupos armados hacían incursiones en provincias. En este contexto, el gobierno de Batista se desestabiliza cada vez más llegando a su caída en 1959.

Habría que mencionar que la investigación de García-Pérez no tiene mayores pretensiones teóricas para explicar las rebeliones que llevaron a la caída del régimen de Batista, su estilo es narrativo y en su bibliografía apenas cita libros o artículos de otros autores prefiriendo citar sus fuentes, además de no debatir con la versión oficial de la revolución cubana. Tal vez la respuesta es simple en la medida que García-Pérez vive aún en La Habana. Su objetivo es sencillo pero no por ello menos importante: dentro de la historia conocida de la revolución cubana inserta a otros actores locales hasta ahora ignorados y cómo estos influenciaron a la dirigencia a través de sus métodos de lucha. Así, se entiende que el triunfo de Castro tuvo un claro apoyo de las organizaciones locales. De esta manera, deja en claro que la caída de Batista no fue un hecho producto de una vanguardia militar revolucionaría sino de un movimiento nacional coordinado. Antes de entrar a reflexionar sobre sus conclusiones, es preciso resaltar que la autora pese a su intento de rescatar a los actores locales olvidados, su relato de la revolución sigue siendo predominantemente masculino. Las mujeres, cuando aparecen, son mostradas como actores secundarios tanto en la sierra como en el llano. Hubiera sido muy interesante que la autora incluyera los resultados de sus investigaciones sobre el tema en este libro[9]. Sin embargo, su brevedad –poco más de 130 páginas- hace que muchos temas sean tratados de manera muy sucinta.

Volviendo a las conclusiones anteriormente mencionadas, es preciso señalar que estás tienen implicaciones teóricas y políticas de importancia cuando se compara la experiencia guerrillera cubana con otras experiencias latinoamericanas. En primer lugar, que la teoría del foco guerrillero fue sobrevalorada a favor de la propaganda política del nuevo gobierno cubano liderado por Castro. En segundo lugar, este hecho explicaría en parte como la táctica revolucionaria cubana importada a otros contextos latinoamericanos no tuvo éxito, evidente en el caso de Perú y Bolivia. En tal sentido, el marco teórico de Charles Tilly sobre la acción colectiva[10] puede ser muy útil para establecer mejor las diferencias entre la revolución cubana y otras experiencias guerrillas; es decir, teniendo en cuenta los recursos con que contaron las organizaciones sociales y políticas que movilizaron a la población y los alcances geográficos (local o nacional) y las motivaciones de la acción colectiva (personal o simbólica). Siguiendo a García-Pérez notamos que en Cuba existían diversas organizaciones (militares, sindicatos, federaciones de estudiantes, asociaciones, partidos políticos) que contaban con recursos materiales e ideológicos para movilizar a la población incluso en el extranjero con el grupo de exiliados. Si bien cada organización tenía intereses particulares e inmediatos (p. e. los militares y los trabajadores) sus acciones tenían un componente simbólico común (nacionalismo, defensa de la constitución, antiimperialismo, etc.) que les legitimaba y los articulaba con grupos de otras regiones geográficas dándole un carácter nacional. Así, un punto importante –y no trabajado por García-Pérez- es el alcance nacional de los medios de comunicación: la prensa y sobre todo la radio. Cada acción rebelde fue publicitada por los medios de comunicación así como los atropellos de Batista; además, era utilizada para proteger los derechos civiles de los rebeldes capturados. Así, para la dictadura de Batista la represión indiscriminada tenía un alto costo político nacional e internacional debido a los medios de comunicación[11]. Si bien ello no impidió que cometiera atropellos y asesinatos selectivos estos le significaron agravar la crisis política, como fue en el caso del asesinato de Frank País.

El estado, por último, es otro tema poco abordado en Insurrection and Revolution. Si bien el libro de García-Pérez nos ofrece mucha información sobre los recursos de las organizaciones sociales que enfrentan a Batista no sucede lo mismo con el estado cubano. Si hubo tanta resistencia a su golpe militar ¿Cómo pudo durar en el gobierno cerca de 7 años? La represión indiscriminada no puede ser la única explicación. Su mención a la manipulación de los conflictos entre los partidos, las prácticas corruptas y gansteriles y la concentración del poder mediante la anulación de la constitución de 1940, es muy sucinta y merecerían un análisis más detenido. Además, de manera implícita, se ve al estado como el campo de lucha o el premio final en la lucha por el poder y no como un actor importante en los conflictos políticos. Una caracterización del estado cubano durante su primer medio siglo significaría comprender sus bases fiscales y su consecuente grado de autonomía, su capacidad represiva, la influencia de las clases altas y sus proyectos políticos de corto y largo plazo. Una exploración de la política cubana en la primera mitad del siglo XX muestra lo complejo de su proceso de consolidación como estado y nación donde resaltan además de la conflictividad política, la creación paulatina de organizaciones políticas (partidos políticos) y civiles (sindicatos), además del fortalecimiento institucional del estado cubano sobre todo a partir del primer gobierno de Batista (creación de ministerios, la implementación de la constitución de 1940 y la anulación de la enmienda Platt) [12]. Estos cambios son importantes teniendo en cuenta que recién a fines del siglo XIX Cuba se independiza de España. Habría que agregar que todo esto se desarrolla en un contexto económico de dependencia de los precios del azúcar, el control extranjero de empresas y la falta de diversificación económica lo cual será un serio limitante en la autonomía fiscal del estado cubano.

En suma este contexto permite formular preguntas cuya respuesta harían del análisis de la revolución cubana más complejo. Así, por ejemplo, ¿Quiénes legitimaban el poder del estado en las décadas de 1930 y 1950? En los 30: el ejército, EEUU y mucho menor medida los grupos políticos civiles. Hacía la década de 1950 el poder del ejército sobre el estado hace más débil pero no menos importante y surge un aparato estatal más autónomo pero dependiente de los ingresos fiscales que genera la exportación de azúcar. Asimismo, el crecimiento del aparato estatal y la falta de diversificación económica creó un grave problema económico y político: para la década de 1950 el 11 % del PEA en Cuba estaba en el aparato estatal. De otra parte, crece la importancia de los partidos políticos ¿Qué características y con qué recursos contaban partidos como el Auténtico y el Ortodoxo? ¿Qué bases sociales tenían? Y pasando al ámbito internacional, otras preguntas importantes son ¿hasta qué punto la influencia de Estados Unidos limitó o no la acción del estado? ¿Qué características tuvo? ¿El contexto de Guerra Fría qué influencia tuvo? Finalmente, es inevitable no comparar la coyuntura revolucionaria de 1933 con la de 1952 y 1959. En ambos hubo un fuerte discurso nacionalista, movilización de trabajadores y estudiantes, similares métodos de lucha armada y ambos tuvieron éxito en derrocar un régimen dictatorial, aunque ambos configuraron un régimen político distinto. Un análisis de los repertorios de la violencia nos daría una mayor evidencia sobre la novedad de la lucha guerrillera del MR 26-7. Esto nos proporcionaría, además, una geografía de los conflictos sociales y distinguir, por ejemplo, las características de la acción colectiva entre el llano y la sierra de estructuras sociales y económicas diferentes. Para concluir esta reseña, solo resta mencionar que las críticas que suscita el libro de García-Pérez no pretenden desmerecer su trabajo, muy al contrario, las reflexiones que sugieren muestra la importancia de los temas tratados en su investigación, muy útiles no solo para el conocimiento de la historia política de Cuba sino también de América Latina.


[1] Ver por ejemplo Marta Harnecker. Del Moncada a la Victoria. La estrategia política de Fidel. México: Editorial Nuestro Tiempo, 1986.

[2] Saverio Tuttino. Breve historia de la Revolución Cubana. México: Era, 1979. p. 72.

[3] Sobre la teoría del foco guerrillero ver: Ernesto Guevara. La guerra de guerrillas. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1978.

[4] Saverio Tuttino. Breve historia… p. 72.

[5] Una imagen que aún sigue vigente en los estudios cubanos, como por ejemplo en Martín Lopéz Aválos. “El llano y la sierra: dos concepciones insurreccionales en la revolución cubana”. En: Ignacio Sosa. Insurrección y democracia en el Circuncaribe. México: UNAM, 1997.

[6] Investigadora del Instituto de Historia y del Centro de Estudios de Martí. Entre otras publicaciones tiene: Memoria e Identidad: un Estudio Específico. Premio Ensayo, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1995; “Armed Struggle, Workers and Guerrilla War” En Lynne Rienner, Insurrection and Revolution Armed Struggle in Cuba, 1952-1959, Boulder Publisher, Colorado-London, 1998; “Género, Historia y Sociología. Cuba. Siglo XX: Mujer y Revolución. Algunos apuntes sobre estudios de caso de familias a partir de la perspectiva de Nación y Emigración.” Revista Santiago, Universidad de Oriente, No. 86, 1999.

[7] Hay una reciente edición en español titulada Insurrección y revolución (1952-1959). La Habana: Ediciones Unión, 2006.

[8] Este punto es trabajado por Martín Lopéz Aválos. “El llano y la sierra…”.

[9] Este tema lo trata en “Género, Historia y Sociología. Cuba. Siglo XX: Mujer y Revolución…”

[10] Charles Tilly. From mobilization to revolution. New Cork: Random House, 1978; “Reflexiones sobre la lucha popular en Gran Bretaña, 1758-1834”. En: Política y sociedad. Nº 18 (1995): 115-148.

[11] Para tener una idea sobre la importancia que daba Batista a su imagen internacional así como el rol político de los exiliados ver: Salvador E. Morales y Laura del Alizal. Dictadura, exilio e insurrección. Cuba en la perspectiva mexicana, 1952-1958. México: SRE, 1999.

[12] Ver al respecto Louis A. Pérez Jr. “Cuba, c. 1930-1959”. En: Leslie Bethell (ed.) Historia de América Latina. 13. México y el Caribe desde 1930. Barcelona: Crítica, 1998. pp. 151-182.