Archivo de la etiqueta: Historia

Joaquín de la Pezuela. Compendio de los sucesos ocurridos en el ejército del Perú y sus provincias (1813-1816). Edición y estudios introductorios de Pablo Ortemberg y Natalia Sobrevilla. Santiago de Chile: Centro de Estudios Bicentenario, 2011.

[1]

Joaquín de la Pezuela (1761-1830) fue el penúltimo virrey del Perú. Militar de profesión, con amplia experiencia en Europa, llegó al virreinato peruano en 1806 encargándose de la subinspección de artillería de Lima. Como general dirigió con relativo éxito al ejército realista enviado por el virrey José de Abascal para enfrentar a las fuerzas disidentes de Rio de la Plata. A partir de 1816, ya como virrey, tuvo que sufrir serios reveses militares en el Alto Perú y Chile, terminando abruptamente su mandato en enero de 1821 cuando un grupo de sus más altos oficiales se amotinaron en Aznapuquio acusándolo de debilidad ante el enemigo. Le sucedió en el cargo el general José de la Serna quien después de cuatro años de férrea resistencia frente a los ejércitos de los generales José de San Martín y Simón Bolívar terminará por reconocer la independencia del Perú.

Pezuela_portada

El Compendio de los sucesos ocurridos en el ejército el Perú y sus provincias es el diario de campaña que Pezuela escribió como general del ejército realista del Alto Perú entre 1813 hasta 1816. Como Natalia Sobrevilla menciona en su estudio introductorio, el Compendio se divide en dos partes, de las cuales, hasta algunos años, solo se tenía noticia de la primera, que tuvo dos ediciones en Lima (1955 y 1971) en base a una versión parcial que se halla en la colección Diego Barros Arana de la Biblioteca Nacional de Chile. La segunda parte, tomada de un ejemplar de la colección Pezuela de la Biblioteca Menéndez Pelayo en Santander (España) se editó en Bolivia el 2007. La presente edición utiliza este ejemplar y publica todo el Compendio incluyendo las ilustraciones, mapas y escudos que se encuentran en el original. Estas son de gran ayuda para comprender la formación de las tropas en el campo de batalla aludidos en el texto como también el lenguaje de los símbolos e inscripciones en los escudos y medallas otorgadas a ciudades o individuos por su participación en la guerra.

El relato del Compendio se ubica geográficamente entre las ciudades y pueblos de La Paz, Cochabamba, Oruro, La Plata, Potosí y Cotagaita en el entonces Alto Perú (actual Bolivia) y las de Jujuy, Salta y Tucumán en las provincias interiores de Rio de la Plata (actual Argentina). Este territorio había pertenecido al virreinato peruano hasta 1776 cuando pasó al recién formado virreinato de Rio de la Plata. Hasta entonces, como ya los clásicos trabajos de Carlos Sempat Assadurian han demostrado, estas regiones conformaban parte de un espacio económico articulado entre Lima y Potosí[2]. Con todo, para inicios del siglo XIX la región minera altoperuana mantenía un activo comercio con las provincias interiores rioplatense -que le proporcionaba alimentos, ganado y animales de carga- y con algunas regiones peruanas como Cuzco y Puno. Es claro que estas relaciones no eran solo económicas sino también políticas y sociales. Por ello, es comprensible que tras la crisis monárquica y la Revolución de Mayo (1810) el Alto Perú adquiriera, económica y políticamente, una posición estratégica de gran importancia para el virreinato peruano y la Junta de Rio de la Plata, convirtiéndose en el escenario de la primera etapa de una guerra que definirá la independencia sudamericana. El Compendio de Pezuela se inserta en esta importante coyuntura, permitiendo establecer no solo una cronología de los hechos sino también las características de la guerra.

La primera parte del Compendio empieza describiendo brevemente como el Ejército del Norte de la Junta de Rio de la Plata dirigidas por Juan José Castelli pierde el control de las provincias del Alto Perú en 1811 ante la ofensiva del ejército realista bajo el mando del general José Manuel de Goyeneche. Los realistas llegaron hasta Tucumán, pero su estrepitosa derrota en Salta en febrero de 1813 ante las huestes de Manuel Belgrano llevó a destruir todo lo ganado. Es más, varios oficiales fueron apresados y obligados a capitular y jurar que no se enfrentarían más al ejército rioplatense. A los pocos meses, Belgrano tomó Potosí y Oruro. En este contexto, Pezuela asume el mando del ejército realista en abril de 1813 y trata reconstituirlo para detener el avance de Belgrano. Su viaje de Lima al Alto Perú le deja constancia de la conflictividad que hay en algunas ciudades entre la elite local y los gobernadores y más aún de la dificultad de reunir oficiales y tropa: muchos oficiales que capitularon regresaron a sus tierras, parte de la tropa indígena debido a una especie de lealtad personal al general Goyeneche se retiraron también; y otros simplemente huyeron. Así, cuando Pezuela llega a Oruro en julio de 1813 lo poco que quedaba del ejército estaba en completa desorganización. A ello se sumaba, según Pezuela, el ambiente hostil de los indígenas del Alto Perú que “aborrecían al soldado, al oficial y a todo lo que sea del rey” y, por intermedio de curas y caciques, apoyaban a los insurgentes (9). Aquí Pezuela presta atención a las características de la tropa indígena, la necesidad de vigilarlos ante el peligro de deserción y como iban acompañados de sus mujeres que les proveían de alimento. Pese a los problemas mencionados, Pezuela reconstruye su ejército y a los pocos meses tendrá batallas decisivas en Vilcapuguio y Ayohuma, consiguiendo la victoria. Para inicios de 1814 se establecen “tribunales de purificación” en las provincias retomadas y se reparten indultos. Sin embargo, pronto el panorama cambió al llegar las noticias de la derrota de las fuerzas realistas de Montevideo en mayo de 1814. Ello significaba que las fuerzas insurgentes obtendrían nuevo apoyo, hecho que se hizo realidad al otorgarle el mando del Ejército del Norte a José Casimiro Rondeau, quien formó parte del sitio a Montevideo. A ello se sumaba el inicio de una rebelión en el Cuzco, lo que hacía que el ejército realista tuviera enemigos por dos frentes. En este punto es interesante la preocupación que muestra Pezuela sobre la circulación de noticias falsas provenientes de los insurgentes que informaban que la ciudad de Lima había caído y que el virrey Abascal fue apresado. Estas noticias generaban desconcierto y hacían mella en la lealtad de la población hacia el rey. Pezuela trato de controlar el flujo de noticias, incluso limitando la correspondencia privada. A pesar de estas medidas, nuevamente fueron atacadas las autoridades realistas en los pueblos del Alto Perú. Estos hechos llevaron a Pezuela a replegar sus fuerzas y enfrentarse con relativo éxito a las guerrillas y caudillos rebeldes, controlando nuevamente para 1815 Chuquisaca, Chayanta, Oruro y La Paz. Para junio de 1815 llegaron nuevamente malas noticias a Pezuela: la expedición al mando del Mariscal Pablo Morillo, enviada desde la península por Fernando VII, ante la caída de Montevideo se desvió a Caracas. Ello significaba que no había más apoyo ante una segura arremetida del ejército insurgente. Aquí termina esta primera parte donde además Pezuela agrega lo acontecido con la expedición a cargo del general Juan Ramírez, enviada para contener la rebelión del Cuzco que amenazaba expandirse por el sur andino. Derrotada la rebelión, las fuerzas realistas pudieron concentrar fuerzas para defenderse de un nuevo ataque.

La segunda parte del Compendio presenta los preparativos para el inevitable enfrentamiento del ejército de Pezuela contra el Ejército del Norte. El general resalta los contratiempos, su enfermedad y la desventaja numérica de sus tropas. La batalla de Wiluma en noviembre de 1815 marca la derrota del ejército rioplatense sobre el Alto Perú y el repliegue definitivo de sus fuerzas. Aun así el ejército realista no tendrá tiempo de aprovechar esta victoria y deberá enfrentar la resistencia de caudillos indígenas y rebeldes criollos en el Alto Perú. Es interesante en este punto el relato de Pezuela sobre las medidas represivas que llevo a cabo para castigar a los rebeldes y colaboracionistas. Justifica la ejecución de guerrilleros, caudillos, libertos negros y traidores dado que ellos no se movían dentro de las reglas de la guerra convencional. Los sacerdotes y mujeres si bien no fueron ejecutados en consideración a su “estado” se les llevo lejos de sus pueblos con el objeto de “purificar” el territorio donde “ideas novadoras” circulaban ampliamente (133). De los sacerdotes, Pezuela decía que habían convertido su misión evangélica en “apostolado de sonada libertad o desenfreno”. Las mujeres, de otra parte, habían usado la “seducción de su carácter” y el poder de sus “encantos” para adquirir “prosélitos de la infidencia” (126). El Compendio termina con el nombramiento de Pezuela como virrey. Ya entonces el Alto Perú no era una zona de riesgo para el virreinato peruano. Así, cuando Rio de la Plata busque definir la independencia continental seguirá otra estrategia: dirigir el ejército libertador por Chile y de ahí a Lima. Y tuvo éxito. En 1821 José de San Martín entró con su ejército a Lima y proclamó la independencia, la cual será sellada definitivamente por el ejército de Bolívar en 1824. Respecto al Alto Perú, su independencia se concretó todavía en 1826; así, el último baluarte del poder español en América del sur se convirtió en la república de Bolivia.

En términos generales, el Compendio describe dos formas de hacer la guerra: las batallas donde se sigue determinadas tácticas y reglas, que es la que se describe con cierto detalle y donde Pezuela resalta su genio estratega; y la de guerrillas, la del día a día, de ataques imprevistos, considerado menos “civilizado” y que el ejército reprime cruelmente a manera de escarmiento. En la primera, los protagonistas son los oficiales y el trato a los prisioneros es “civilizado”. En la segunda, en cambio, caudillos e indígenas ocupan un lugar preeminente, asociándose sus tácticas al “salvajismo”. Otro ámbito, antes del mismo enfrentamiento, es lo que se pude llamar la “guerra de propaganda” donde circulan impresos y manuscritos usados por determinados agentes (sacerdotes, mujeres) para ganar a su favor a la población local. En tal sentido, se tiene una imagen de la guerra que puede ser un complemento de otro diario como el de José Santos Vargas que cubre los años de 1814 a 1825 en el mismo territorio[3]. Así, el Compendio de Pezuela no es solo una fuente de datos circunscrito a un determinado espacio nacional o una mirada parcial de la guerra por parte de un alto oficial realista justificando su proceder; su alcance es mayor y permite, con otras fuentes, ampliar nuestra mirada sobre diversos aspectos sociales y culturales de la guerra. Su riqueza lo evidencia Pablo Ortemberg, por ejemplo, en su interesante estudio introductorio a la presente edición donde explica el uso del culto mariano y el establecimiento de Vírgenes generalas por parte de los ejércitos realista e insurgente como un medio de cohesión de la tropa y legitimidad política. Es de esperar que esta edición completa de este Compendio sirva para problematizar y ayudarnos a comprender la complejidad del proceso de independencia hispanoamericano.


[1] Publicado en Historia Mexicana, vol. LXII, número 3, enero-marzo 2013, 1324-1329. Versión PDF.

[3] José Santos Vargas, Diario de un comandante de la independencia americana. 1814-1825. Transcripción, introducción e índices de Gunnar Mendoza. México, Siglo XXI, 1982. Al respecto, ver el interesante estudio de Marie-Danielle Demélas. Nacimiento de la guerra de guerrilla. El diario de José Santos Vargas (1814-1825). La Paz: IFEA/Plural, 2007.

Eduardo Dargent y José Ragas (comps.). Contra-historia del Perú. Ensayos de historia política peruana. Lima: Mitin editores y 50+1, 2012.

Contra historia   Contra-historia del Perú ha sido uno de los libros de historia más publicitados y vendidos del 2012.  Escrito por historiadores (José Ragas, Charles Walker, Natalia Sobrevilla, Mauricio Novoa y Carmen Mc Evoy), periodistas (Javier Barreda y Carlos Cabanillas) y politólogos (Martín Tanaka y Eduardo Dargent) los nueve ensayos plantean escenarios alternativos a hechos políticos claves en la historia del Perú. En conjunto, las reseñas, notas y entrevistas periodísticas tanto en la prensa como en la televisión se mostraron interesados por la propuesta del libro. De los ensayos del libro, sin embargo, los que llamaron más la atención de los medios fueron los vinculados a la política contemporánea: sobre cómo sería el escenario político actual  si Keiko Fujimori hubiera ganado en las últimas elecciones presidenciales, qué hubiera pasado con el gobierno de Alberto Fujimori si no hubieran aparecido los “vladivideos”, si Mario Vargas Llosa ganaba las elecciones de 1990 o, yendo décadas más atrás, si Víctor Raúl Haya de la Torre ganaba las elecciones de 1962. El siguiente vídeo corresponde a la presentación del libro realizada en la 17° Feria Internacional del Libro de Lima el lunes de 23 de julio de 2012.  Los comentarios estuvieron a cargo del politólogo Martin Tanaka (autor de uno de los ensayos del libro) y el historiador Antonio Zapata. Ambos tuvieron diferentes estrategias para comentar el libro. Así, mientras Tanaka (minutos 1:27-15:36) resaltaba la novedad del análisis contrafáctico en la historia y de sus posibilidades analíticas con ejemplos provenientes de la ciencia política,  Zapata (minutos 15:50-35:53) hizo una análisis más minucioso y crítico de los ensayos. La claridad de su análisis y exposición,  su atención a la metodología contrafáctica y la contextualización del libro dentro de los discursos de la historiografía peruana  de fines del siglo XX lo convierte, a mi entender, en un modelo de  reseña académica.

_______________________________________________________________________________

https://www.youtube.com/watch?v=WNlr0wVsCwY

Fuente: El Reportero de la Historia ___________________________________________________________________________

Víctor Peralta Ruíz. La independencia y la cultura política peruana (1808-1821). Lima: IEP, Fundación M. J. Bustamante de la Fuente, 2010.

[1] Víctor Peralta Ruíz es el historiador peruano que más ensayos y artículos ha escrito en los últimos años sobre los efectos políticos y culturales de la crisis monárquica de 1808 en el virreinato peruano y cómo estos eventos terminaron en la independencia. El presente libro, continuación de otro que cubre el gobierno del virrey José Fernando de Abascal[2], brinda una muy interesante síntesis de su trabajo del que ya se ha tenido adelantos en algunas de las principales obras colectivas sobre el bicentenario de las independencias en América hispana[3].

La investigación de Peralta, como se deduce del título del libro, se encuentra dentro de los estudios históricos sobre cultura política, que es definida por el autor como “los valores, las expectativas y las prácticas simbólicas que moldean las intenciones colectivas con relación a un sistema político a partir del lenguaje, el imaginario y otras formas de representación” (15). Peralta considera importante esta perspectiva porque le permite trascender las posiciones ideológicas que existen bajo las tesis historiográficas nacionalistas y revisionistas que definen la independencia peruana como “concebida” (hecha por los propios peruanos) o “concedida” (realizada por extranjeros), respectivamente, proponiendo una lectura diferente de ese proceso más atenta a los cambios en el imaginario y en la acción política. En tal sentido, el autor distingue en América hispana dos recorridos de la cultura política: la que se guió bajo el influjo del liberalismo de las Cortes de Cádiz (Perú, México y el Caribe) y otra marcada por opciones autonomistas donde se mezcló el lenguaje republicano con el pactista del Antiguo Régimen (Nueva Granada, Venezuela, Rio de la Plata y Chile) (16). Su hipótesis es que “la cultura política en el virreinato peruano pudo transformarse y modernizarse debido a la recepción del liberalismo hispánico” (17). En este proceso distingue tres etapas: la coyuntura fidelista de 1808 a 1810, caracterizada por la politización de la población peruana por medio de la reacción anti napoleónica, el auge del liberalismo hispánico entre 1810 y 1814, y la de su interrupción y colapso entre 1814 y 1820, donde pese a no lograr ser suprimido se mantuvo hasta las guerras de independencia cuando prevaleció el lenguaje político republicano.

Este libro consta de cuatro partes. La primera, “La crisis de la monarquía y sus repercusiones en la América española”, consta de dos capítulos. El primero, recapitula los confusos acontecimientos políticos que generaron la invasión francesa a España y la abdicación de Carlos IV y Fernando VII. Las pugnas entre la Junta de Sevilla y la Junta Central por encabezar el gobierno y la resistencia al invasor español, los problemas de incertidumbre y confusión que ello ocasionó en la América española que llevaron a la formación de juntas y movimientos autonomistas. En el segundo capítulo el autor analiza a partir de dos casos, Miguel José de Azanza y Benito María de la Mata Linares, el rol de los españoles que apoyaron a los funcionarios franceses de José I. La explicación de su colaboración apunta al hecho de que “afrancesados” y franceses compartían un mismo proyecto político ilustrado. Por ello, realizaron una labor de asesoramiento sobre América y trataron de influir en los americanos para que aceptaran la autoridad francesa. Sin embargo, su empresa no tuvo éxito y tras la derrota de Napoleón, ambos se exiliaron.

En la segunda parte, “Los acontecimientos de 1808 a 1810 en el Perú”, se aborda la etapa fidelista previa a la del liberalismo gaditano. El tercer capítulo presenta una visión general sobre la política peruana desde las reformas borbónicas a 1808 con el objeto de mostrar las actitudes de la población ante la crisis monárquica. A diferencia de la historiografía nacionalista que ubica las reformas borbónicas como las “causas internas” que generaron movimientos e ideólogos “precursores” de la independencia, Peralta muestra que estas no ocasionaron una especie de “trauma” y que se mantuvo una identidad de “reino” fiel a la monarquía. En el cuarto capítulo, Peralta cuestiona la explicación del fidelismo peruano como una actitud oportunista y pasiva ¿Por qué habría de serlo si la noción de separatismo no dominaba en esta coyuntura? Más bien la pregunta que se plantea es ¿Por qué no surgió en el Perú de 1808 una opción autonomista? La explicación que da Peralta es que la política fidelista seguida por el virrey Abascal prevaleció desde antes del establecimiento de la cortes de Cádiz a diferencia de otros lugares y que al surgir los movimientos autonomistas en las otras regiones de América, la elite peruana temerosa que el desorden político les perjudicara apoyaron a Abascal. Así, este virrey pudo enfrentar con relativo éxito la coyuntura política de la Junta Central. El quinto capítulo muestra como en el bienio 1808-1809 la política de Abascal a favor de la monarquía a través de la difusión de escritos anti napoleónicos politizó el espacio público peruano y transformó el vocabulario político permitiendo actitudes críticas al gobierno (p. e. al primer ministro Manuel de Godoy) a partir de los conceptos de “arbitrariedad” y “despotismo”.

La tercera parte del libro, “Abascal y la época de las cortes de Cádiz”, es la central. En el sexto capítulo analiza la prensa que circuló en Lima desde fines del siglo XVIII hasta 1820, Peralta parte de la afirmación de François-Xavier Guerra de que en América, en la coyuntura de la crisis monárquica, no hubo una transición a un espacio público moderno de discusión y debate público. Lo que dominó en este espacio fue una visión de unanimidad, donde la información era un atributo privativo de la autoridad que ejercía su control. En este contexto no hay debate posible. Si hubo alguno fue a nivel continental, en la guerra de propagandas entre, por ejemplo, Lima contra Chile y Buenos Aires. Peralta cuestiona en parte este argumento y ve como la prensa peruana tardo colonial en sus distintas fases configuró un espacio público que ya en 1821 rompió con la unanimidad. En el séptimo capítulo, Peralta señala que la historiografía sobre el gobierno de Abascal se ha concentrado en su absolutismo, dejando de lado que en esta coyuntura sucedió algo muy importante: el surgimiento y desarrollo de un discurso antiautoritario hecho por los simpatizantes del liberalismo hispánico. Señala asimismo que este tuvo tres soportes: la recepción y asimilación de impresos anti napoleónicos (1808-1810), la libertad de imprenta (1810) y los movimientos autonomistas y su propaganda política. Por último, el octavo capítulo analiza el establecimiento de los ayuntamientos constitucionales y las diputaciones provinciales en Cuzco y Lima. Muestra cómo las primeras, dado el control local del proceso electoral, se caracterizaron por la negociación y el conflicto entre las elites criollas y peninsulares debido al voto indirecto de dos grados y la posibilidad de negociar en las mesas. En estas elecciones los criollos obtuvieron una mayoría de puestos. En otros ayuntamientos, la figura de los curas y los subdelegados, quienes controlaban los padrones electorales, es de importancia en las negociaciones y conflictos electorales. Finalmente, en las elecciones para las diputaciones provinciales debido un sistema de elección de cuatro grados, que no permitió que las elites locales pudieran ejercer influencia, el virrey logró su control.

En la última parte, “De la Restauración a la ruptura política”, el noveno capítulo, muestra como durante el gobierno del virrey Joaquín Pezuela se reactivó la retórica fidelista y en 1820, con el restablecimiento de la constitución de Cádiz, puso en práctica nuevas elecciones. Peralta, más allá de las tesis revisionistas, como la de Timothy Anna, que atribuyen a la bancarrota económica del virreinato la explicación de la tardía adhesión de la elite peruana a la independencia, llama la atención sobre la política de este periodo para comprender la transición del absolutismo al liberalismo[4]. De una parte, Pezuela utilizó la prensa para afianzar la lealtad monárquica de la población divulgando información que buscaba incentivar el temor sobre los efectos desastroso que traería la independencia en lo moral y político. Además, el restablecimiento de la Constitución de Cádiz, lejos de ser un hecho sin importancia, como señalan Anna y Brian Hamnett, fue la oportunidad de restablecer el liberalismo a través de elecciones de cabildo y diputación provincial[5]. Sin embargo, el golpe de Estado contra Pezuela, de parte de José de la Serna significó un serio revés para la legitimidad de la autoridad hispana en el Perú ya que este no tenía autorización del rey. Finalmente, en el décimo y último capítulo, Peralta, a manera de síntesis del libro, analiza las ideas jurídicas y políticas de Manuel Lorenzo Vidaurre. Muestra cómo de ser un personaje que abrazó los postulados de la ilustración y el liberalismo hispánico mantuvo su fidelidad a la monarquía hasta el último momento y, debido a los vaivenes políticos españoles, terminó plegándose a la república. Ello, según Peralta, demostraría “el arraigo que tuvo el liberalismo hispánico en la transformación de la cultura política peruana” (309).

Como se mencionó al comienzo de esta reseña estamos ante un libro importante, ejemplo de una perspectiva que desde François-Xavier Guerra ha cambiado nuestra manera de valorar la crisis monárquica de 1808 y la historia política hispanoamericana. Asimismo, como ya se ha mencionado, no le huye a la crítica y cuestiona varios planteamientos que la historiografía nacionalista y revisionista han defendido. Dicho esto, habría que agregar que este libro además de sintetizar las virtudes y fortalezas de cierta historiografía política, señala también sus limitaciones. En tal sentido, me concentraré en su manera de abordar el tema de la cultura política.

Uno de los métodos para analizar la cultura política es el del lenguaje político. Peralta hace uso de este tipo de análisis pero no define a qué se refiere con ello y a lo largo del texto lo intercambia con el de discurso político. Pero si por lenguaje político se entiende como un análisis de los conceptos políticos a la manera de Javier Fernández Sebastián, citado en su bibliografía, por la manera de proceder más bien parece que lo que hace es una historia de las ideas en un sentido tradicional. Ello es evidente en varios capítulos del libro. Por ejemplo, los 5, 7 y 10. En el primero, Peralta menciona que analizará el lenguaje político que hay tras los conceptos de “despotismo” y “arbitrariedad” pero en realidad solo es una promesa porque en el texto no hay tal análisis a menos que se entienda por eso hacer alusiones al sentido general de las obras que reseña. Algo similar ocurre con el pensamiento jurídico de Vidaurre donde se resume ideas y establece filiaciones y no hay un examen, por ejemplo, del sentido de la justicia entre el antiguo y nuevo régimen. De otra parte, en un tema tan importante como la crítica local a las autoridades a partir del ejemplo de Godoy, tampoco queda claro en el texto cómo cambió el lenguaje político. ¿Acaso las críticas a los funcionarios no se pueden encontrar en otros contextos conflictivos? ¿Cuál es la diferencia con discursos similares en el siglo XVIII? ¿Hay algo nuevo en las críticas al gobierno? Si el lenguaje político es entendido como un modo peculiar de producir conceptos políticos, entonces, se podría comprender qué cambio de una coyuntura política a otra pero esta no es la perspectiva de Peralta. El liberalismo hispánico se reduce a un discurso contra la arbitrariedad y el despotismo pero no se precisan si hay cambios en conceptos como nación, ciudadano, constitución, libertad u orden. En tal sentido, parafraseando a Alan Knight[6], se puede afirmar que Peralta hace un uso descriptivo del concepto de cultura política. Estas limitaciones también son evidentes en el capítulo 6, donde Peralta cuestiona en parte la idea de Guerra respecto a que el espacio público americano no se caracterizó por el debate racional de ideas sino más bien por su unanimidad. Pero ¿no es problemático el uso que hace Guerra del concepto de unanimidad para definir un tipo de espacio público? ¿No apela acaso a una visión demasiado esquemática e idealizada de la modernidad política que tanto se le ha criticado últimamente? Como menciona Elías Palti, el sentido de la unanimidad no es unívoco, no es “tradicional” o “moderno” en sí mismo, y para su definición es necesario conocer la red discursiva en que se produce[7]. A Peralta no le convence el modelo de Guerra y muestra como la prensa limeña influye en el espacio público, sin embargo, lejos de cuestionarlo del todo se ciñe finalmente a sus términos: el control de la información por parte de la autoridad y la falta de debates “racionales” como indicador de unanimidad y no un análisis más detenido del lenguaje político.

Estas críticas no pretender minimizar los aportes de La independencia y la cultura política peruana, que sin duda es ya un texto clásico de lectura obligatoria para comprender la independencia peruana. Sin embargo, creo que es necesario, tras una coyuntura de gran actividad editorial por la celebración de los bicentenarios de independencia, revisar de manera crítica algunos conceptos y perspectivas que cierta historiografía política actual maneja.


[1] Publicado originalmente en A Contracorriente. Vol. 9, No. 3, primavera 2012, pp. 469-475. PDF.
[2] Peralta Ruiz, Víctor: En defensa de la autoridad. Política y cultura bajo el gobierno del virrey Abascal. Perú 1806-1816, Madrid, CSIC, 2002.
[3] Por ejemplo: Ávila, Alfredo y Pedro Pérez Herrero, comp., La experiencia de 1808 en Iberoamérica, México, Universidad de Alcalá y Universidad Autónoma de México, 2008; y Breña, Roberto, ed., En el umbral de las revoluciones hispánicas. El bienio 1808-1810, México, El Colegio de México y Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2010.
[4] Anna, Timothy. La caída del gobierno español en el Perú. El dilema de la independencia, Lima: IEP, 2003. La primera edición en inglés es de 1979.
[5] Anna, Timothy. La caída del gobierno español en el Perú; Hamnett, Brian. Revolución y contrarrevolución en México y el Perú. Liberales, realistas y separatistas, 1800-1824, México D.F.: Fondo de Cultura Económica, 2011. La primera edición en español es de 1978.
[6] Knight, Alan. “¿Vale la pena reflexionar sobre la cultura política?” en: Nils Jacobsen y Cristóbal Aljovín de Losada, eds., Cultura política en los Andes, 1750-1950, Lima, UNMSM/IFEA, 2007, p. 51.
[7] Palti, Elías. El tiempo de la política. El siglo XIX reconsiderado, Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2007, p. 173.

Paulo Drinot y Leo Garofalo (eds.). Más allá de la dominación y la resistencia. Estudios de historia peruana, siglos XVI-XX. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 2005.

Drinot[1]

Producto de un taller realizado en Londres en el Institute of Latin American Studies en el 2002, los ensayos reunidos en este libro presentan a una nueva generación de historiadores peruanos y extranjeros egresados de la Pontificia Universidad Católica de Lima y de universidades estadounidenses e inglesas. Como mencionan los editores, esta generación es nueva en términos cronológicos porque desde el punto de vista historiográfico siguen los lineamientos de la década de 1990: el cuestionamiento hacia la innovadora pero muy ideologizada “nueva” historia social a través de una práctica de investigación más seria en su trabajo de archivo, amplia en sus temáticas de investigación y teóricamente ecléctica. A ello se agrega el hecho de querer superar -según los editores- esa especie de “esquizofrenia” que existe en la historiografía peruana que opone irreconciliablemente sus tradiciones “conservadora” y “critica” mediante la recuperación de los aspectos positivos de ambas (10). Es decir, se propone una especie de eclecticismo que llevaría a construir una historiografía más “técnica” y menos “política”.

El libro contiene doce ensayos: cinco referentes a la época del virreinato, cuatro al siglo XIX y tres a las primeras décadas del siglo XX. De los ensayos que se ocupan del virreinato, tres son los que más claramente objetan los paradigmas de la dominación y la resistencia y presentan a los sectores subalternos como sujetos activos en la configuración de la sociedad virreinal, que se adaptan a la normatividad pero que asimismo pueden usarla para su beneficio y crear ciertos espacios libres. Al respecto, el ensayo de Heidi V Scott, “Más alió del texto: recuperando las influencias indígenas en las experiencias españolas del Perú”, cuestiona la idea de que las tempranas descripciones españolas de América era un producto hecho y dirigido exclusivamente para europeos, sin ninguna influencia local, y más bien muestra como el medio físico y humano influyó en ellas. De esta manera, Scott recupera la experiencia material de los soldados españoles y como ésta afectó sus representaciones sobre la conquista. En tal sentido, las penurias y carestías físicas por las que atravesaron los españoles en los inicios de la conquista se expresaron en sus crónicas como un vía crucis que una vez superado por el apoyo de la población indígena en forma de hombres y alimentos, pasó a convertirse en una gesta heroica exclusivamente española que obvia intencionalmente todo apoyo local. Rachel Sarah O’Toole, “Casta y representación en Trujillo colonial”, usando los conceptos de etnogénesis y performatividad muestra como las categorías de castas coloniales lejos de estar definidas unívocamente por la apariencia física, eran recreadas en su uso tomando en cuenta otros factores socioculturales (el habla, la ropa, las relaciones sociales) que en conjunto daban forma a la identidad de los sujetos. Estos hechos tenían consecuencias concretas: ciertos beneficios económicos y sociales que permitían enfrentar las presiones de la sociedad colonial. Así, por ejemplo, los indígenas y mestizos utilizaban esas categorías para obtener determinados privilegios como derechos comunales o excepciones fiscales. En el caso de la población de ascendencia africana, el uso de las categorías “moreno”, “criollo libre” o “negro” como un indicador del grado de aculturación y de estatus frente a la persona libre, podía ser beneficioso en determinados casos judiciales. Leo J. Garofalo, “La sociabilidad plebeya en las pulperías y tabernas de Lima y el Cuzco, 1600-1690”, demuestra cómo las pulperías lejos de ser un simple lugar de venta de licor y comida eran sobre todo un punto de confluencia de diferentes grupos étnicos que propiciaba la interacción social y el intercambio cultural. Así, en estos lugares además de realizarse actividades recreativas, intercambios económicos y apuestas se construían solidaridades coyunturales tanto para defenderse de ataques (de otros sujetos, de las autoridades) como para realizar determinadas actividades (lícitas e ilícitas). En tal sentido, la pulpería era un espacio que brindaba a los sujetos cierta libertad de los controles sociales, razón por la cual era vista con desconfianza por las autoridades y la élite criolla. Sin embargo, como afirma Garofalo, esta sociabilidad plebeya no traspasó el ambiente de la pulpería y por lo mismo no cuestionó el orden colonial. De otra parte y ubicándose más cerca del paradigma de la “resistencia”, el ensayo de María Marsili, “El diablo en familia: herejes, hechiceros e idólatras en Arequipa colonial”, a diferencia de otros estudios dedicados a los temas de la evangelización centrados en los andes centrales y entre 1550-1650 se ubica en una región supuestamente libre de idolatrías y entre fines del siglo XVII e inicios del XVIII. Marsili afirma que la desaparición de la religión Inca ocasionó que la religión andina recobrará fuerza al dejarse libres sus expresiones religiosas locales. Esto es evidente en el caso de Arequipa, donde las huacas, a pesar de la política de reducciones, continuaron siendo un lugar de filiación étnica y con influencia sobre determinadas poblaciones y territorios. Así, persistieron linajes de huaqacamayos (sacerdotes) en estrecha relación con las elites indígenas quienes, por otra parte, usaban el culto a los mallquis (momias de ancestros) como un medio para legitimar y consolidar su poder económico y social e incluso resistir a las presiones fiscales del poder colonial -tema que en realidad no está claramente trabajado-. En el último ensayo sobre el virreinato, “El censo demográfico peruano de 1725-1740”, Adrian J. Pearce muestra cómo en el contexto de las reformas borbónicas este censo, mandado a realizar por el virrey Castelfuerte, sirvió para detener el negativo impacto fiscal que la epidemia de 1718-23 produjo al diezmar a un importante porcentaje de la población indígena y desactualizar los censos usados para calcular las cuotas del tributo y la mita. Este objetivo fue cumplido con éxito al reclasificar como tributarios a población que antes tenía una situación fiscal poco definida (forasteros, mestizos y yanaconas) al punto de que tras la epidemia se tenía tantos tributarios como antes. Sin embargo, como indica también Pearce, este hecho no sólo produjo una mayor presión fiscal hacía los indígenas sino también malos manejos por parte de caciques y corregidores que ocasionaron malestar social y revueltas, inscribiéndose así este censo en la primera coyuntura de rebeliones indígenas del siglo XVIII.

Los ensayos relativos al siglo XIX, salvo el de Christiansen, abordan desde una perspectiva política temas poco trabajados con los 90′: las ideas, los conflictos regionales y la educación. Al respecto, Natalia Sobrevilla en “Conflicto regional, guano y poder” afirma que el caudillismo y los conflictos regionales durante la primera mitad del siglo XIX no desaparecieron en la época del guano y más bien mantuvieron su lenguaje constitucional y su apelación a la ciudadanía armada; sin embargo, adquirieron nuevas características como el uso de buques y el control de los recursos del guano. En este contexto, el rol jugado por la ciudad de Arequipa es importante dado que al asumir el liderazgo político de la región sur cuestionó continuamente el poder de Lima. Esto llevo a que los conflictos políticos opusieran a las regiones del norte y sur, tal como sucedió en las coyunturas de la Confederación Peruano Boliviana de 1836-1839, la Regeneración y el Directorio entre 1840 y 1842, la Revolución Liberal de 1853-1855 y la Reacción de 1856-1858. Martín Monsalve, por otra parte, en “Del sufragio a la sociedad civil: pánicos morales, utopías liberales y las campañas electorales de 1850 a 1858” analiza los cambios ideológicos de la élite liberal respecto al tema del sufragio y muestra cómo de ser considerado como un medio de construcción ciudadana y de integración social del pueblo pasó a ser visto, tras la frustrante experiencia liberal en las elecciones directas de 1855-1858, como una “fuente de corrupción moral y cívica” que ponía en peligro la estabilidad del país. Este hecho produjo en los liberales una suerte de “pánico moral” -concepto tomado de los estudios subalternos- que les llevó a concentrar su acción política en las asociaciones y en la opinión pública, los cuales fueron considerados como los medios más adecuados para formar a un “verdadero republicano” y controlar moralmente a la plebe. Esto, según concluye Monsalve, significó el paso del liberalismo al republicanismo. En el ensayo de Antonio Espinoza, “Moldeando a los ciudadanos del mañana: el proyecto educativo disciplinador en Lima entre 1850 y 1900”, se analiza, por un lado, el discurso de la élite respecto a la utilidad de educación primaria y, de otra parte, el poder del Estado para poner en práctica esas ideas y las reacciones de la sociedad. En tal sentido, afirma que las élites concebían a la educación como un medio de disciplinar y, tras la guerra con Chile, difundir el patriotismo en los sectores populares, un hecho que propiciaría el desarrollo económico y la estabilidad política del país. Para alcanzar estos objetivos el Estado implementó a través de la escuela una serie de medidas disciplinarias (puntualidad, asistencia, castigos) que no siempre pudieron aplicarse debido tanto a sus limitaciones institucionales (falta de recursos materiales y humanos) como por la resistencia a su autoridad de parte de los padres de familia. Alejado de estos temas políticos y más cerca de los estudios subalternos y de género, en el último ensayo de este grupo, “Sirvientes, dependientes e hijas adoptadas: los distintos nombres de las trabajadoras domésticas. Cajamarca siglo XIX”, Tanja Christiansen, usando juicios sobre secuestros, estudia las relaciones sociales de dependencia mantenidas entre sirvientas domésticas menores de edad y sus patrones a través de sus discursos, contradiscursos y el rol de las autoridades políticas. Christiansen afirma que los patrones defendían la custodia de la menor, incluso de la de sus propios familiares, utilizando un discurso paternalista basado en su rol protector de la moral sexual de la menor y garantizado por su calidad moral y social. Asimismo, por los gastos de manutención, afirmaban tener el derecho de exigirles trabajo e incluso se habla de esclavitud -un tema importante pero apenas analizado-. Respecto a las sirvientas, su voz fue mediada por sus familiares o terceras personas que les ayudaban a escapar, quienes acusaban a los patrones de abusos y castigos. Sin embargo, cuando ellas podían hablar se ponían de parte de los patrones, razón que lleva a la autora a usar como contradiscurso -de manera arriesgada-, las denuncias de sus compañeras de conspiración. Entre ambos grupos se encontraba el Estado, a través de sus autoridades locales (policiales y judiciales), que si bien tendieron a favorecer a los patrones; su labor no fue arbitraria y otorgó compensaciones a las personas afectadas.

En el último grupo de ensayos se da una nueva mirada a algunos temas privilegiados por la historiografía social de los 70′ y 80′: el indigenismo y los movimientos indígena y obrero en los inicios del siglo XX. Juan Fonseca en “Protestantismo, indigenismo y el mundo andino (1900- l 930)” analiza la visión dcl indio de los misioneros protestantes, su relación con el indigenismo y el trabajo educativo realizado con los indígenas. Al respecto, los protestantes al igual que los indigenistas tenían una visión paternalista hacia los indios considerándolos como una población de costumbres atrasadas, hecho, según ellos, generado por la falta de educación, el alcoholismo y la explotación de las autoridades. Este atraso se expresaba en su religión, la cual no había mejorado con el catolicismo y estaba basada en supersticiones e idolatrías. Por ello, para este “indigenismo protestante” el medio para mejorar la situación del indio, y de paso al país, era a través de la predicación del protestantismo y la libertad religiosa. Estas ideas se transformaron en acciones concretas en el Cuzco y en la selva al establecerse escuelas y sociedades protestantes donde se enseñaba a los indígenas conocimientos agrícolas y nuevas costumbres como la abstinencia alcohólica, la puntualidad y la disciplina. Como último punto, Fonseca afirma que los indigenistas peruanos consideraron útil la campaña educativa del protestantismo en tanto “civilizaba” al indio pero no la tomaban como una alternativa religiosa. El ensayo de Annalyda Alvarez-Calderón, “”Es justicia lo que esperamos de Su Excelencia”: política indígena en Puno (1901-l927)”, cuestiona la idea que caracteriza a los movimientos indígenas como violentos e imbuidos de un carácter milenarista y muestra en cambio cómo los campesinos puneños, con el apoyo de las élites locales y nacionales, se movilizaron hacia Lima para reclamar justicia al Estado por la explotación que sufrían por parte de las autoridades locales y los gamonal es, logrando convertir el movimiento local en uno de alcance nacional tras la creación del Comité Pro-Derecho Indígena Tahuantinsuyo (1920). De otra parte, en lo relativo a sus reclamos, los indígenas más que estar sumergidos exclusivamente en ideas milenaristas -argumento utilizado por lo gamonales para evidenciar el atraso indígena y desvirtuar los reclamos- manejaban implícitamente ideas políticas -¿liberales, comunistas u otras? La autora no entra a ese nivel de análisis- que “reafirman sus derechos civiles como ciudadanos “indígenas”, contribuyentes, con un enorme potencial para promover el desarrollo de la nación peruana” (313). En el último ensayo de este libro, “La huelga del Ferrocarril del Sur de 1934”, Paulo Drinot a través de esta huelga en Arequipa -Ignorada por la historiografía a pesar de su influencia en Puno, Cuzco, Lima y Trujillo- da una nueva mirada a los conflictos laborales, su relación con la política y el nacionalismo, y las relaciones entre empresa extranjera y Estado. Así, analiza primero las tensas relaciones entre la empresa británica Ferrocarril del Sur y los actores económicos locales debido al aumento de las tasas de transporte, y cómo esto generó constantes críticas imbuidas de una retórica nacionalista. En segundo lugar, respecto a la huelga, resalta cómo los obreros y empleados pese a sus diferencias laborales, sociales y raciales lograron conformarse en un comité único -aunque este punto no está muy desarrollado-. Como último punto, Drinot muestra la victoria de la empresa frente a la huelga, no como un producto exclusivo del “imperialismo informal”, sino debido a sus diferentes estrategias para hacerle frente (división entre obreros y empleados, despidos de dirigentes, reconocimiento de sindicatos alternativos) y a un contexto político favorable caracterizado por el temor del gobierno a que las huelgas llevaran a una revolución social.

Sin negar el valor de cada uno de estos ensayos, una mirada al conjunto del libro lleva a preguntamos si en realidad, como quieren los editores, éste contribuye a “una manera distinta de pensar y escribir la historia peruana” (9). La impresión es que, aparentemente, sí lo consiguen por la relectura o novedad de los temas que abordan pero no teóricamente. Ello debido a que sólo se objeta los paradigmas de la historiografía “crítica” de los 70′ y 80′ y no se cuestiona de la misma manera a la de los 90′. Así, por ejemplo, el republicanismo, las categorías de Foucault, de los llamados estudios subalternos o de género merecerían un análisis más detenido desde el punto de vista teórico y político. Veamos algunos ejemplos. La noción de republicanismo, tan discutida en la historiografía norteamericana por su cuestionamiento a la paternidad ideológica liberal de los Estados Unidos y esgrimida hoy como una alternativa entre el liberalismo y el socialismo, es mencionada pero no definida en el texto de Monsalve a pesar de que concluye afirmando que en el Perú a mediados del siglo XIX éste desplazó al liberalismo. Conclusión además discutible teniendo en cuenta que en otros países hispanoamericanos (Argentina, México) autores como José Antonio Aguilar, Gabriel Negretto y Luis Barrón afirman lo contrario: que el liberalismo desplazó al republicanismo y que éste estaba más bien asociado con el discurso político de las primeras décadas del siglo XIX[2]. De otra parte, las virtudes explicativas de categorías como “pánico moral” en este cambio de ideas políticas no parecen claras, sobre todo porque en las elecciones de 1850 el Club Progresista ya las había hecho parte de su discurso político sin mediar los “pánicos morales” que produjo la acción de la plebe en las elecciones directas, lo cual también nos lleva a pensar si en este afán de dar protagonismo a “los de abajo” no se está cayendo en una nueva especie de determinismo social de lo político[3]. Algo similar sucede con el ensayo de Sobrevilla que subestima, como otros estudios políticos de los 90′, un aspecto importante en el juego político: las instituciones. Por ello, al tratar de desvirtuar las afirmaciones que caracterizan la época del guano como políticamente estable, no toma en cuenta que esta estabilidad se refería a que el Estado, a pesar de la violencia política, pudo hacer funcionar instituciones vitales para el sistema político que antes tenían una existencia muy precaria, como es el caso del parlamento. Con todo, este libro contiene excepciones a lo mencionado. De ellas la más clara es la de Scott, con una interesante propuesta teórica que recupera la experiencia física de los sujetos, un aspecto poco considerado en los estudios subalternos, a veces excesivamente concentrados en discursos. Problema, que por otra parte, es notorio en el ensayo de Cristiansen que al buscar los discursos y contradiscursos de las relaciones de dependencia entre sirvientas y patrones no toma demasiado en cuenta el contexto social de los sujetos. En consecuencia, no analiza con detenimiento el tráfico de menores, un hecho que complejiza los juicios al hacer dudar de las buenas intenciones dc las partes en conflicto, sean estos hacendados o familiares, y de los “contradiscursos”, obtenidos indirectamente de terceras personas.

Lo mencionado no tiene otro objeto que llamar la atención sobre la necesidad de discutir el bagaje teórico que las ciencias sociales de los 90′ ha dejado en la historiografía, dado que en muchos casos -y no sólo desde la historia-, se les ha venido usando de manera superficial y con el único objeto de dar cierto toque de sofisticación a una investigación. Un hecho que resulta incomprensible, en tanto las teorías mencionadas tienen una agenda política concreta y no buscan solamente “sofisticar” la investigación social. Por ello, si como señalan los editores, no existe una historiografía crítica o conservadora inherentemente buena o mala, no se puede negar que existe otra más bien naif. Aún así, parafraseando a Macera, es  necesario no olvidar que una historiografía es conservadora o crítica por algo más que su método. En suma, más que superar “esquizofrenias” parece también importante discutir los actuales paradigmas teóricos, dado que ello contribuiría a un mayor debate de ideas y rompería esa especie de “consenso” improductivo por la que atraviesa actualmente la “ecléctica” historiografía peruana.

 


[1] Publicado en Revista Andina. 43 (Cusco, 2006): 279-282. Versión PDF.

[2] Ver los ensayos del libro: José Antonio Aguilar y Rafael Rojas (Coord.). El republicanismo en Hispanoamérica. Ensayos de historia intelectual y política. México: CIDE, FCE, 2002.

[3] Sobre las ideas políticas en la campaña electoral de 1849-1851 ver Alex Loayza Pérez, “El Club Progresista y la coyuntura electoral de 1849-1851”. En: Cristóbal Aljovín de Losada y Sinesio López (ed.). Historia de las elecciones en el Perú. Estudios sobre el gobierno representativo. Lima: IEP, 2005. pp. 395-424.

Sebastián Lorente. Escritos fundacionales de historia peruana. Historia del Perú compendiada para uso de los colegios y de las personas ilustradas (1876). Historia de la civilización peruana (1879). Compilación y estudio introductorio de Mark Thurner. Lima: COFIDE/UNMSM, 2005.

Lorente0001*

Sebastián Lorente (1813-1884) es uno de los personajes más importantes en la historia educativa del Perú decimonónico. Su llegada al Perú para dirigir uno de los principales bastiones liberales, el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe (1844-1849), y, posteriormente, su labor como decano de la Facultad de Letras de la universidad San Marcos (1868-1884) coincide con una etapa de modernización educativa expresadas en los reglamentos de 1855 y 1876 –en cuya elaboración participó– que desplazó a la estructura institucional heredada de las reformas borbónicas. Simultáneamente a estas labores, Lorente se dedicó a publicar materiales de enseñanza dirigidos a la educación secundaria. Así, desde la década de 1850, publicó compendios de filosofía, geografía, higiene, historia universal que tuvieron varias reediciones. De estos compendios sobresalen los dedicados a la historia del Perú. Por ello, la reedición de Historia del Perú compendiada para uso de los colegios y de las personas ilustradas (1876) e Historia de la civilización peruana (1879), y el sugerente estudio introductorio de Mark Thurner nos permite observar con mayor atención su obra como historiador.

Ante todo, es necesario señalar que la historiografía del siglo XX, como recuerda Thurner, no le ha prestado atención a las obras históricas de Lorente; es más, no se le ha considerado como historiador. Así, desde La historia en el Perú (1910) de José de la Riva Agüero hasta El Perú desde la escuela (1989) de Gonzalo Portocarrero y Patricia Oliart, Lorente ha sido descalificado por ser español, por ser su obra propia de un «vulgarizador» o por tener un discurso racista sobre el indio. Es decir, que dentro de los parámetros de los mencionados investigadores, Lorente no escribía ni historia científica ni con un discurso nacional integrador. Uno de los pocos defensores de su obra fue Raúl Porras Barrenechea al afirmar, en clara respuesta a Riva Agüero, que «Lorente fue uno de los grandes pioneros de la historia peruana. Sus obras no pueden ser compendio ni vulgarización de lo que no existía», además de mencionar que poseía las más altas cualidades del historiador: «aptitud para las ideas generales, proseguir el curso de las transformaciones espirituales de una época, juzgarlos teniendo en cuenta el espíritu de la época con ánimo comprensivo», además «como historiador preocupado de la revolución social y de la génesis de la nacionalidad. Lorente ocupa un puesto mucho más alto que el de otros historiadores, absorbidos por el dato y la función informativa »[1]. En este mismo sentido, Thurner sigue el ánimo comprehensivo del maestro Porras.

Thurner, afirma que la importancia de la obra histórica de Lorente radica en el hecho de que tuvo el rol fundacional de narrar la nación peruana como un proceso evolutivo de un espíritu nacional civilizador, a la manera de Michelet para el caso francés. A mediados del siglo XIX en el Perú esto suponía una ruptura con la tradición historiográfica virreinal pero sobre todo con el discurso nacional de las primeras décadas de la república. En el primer caso, la historia se encontraba estrechamente unida a la política dinástica, narrando las acciones de los reyes con el objetivo de instruir al príncipe y a las personas ilustradas. Sin embargo, esto no significaba que la historia se limitaba a la narración simple de acontecimientos como en el caso de los anales; todo lo contrario, la historia debía seguir determinadas reglas poéticas para presentar la verdad de manera clara y reflexiva. En el virreinato peruano, personajes como Pedro Peralta y Barnuevo siguiendo estas ideas habían construido un discurso histórico que unía la tradición incaica con la de la monarquía española. Con la independencia esta tradición se rompe ya que se concibe al virreinato como una etapa oscura, como una «Edad Media». Así, el discurso político republicano busca legitimidad y referencia histórica en la época incaica. En la práctica este discurso tuvo mucha influencia política pero en las pocas obras históricas que circularon se nota la tendencia de mostrar a la historia del Perú como un continuo desde los incas hasta la república, pasando por el virreinato, como es el caso de la obra de José María Córdova y Urrutia y sus Tres épocas del Perú o compendio de su historia (1844). Aunque no lo menciona Thurner, dado que no escribió ningún texto de historia, una voz influyente en contra el discurso histórico republicano fue la de Bartolomé Herrera debido a que sus ideas políticas se basaba en un discurso histórico que afirmaba que la base de la nación peruana se encontraban en la época del virreinato (lo español y lo católico) mientras que la época incaica por su barbarie y paganismo no podía aportar algo significativo a la república.

Frente a estos discursos históricos, tanto el de la independencia como el de Herrera, Lorente construye un discurso integrador al considerar al Perú como una civilización antigua donde cada fase de su desarrollo era trascendente. Esto lo ligaba con la tradición historiográfica virreinal, de la cual también compartía determinados principios lógicos, morales y metafísicos. Así, el objetivo de la historia era ser clara, ordenada y debía impartir una enseñanza práctica pero no ya a los príncipes sino al pueblo. Por otra parte, según Thurner, Lorente se diferenciaba de otros historiadores de su época por su dominio del discurso filosófico de la historia universal. En tal sentido, relacionó acontecimientos guiado por su método crítico, el cuál le permitía una narración simple de los hechos pero que se explicaban por sí mismos. En palabras del propio Lorente: «Como en la historia de la civilización están absorbidos todos los hechos, [está] debe presentar cierto carácter de universalidad, ocupándose de las influencias físicas y morales, de las instituciones políticas y religiosas, de la industria, el arte y la ciencia, de las costumbres y de toda suerte de usos; más no por eso ha de degenerarse en una exposición enciclopédica, que se haría interminable, enojosa y confusa; bástale para sus altos fines que los hechos estén perfectamente determinados y atribuidos a sus verdaderas causas; el que desee más amplios datos y explicaciones más detenidas debe buscar la ilustración en otro género de estudios. Lo que el historiador de la cultura peruana no debe nunca perder de vista es la armonía entre todos los elementos civilizadores; el todo orgánico, que constituye la civilización, ha de reaparecer distintamente en el conjunto armonioso de su historia. De aquí la necesidad de remontar y descender la corriente de los siglos para contemplar el desarrollo nacional en sus más remotos orígenes, siguiéndolo sin saltos en las diversas épocas; la necesidad de no olvidar ningún principio, ni rémora alguna de la cultura; la necesidad de exagerar conquista alguna, ni de atenuar los contrastes» (p. 312). Esto es a grandes rasgos lo novedoso y sugerente del estudio introductorio de Thurner. Veamos ahora los textos de Lorente.

Historia del Perú compendiada…, es una síntesis de su Historia General del Perú, una colección de seis tomos publicados por Lorente a partir de 1860 que va desde la época «Antigua» hasta 1828, a la cual se ha agregado información hasta la dictadura de Prado (1867). En esta, Lorente divide la historia del Perú en seis épocas: la de los curacas, los incas, la conquista, el virreinato, la emancipación y, finalmente, la república. Salvo, las dos breves coyunturas de la conquista y la emancipación, Lorente presenta cada época histórica con una narración de los principales hechos de un determinado periodo, finalizando con una visión general de sus principales tendencias políticas y culturales teniendo como marco el progreso de la civilización, es decir el devenir histórico hacía la sociedad liberal. Sin embargo, cuando analiza cada periodo establece comprensivamente cuáles son los logros civilizadores para su época. Así, cuando analiza el periodo de la «civilización inca», menciona las ventajas sociales de su socialismo, aunque critica sus limitaciones para la conformación de un individuo libre; en ese mismo sentido, respecto a la «civilización colonial» pese a ser muy crítico con las costumbres sociales económicamente poco productivas y la «empleomanía» afirma que hubo un progreso moral importante debido a la evangelización. Respecto a la república, si bien menciona las trabas que existen para lograr estabilidad (problemas políticos, sociales, etc.) también resalta el desarrollo del espíritu de asociación y de crédito que aseguran el progreso moral y económico de la sociedad.

Historia de la civilización peruana está dedicada exclusivamente a la “civilización” primitiva e incaica. Para Lorente, la civilización en el Perú tiene interés por su antigüedad, sus variadas formas bajo los curacas hasta la república, su gran desarrollo (su influencia y poder bajo los incas y en el virreinato) y sus violentos contrastes (los abusos de la civilización colonial, los elementos reacios a la civilización en la república). Lorente resalta que lo mejor que la civilización peruana ha ofrecido al estado social es su espíritu comunal dado que permitió bajo los incas lograr conformar una sociedad solidaria y benéfica a los individuos, lejos de las utopías socialistas. Por otra parte, en el desarrollo de este texto, Lorente además de mencionar las características de cada época hace una reseña de las principales fuentes e investigaciones sobre los incas. Lo más resaltante es su discusión con las tesis de otros autores (Humboldt, Tshudi, Rivero, entre otros) respecto al origen y las características del hombre americano; además, a lo largo del texto discute críticamente respecto a la validez de las afirmaciones de ciertos cronistas o autores contemporáneos sobre el gobierno, la religión y la cultura incaica. Asimismo, es necesario resaltar su análisis de geografía histórica donde si bien considera que la diversidad de climas y productos es una fuente potencial de desarrollo para el Perú también menciona, en clara alusión a los efectos económicos y sociales del guano, que «hay en ella gravísimos peligros para la civilización del Perú. Semejante a los premios de lotería, la riqueza que poco cuesta, después de disiparse con una rapidez que parece un sueño, suele dejar a los individuos y a los pueblos imprevisores hábitos dispendiosos, descrédito y miseria» (p. 304). En suma, este trabajo demuestra la madurez intelectual de Lorente y lo mejor de sus dotes como historiador. Lo mencionado hasta aquí no hace sino resaltar de manera muy simple las principales virtudes que hace atractiva y actual la relectura de la obra histórica de Lorente, considerada con toda justicia como un clásico sanmarquino.


* Reseña publicada en Investigaciones Sociales. Revista del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales. XII, 16 (Lima UNMSM, 2006): 572-575. Versión PDF.

[1] Raúl Porras Barrenechea. Fuentes para la historia peruana. Lima: Juan Mejía Baca & P. L. Villanueva, 1968, pp. 256-257, 259.