Archivo de la etiqueta: Historiografía

Heraclio Bonilla. Algo más sobre el perfil de la historia peruana… (1981)

Bonilla Foto

Desde agosto de 1980, en que escribí una reseña destinada a dar cuenta de las obras más relevantes escritas en el último decenio sobre historia económica y social del Perú, hasta marzo de 1981 he podido tomar conocimiento de trabajos adicionales cuya importancia amerita su mención. Veámoslos ordenados en función del periodo que tratan.

Lords of the Land: sugar, Wine and Jesuit Estates of Coastal Peru, 1600-1767 (Baltimore, 1980), de Nicholas P. Cusher, esta destinado al examen del funcionamiento de las empresas agrarias controladas por la orden jesuita. Timothy E. Anna, en The Fall of the Royal Government in Peru (Lincoln, 1979) presenta un análisis muy completo del proceso de descomposición del ordenamiento colonial a partir de las crisis del Estado imperial. El transito de la colonia a la república de una región como Arequipa, así como las razones que sustentaron su autonomía económica y política han sido exhaustivamente estudiadas por John F. Wibel en The Evolution of a Regional community within Spanish Empire and Peruvian Nation: Arequipa, 1780-1845 (Ph. D. dissertation, Standforf University, 1975). El trabajo de Juan R. Engelsen, Social Aspects of Agricultural Expansion in Coastal Peru, 1825-1878 (Ph. D. dissertation, University of California, Los Angeles, 1977) está destinado al análisis de las pautas de crecimiento de la agricultura de exportación antes y durante la época del guano.

Un nuevo aporte sobre la migración china en el Perú del siglo XIX, aunque inscrito dentro de una perspectiva más general, es la tesis de Arnold J. Meagher, The Introduction of Chinese Laborers to Latin America: The Coolie Trade, 1847-1874 (Ph. D. dissertation, University of California at Davis, 1975). Carmen Diana Deere ha incorporado la sierra norte al examen de la expansión del capitalismo en el sector agrario en The Development of Capitalism in Agriculture an the Division of Labor by Sex : A Study of the Northern Peruvian Sierra (Ph. D. dissertation, University of California at Berkeley, 1978). Al nacimiento de la clase obrera, Peter Blanchard ha dedicado su trabajo The Peruvian Working Class, 1880-1920 (Ph. D. dissertation, University of London, 1974).

Finalmente, los renovados interrogantes que evoca la vida y la reflexión de Mariátegui son el objeto de dos buenos libros. El de Alberto Flores Galindo, La agonía de Mariátegui (Lima, DESCO, 1981) está destinado a partir el andamiaje teórico construido por Aricó, el recuento de las dificultades del pensador peruano en la III Internacional, mientras Aníbal Quijano en Reencuentro y debate, una introducción a Mariátegui (Lima. Mosca Azul, 1981) –texto escrito inicialmente como presentación a la edición venezolana de los 7 Ensayos- se dedica a demostrar, con la fuerza y entusiasmo que le son habituales, la originalísima originalidad de los planteamiento del Amauta.

La mención de la gran mayoría de estos textos seguramente va a incrementar la mal contenida irritación que traducen los textos de Manuel Burga y Alberto Flores Galindo al artículo que publiqué en La Revista 3. Es por la atención que siempre han despertado en mí sus trabajos, al igual que los de Franklin Pease, que considero indispensable explicitar puntos de vista que antes pensaba que eran totalmente obvios. Y quiero hacerlo comentando aquellos juicios de los historiadores mencionados que me parecen traducir una incomprensión de los propósitos que me animaron a escribir “El nuevo perfil de la historia del Perú”.

Los reparos de Franklin Pease son de tres órdenes. El primero se refiere al carácter incompleto de la reseña. Por definición, toda tarea de este tipo lo es. Pero si Pease pensaba encontrar en mis notas un catálogo completo de todo lo escrito sobre la historia peruana en los últimos diez años, su desconcierto ciertamente despierta mi simpatía. He mencionado, repito, los trabajos más representativos. Alude él, en segundo lugar, a que los temas examinados por la historiografía nacional de la última década reflejan nuestra vocación “portuaria y aduanera”. Este es un juicio extraño, porque cualquier debutante sabe que las preocupaciones que orientan la investigación histórica traducen tanto las inquietudes de una sociedad como también las interrogantes que resultan del propio avance de la reflexión y de la ciencia histórica. Pero es su última observación que me parece a la vez más importante y la más debatible: se refiere a la “andinidad” de la historia del Perú. Sería, ciertamente, una insensatez dejar de reconocer al valor analítico y social de aquellos trabajos que buscan “devolver al hombre andino su papel protagónico en la historia del Perú colonial y republicano”. No lo sería menos, sin embargo, pensar que basta reemplazar blancos por indios para que la historia deje de ser una mera narración.

Es ya casi una trivialidad la obligada mención a la “especificidad andina” de la historia peruana y a la perdurabilidad contemporánea de aquellos rasgos. Burga piensa incluso que “la constatación de estas supervivencias ha contribuido a un real ordenamiento del perfil de la historia peruana y ha marcado el despegue definitivo (sic) de una historia peruana”. Pero ¿desde cuándo la explicación histórica debe confundirse con la constatación de una situación, por importante que ella sea? El enorme valor del monumental trabajo de Joseph Needham sobre la civilización china[1] no radica en la ingenua constatación de que ella es original, ni en postular que debe ser comprendida en sus propios términos, sino en traducir conceptualmente esta experiencia para descifrar su significado y derrotero. Y es este justamente el desafío decisivo planteado a la historia y la antropología en el Perú. ¿Cómo se operacionaliza conceptualmente el reconocimiento de la existencia de este “componente” andino y cuáles son los límites temporales de su aplicación? Murra debe sorprenderse que Burga piensa que él sostiene que “la reciprocidad y la economía vertical continuaron hasta el siglo XX”, cuando en diversas ocasiones ha reconocido que son aún insuficientes nuestros conocimientos sobre las modificaciones impuestas a su modelo por el funcionamiento del sistema colonial.

Los reproches de Burga son varios y derivan de una percepción imperfecta del objetivo de la reseña y una curiosa concepción de los que debe ser el conocimiento histórico en el Perú. Creí haber sido suficientemente claro al señalar que el trabajo que escribí no tenía otro propósito que informar sobre la existencia de obras que renuevan o amplían nuestro conocimiento acerca de diferentes sectores y etapas del proceso histórico peruano. Si nuestra cultura no fuera tal folklóricamente provinciana y tan pobres nuestros recursos bibliográficos, tal esfuerzo hubiera sido sin duda innecesario. Con sorpresa descubro que Burga ha tomado tal enumeración como “balance” de la historia peruana y como apología de la producción norteamericana o británica sobre el Perú, sin –dice él- un mínimo “control de calidad”. Su conclusión es que el descubrimiento del “componente” andino ha permitido hacer de nuestra historia “una historia más nacional” y cuyos logros han sido el “descubrimiento de una serie de ideas fundamentales” (¿cuáles?) o “regularidades estructurales” ( de nuevo, ¿cuáles?).

Pese a mis esfuerzos, no he logrado comprender la razón científica que sustenta la oposición entre la historiografía foránea sobre el Perú y la “historia peruana del Perú”, ni mucho menos la superioridad de esta historia más nacional. Si lo que se sugiere es que no existe un conocimiento disociado de su realidad y que las preguntas o preocupaciones que inspiran a cada autor están condicionadas por su cultura, su clase, su generación o su trauma, éste es un supuesto más pedestre (por obvio) que, por pudor, debiera eximirnos de convertirlo en un sermón doctoral. Para decirlo de manera muy clara, la historiografía sobre el Perú nunca será igual a la historiografía del Perú: son simplemente distintas. Muchos de los textos que integran la primera son incluso muy mediocres, comparados con los mejores de aquellos producidos por la historiografía nacional y son, por lo mismo, inútiles. Pero, a menos que sobre la historia peruana se quiera establecer un absurdo contrapunteo entre lo “extranjero” y lo “nacional”, no percibo claramente cómo de aquella constatación puede derivarse la superioridad que sólo se adscribe a una historia “más andina y nacional”.

Burga afirma en dos oportunidades que el conocimiento más preciso de la historia peruana está integrado por una serie de “ideas fundamentales” o “regularidades estructurales”. No se bien a qué alude está vaga referencia, pero del contexto de su comentario se puede inferir que se refiere a la presencia y a la reproducción de algunos rasgos de la sociedad andina. Por importante que sea esta constatación, es difícil comprender sin embargo cómo a partir de ahí se produjo el “despegue definitivo” de la historia peruana. Ciertamente que el peso de lo “andino” señala la especificidad de la sociedad peruana, pero más allá de este reconocimiento no sabemos aún lo que eso significa en el funcionamiento y en la reproducción de la sociedad en su conjunto. Designar esta ignorancia como “ideas fundamentales” o “regularidades estructurales”, me parece una exageración. Es penoso constatar cómo un excelente historiador, cuando se aleja de sus papeles, es sólo para repetir las más consternantes trivialidades.

Antes de leer el comentario de Burga no se me había ocurrido establecer ninguna jerarquía entre lo “foráneo” y los “indígena”, pese a que reconocía y reconozco –permítaseme decirlo una vez más para evitar mal entendidos- la existencia de matices, de preocupaciones, de interrogantes que los distingue y separa. Que personas educadas como Burga y Flores Galindo sean sensibles a esta distinción ideológica son síntomas de las condiciones sociales que subyacen a la reciente producción histórica del país. Me parecía, y me parece, que la única distinción válida no radica en la nacionalidad de los autores , sino en el valor objetivo como contribución a la expansión de las fronteras del conocimiento histórico del Perú. Y esta contribución puede darse bajo la forma de producción de nuevas evidencias o de originales razonamientos. Como consecuencia de la arraigada tradición empírica en la investigación histórica anglo-sajona, gran parte de los trabajos que pertenecen a ella no van más allá de una rigurosa descripción empírica de una situación o de un proceso. La reciente alternativa a esta tendencia no siempre es la mejor, y muchas veces es aun peor que el empirismo anterior, en la medida que sus cultores han empezado a integrar lo más endeble del ensayismo latinoamericano bajo el nombre de teoría. Pero en un contexto como el nuestro –donde muchas veces la teoría no explica sino sustituye la realidad, cuando no justifica la pureza intelectual- incluso la información empírica más cruda permite avanzar en el conocimiento.

Porque creo que los trabajos que he mencionado antes y ahora, escritos por extranjeros y por peruanos, amplían nuestro conocimiento sobre sectores y etapas del proceso histórico peruano es que di cuenta de su existencia. Evidentemente se puede discutir las razones de la elección de cada texto en particular, pero solo una inaceptable ignorancia puede permitirle a alguien que se irrogue la autoridad de cuestionar tal selección sin previamente haberlos conocidos “ni de oídas ni de leídas”, como decían los viejos cronistas.

No creo necesario comentar las reservas formuladas por Alberto Flores Galindo, porque son casi idénticas a las expresadas por Burga. Deseo solamente reiterar que no tuve ningún interés en establecer una distinción entre historiografía sobre el Perú e historiografía del Perú, como tampoco las confundo como lo supone mi apresurado comentarista; ni menos calificar los logros de la última. Tal ejercicio puede ser legítimo, pero es absolutamente ajeno a mis preocupaciones. La historia económica y social del Perú constituye todavía una dimensión muy mal conocida y una de las maneras de avanzar en ese conocimiento es a través de la familiaridad con el resultado de las investigaciones que inciden sobre las parcelas de esa dimensión desconocida. La otra es evidentemente continuar con seriedad las investigaciones sobre aquellos problemas que aún requieren ser esclarecidos. Pero lo último supone lo primero. No estoy muy seguro que el libro que plasme los resultados de ambas tareas logre satisfacer las expectativas de Alberto Flores Galindo por contar una “historia peruana del Perú”. Tal vez él pueda explicarnos alguna vez lo que debe entenderse por esa frase y en quién piensa como garante de la peruana pureza de una texto. Solo sé, en cambio, que será simplemente un libro de historia.

 

* Publicado originalmente en La Revista 5, 1981, pp. 61-63. La foto proviene de la Agencias de Noticias de la Universidad Nacional de Colombia.

[1] Science and Civilisation in China, 7 vol. Cambridge University Press, 1954-. Ver la tabla de contenidos de esta colección aquí.

Alberto Flores Galindo. ¿Historia peruana o historia sobre el Perú? (1981). Comentarios al Nuevo perfil de la historia del Perú de H. Bonilla.

Flores Galindo

¿Existe un nuevo perfil de la historia peruana? Una aproximación cuantitativa a la producción historiográfica reciente mostraría que ésta se escinde en dos corrientes principales: de una lado, la historia andina, preocupada por la especificidad de nuestro pasado, obsesionada por las permanencias; y de otro, una corriente que pretende asumir el marxismo, que se interesa principalmente por el estudio de las clases y los movimientos sociales. La historia andina puede remontarse a los textos pioneros de Tello y Valcárcel y posteriormente a la obra de John Murra[1]. La preocupación por la “permanencia”, por los rasgos atemporales del hombre y la cultura andinos, aproximo a esta corriente a la antropología estructural y las posiciones políticas conservadoras, generando un paralelismo y luego una tendencia más divergente con las preocupaciones de los historiadores marxistas. Estos relevaban, por el contrario, el “tiempo corto” de los acontecimientos, de la praxis social expresada, por ejemplo, en los llamados movimientos campesinos. Esta historia marxista algunas veces derivó en los terrenos consabidos de la descripción de hechos y personajes y otras acabó calcando ciertos modelos de la historiografía social europea.

¿Era inevitable ésta escisión en la nueva historiografía peruana? Creo que no. En la década de 1920, José Carlos Mariátegui preocupado por la comunidad, la condición del campesinado indígena y la búsqueda de una vía socialista propia, se propuso articular el marxismo con la tradición andina, lo que significaba utilizar los instrumentos del materialismo histórico para, a la par que comprendíamos al Perú dentro de la historia universal, tratábamos de entender las tendencias específicas de nuestro pasado[2]. Posteriormente, en las décadas siguientes, la confusión entre internacionalismo y dogmatismo llevo a que la historia peruana fuera reducida a ciertas categorías genéricas (esclavismo, feudalismo) que no permitieron ni rescatar su especificidad, ni pensarla en los marcos de una historia universal. El dogmatismo, paradójicamente, condujo así al “provincialismo”.

La nueva historiografía peruana –especialmente el sector influido por el marxismo- tiene un perfil borroso, a consecuencia de investigaciones que si bien son numerosas, obedecen muchas veces a preocupaciones aisladas, erráticas, sin una dirección precisa. Que se mantuviera –y en alguna medida se profundizara- la escisión entre marxismo y cultura andina, explica siquiera parcialmente esta indefinición que hace de la producción historiográfica reciente –con pocas excepciones- un objeto poco diferenciado de lo que se puede escribir en otras latitudes.

Se entiende así que el ensayo de Heraclio Bonilla confunda historiografía del Perú con historiografía sobre el Perú y en sus comentarios alterne libros peruanos con tesis norteamericanas. Carencia de límites precisos: error achacable tanto al objeto de estudio como al reseñador.

Definir una historiografía nacional no equivale a realizar un catálogo de obras, ni enumerar un conjunto de temas. Siendo la historia esa capacidad de una sociedad para asumir e interpretar su tradición, una historiografía se define por los nuevos problemas y perspectivas que plantea desde esa misma experiencia que quiere estudiar. La autonomía que hace años alcanzó nuestra literatura (por lo menos desde Vallejo y Arguedas), todavía no ha sido conseguida por nuestros historiadores a pesar que en fecha tan lejana como 1947, Jorge Basadre reclamó con nitidez una “historia peruana del Perú”. Hay aquí un retraso de las ciencias sociales con respecto a la imaginación[3].

Desde luego que en este panorama, sucintamente esquematizado, admite excepciones: los estudios de Pablo Macera que fundan la moderna historia rural en nuestro país y que posteriormente derivan en la comprensión de ese “nuevo territorio” historiográfico que es la cultura popular andina (pintura mural, retablos, mates); el último libro de Rodrigo Montoya sobre el desarrollo del capitalismo visto desde un pueblo andino de Puquio, la aproximación regional de Nelson Manrique a la economía y cultura del valle del Mantaro… son excepciones (no las únicas) que, señalando un derrotero posible, comienzan a esbozar un perfil propio y distintivo de nuestra historiografía[4].

*Este texto se publicó en La Revista 5 (1981), p. 60. La imagen proviene de la Agencia Andina.

[1] Julio C. Tello, Origen y desarrollo de las civilizaciones prehistóricas andinas, Lima, Lib. e Imp. Gil, 1942; John V. Murra, La organización económica del Estado inca, México, Siglo XXI ed., 1978. Sobre Valcárcel ver la última antología de sus obras por José Luis Rénique: Luis E. Valcárcel, Del indigenismo cusqueño a la antropología peruana, Lima: Ediciones Copé, IEP, Fondo Editorial del Congreso del Perú, 2013. Nota del editor.

[2] José Carlos Mariátegui, 7 ensayos de la realidad nacional, Lima, Minerva, 1928. Sobre estas ideas ver: Alberto Flores Galindo, La agonía de Mariátegui: la polémica con la Komintern, Lima, DESCO, 1980. Nota del editor.

[3] Jorge Basadre, Meditaciones sobre el destino histórico del Perú, Lima, Ed. Huascarán, 1947. Nota del editor.

[4] Pablo Macera, Trabajos de historia, 4 vols., Lima, Instituto Nacional de Cultura, 1977; Nelson Manrique, Campesinado y nación: las guerrillas indígenas en la guerra con Chile, Lima, Ital Perú, C.I.C, 1981; Rodrigo Montoya, Capitalismo y no capitalismo en el Perú, Lima, Mosca Azul, 1980. Nota del editor.

Manuel Burga. Por una historia andina y nacional (1981). Comentarios al Nuevo perfil de la historia del Perú de H. Bonilla

Burga_Andina

El ensayo de Heraclio Bonilla sobre el nuevo perfil de la historia del Perú tiene un indudable valor informativo. Pero este inventario de títulos, tesis y autores, presentados de acuerdo a un ordenamiento temático y cronológico, evidentemente es incompleto y excesivamente orientado a enumerar los aportes de los investigadores norteamericanos e ingleses sin lo que podríamos denominar un mínimo “control de calidad”. Todos, de acuerdo a Bonilla, son excelentes, notables o fundamentales.

Esta manera de hacer un balance historiográfico siempre será insuficiente, endeble y muy subjetiva. El desarrollo historiográfico peruano, el conocimiento cada vez más preciso de la historia peruana, está formado más bien por una serie de ideas fundamentales, o regularidades estructurales, que han sido reveladas por un numero reducido de historiadores u otros científicos sociales. Las investigaciones menores, las tesis o las investigaciones de juventud, muchas giran alrededor de órbitas ya conocidas; aunque algunas contribuyan a ampliar y otras descubran nuevos derroteros de explicación.

Por ejemplo para el Perú preinca las investigaciones de Julio C. Tello fueron de una importancia fundamental. Él logro una eficaz combinación entre pensamiento geográfico, la historia y la antropología. Tello nos brindó una concepción de la evolución histórica preinca que la actual antropología peruana no ha perfeccionado, sino que más bien ha preferido acogerse a la cómoda y simplista periodificación de la arqueología norteamericana elaborada por John H. Rowe[1]. La labor arqueológica de Tello desgraciadamente no derivó en una “escuela arqueológica peruana” y sus avances, que ahora son patrimonio de la conciencia histórica nacional (Chavín, Paracas), quedaron más bien como proeza individual.

Algo similar, y para un periodo diferente, ha sucedido con los estudios de John V. Murra sobre el Estado Inca[2]. Antes de Murra se podía pensar en un imperio socialista (Baudin), esclavista (Choy), comunista (Mariátegui)[3]; ahora, además, se le puede pensar como un ordenamiento típicamente andino o una forma asiática (que en realidad es una cómoda adaptación del modelo de Murra a un modelo tributario con un Estado central fuerte). Pero lo interesante de los estudios de Murra es que ahora podemos estudiar el imperio inca no solo en las tradicionales crónicas españolas, sino a través de la arqueología y la antropología. La sociedad andina, de acuerdo a su razonamiento, no es solamente una realidad inerte, muerta y fosilizada, sino también una realidad viva, actuante. Para Murra el imperio no terminó en 1532. La reciprocidad y la economía vertical continuaron hasta el siglo XX. En consecuencia, la constatación de estas supervivencias ha contribuido a un real ordenamiento del perfil de la historia peruana y ha marcado el despegue definitivo de una historia peruana con un gran componente andino.

Otro lamentable descuido de Heraclio Bonilla es el injusto tratamiento a la producción intelectual de Pablo Macera. Para un lector inadvertido, Pablo Macera termina confundido dentro de una pequeña constelación de “brillantes” historiadores. Pero la realidad no es así; Macera ha inaugurado varias líneas importantes de reflexión para entender la historia andina como componente principal de la historia peruana. Todos sus estudios de historia agraria, que terminan en su ensayo sobre la hacienda colonial peruana, constituyen un derrotero desde el dato hasta la abstracción teórica. Pero él no sólo ha encontrado algunas ideas fundamentales para entender la historia colonial y republicana, sino que también ha roturado terrenos nunca antes transitados por historiadores peruanos. Sus pioneros estudios sobre las diferentes expresiones del arte andino popular han permitido rescatar una dimensión muy andina, y por supuesto muy peruana, de nuestra historia[4].

No pretendo demostrar, en un comentario tan breve, que todo el desarrollo historiográfico peruano debe resumirse en los trabajos iluminadores de un grupo reducido de personas; no en absoluto. Pero si creo que este desarrollo que ha contribuido a construir un nuevo perfil de la historia peruana, ha sido la obra del descubrimiento de una serie de ideas fundamentales. Nadie puede negar que los trabajos de Jorge Basadre sobre la república han contribuido a ordenar nuestra memoria histórica de este periodo. Asimismo, cuando observamos el siglo XX, tampoco podemos negar que los trabajos de Francisco García Calderón, Víctor Andrés Belaunde y José Carlos Mariátegui inauguran líneas fundamentales de reflexión sobre las cuales una multitud de estudios menores recientes, armados con nuevas técnicas de investigación histórica, han tratado de avanzar[5].

Podríamos, quizá de una manera demasiado esquemática encontrar una línea fundamental de reflexión desde los estudios de Julio C. Tello, pasando por los de José Carlos Mariátegui, John H. Rowe, John V. Murra, Jorge Basadre, hasta de llegar a los de Pablo Macera, a pesar de que algunos son extranjeros y todos ellos políticamente muy disimiles. Tal línea pretende incluir dentro de nuestra historia una historia más nacional. Esta forma de pensar nuestro desarrollo historiográfico, que sin duda constituye un nuevo perfil de nuestra historia, no puede resumirse en un inventario de títulos presentados dentro de un ordenamiento temático y cronológico. No hay que hacer culto a la tesis extranjera. Hay algunas que no aportan nada o que más bien constituyen un pretexto para ensayar procedimientos metodológicos propios de países extranjeros y que no responden a la necesidad de construir un nuevo rostro, más andino y nacional, de nuestra historia.

 

* Este texto fue publicado en La Revista 5 (1981), pp. 59-60. Foto:  Agencia Andina.

[1] Sobre la obra de Tello puede ser útil su síntesis, Origen y desarrollo de las civilizaciones prehistóricas andinas, Lima, Lib. e Imp. Gil, 1942. Un último trabajo biográfico de importancia con una selección de textos en Richard L. Burger, The Life and Writings of Julio C. Tello: America’s First Indigenous Archaeologist, Iowa City: University of Iowa Press, 2009. Sobre este libro ver la reseña de Gabriel Ramon en http://rcritica.hypotheses.org/199 que amplia la discusión sobre la obra de Tello. Sobre Rowe, Burga se refiere a “Stages and periods in archaeological interpretation”, en Southwestern Journal of Anthropology, Vol. 18, No. 1 (Spring, 1962), pp. 40-54. Sobre el tema de la periodificación  ver: Gabriel Ramon Joffré, “Periodificación en Arqueología peruana: genealogía y aporía“, Bulletin de l’Institut français d’études andines, 2005, 34 (1): 5-33. Nota del editor.

[2] John V. Murra, La organización económica del Estado inca, (México, Siglo XXI ed., 1978). Es la versión en español de la tesis de Murra sustentada en 1955. Nota del editor.

[3] Louis Baudin, L’empire socialiste des Inka, Paris, Institut d’Ethnologie, 1928, primera versión en español de 1943; Emilio Choy, “Desarrollo del pensamiento especulativo en la sociedad esclavista de los incas”, en II Congreso de Historia del Perú, Vol. 2, Lima: Centro de Estudios Histórico Militares del Perú, 1962, pp. 87-101; “Estructuras de amortiguación y lucha de clases en el sistema esclavista incaico”, en Atti del XL Congresso Internazionalle degli Americanisti (Roma-Genova, 1972), Vol. 2, Genova, Tilgher, 1975, pp. 511-513. José Carlos Mariátegui, 7 ensayos de la realidad nacional, Lima, Minerva, 1928. Nota del editor.

[4] Las investigaciones a los que se refiere Burga están en Pablo Macera, Trabajos de historia, 4 vols., Lima, Instituto Nacional de Cultura, 1977. Nota del editor.

[5] Jorge Basadre, Perú, problema y posibilidad (1931); Historia del república del Perú (1ª edición de 1939); Francisco García Calderón, Le Pérou Contemporain (1907);Víctor Andrés Belaunde, La realidad nacional (1931). Nota del editor.

Franklin Pease. La historiografía de los “elegidos” (1981). Comentarios al Nuevo perfil de la historia del Perú de H. Bonilla

Franklin_Pease-677x450

 

Merece elogio y reconocimiento la presentación de una amplia bibliografía sobre la historia escrita sobre el Perú, como la de Heraclio Bonilla en La Revista 3, donde se da cuenta de libros y tesis universitarias[1]. Si bien es cierto que en los últimos tiempos se aprecia un incremento notable de la producción histórica entre nosotros, no es menos correcto que también va ampliándose el corto número de los “elegidos” que tienen acceso a la historiografía escrita en inglés, francés o alemán sobre América Latina en general y el Perú en particular. Interesaría ampliar el análisis, por ejemplo, acerca de la influencia de la historia escrita en el extranjero ha tenido en los últimos tiempos, ya no únicamente en lo que se refiere a la metodología, sino también y particularmente en las temáticas. Pablo Macera hablaba alguna vez de que éramos “portuarios y aduaneros”; no sorprende comprobar que, también a nivel historiográfico, esta afirmación tiene sentido propio.

Se ha buscado muchas veces distinguir una historiografía peruana tradicional de otra moderna; hoy quizás debiéramos repensar esta distinción y precisar mejor los ámbitos donde es válida. Ciertamente, el historiador peruano de hoy se encuentra menos aislado de lo que estaba años atrás, y tiene mejores accesos a la investigación foránea; pero la “modernidad” no responde únicamente a la ruptura del aislamiento, ni tampoco a la mera incorporación de las temáticas del uso. No es, claro está, la modificación terminológica la que puede hacer más científica a la historiografía peruana actual, sino su capacidad de perfeccionar sus evidencias y la elaboración de hipótesis contrastables con otras propuestas y con nuevas evidencias.

La acuciosa lista que ofrece el articulo de Bonilla podría relevarme de intentar complementarla; sin embargo, la tentación es fuerte, toda vez que, con razón, Bonilla reconoce que “Todo recuento es ciertamente un recuento arbitrario, porque traduce las preferencias del autor y porque señala tendencias a partir de las obras más significativas”. Intentaré entonces completarlo, sobre todo en lo que tiene que ver con la historia andina. Es en este ámbito donde es conveniente llamar la atención sobre los trabajos de María Rostworowski de Diez Canseco; en 1953, su libro Pachacutec Inca Yupanqui señaló una importante variación en la forma tradicionalmente empleada para estudiar a los Incas, que continuó después, en estudios sobre los pesos y medidas (tema reactualizado en Europa en un excelente libro de W. Kula[2]) y sobre la situación de la herencia de los curacazgos costeños (1958 y 1961)[3]. Después María Rostworowski ha centrado su quehacer en la costa y sus grupos étnicos, particularmente en el siglo XVI; sus diversos artículos reunidos en Etnia y sociedad. Costa peruana prehispánica (Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1977) y Señoríos indígenas de Lima y Canta (Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1978) representan el más ambicioso empeño de rescatar la historia del poblador costeño durante la colonia. Allí hay aportes sustanciales que obligaron a una revaluación de temáticas y perspectivas. Es justamente a raíz de los estudios precursores de Luis E. Valcárcel, y los más recientes aportes de John V. Murra[4] y María Rostworowski, que la etnohistoria andina adquirió puntos de partida que renovaron los ámbitos de trabajo que permiten hoy hablar de la elaboración de una historia andina que busca devolver al hombre andino su papel protagónico en la historia del Perú colonial y republicano.

La historia de las unidades étnicas se ha desarrollado mucho en los últimos años: aquí puede mencionarse fácilmente los trabajos de Waldemar Espinoza, al lado de los de Murra, Rostowrowski y otros autores. Una aproximación sugerente, que espera mayor discusión, es la de Espinoza en su libro La destrucción del Imperio de los incas (Lima, Retablo de Papel, 1974), donde propuso un conflicto muy amplio entre las unidades étnicas andinas y el Tawantisuyu de los incas.

Los primeros años posteriores a la invasión española han adquirido una nueva dimensión desde que los hombres andinos ya no son considerados solamente como el recuerdo de un pasado glorioso, y puede revaluarse la continuidad de la historia andina. Por ello adquieren especial relieve obras recientes como el de Josep M. Barnadas, Charcas: orígenes históricos de una sociedad colonial (La Paz, CIPCA, 1973), así como una importante contribución de Silvio Zavala, El servicio personal de los indios del Perú (extractos de los siglos XVI-XVIII), (El Colegio de México, 1978-80). La colonia inicial viene reclamando esfuerzos de reinterpretación, a la vez que una tarea que hoy todavía se reconoce inmensa la de hacer accesibles las fuentes documentales, e incluso devolver su real condición a aquellas que han sido mal editadas; al caso de la Relación de Pedro Pizarro, reeditada de acuerdo al nuevo manuscrito por Guillermo Lohmann (Universidad Católica, Lima, 1973), es un buen ejemplo. Pocos trabajos de envergadura se han emprendido en nuestro medio en busca de un replanteo de las instituciones coloniales; un buen ejemplo es el estudio de Efraín Trelles, Lucas Martínez Vegazo: funcionamiento de una encomienda peruana inicial (Tesis, Universidad Católica, Lima 1980), que será editado próximamente. Otros estudios recientes como el de Rafael Varón, Curacas y encomenderos. Acomodamiento nativo en Huaraz. Siglo XVI y XVII (Lima, P. L. Villanueva, 1980), sugieren aproximaciones útiles.

Muchos temas son los temas que sugiere un artículo como el de Bonilla y otros muchos son los libros que podrían incluirse en la larga lista. Quisiera señalar algunas carencias; no abundan las síntesis que introduzcan al lector en el universo histórico peruano; las ha habido recientemente, como la Visión histórica del Perú, de Pablo Macera (Ed. Milla Batres, 1978), que junto con los trabajos de Burga, Flores Galindo y Cotler son los únicos ejemplos en los años recientes. Colecciones como la Historia del Perú editada por Juan Mejía Baca cubren ámbitos muy amplios para esta nota. Sería deseable ampliar los comentarios. La historiografía peruana requiere precisar no solo los aportes sino las carencias (historia de las ideas o de las mentalidades, por ejemplo); quedan sin duda múltiples campos por roturar.

* Este texto se publicó en La Revista 5 (1981), pp. 58-59. La imagen proviene de la página de http://puntoedu.pucp.edu.pe/

[1]El nuevo perfil de la historia del Perú” (1980). Nota del editor.

[2] Se refiere al texto clásico de Witold Kula, Las medidas y los hombres, (México, Siglo XXI Ed., 1970). Nota del editor.

[3] “Pesos y medidas en el Perú prehispánico”, en Actas y trabajos del II congreso nacional de historia del Perú (Época Pre-Hispánica). Congreso Nacional de Historia del Perú (2o: 4-9 agosto, Lima 1958), Vol. 2. Lima: Centro de Estudios Histórico Militares del Perú, 1959-1962, pp. 103-115; Curacas y sucesiones: Costa Norte (Lima, Minerva1961). Nota del editor.

[4] John V. Murra, Formaciones económicas y políticas del mundo andino, (Lima, IEP, 1975). Nota del editor.

Heraclio Bonilla. El nuevo perfil de la Historia del Perú (1980)

En el Perú de la última década han ocurrido cambios sustantivos en el pensamiento sobre la sociedad peruana y su historia. Este cambio es visible en todas las disciplinas sociales, pero de manera particular son el análisis económico y la investigación histórica las que han alcanzado logros importantes. La Economía ha dejado de ser, en las obras de sus mejores cultores, esa vaga meditación decimonónica o ese crudo ejercicio de contabilidad de boticario, mientras que los trabajos en el campo de la historia empiezan por fin a alcanzar un nivel mínimo de seriedad. Lo que antes era el resultado de una que otra mente particularmente lúcida, la concepción que hoy se tiene de la historia y del trabajo del historiador es compartida por un grupo más vasto. Interesa, por consiguiente, examinar dónde se han producido estos cambios, no sólo por una necesidad académica de establecer un balance responsable sino también porque es indispensable subrayar los contornos que está adquiriendo la nueva conciencia que la sociedad peruana tiene de su pasado. La práctica de la historia en el Perú, más que de cualquier otra disciplina social, es parte de un combate continuo por el rediseño del pasado de la sociedad peruana y por la destrucción de la amnesia colectiva que la clase dominante impuso sobre los oprimidos. Que ambos objetivos fueron reivindicados siempre es la evidencia misma, pero sólo ahora esta exigencia está respaldada con trabajos de un rigor indiscutible.

El propósito de esta reseña es justamente ofrecer un recuento de los logros alcanzados por la historiografía peruana de la última década en el conocimiento del proceso que empieza con la incorporación del Perú al mercado internacional en el siglo XVI y que termina con el impacto de la crisis mundial de 1929 sobre su economía. Para una mayor claridad de la exposición los trabajos han sido agrupados temáticamente, tanto en función de los sectores básicos de la economía como de los diferentes niveles de la realidad. Todo recuento es ciertamente un recuento arbitrario, porque traduce las preferencias del autor y porque señala tendencias a partir de las obras más representativas. En este sentido una bibliografía completa de la producción histórica de estos diez años revelaría tal vez que gran parte de los trabajos históricos responden todavía a la concepción tradicional de la historia y que el cambio que aquí se postula no parece tan evidente. Pero es la existencia de esta brecha, por mínima que sea, la que importa señalar.

EL TRANSITO DEL SISTEMA ANDINO AL SISTEMA COLONIAL

Los grandes movimientos en pos de la liberación de la opresión colonial impuesta a los pueblos de Asia y de África, revoluciones como la de México, Bolivia y Cuba en la América Latina, al igual que la crisis de la historiografía del Occidente nacida de su incapacidad de dar cuenta de manera satisfactoria sobre los cambios ocurridos en estos “pueblos sin historia”, hicieron indispensable repensar de una manera enteramente nueva el proceso de las sociedades coloniales y elaborar los conceptos e instrumentos adecuados para su reconstrucción. Este cambio implicó en el caso de Hispanoamérica abandonar la idea de una historia colonial como una mera prolongación de la historia europea, para reemplazarla por una aproximación que partiera de las peculiaridades de la sociedad colonial y que privilegiara el testimonio de los colonizados. La fractura impuesta por la conquista dejaba así de ser la epopeya heroica de Pizarro y de sus hombres, para convertirse en el inicio de una indagación sobre el proceso de desmantelamiento de los mecanismos que sustentaron el Tawantinsuyo y los efectos que generara esta destrucción en la población nativa. Esta inédita “visión de los vencidos”, para utilizar la bella fórmula acuñada por el mexicano Miguel León Portilla, permitió a Nathan Wachtel reconstruir en La Vision des Vaincus. Les Indiens du Pérou devant la Conquête Espagnole 1530-1570, (Paris, Gallimard, 1971), el dramático proceso de desestructuración de la sociedad andina. Paralelamente a sus esfuerzos Karen Spalding en De indio a campesino, (Lima, IEP, 1974), prolongaba este tipo de análisis para el conjunto del período colonial, mientras que Franklin Pease G. Y. mostraba en su libro Del Tawantinsuyo a la historia del Perú, (Lima, IEP, 1978), las implicancias de esta aproximación para la historiografía peruana. Otro ejemplo de este tipo de análisis es el trabajo de Steve Stern The Indian People of Huamanga, Peru and the Foundation of a Colonial Society 1532-1640, (Ph. D. Thesis, Yale University, 1979), dedicado a mostrar cómo el ordenamiento colonial de una región fue establecido en respuesta al campesinado andino y sus luchas. Para que esta visión andina de la historia de la conquista y del período colonial fuera posible fue indispensable el aporte del pensamiento antropológico y de los trabajos de John V. Murra sobre los fundamentos de la civilización andina antes de 1532. Sus cultores, dada la inmadurez de la ciencia histórica en el Perú, bautizaron como “Etnohistoria” a los trabajos que asumen esta línea de análisis.

Uno de los problemas que es importante dilucidar en el examen del tránsito del sistema andino al sistema colonial se refiere a la medición del impacto de la conquista sobre el volumen de la población aborigen. Problema que durante mucho tiempo ocupó el ocio de hispanistas e indigenistas, de defensores de la leyenda negra o de la leyenda rosa de la conquista. La historia demográfica del Perú no cuenta todavía con un Borah, con un Goubert o con un Laslett, pero en algo se ha avanzado[1]. Noble David Cook en The Indian Population of Peru, 1570-1620 (Ph. D. Thesis, University of Texas at Austin, 1973), y Günter Vollmer en Bevölkerungspolitik und Bevölkerungsstruktur im Vizekönigreich Peru zu Ende der Kolonialzeit (1741-1821), (Bad Homburg, 1967), han propuesto las primeras cifras sobre la evolución de la población indígena para el conjunto del período colonial, mientras que Nicolás Sánchez-Albornoz en Indios y Tributos en el Alto Perú, (Lima, IEP, 1978), ha examinado, aunque todavía para una región limitada, las relaciones entre población, tributo y economía campesina.

Desde el lado de la población hispánica, el otro componente de la sociedad colonial temprana, dos libros recientes han permitido avanzar más allá de la mera reiteración de las hazañas de los hombres de la conquista: Spanish Peru 1532-1560, (Wisconsin, 1968), y The Men of Cajamarca, (Austin, 1972) de James Lockhart permiten efectivamente conocer el entorno social de los hombres de la conquista y las nuevas instituciones que se fueron creando en el interior mismo de las guerras de la conquista.

Men of Cajamarca

 

 

 

 

 

 

 

El estudio de la religión andina durante mucho tiempo fue un apéndice menor de la historia institucional de la Iglesia Católica. También aquí la reflexión antropológica obligó a los historiadores cambiar la perspectiva del estudio. Además de los trabajos iniciales de Pease deben mencionarse, en este nuevo contexto, el libro de Pierre Duviols La Lutte contre les Religions Autochtones dans le Pérou Colonial, (Lima, 1971), y la encuesta coordinada por José Matos Mar a base de los documentos de extirpación de idolatrías.

LA ECONOMIA MINERA COLONIAL

La necesidad de comprender los mecanismos de la acumulación primitiva del capital atrajo desde muy temprano el interés de los historiadores norteamericanos y europeos hacia la minería y los metales preciosos del Perú colonial. Los trabajos de Earl J. Hamilton, Huguette y Pierre Chaunu y de Pierre Vilar, para citar los nombres más relevantes, testimonian este interés. Pero, por razones obvias, el énfasis de estos análisis radicaba en el rol de la exportación de los metales preciosos en la mutación de la economía europea del siglo XVI y en el desencadenamiento de la elevación secular de los precios[2]. Los trabajos posteriores de Álvaro Jara Tres Ensayos sobre Economía Minera Hispanoamericana, (Santiago, 1966), y Peter J. Bakewell “Registered Silver Production in the Potosi District, 1550-1735“, Jahrbuch fü Geschichte Lateinamerikas, (Band 12, 1975), si bien registraron con cuidado las fluctuaciones de la producción, no hicieron en cambio mucho por alterar la orientación de los estudios sobre la minería colonial.

Jara

 

 

 

 

 

 

 

Ahora bien, si la hipótesis propuesta por Murra sobre el funcionamiento de la economía precolombina es correcta, es lógico pensar que sus primeras erosiones fueron provocadas por la puesta en marcha de las minas de Potosí y de Huancavelica, y por la circulación de los metales como mercancía-dinero desde el lugar de su producción hasta el momento mismo en que fueron exportados por el Callao y Buenos Aires. Es al examen de la formación de este espacio económico andino, en consonancia con la producción argentífera, que Carlos Sempat Assadourian ha dedicado dos importantes trabajos: “Sobre un Elemento de la Economía Colonial: Producción y Circulación de Mercancías en el Interior de un Conjunto Colonial”, Eure (Santiago, 1973, 11. 8), y “La Producción de la Mercancía Dinero en la Formación del Mercado Interno Colonial”, Economía (Lima PUC, 1978, vol. 1, n. 2). El problema de la mita minera y de sus implicancias para la economía del Perú del siglo XVIII, por otra parte, ha sido estudiado por Enrique Tandeter en una valiosa tesis que acaba de redactar[3]. Finalmente, John Fisher en Minas y mineros en el Perú Colonial, (Lima, IEP, 1977), ha destruido la vieja idea de la existencia de una aguda crisis minera en el último tercio del siglo XVIII, mostrando que la producción de Cerro de Pasco, si bien no alcanzó los antiguos niveles potosinos, permitió sin embargo el funcionamiento del sector minero hasta las vísperas mismas de la independencia.

LA AGRICULTURA COLONIAL

La economía y sociedad rurales del Perú colonial no cuentan todavía con un estudio similar al que François Chevalier realizara para México[4]. Hasta ahora los apuntes más sugerentes han sido esbozados por Pablo Macera, particularmente en su “Feudalismo Colonial Americano”, publicado, conjuntamente con sus otros estudios, en sus Trabajos de Historia, (Lima, INC, 1977,4 vols.). Este enorme vacío sin embargo ha sido particularmente cubierto en los últimos años con algunas sólidas monografías regionales, las cuales permiten el conocimiento de la profunda diversidad de la estructura agraria colonial, así como el establecimiento de las primeras periodizaciones de su desarrollo. Entre estas se cuentan, para la costa norte, con el trabajo de Susan Ramírez- Horton, Land Tenure and the Economics of Power in Colonial Peru, (Ph. D. Thesis, University of Wisconsin, 1977, 2 vols.); para la costa central, con el magnífico libro de Robert Keith Conquest and Agrarian. Change: The Emergence of the Hacienda System on the Peruvian Coast, (Cambridge, 1976); mientras que el problema de la estabilidad de la mediana y pequeña propiedad en la campiña arequipeña ha sido extensamente discutido por Keith Davies en The Rural Domain of the City of Arequipa, 1540-1665, (Ph. D. Thesis, University of Connecticut, 1974).

No existe, a mi conocimiento, este tipo de estudios para el caso de las tradicionales haciendas serranas, ni mucho menos sobre la evolución de la estructura interna de la comunidad campesina colonial. Salvo el sólido examen realizado por Magnus Mörner en su Perfil de la Sociedad Rural del Cuzco a fines de la Colonia, (Lima, Universidad del Pacífico, 1978), y la conocida tesis de Karen Spalding para la región de Huarochirí Indian Rural Society in Colonial Peru: The Example of Huarochiri, (Ph. D. Thesis, University of California, Berkeley, 1967); queda aún por investigar el funcionamiento de este tipo de unidades productivas.

La misma ignorancia subsiste sobre las formas de trabajo y la transformación de las relaciones de producción. El monumental libro escrito por Frederick Bowser The African Slave in Colonial Peru, (Stanford, 1974) informa sobre las características de la temprana esclavitud colonial, pero es de poca utilidad para entender el funcionamiento de la esclavitud en el interior de una economía colonial y la naturaleza de su articulación con otras formas de producción. Sería importante, en este contexto, examinar el problema de la esclavitud en el Perú colonial a la luz del gran debate que animaran hace algunos años Eugene Genovese y Robert W. Fogel[5].

African slave

 

 

 

 

 

 

 

OBRAJES E INDUSTRIA COLONIAL

Los obrajes constituyen, conjuntamente con los yacimientos mineros, unidades significativas por su capacidad de inducir cambios en el interior de la economía regional, a la vez que ordenan circuitos muy precisos tanto por los insumos que demandan como por el destino de su producción textil. Estos hechos, asociados al tipo de fuerza de trabajo que incorporan, constituyen razones suficientes para justificar su estudio. No sólo para lograr una comprensión adecuada sobre el funcionamiento del “sector industrial” en la colonia, sino también para descifrar la lógica de funcionamiento del conjunto del sistema económico colonial. Desafortunadamente, con la excepción del viejo libro de Fernando Silva Santisteban[6], sólo el reciente trabajo de Miriam Salas De los Obrajes de Canaria y Chincheros a las Comunidades Indígenas de Vilcashuaman, (Lima, 1979), permite conocer algunas características del funcionamiento del obraje andino. En este sentido, la tesis de Robson P. Tyrer, The Demographic and Economic History of the Audiencia of Quito: Indian Population and the Textile Industry, 1600-1800, (Ph. D. Thesis, University of California, Berkeley, 1976), aunque referida al Ecuador moderno, constituye la fundamental obra de referencia hasta que se redacten otras monografías similares para el contexto del Perú.

ESTADO Y FINANZAS COLONIALES

El funcionamiento del sistema colonial peruano está definido por la extorsión fiscal de los excedentes que produjo. Estos fueron el sustento para la reproducción del sistema interno de dominación política y para el mantenimiento del Estado metropolitano. De ahí, precisamente, el especial cuidado que tuvo la burocracia colonial en contabilizar las entradas y las salidas de las Cajas Reales del Virreinato. Por consiguiente, el análisis de esta frondosa documentación permite no sólo cuantificar la explotación colonial, sino también que ella informa sobre el potencial productivo de las diferentes regiones del espacio colonial. Tal ha sido el propósito de los trabajos emprendidos a partir de estas fuentes por Javier Tord y por Herbert Klein y John TePaske. El primero ha publicado un adelanto de sus resultados en “Sociedad Colonial y Fiscalidad”, Apuntes (Lima, Universidad del Pacífico, 1977, n. 7), mientras que los últimos se aprestan a publicar el conjunto de la información estadística en las series del Instituto de Estudios Peruanos[7].

La discusión sobre la naturaleza del Estado Colonial en cambio, está recién en sus inicios. Inspirados por la idea weberiana del sustento patrimonial del poder, Richard Morse en “The Heritage of Latin América”, Louis Hartz (ed.) The Founding of New Societies, (New York, 1964, pp. 123-177) y Magali Sarfatti en Spanish Bureaucratic-Patrimonialism in America, (Berkeley, 1966) fueron los primeros en iniciar la discusión moderna sobre el Estado colonial. Julio Cotler en un libro más general Clases, Estado y Nación en el Perú, (Lima, IEP, 1978), examina de manera específica las características del Estado colonial a partir de premisas semejantes. Sin duda alguna, este es un campo donde la colaboración entre cientistas políticos e historiadores es necesario. Pero si bien es cierto que sólo la teoría, en este caso la teoría política, permite al historiador descifrar la realidad que estudia, no lo es menos que una teorización carente del sustento empírico corre el riesgo de convertirse en pura metafísica. Y la verdad es que investigaciones empíricas sobre la estructura y el funcionamiento del Estado colonial en el Perú simple y llanamente no existen todavía. De aquí la importancia de los libros escritos por John Fisher, Government and Society in Colonial Peru. The Intendant System 1784-1814, (Londres, 1970); Guillermo Lohmann Villena, Los ministros de la Audiencia de Lima en el reinado de los borbones (1700-1821). Esquema de un estudio sobre un núcleo dirigente, (Sevilla, 1974); Marc Burkholder, From Impotence to Authority, (Columbia, 1977) y Leon Campbell, The Military and Society in Colonial Peru, 1750-1810 (Philadelphia, 1978), porque a través de cuidadosos estudios sobre la composición de la clase dirigente y del ejército que estuvo a su servicio, ofrecen los primeros elementos para re-examinar con rigor el problema del Estado en sus múltiples relaciones con la sociedad colonial.

LA CRISIS DEL ORDEN COLONIAL

Cuando en el Perú se piensa sobre la ruptura del pacto colonial la figura que inmediatamente se evoca es la de Tupac Amaru. Con razón o sin ella, el cacique de Tungasuca y las movilizaciones lideradas por otros jefes menores constituyen así la preocupación central de la historiografía de este período. Después del libro clásico que Boleslao Lewin dedicara a Tupac Amaru en 1957[8], diversos estudios recientes han contribuido a un mejor conocimiento de la hoguera revolucionaria que encendiera el gran rebelde. Gran parte de ellos han sido reunidos, precedidos de una inteligente introducción, en un volumen editado por Alberto Flores Galindo bajo el título de Tupac Amaru II, (Lima, INC, 1976), mientras que Scarlett O’Phelan, después de haber listado la mayor parte de las rebeliones indígenas del siglo XVIII, está terminando una importante tesis sobre este mismo problema[9]. Pero la más importante contribución ha sido hecha por Jürgen Golte. Su libro Repartos y Rebeliones. Tupac Amaru y las Contradicciones del Sistema Colonial, (Lima, IEP, 1980), es una demostración casi innecesaria de la correlación entre reparto y rebeliones, pero el gran valor de su trabajo radica en demostrar los mecanismos a partir de los cuales el reparto de mercancías impulsó la ampliación del mercado interno, a la vez que regulaba la captación del sobre-trabajo de la población campesina.

Golte

 

 

 

 

 

 

 

En 1971 Heraclio Bonilla y Karen Spalding señalaron en “La Independencia en el Perú: las Palabras y los Hechos”, Heraclio Bonilla, et. al. La Independencia en el Perú (Lima, IEP, 1971), que gran parte de las tesis sobre la emancipación peruana propuestas por la historiografía tradicional local carecían de sentido, a la vez que formulaban algunas preguntas para las investigaciones futuras sobre la coyuntura de la independencia. A pesar del tiempo transcurrido, no tengo la impresión de que un adelanto sensible se haya producido en nuestro conocimiento sobre el período 1784-1824. La excepción notable es la aparición de una centena de macizos libros agrupados bajo el nombre de Colección Documental de la Independencia del Perú, editados por la Comisión Nacional del Sesquicentenario del Perú. Pero sólo son documentos, sin duda importantes, pero que aún aguardan la paciencia y el entusiasmo de algún lector…

bONILLA INDEPE

 

 

 

 

 

 

 

DE LA INDEPENDENCIA A LA CRISIS DE 1929

Cuatro etapas significativas recortan el proceso de cerca de cien años que recorre la sociedad peruana desde su independencia de España hasta el estallido de la crisis de 1929. Ellas son: 1) el repliegue de 1821 a 1840, 2) la edad del guano de 1840 a 1879, 3) la guerra de 1879-1884, 4) la reconstrucción de la post-guerra hasta 1929. En esta segunda parte, se intenta detallar los avances realizados por la investigación histórica en cada una de estas fases.

Indudablemente que la gran obra de Jorge Basadre Historia de la República del Perú, (Lima, 1962-1964, 5ª ed., 10 vols.), sigue siendo la referencia fundamental para este período, al igual que su Introducción a las Bases Documentales para la Historia de la República del Perú con algunas reflexiones, (Lima, 1971), constituye el instrumento de trabajo básico para todo aquel que quiera conocer más detalladamente la historia nacional del Perú. Es igualmente cierto que sus obras juveniles Perú, problema y posibilidad, (Lima, 1931, 2ª ed. 1978) y La multitud, la ciudad y el campo, (Lima, 1947), no sólo que no han perdido todo su frescor, sino que inauguraron una de las aproximaciones más sugerentes para el estudio de la historia peruana y que su problemática sólo tardíamente ha sido recién retornada por la historiografía del Perú. Además de los clásicos libros de Basadre, otra síntesis sobre este período escrita por Emilio Romero, Historia económica del Perú, (Buenos Aires, 1949; Lima, 2ª ed., 1968), conserva gran parte de su valor informativo. Más recientemente, Ernesto Yepes del Castillo en su Perú 1820-1920. Un siglo de desarrollo capitalista, (Lima, IEP, 1972), ha presentado una interpretación de conjunto sobre las características fundamentales del siglo XIX, mientras que Cotler, en su libro ya citado, argumenta sobre la persistencia y el significado del carácter colonial de la sociedad y el Estado peruano post 1821. La periodización económica del conjunto del siglo XIX, por otra parte, a partir del comportamiento del comercio de exportación peruano, han sido sugeridos por Bonilla en Un siglo a la deriva, (Lima, IEP, 1980, caps. I y II), Y por Shane Hunt en Price and Quantum Estimates of Peruvian. Exports 1830-1962, (Princeton, Woodrow Wilson School, Discussion Paper n. 33, 1973). El estudio de las finanzas del período, además, ha sido realizado por Javier Tantaleán A. en una importante introducción que precede a la edición en prensa del conjunto de las memorias redactadas por los Ministros de la época[10]. Otra contribución decisiva, para el período 1890-1977, es la de Rosemary Thorp y Geoff Bertram cuyo libro Peru 1890-1977: Growth and Policy in an Open Economy, (Londres, Macmillan, 1978), es un análisis muy cuidadoso sobre el funcionamiento del sector moderno de la economía peruana desde fines del siglo XIX. En esta revisión de conjunto, si hay alguna carencia que lamentar, es justamente la no existencia de un trabajo similar al realizado por Thorp y Bertram pero para los sectores tradicionales de la economía. Son estos sólidos trabajos generales los que brindan los parámetros básicos para ubicar el aporte de monografías más específicas.

PERU

 

 

 

 

 

 

 

EL REPLIEGUE DE 1821 A 1840

Estas fueron dos décadas decisivas en el proceso de desenlace del sistema colonial y de emergencia del nuevo ordenamiento nacional. Pero tal examen no ha sido todavía emprendido. Los estudios realizados se refieren a otros problemas, pero no menos significativos. Bonilla ha examinado en Gran Bretaña y el Perú. Los mecanismos de un control económico, (Lima, IEP, 1977), las condiciones y los efectos de la presencia británica en el Perú post-independiente. Mientras que la especificidad económica y cultural de la región sur andina, es decir su notable potencialidad en un marco de depresión, ha sido tratada por Flores Galindo en Arequipa y el Sur Andino, siglos XVIII-XX, (Lima, Horizonte, 1977). Las relaciones entre comunidades y haciendas y el proceso de descomposición/recomposición en el interior de las primeras durante este período han sido estudiados de manera ejemplar por Christine Hünefeldt y los resultados aguardan su publicación[11]. Aunque no se refiere específicamente a este período, sino que constituyen tratamientos en un marco cronológico más amplio, el libro de Víctor Villanueva Ejército Peruano, del caudillaje anárquico al militarismo reformista, (Lima, 1973) y de Jeffrey Klaiber, Religion and Revolution in Peru 1824-1976, (Notre Dame, 1976), permiten conocer algunas características del ordenamiento militar y religioso de esta etapa.

LA EDAD DEL GUANO DE 1840 A 1879

En 1960 Jonathan Levin publicó su libro The Export Economies: Their Pattern of Development in Historical Perspective, (Cambridge, 1960), inaugurando la discusión moderna sobre el impacto del guano en el conjunto de la economía peruana. La tesis de Levin de que la movilización internacional de los factores para operar el guano convirtió al abono peruano en el sustento de un típico ejemplo de una economía de enclave fue persuasivamente cuestionada por Hunt en su trabajo Growth and Guano in Nineteenth Century Peru, (Princeton, Woodrow Wilson School, 1973). Hunt, luego de un paciente ejercicio estadístico, demostró que el Estado peruano durante la época del guano había logrado captar entre el 65 y el 70% de los ingresos producidos por la venta del abono, situación que contradecía la tesis de una economía de enclave en la cual los valores de retorno son escasos o nulos y proponía más bien la idea de una economía rentista para explicar la situación económica de este período. De otro lado, William M. Mathew en su tesis doctoral Anglo-Peruvian Commercial and Financial Relations 1820-1865, (Ph. D Thesis, University of London, 1964), basada en los papeles privados de la casa mercantil Anthony Gibbs, una de las principales exportadoras de guano, mostraba los mecanismos de comercialización del abono peruano y la gran autonomía con que contaba el gobierno peruano frente a los dictados de la casa comercial inglesa. Este último aspecto, el de las presiones inglesas, fue desarrollado por el mismo Mathew en un articulo posterior “The Imperialism of Free Trade, Peru 1820-1870”, Economic History Review, (Londres, 2nd. series, 1968, vol. XXI), argumentando, al igual que D.C.M. Platt, que las tesis de Gallagher y Robinson sobre el imperialismo inglés del libre cambio no tenían relevancia para la América Latina[12].

En este mismo contexto, el impacto que tuvo los cambios en la composición de la clase dominante sobre la política a seguir con los recursos generados por la venta del guano, así como el mecanismo de transmisión de la crisis internacional de 1872 sobre las finanzas peruanas han sido los temas básicos tratados por Juan Maiguashca en A Reinterpretation of the Guano Age 1840-1880, (Ph. D. Thesis, University of Oxford, 1967). Bonilla, finalmente, en Guano y Burguesía en el Perú, (Lima, IEP, 1974), examinó el fracaso económico del Perú durante la época del guano en función de las características de la clase dominante y de la estrechez del mercado interno.

El problema de los efectos inducidos generados por el guano ha sido otro de los temas que han empezado a investigarse con seriedad. Durante mucho tiempo se pensó que la llamada “consolidación de la deuda interna”, es decir el pago fraudulento a gran parte de los acreedores nativos del Estado peruano con los recursos propiciados por el guano, había sido el origen del proceso de restablecimiento económico de la élite peruana. Esta idea acaba de ser destruida por Alfonso Quiroz en La Consolidación de la Deuda Interna, (Lima, Universidad Católica, Tesis de Bachiller, 1980), quien luego de revisar los papeles de la consolidación encontró que los certificados de la consolidación, al igual que los bonos de la deuda externa, circulaban entre un reducido grupo de gente para terminar en poder de casas mercantiles con fuertes intereses foráneos[13]. Asimismo, el papel del guano en la constitución del capital productivo ha sido demostrado por Manuel Burga en un importante libro sobre el conjunto de la historia agraria del valle de Jequetepeque, en la costa norte. Su libro De la encomienda a la hacienda capitalista, (Lima, IEP, 1976), además de ser uno de los primeros en registrar la historia de un valle costeño en el siglo XIX, señala cómo la capitalización de una de sus haciendas dependió del movimiento financiero originado por el guano.

Es ya bien conocido el hecho de que el guano produjo riqueza y miseria al mismo tiempo. La fantástica inflación de precios que se produjo en ciudades como Lima a comienzos de la década del 70 del siglo XIX, fue el detonante de una de las primeras movilizaciones importantes de las masas urbanas. Su composición y sus objetivos han sido cuidadosamente estudiados por Margarita Giesecke en Masas urbanas y rebelión en la historia: golpe de Estado, Lima 1872, (Lima, 1978).

Giesecke

 

 

 

 

 

 

 

La historia demográfica del período, en cambio, sigue siendo ignorada. Si bien en 1876 se realiza el primer censo nacional, dos décadas antes, en 1854, al suprimir Castilla la tributación de los indios terminó con los Padrones, es decir una de las fuentes más importantes para rastrear la evolución demográfica de esta población. Si bien algunos trabajos importantes sobre este tema se encuentran en curso para la región del Cusco, hasta la fecha el viejo libro de George Kubler The Indian Caste of Peru 1795-1940, (Washington, 1950), sigue siendo la referencia fundamental.

Kubler

 

 

 

 

 

 

 

 

LA GUERRA: 1879-1884

Sobre la guerra con Chile existen desde el siglo pasado muchos libros de un valor desigual. Y seguirán existiendo, mientras la Independencia y el conflicto del Pacífico sean los ejes obligados de la historiografía oficial en la elaboración de la ideología dominante. En 1975 Henri Favre en Remarques sur la Lutte des Classes au Pérou pendant la Guerre du Pacifique, (Grenoble, 1975), fue el primero en llamar la atención sobre la necesidad de examinar el conflicto del Pacífico desde una nueva perspectiva. Pero la guerra es también un caso límite para analizar problemas más serios como la identidad nacional y la sobrevivencia colonial en el Perú moderno. Es por esto que en 1978 Bonilla propuso en un trabajo, reproducido en Un siglo a la deriva, (cap. VI), los lineamientos para reexaminar ambas dimensiones. Sin duda el más importante avance realizado después en el planteamiento de este problema se encuentra en la tesis de Nelson Manrique Campesinado y Nación, (Lima, Tesis de Magister, Universidad Católica, 1980)[14].

DE LA RECONSTRUCCION DE LA POST-GUERRA A LA CRISIS DE 1929

La recuperación de la economía peruana de exportación de la desorganización producida por el conflicto con Chile fue el resultado de una aguda monopolización de los recursos productivos y de una masiva inyección de capital extranjero. Así se inicia un proceso que perdura hasta el impacto de la gran crisis del capitalismo en 1929 y que está caracterizado por los siguientes rasgos. En términos económicos, la concentración y la desnacionalización de los recursos, asociado al cambio de operación del capital extranjero en el Perú y al definitivo desplazamiento del capital británico por el capital norteamericano, dieron nacimiento a complejas unidades productivas sustentadas por la extracción masiva de las materias primas y la explotación capitalista de la fuerza de trabajo nativa. Estos “enclaves”, como se les ha venido a llamar, constituyen de esta manera fenómenos inéditos en la historia económica peruana tanto desde el punto de vista del reordenamiento regional del espacio peruano que producen, como de las nuevas relaciones de producción que establecen.

Estas unidades productivas, por otra parte, introdujeron profundas modificaciones dentro del entorno regional donde operaban, siendo una de sus expresiones el despojo de tierras de medianos y pequeños propietarios y de las comunidades campesinas. Este hecho, y la explotación impuesta sobre los trabajadores de los centros mineros y de las plantaciones agro-industriales dieron nacimiento a las primeras grandes movilizaciones de las masas populares urbanas y rurales e inspiraron el nacimiento de diversas ideologías que cuestionaron la legitimidad de esta dominación.

El estado de esta república de aristócratas tradujo el compromiso entre los intereses de las diferentes fracciones de la clase propietaria con los del capital imperialista. Que fue un arreglo precario lo dicen los frecuentes reacomodos en la relación entre las fuerzas dominantes y la recomposición de la clase dominante, pese a que el período en su conjunto es uno de los más estables de la historia política del Perú. Por ello mismo la crisis del capitalismo en 1929 y las tensiones internas acumuladas terminaron con los esfuerzos erráticos de Leguía por convertir al Perú en una “Patria Nueva”, es decir por modernizar su ordenamiento económico y político.

El análisis económico fundamental de este período ha sido realizado por Thorp y Bertram en su ya citado libro. El examen político, por otra parte, ha sido propuesto por Cotler en el libro que ha sido igualmente mencionado y por Sinesio López en “El Estado oligárquico en el Perú: un ensayo de interpretación”, Cuadernos Sociales Centroamericanos, (San José, mayo-agosto de 1978). Pero las preguntas fundamentales que evoca el proceso económico y político de 1895 a 1930 han sido fundamentadas en el importante libro de Manuel Burga y Alberto Flores Galindo Apogeo y crisis de la república aristocrática, (Lima, Ediciones Rikchay, 1979), inspirado por las orientaciones más nuevas de la historiografía francesa, aunque desafortunadamente desprovisto de un análisis económico riguroso.

El estudio del nacimiento de la dominación norteamericana fue intentado de manera imperfecta hace varios años por James Carey en Peru and the United States, 1900-1962, (Notre Dame, 1962). Más recientemente han tratado el mismo problema William S. Bollinger en The Rise of the United States Influence in Peruvian Economy, 1869-1921, (Master Thesis, University of California, 1971) y Bonilla en Un siglo a la deriva, (cap. III). La migración internacional de personas asociada al nuevo dinamismo adquirido por la economía peruana de estas décadas ha comenzado también a atraer la atención de algunos investigadores. El impacto de la migración italiana fue examinado por Janet Worral, ltalian Inmigration to Peru: 1860-1914, (Ph.D. Thesis, Indiana University, 1972); y de la japonesa por Clinton Gardiner, The Japanese and Peru 1873-1973, (Albuquerque, 1975) y Amelia Morimoto, Los inmigrantes Japoneses en el Perú, (Lima, Universidad Agraria, 1979).

El funcionamiento de los grandes complejos económicos que se instalaron en este período y sus efectos regionales han sido igualmente tratados en algunas sólidas monografías. Para la agricultura de exportación los trabajos más importantes son los de Peter Klaren, Formación de las haciendas azucareras y los orígenes del Apra, (Lima, IEP, 1976, 2ª ed.), Bill Albert, An Essay on the Peruvian Sugar Industry, 1880-1920, (East Anglia, 1976) y Michael Gonzales, The Formation of a Rural Proletariat on a Peruvian. Sugar Plantation, (Ph.D. Thesis, University of California at Berkeley, 1978), mientras que los problemas ligados al nacimiento del proletariado minero han sido explorados por Bonilla en El minero de los Andes, (Lima, IEP, 1974), Alberto Flores Galindo, Los mineros de la Cerro de Pasco, 1900-1930, (Lima, Universidad Católica, 1974), y analizados por Adrián De Wind en Peasants Become Miners, (Ph. D. Thesis, University of Columbia, New York, 1977) en el contexto de los yacimientos de Cobriza en Huancavelica. Rory Miller, por otra parte, ha evaluado en “Railways and Economic Development in Central Peru”, Social and Economic Change in Modern Peru, (Liverpool, Center for Latin American Studies, 1974), el papel de los ferrocarriles en la expansión económica de la sierra central.

Bonilla Minero

 

 

 

 

 

 

 

El estudio de la estructura agraria andina y de las condiciones de emergencia del capitalismo han sido tratados por Martha Giraldo y Ana Liria Franch en Hacienda y Gamonalismo: Azángaro, 1850-1920, (Lima, Tesis de Magister, Universidad Católica, 1979), y por Florencia Mallon en The Poverty of Progress: The Peasants of Yanamarca and the Development of Capitalism in Peru’s Central Highlands, 1860-1940, (Ph. D. Thesis, Yale University, 1980). La especificidad de la economía sur andina centrada en la producción y exportación de las lanas, así como el papel del capital mercantil en el funcionamiento de la estructura productiva regional, han sido estudiados con rigor por Manuel Burga y Wilson Reátegui en la importante monografía que acaban de escribir sobre la casa Ricketts, una de las grandes firmas arequipeñas dedicadas a este tipo de negocios[15]. La articulación de los modos de producción, el engarce entre capitalismo y pre-capitalismo, que es uno de los problemas intensamente debatidos entre los investigadores sociales, ha sido persuasivamente tratado por Rodrigo Montoya para la región de Ayacucho-Apurímac en una notable tesis Les Luttes Paysannes pour la Terre au Pérou au XXeme Siécle, (Universidad de París, These de Troisieme Cycle, 1977)[16]. Tom Davies, por otra parte, ha examinado en Indian Integration in Peru: 1900-1943, (Nebraska, 1974), las relaciones entre Estado y campesinado indígena traducidas en la legislación de la época.

No existe virtualmente nada sobre la evolución de las condiciones de vida de los diferentes grupos de la sociedad peruana. El trabajo pionero y único es el de Shane Hunt “Salarios reales y crecimiento económico en el Perú, 1900-1940”, Economía, (Lima, Universidad Católica, vol. III, n. 5, 1980).

Los estudios sobre los inicios del movimiento obrero y campesino y de su posterior desarrollo son numerosos. Una aceptable síntesis ha sido realizada por Dennis Sulmont, El movimiento obrero en el Perú, 1900 1966, (Lima, Universidad Católica, 1975) y por Wilfredo Kapsoli en Los movimientos campesinos en el Perú, 1879-1965, (Lima, Delva Editores, 1978).

Kapsoli

 

 

 

 

 

 

 

 

Las ideologías políticas del siglo XX, anarquismo, aprismo y comunismo, han sido objeto igualmente de importantes análisis. Piedad Pareja en Anarquismo y sindicalismo en el Perú, (Lima, 1978), a partir del estudio de “La Protesta”, el más importante periódico anarquista, ha examinado el nacimiento y el impacto de estas ideas en el emergente proletariado urbano. De otro lado, las ideas de Mariátegui y Haya de la Torre, así como el desarrollo de su controversia, han atraído un nuevo interés por la vigencia que aún guardan para el esclarecimiento del dilema político del Perú contemporáneo. Sobre las ideas de Haya y el aprismo los trabajos más recientes son los de Liisa North The Origins and Development of the Peruvian Aprista Party, (Ph.D. Thesis, University of California at Berkeley, 1972), Carmen Rosa Balbi El Apra y el Partido Comunista en 1931, (Lima, Universidad Católica, Memoria de Bachiller, 1977) y Víctor Villanueva El Apra en busca del poder, 1930-1940, (Lima, 1975). Sobre las ideas de Mariátegui, además de la extensa reseña de Diego Messeguer[17], los estudios más nuevos son el de Jesús Chavarría José C. Mariátegui and the Rise of Modern. Peru, 1890-1930, (University of New México Press, 1979) y el libro de José Aricó Mariátegui y los orígenes del marxismo latinoamericano, (México, Pasado y Presente, 1978), que contiene una bella introducción escrita por Aricó uno de cuyos méritos es acabar con la visión estrechamente provincial que muchas veces se ofrece del pensamiento de Mariátegui, además de una selección de ensayos sobre el pensamiento del Amauta peruano. César Germaná, por otra parte, en La polémica Haya de la Torre-Mariátegui: reforma o revolución, (Lima, Cuadernos de Sociedad y Política, 1978), ha realizado el mejor balance de las discrepancias en el pensamiento de Haya y de Mariátegui sobre la realidad peruana. En definitiva, si bien se han producido notables avances recientes en el conocimiento del pensamiento de ambas personalidades, sería ahora indispensable continuar el examen de los movimientos políticos inspirados por Mariátegui y por Haya a través de una suerte de “antropología” del aprismo y del comunismo peruano, es decir analizando la manera cómo sus primeros militantes procesaron las ideas de sus fundadores.

El impacto de la crisis de 1929, finalmente, fue estudiado en un trabajo pionero por Aníbal Quijano, reeditado en Imperialismo, clases sociales y Estado en el Perú, 1890-1930, (Lima, Mosca Azul, 1978). Con Quijano, la historia social del Perú contemporáneo tiene contraída una gran deuda, porque supo sugerir derroteros de análisis cuando esta disciplina aún no existía, pese a que no siempre sus proposiciones contaron con un sólido respaldo empírico. De aquí que el libro mencionado de Burga y Flores Galindo constituya hasta hoy la mejor visión del Perú de la década de los veinte y del desenlace producido por la crisis de 1929. Visión que el hermoso libro de Stephen Stein, Populism and Mass Politics in Peru, (Stanford, 1980), completa admirablemente por el estudio de la emergencia y de las características de las fuerzas apristas y sanchecerristas que se enfrentaron en la elección de 1931.

Quijano

 

 

 

 

 

 

 

En resumida síntesis el balance realizado en esta apretada reseña sugiere que queda aún mucho por hacer. No obstante, una atenta lectura de los trabajos aquí mencionados permite constatar que la visión que hoy se tiene del proceso histórico de la sociedad peruana es muy distinta de la que se tenía anteriormente. Como se ha señalado, algunos lineamientos generales del nuevo perfil histórico del Perú ciertamente fueron anticipados por algunas mentes lúcidas como la de Jorge Basadre. Pero sólo una ignorancia muy grande puede desconocer el hecho fundamental que la profundización en los niveles de análisis, así como la expansión de las fronteras del conocimiento histórico son las características más significativas de la historiografía peruana de la última década. Para que este cambio haya sido posible han intervenido diversos factores. En primer lugar, el propio desarrollo de la conciencia política de las masas populares. La movilización política que animaran obligó a los científicos sociales no sólo a explorar las posibilidades de construcción de un futuro distinto, sino también a interrogarse sobre el sentido de un proceso y a partir en pos de la recuperación de un pasado tempranamente arrebatado. En segundo lugar, la inspiración y las enseñanzas de un marxismo depurado de sus interpretaciones dogmáticas, porque exigió a los historiadores interesarse por el estudio de los resortes fundamentales del cambio social. Finalmente, el impacto de las ciencias sociales convencionales como la Economía y la Antropología, porque obligaron a los historiadores a sustituir la ingenuidad por el rigor y el pensamiento.

El acceso a los logros de la nueva investigación histórica desafortunadamente está aún limitada a un “círculo de iniciados”. Nadie ignora la enorme brecha que existe en el Perú entre el nivel alcanzado por la investigación histórica y el contenido de las pedestres “historias” que circulan a nivel popular, escolar e incluso universitario. Cerrar esta brecha, es decir contribuir a forjar una conciencia histórica distinta, es seguramente otra de las tareas, tal vez la fundamental, en el combate cotidiano de la izquierda peruana.

 

* Este balance fue publicado originalmente en La Revista, 3, 1980, pp. 11-18.  Hay una versión en inglés: “The New Profile of Peruvian History“, Latin American Research Review, Vol. 16, No. 3 (1981), pp. 210-224. Agradecemos al  autor permitir la publicación de este balance.

[1] Entre sus obras, ver por ejemplo, Woodrow Wilson Borah y Sherburne F. Cook, Essays in population history: Mexico and the Caribbean, 3 vols. (Berkeley, Los Ángeles, University of California Press, 1971); Pierre Goubert, Louis XIV et vingt millions de Français, (Paris, A. Fayard, 1966); y Peter Laslett, The World We Have Lost, (London, Methuen, 1965). Hay una tercera edición revisada: The World We Have Lost: Further Explored. Nota del editor.

[2] Earl J. Hamilton, American Treasure and the Price Revolution in Spain, 1501–1650 (Cambridge, Mass. Harvard University Press, 1934); Huguette Chaunu y Pierre Chaunu, Seville et l’Atlantique, 1504–1650, 8 vols. (Paris, Colin 1955-1959) y Pierre Vilar, L’Or et la Monnaie dans l’histoire (Paris, Flammarion, 1974). Nota del editor.

[3] Los artículos mencionados de Assadourian se encuentran en El sistema de la economía colonial. Mercado interno. Regiones y espacio económico (Lima, IEP, 1982). La tesis de Enrique Tandeter se titula “La rente comme rapport de production et comme rapport de distribution, Le cas de l’industrie minière de Potosí 1750-1826”, These de 3e cycle, Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, Paris, 1980. Nota del editor.

[4] La formación de los latifundios en México: haciendas y sociedad en los siglos XVI y XVII, (México, FCE, 1956). Nota del editor.

[5] Se refiere al texto de Fogel y Stanley L. Engerman, Time on the Cross: The Economics of American Negro Slavery. 2 vol. (Boston, 1974), versión en español: Tiempo en la cruz. La economía esclavista en los Estados Unidos (Siglo XXI, 1981). El texto de Genovese es Roll, Jordan Roll: The World the Slaves Made (New York, 1974). Una útil reseña sobre ambos textos es la de William J. Wilson, “Slavery, Paternalism, and White Hegemony”, American Journal of Sociology, Vol. 81, No. 5 (Mar., 1976), pp. 1190-1198. Nota del editor.

[6] Los obrajes en el virreinato del Perú (Lima, 1964). Nota del editor.

[7] La obra finalmente publicada de Herbert Klein y John Jay TePaske fue The Royal Treasuries of the Spanish Empire in America, (Duke University Press, 3 vols. Durham, N.C. 1982). En 1994 Herbert Klein publicó en el IEP como documento de trabajo Fiscalidad real y gastos de gobierno. Nota del editor.

[8] La rebelión de Túpac Amaru y los orígenes de la emancipación americana (Buenos Aires, 1957). Nota del editor.

[9] Rebellions and Revolts in Eighteenth Century Peru and Upper Peru (Vienna, 1985), traducido después como Un siglo de rebeliones anticoloniales: Perú y Bolivia 1700-1783 (Cusco, 1988; Lima, 2012). Nota del editor.

[10]Políticas, técnicas e instrumentos económicos del Estado. Perú, 1821- 1879”, en Economía (Vol. 6, No. 11-12, 1983). Este estudio daría lugar al libro Política económico-financiera y la formación del estado: siglo XIX (Lima, CEDEP, 1983). Nota del editor.

[11] Se refiere a Lucha por la tierra y protesta indígena : las comunidades indígenas del Perú entre colonia y república, 1800-1830, (Bonn, 1982). Nota del editor.

[12] D. C. M. Platt, “The Imperialism of Free Trade: Some Reservations”, The Economic History Review, New Series, Vol. 21, No. 2 (Aug., 1968), pp. 296-306; que es una crítica a J. Gallagher y R. Robinson, “The Imperialism of Free Trade”, Economic History Review, Second Series 6, (1953), pp. 1-15. Nota del editor.

[13] Publicado después como La deuda defraudada: consolidación de 1850 y dominio económico en el Perú, (Lima, 1987). Nota del editor.

[14] Publicado después como Las guerrillas indígenas en la guerra con Chile: campesinado y nación (Lima, 1981). Nota del editor.

[15] Lanas y capital mercantil en el sur: la casa Ricketts, 1895-1935 (Lima, 1981). Nota del editor.

[16] Esta tesis dará lugar a dos libros: Capitalismo y no capitalismo en el Perú (Mosca Azul, Lima, 1980); Lucha por la tierra, reformas agrarias y capitalismo en el Perú del siglo XX (Lima: Mosca Azul Editores, 1987). Nota del editor.

[17] José Carlos Mariátegui y su pensamiento revolucionario (Lima, IEP, 1974). Nota del editor.