Todas las entradas de: Alex Loayza Pérez

Rolando Rojas. La república imaginada. Representaciones culturales y discursos políticos en la época de la Independencia. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 2017.

 

La irrupción de la modernidad política en Hispanoamérica —el paso de un gobierno monárquico a uno republicano-representativo— siempre han sido materia de controversia en cuanto a sus efectos democratizadores a lo largo del siglo XIX. La historiografía económico-social resaltó que el cambio político se articuló con la desigualdades económicas, sociales y raciales coloniales dando como resultado que el discurso político “democrático” fuese superficial en la práctica. La historiografía política, en respuesta, sin negar la desigualdad social y con diferentes énfasis, ha incidido en cómo las élites construyeron un discurso nacional que integraba a los sectores populares en la comunidad política, mostrando como ciertos mecanismos institucionales les permitía participar políticamente de forma efectiva. Rolando Rojas en La república imaginada reflexiona sobre estos temas en un espacio y periodo circunscrito: Lima durante el gobierno del libertador argentino José de San Martín, el Protectorado (1821-1822), cuando la independencia peruana recién proclamada no estaba asegurada —los españoles fueron vencidos en 1824—. Su objetivo es responder dos preguntas: ¿cómo imaginaban los criollos liberales la nación peruana? y ¿cómo ésta se relacionó con la formación política republicana? Es decir, cómo la idea de nación se articuló con el régimen político. A partir de las ideas de historiadores como Mónica Quijada y no tanto del concepto usado durante el Protectorado, Rojas afirma que la nación se concibió de forma política, como una comunidad con los mismos derechos civiles y políticos, donde, no obstante, la población indígena y popular debía primero “civilizarse” según un modelo burgués mediante la educación, las reformas económicas y el sufragio. Hasta entonces, según esta perspectiva, las élites criollas debían asumir el liderazgo político desde Lima, la sede política y cultural desde donde se intervendría lo andino y popular. Para Rojas, estas ideas fueron la base de una concepción “criolla liberal” sobre la nación y de la “cuestión indígena” vigente en el Perú durante el siglo XIX, que entró en crisis a inicios del siglo XX cuando nuevas formas de concebir a la nación incluyeron a indígenas —y su cultura— y obreros como agentes políticos claves, con reformas económicas y sociales más radicales que las liberales (reformas laborales, de propiedad, etc.). Este es uno de los puntos más interesantes del libro porque Rojas amplía sus reflexiones fuera de la coyuntura del Protectorado para comprender el discurso nacional y político liberal.

Para probar estas ideas, Rojas analiza en tres capítulos las representaciones culturales sobre los criollos, indígenas y los sectores populares que encuentra en la prensa limeña, memorias y testimonios de viajeros extranjeros relacionándolos con la política del Protectorado los que son conectados con el discurso liberal decimonónico en los epílogos de cada capítulo. Como queda claro en el primero, “La autorrepresentación criolla. Disputas entre patriotas “extranjeros” y limeños”, fue prioritario que los criollos limeños fundamenten su capacidad para gobernar a la nación peruana contra las élites criollas extranjeras, quienes tomaron control del gobierno bajo el discurso de que los limeños eran incapaces tanto para luchar por su independencia como para autogobernarse a causa de su carácter “sensual” y su poco desarrollado “espíritu de la libertad”. Los limeños, por su parte, trataron de explicar primero los hechos que limitaron sus acciones rebeldes, resaltando el apoyo dado a San Martín al llegar al Perú, pero poco después su discurso se tornó beligerante y anti-extranjero calificando al libertador como un déspota que buscaba instalar un gobierno monárquico. Rojas resalta un hecho sobre este debate: este trascendió, con otros referentes, al discurso historiográfico nacionalista que debatía si la independencia peruana fue “conseguida” por los peruanos o “concedida” por los extranjeros. Habría que agregar que este asunto no era meramente historiográfico o cultural dado que de forma similar al Protectorado lo que estaba en juego era la lucha pública por la historia que se articulaba con el cuestionamiento a la capacidad política de las élites dirigentes: desde Bartolomé Herrera en 1846 hasta Heraclio Bonilla en 1972.[1]

La elite limeña al defender ardorosamente su rol dirigente, apartó de su discurso a indígenas y sectores populares, pero, debido a que el nuevo régimen se legitimaba en la soberanía popular, su exclusión sin más no era posible. Rojas muestra lo ambivalente del discurso liberal criollo respecto a la capacidad política del “pueblo”, aunque, este era un hecho intrínseco al gobierno representativo en general. El segundo capítulo, “Incas sí, indios también. Las representaciones sobre los indios”, cuestiona desde el título, un conocido ensayo de Cecilia Méndez[2] quien afirma que en el discurso nacional de las élites peruanas en la época de la Confederación Perú-boliviana (1836-1839) se exaltaba el pasado Inca, pero al mismo tiempo se despreciaba al indígena contemporáneo. Rojas está de acuerdo con Méndez en que los liberales criollos incluyeron el pasado prehispánico en la historia de la nación, a lo que agrega que además se estableció una línea de continuidad en la lucha contra el opresor español desde Tupac Amaru II hasta San Martín, donde los incas habrían recobrado su independencia más no su poder debido —según los criollos— a que la opresión española los había degradado. Rojas, a diferencia de Méndez, muestra cómo los liberales construyeron un discurso político integrador del indígena —con antecedentes en el discurso ilustrado del siglo XVIII y en la Constitución de Cádiz— que, buscando redimirlo, planteó la necesidad de su educación y de eliminar el sistema de opresión que le afectaba (mita, tributos), otorgándosele derechos civiles y políticos que fortalecieron su “agencia” política y social. El indígena, en tanto luchó contra el dominio colonial y era miembro de la comunidad política, fue considerado “patriota” y ciudadano, respectivamente, pero su presencia armada en Lima formando montoneras y guerrillas generó temor en la élite limeña llevando a plantear ciertas limitaciones a sus derechos como dirigentes políticos. Además de Méndez, hubiera sido interesante que Rojas dialogará con Ulrich Mücke[3] quien en su análisis del discurso sobre el indígena de los liberales peruanos de mediados del siglo XIX muestra varios puntos en común con los del Protectorado, pero que imaginaban al Perú como un país socialmente dividido entre lo moderno-urbano y tradicional-rural que en un futuro cercano integraría al indígena, es decir una idea de nación con ciertas diferencias a lo señalado por Rojas.

En el último capítulo, “Entre la redención y la coerción. Las representaciones del mundo popular”, se muestra como el temor y la ambivalencia de las élites hacía los indígenas fue también característico de sus representaciones sobre los sectores populares. Según Rojas, la militarización trastocó el orden social en tanto el ejército patriota necesitaba de los sectores populares quienes, como servidores a la causa patriota, obtenían una mayor libertad y ascenso social fomentando actitudes transgresoras del orden social. Por ello, desde el gobierno de San Martín se intentó regular la cultura popular en la ciudad, prohibiendo festividades y juegos de azar, sin éxito. La educación, en ese sentido, fue considerada esencial para integrarlos a la nación, “civilizándolos”. El temor no llevó a plantear la exclusión política. Según Rojas, el liberalismo decimonónico mantuvo estas ideas, más inclusivas que las de las élites conservadoras que buscaban excluir políticamente a indígenas y sectores populares. Así, además de defender el derecho al sufragio, este liberalismo tomó una posición pro-indígena y ya a fines del siglo XIX oficializó la cultura popular como “cultura criolla”.

Estas reflexiones comprehensivas del proyecto liberal decimonónico cambian de tono en las conclusiones, “Re-imaginando la nación liberal”, donde Rojas más que reflexionar sobre el discurso liberal durante el Protectorado se ocupa de explicar el “fracaso” —¿o pérdida de hegemonía? — del liberalismo a fines del siglo XIX, lo cual hace perder fuerza al tema principal del libro dándole prioridad a otro más bien secundario. En todo caso, si se plantea una comparación entre el liberalismo criollo en sus inicios y su “fracaso” se necesitaría un mayor apoyo documental. Por lo demás es necesario dejar de ver las ideas de socialistas e indigenistas como autónomas y reconocer cierta influencia del liberalismo. Para poner un ejemplo, las ideas de Mariátegui sobre los indígenas y sus comunidades estaban influenciadas por estudios de juristas liberales pro-indígenas, es más, la idea de la existencia de una cultura indígena como parte de la nacionalidad no era rechazada por los liberales.[4]

La república imaginada es un aporte para entender la política y el proyecto liberal durante el Protectorado en Lima a lo que se agrega el mérito de establecer su proyección y conexiones con el liberalismo decimonónico, un tema poco trabajado por la historiografía peruana debido, por un lado, a la desconfianza a modelos normativos de parte de las perspectivas discursivas y de los conceptos políticos y, por otro lado, a la búsqueda de una supuesta tradición republicana peruana.

* Esta reseña se basa en la publicada en Temas Americanistas, número 40, junio 2018, pp. 299-302.

[1] Al respecto ver Alex Loayza Pérez, “La independencia peruana. Memoria e historia”, en Revista Argumentos, N° 3, Año 9, Julio 2015.

[2] Méndez, Cecilia. Incas sí, indios no: apuntes para el estudio del nacionalismo criollo en el Perú. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 1993. (Documentos de Trabajo N° 56)

[3] Mücke, Ulrich. “La desunión imaginada. Indios y nación en el Perú decimonónico”, Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas, 36, (1999), pp. 219-232.

[4] Leibner, Gerardo. El mito del socialismo indígena en Mariátegui. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 1999.

Los más importantes libros de historia del Perú del 2017

Como ya es costumbre desde hace algunos años, los blogs Reserva Crítica y El Espejo de Clío han elaborado un ranking de libros de historia del Perú en base a una encuesta de opinión a un grupo de historiadores e historiadoras de diferentes instituciones de Lima y provincias sobre la base de una lista preliminar de más de 100 libros publicados en el 2017, tanto en el Perú como en el extranjero.[1] El ranking consta de 23 libros ordenados en cuatro categorías: libros de autor (10), libros colectivos (5), edición de fuentes históricas y bibliografía (5) y reediciones y recopilaciones (3).

 

Los primeros puestos del 2017 corresponden a:

 

Libros de autor:

Jesús Cosamalón Aguilar. El juego de las apariencias. La alquimia de los mestizajes y las jerarquías sociales en Lima, siglo XIX. México: El Colegio de México; Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

Libros colectivos:

Cristóbal Aljovín de Losada y Marcel Velásquez Castro. Las voces de la modernidad. Perú, 1750-1870. Lenguajes de la Independencia y la República. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú.

Fuentes históricas y bibliografía:

Carlos Aguirre, y Charles Walker (ed.). The Lima Reader. History, culture, politics. Durham and London: Duke University Press.

Reediciones y recopilaciones:

Alfonso W. Quiróz. Crédito, inversión y políticas en el Perú entre los siglos XVIII y XX. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

 

 

Los resultados completos del ranking por categoría y orden de votación, son los siguientes:

Libros de autor:

  1. COSAMALÓN AGUILAR, Jesús. El juego de las apariencias. La alquimia de los mestizajes y las jerarquías sociales en Lima, siglo XIX. México: El Colegio de México; Lima: Instituto de Estudios Peruanos.
  2. ASENSIO, Raúl H. El apóstol de los andes. El culto a Túpac Amaru en Cusco durante la revolución velasquista (1968-1975). Lima: Instituto de Estudios Peruanos.
  3. ROJAS, Rolando. La República imaginada. Representaciones culturales y discursos políticos en la época de la independencia. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.
  4. ZAPATA, Antonio. La guerra senderista. Hablan los enemigos. Lima: Taurus.
  5. AMADO, Donato. El estandarte real y la mascapaycha. Historia de una institución inca colonial. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.
  6. RICKETTS, Mónica. Who Should Rule? Men of Arms, the Republic of Letters, and the Fall of the Spanish Army. New York: Oxford University Press.
  7. MOLINARI MORALES, Tirso. Dictadura, cultura autoritaria y conflicto político en el Perú (1936-1939). Lima: Fondo Editorial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos
  8. DOMÍNGUEZ, Nicanor. Aproximaciones a la historia de Puno y del Altiplano. Puno: Ministerio de Cultura, Dirección Desconcentrada de Cultura de Puno.
  9. PINO, Ponciano del. En nombre del gobierno. El Perú y Uchuraccay: un siglo de política campesina. Lima: La Siniestra.
  10. VIZCARRA, Catalina. Deuda y compromisos creíbles en América Latina. El endeudamiento externo peruano entre la independencia y la posguerra con Chile. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, Banco Central de Reserva.

 

Libros colectivos:

  1. ALJOVÍN DE LOSADA, Cristóbal y Marcel VELÁSQUEZ CASTRO. Las voces de la modernidad. Perú, 1750-1870. Lenguajes de la Independencia y la República. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú.
  2. AGUIRRE, Carlos y Paulo DRINOT, (eds.). The Peculiar Revolution: Rethinking the Peruvian Experiment Under Military Rule. Austin, TX: University of Texas Press.
  3. CONTRERAS, Carlos; HERNÁNDEZ GARCÍA, Elizabeth (eds.). Historia económica del norte peruano. Señoríos, haciendas y minas en el espacio regional. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.
  4. CHUST, Manuel y Claudia ROSAS (eds.). El Perú en Revolución. Independencia y guerra: un proceso, 1780-1826. Castelló de la Plana: Publicacions de la Universitat Jaume I; Michoacán: El Colegio de Michoacán.
  5. O’PHELAN, Scarlett y LOMNÉ, Georges (Ed.) Viajeros e Independencia: la mirada del otro. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú.

 

Fuentes históricas y bibliografía:

  1. AGUIRRE, Carlos, y WALKER, Charles (ed.). The Lima Reader. History, culture, politics. Durham and London: Duke University Press.
  2. CRISOSTOMO MEZA, Mercedes, (ed.). Urin Parcco y Hanan Parcco. Memorias sobre el tiempo de la hacienda y la reforma agraria: testimonios de sus protagonistas. Lima: CISEPA, PUCP.
  3. RODRÍGUEZ GARRIDO, José Antonio, FIRBAS, Paul (eds.). Diario de noticias sobresalientes en Lima y Noticias de Europa (1700-1711), Volumen 1 (1700-1705). New York: IDEA/IGAS.
  4. PINTO VARGAS, Ismael. Mercedes Cabello de Carbonera. Artículos periodísticos y ensayos. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú.
  5. HURTADO AMES, Carlos (ed.). Guamán Poma de Ayala en Jauja: títulos del deslinde y amojonamiento que divide las jurisdicciones de los dos repartimientos de Jauja y Luringuanca aprobado por el excelentísimo señor don Francisco de Toledo virrey que fue de estos Reynos y provincias del Perú año de 1570. Trujillo: Universidad Nacional de Trujillo, Editorial Universitaria.

 

Reediciones y recopilaciones:

  1. QUIROZ, Alfonso W. Crédito, inversión y políticas en el Perú entre los siglos XVIII y XX. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.
  2. MC EVOY, Carmen. La utopía Republicana. Ideales y realidades en la formación de la cultura política peruana, 1871-1919. 3ª edición. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 2017.
  3. MACERA, Pablo y Miguel Pinto (comp.) Pablo Macera: obras escogidas de historia, vol. III. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú.

 

Agradecemos a quienes hicieron posible realizar este listado:

Claudia Rosas, Ricardo Portocarrero, Roberto Ayala, Hérald Fuentes, Carlos Hurtado, Michael Mendieta, Mario Meza, Scarlett O’Phelan, Neson Pereyra, Rolando Rojas, Augusto Ruiz, Juan San Martín, Charles Walker, Margarita Zegarra, Cristina Mazzeo, Fernando Armas, José de la Puente, Juvenal Luque, Iván Millones, Guillermo Fernández, Gerardo Trillo, Carlos Contreras y Juan Carlos La Serna.

 

Alex Loayza                          Víctor Arrambide

Reserva Crítica                    El Espejo de Clío

 

[1] El ranking se elaboró de la forma siguiente: se adjuntó una lista de libros, como referencia, y una ficha donde los encuestados debían consignar los libros de su preferencia, ordenados en importancia, en cuatro categorías: libros de autor, libros colectivos, ediciones de fuentes y, de forma opcional, reediciones y recopilaciones. Los libros reciben un puntaje de acuerdo a la ubicación en que son mencionados por cada participante. La suma de estos puntajes determina la conformación final del ranking. la lista de referencia incluyó libros publicados en diciembre de 2016.

Los más importantes libros de historia del Perú del 2016

 

El pasado 2016 fue otro año importante en cuanto al número de publicaciones de historia del Perú. Un listado preliminar da una cifra de 68 libros de autor, 15 libros colectivos, 12 libros sobre fuentes y bibliografía y 25 libros reeditados. En total 120. Como en los años anteriores hay una preeminencia del periodo republicano sobre todo en temas vinculados a la política con un 48% del total -y 60% si se descuenta las reediciones-. El 30% relativo al periodo virreinal/colonial, 18% al prehispánico y 4% a obras que cubren más de un periodo.

Respecto a las editoriales su cantidad es considerable. No obstante, resaltan por el número de publicaciones, calidad  y difusión los del Instituto de Estudios Peruanos, el Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica y el Fondo Editorial de Congreso de la República. Con todo, en conjunto publicaron aproximadamente el 30% de los libros de historia. El 70% restante se distribuye en más de 30 editoriales, pero la mayoría tiene una distribución y publicidad limitada. Ello se ve reflejado en los resultados de esta encuesta. Como en años anteriores, las universidades públicas no tienen mucha presencia, más aún porque lo publicado tiene una escasa difusión, aún en la no tan grande comunidad de historiadores. Hecho imperdonable en tiempos de Internet y redes sociales.

El presente ranking de libros de historia del Perú publicados en el 2016 es el resultado de una encuesta de opinión a un grupo de 33 historiadores e historiadoras de diferentes instituciones de Lima y provincias.[1] Este año, debido a los comentarios del ranking del 2015, se ha establecido un ranking de 23 libros ordenados en cuatro categorías: libros de autor (10), libros colectivos (5), edición de fuentes históricas  y bibliografía (5) y reediciones (3).

Los primeros puestos de este año corresponde a:

  • Libros de autorPaulo Drinot. La seducción de la clase obrera. Trabajadores, raza y la formación del Estado.
  • Libros colectivosAlex Loayza Pérez (ed.). La independencia peruana como representación. Historiografía, conmemoración y escultura pública.
  • Fuentes históricas y bibliografíaUlrich Mücke (ed.). The Diary of Henrich Witt. 
  • Reediciones: Carmen McEvoy. Guerreros civilizadores. Política, sociedad y cultura en Chile durante la Guerra del Pacífico.

Los resultados completos del ranking por categoría y orden de votación, son los siguientes:

 

LIBROS DE AUTOR

1.  DRINOT, Paulo. La seducción de la clase obrera. Trabajadores, raza y la formación del Estado. Lima: Instituto de Estudios Peruanos. 1ª edición en español. Edición en inglés de 2011.

drinot

Este libro plantea como la política laboral peruana de inicios de siglo XX reflejó y se configuró sobre la base de presupuestos que fueron el producto de una comprensión racializada de la sociedad. Es decir, como se quería figurar y modelar al sujeto obrero como distinto de lo indio, porque este último representaba el atraso del país. Por ello se consideraba que el desarrollo del Estado-nación peruano dependía de la formación de una fuerza de trabajo industrial que traería el progreso al país. Más información sobre este libro en las siguientes reseñas a la versión en inglés de Javier Puente y la presente edición en español por parte de Carlos Contreras Jorge Ccahuana.  Ver también el video de la presentación del libro y la siguiente entrevista de José Miguel Silva para El Comercio.

2. ZAPATA, Antonio. Pensando a la derecha: historia intelectual y política. Lima: Planeta, 2016.

zapataA diferencia de la izquierda política, la derecha ha sido un tema poco trabajado por los historiadores. En este libro se analiza históricamente las tres principales vertientes de la derecha contemporánea: el APRA (los conversos), Keiko Fujimori y César Acuña (populismo) y Pedro Pablo Kuczynski (la intelectual y tecnocrática). Esta elección no es arbitraria dado que se inscribe en la pasada coyuntura electoral presidencial. En la siguiente entrevista hay información sobre este libro y también en el video de la entrevista al autor hecha por Jaime de Althaus.

3. ZEGARRA, Margarita. María Jesús Alvarado. La construcción de una intelectual feminista en Lima (1878-1915). Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú, 2016.

zegarra¿Cómo fue posible que en la conservadora Lima de fines del siglo XIX e inicios del XX surgiera una mujer provinciana que además de intelectual era feminista? Para responder esa pregunta, Margarita Zegarra nos guía por la vida de María Jesús Alvarado, su familia, educación, su viaje a Lima e inserción en los círculos intelectuales y su labor como escritora pero sobre todo como educadora. En la siguiente entrevista de José Miguel Silva para El Comercio y este video de la presentación del libro hay más información.

4. LA SERNA, Juan Carlos y Jean-Pierre CHAUMEIL. El bosque ilustrado. Diccionario histórico de la fotografía amazónica (1868-1950). Lima: CAAP, Instituto Francés de Estudios Andinos, CNRS, Fondo Editorial Pontificia Universidad Católica del Perú, 2016.

Portada El Bosque Ilustrado Tarea corregidoEste trabajo es una guía importante que reúne 571 entradas sobre el uso de la fotografía en la Amazonía. La fotografía es un recurso indispensable en las exploraciones que llegaban a esta región,  como parte de un proyecto nacional que deseaba incorporarla al Estado. La obra se incluye diversos tipos de documentos provenientes tanto de archivos y bibliotecas públicas como de colecciones privadas en el Perú y el extranjero. Más información sobre el libro en el siguiente enlace del blog El Espejo de Clío.

5. MUJICA, Ramón. La imagen transgredida. Ensayos de iconografía peruana y sus políticas de representación simbólica. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú, 2016.

mujicaEn este conjunto de ensayos, el reconocido historiador Ramón Mujica realiza una historia social de las imágenes donde además de explorar la compleja relación cultural entre Europa y el Perú analiza cómo éstas imágenes sirven para que criollos, indígenas y mestizos expresen sus ideales y reivindicaciones políticas y religiosas. Más información en el siguiente video de la presentación del libro.

6. GOOTENBERG, Paul. Cocaína andina. El proceso de una droga global. Lima: La Siniestra Editores, 2016. 1ª edición en inglés del 2008.

gootenbergEste libro aborda desde una perspectiva económica, política y cultural cómo la cocaína pasó de ser un producto de uso medicinal a una droga ilegal que mueve ingentes cantidades de dinero y ha generado graves problemas de criminalidad y corrupción. En tal sentido, distingue tres periodos: su surgimiento como planta medicinal y producto de exportación (1850-1900), su decadencia al considerarse dañina para la salud (1900-1945) y el surgimiento del narcotráfico y su boom (1945-2000). Para más información sobre el libro, ver la siguiente entrevista y reseña a la versión en inglés de Martín Monsalve.

7. VILLEGAS TORRES, Fernando. Vínculos artísticos entre España y el Perú (1892-1929). Elementos para la construcción del imaginario nacional peruano. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú, 2016.

villegasProducto de una tesis doctoral, el historiador del arte Fernando Villegas presenta su estudio sobre la relación cultural entre la pintura y escultura peruana con la española entre 1892 y 1929. Es una investigación que combina el análisis de los elementos artísticos con el del imaginario político y social que permite entender la construcción de un discurso nacional. Más información sobre el libro en el siguiente video de Jorge Moreno Matos y la entrevista de Punto.edu.

8.  CAMACHO ARANGO, Carlos. El Conflicto de Leticia (1932-1933) y los ejércitos de Perú y Colombia. Bogotá: Universidad Externado de Colombia, Centro de Estudios de Historia, 2016.

camachoBasado en una tesis doctoral, este trabajo estudia el papel del ejército en el proceso de construcción del Estado. Así, narra los sucesos militares del Conflicto de Leticia entre Colombia y el Perú , analiza el rol de los ejércitos en la Amazonia, las relaciones civiles-militares, las transferencias militares europeas y su organización y profesionalización. Más información sobre este libro en esta reseña.

9. TORRES ARANCIVIA, Eduardo. La violencia en los Andes. Historia de un concepto, siglos XVI-XVII. Lima: Instituto Riva-Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú, 2016.

torres-arancibiaEl objetivo de Torres Arancivia en este libro es comprender cómo en los siglos XVI y XVII era entendida la violencia que cometía el peninsular, el criollo y el mestizo hacia la población indígena desde un punto de vista político. Ello le lleva a analizar la concepción hispana y andina de la violencia y como se expresaba en la práctica política. Un dato importante sobre este libro es que fue publicado en formato digital y es de acceso gratuito.

10. NECOCHEA LÓPEZ, Raúl. La planificación familiar en el Perú del siglo XX. Lima: Instituto de Estudios Peruanos. Primera edición en inglés de 2014.

necocheaLa familia y la anticoncepción, así como el aborto, son temas medulares y controvertidos en las políticas de población en el siglo XX, cuando en el Perú empezó un crecimiento demográfico sostenido. Este libro presenta debates, políticas de salud y la lucha por los derechos de la mujer que involucra múltiples actores e instituciones. Más información en la siguiente entrevista de José Miguel Silva para El Comercio y el video de la presentación del libro.

 

 

 

LIBROS COLECTIVOS

1. LOAYZA PÉREZ, Alex (ed.). La independencia peruana como representación. Historiografía, conmemoración y escultura pública. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 2016.

loayza-197x300Conformado por 10 artículos, este libro trata sobre como el hecho histórico de la independencia ha sido pensado y representado  en las obras de historia, los héroes, las fiestas del Centenario en Lima y provincias y los monumentos en el Perú del siglo XIX y XX. Evidencia los conflictos entre la memoria, el discurso nacional y los proyectos políticos del Perú republicano. Más información en la siguiente entrevista de José Miguel Silva para El Comercio y el video de la presentación del libro.

2. CONTRERAS CARRANZA, Carlos (ed.). Historia de la moneda en el Perú. Lima: Banco Central de Reserva del Perú – Instituto de Estudios Peruanos, 2016.

Portada_moneda_finCon motivo de los 450 años del establecimiento de la Casa de Moneda de Lima, este libro reúne nueve trabajos sobre la historia de la moneda en el Perú, desde la época colonial/virreinal hasta la actualidad. A través de sus páginas, el libro nos cuenta como fue desarrollándose la política monetaria en nuestro país. Más que una historia institucional, este libro apuesta por resaltar el impacto económico, social y político de la moneda en la sociedad peruana .

3. O’PHELAN GODOY, Scarlett (ed.). 1814: La junta de gobierno del Cuzco y el sur andino. Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos, Pontificia Universidad Católica del Perú, Fundación M. J. Bustamante de la Fuente, 2016.

ophelanEste libro es producto de un Congreso Internacional realizado por el bicentenario de la Junta de Gobierno del Cuzco de 1814. Conformado por 20 artículos, en este libro se analizan las ideas políticas presentes en la Junta de Gobierno cusqueña  además de su impacto y conexiones políticas en otras regiones del virreinato peruano (Ayacucho, Huánuco) y de América del sur (las actuales Argentina, Chile y Bolivia).

4. CURÁTOLA PETROCHI, Marco y Jan SZEMINSKI (eds.). El Inca y la huaca. La religión del poder y el poder de la religión en el mundo andino antiguo. Lima: Fondo Editorial Pontificia Universidad Católica del Perú, The Hebrew University of Jerusalem, 2016.

curatola-y-szeminski

Esta obra trata sobre los fundamentos ideológicos y religiosos del poder inca (monarquía divina, la política ecológica),  de la relación entre el sistema de creencias y representaciones colectivas centrada en la noción de huaca (la formación y organización de los quipucamayocs, la naturaleza oracular de la religión andina, el desarrollo imperial del gran santuario de Pachacamac y el rol de las mujeres en el culto estatal), y las prácticas hegemónicas de los señores del Cuzco (los poderes de la deidad de la guerra y el ciclo de confrontaciones bélicas).

5. OJEDA, Roberto (ed.). El Cusco insurrecto. La revolución de 1814 doscientos años después. Cusco: Ministerio de Cultura, Dirección Desconcentrada del Cusco, 2016.

Cusco-insurrectoPDF.pdfEsta publicación tiene dos objetivos generales: conocer el hecho histórico de la revolución cusqueña de 1814 (contexto económico, social, ideológico e  identificar las acciones de sus principales actores) y reflexionar sobre como se ha pensado el hecho histórico en estos 200 años (historiografía y memoria).  Más información sobre este libro en el siguiente enlace con el estudio introductorio de Luis Miguel Glave y este video del Ministerio de Cultura-Cusco.

EDICIÓN DE FUENTES HISTÓRICAS Y BIBLIOGRAFÍAS

1. MÜCKE, Ulrich (ed.). The Diary of Henrich Witt. 10 volumenes. Leiden-Boston: Koninklijke Brill, 2016.

muckeDespués de un trabajo de 12 años, se publica de forma completa y en su versión original el diario personal del comerciante alemán Henrich Witt (1799-1892) quien vivió en el Perú desde 1824 hasta su muerte en 1892. La importancia de este diario -además de su excepcionalidad como documento autobiográfico en América Latina- radica en la información que brinda sobre la vida política, cultural y social de la sociedad limeña decimonónica. Información sobre este libro en la siguiente entrevista de José Vadillo para el diario El Peruano y el video hecho por Jorge Moreno Matos.

2. MC EVOY, Carmen. Chile en el Perú. la ocupación a través de sus documentos, 1881-1884. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú.

portada-chile-en-el-peruEsta obra que reúne más de 400 documentos sobre la administración chilena en los territorios ocupados durante la Guerra del Pacífico, obtenidos de archivos chilenos. Para Chile  era imprescindible crear un Estado para poder generar recursos para mantener al ejército de ocupación, estableciendo jefaturas político-militares que se hicieron cargo de las funciones del desmantelado Estado peruano. Más información sobre el libro en el siguiente enlace del blog El Espejo de Clío y en este video de Jorge Moreno Matos.

3. PUENTE CANDAMO, José Agustín de la y José de la PUENTE BRUNKE (eds.). El estado en la sombra. El Perú durante la ocupación chilena. Documentos administrativos (diciembre de 1881 – julio 1882). Lima: Fondo Editorial Pontificia Universidad Católica del Perú.

puenteEste trabajo reúne 420 comunicaciones de Manuel Candamo y Carlos M. Elías, miembros del gobierno provisorio, y encargados de establecer relaciones con las autoridades del interior y lograr que los Estados extranjeros reconocieran a este gobierno e impulsar las negociaciones hacia el logro de la paz con Chile, siempre y cuando esta no supusiera una pérdida territorial para el Perú. Más información sobre el libro en el siguiente video realizado por Jorge Moreno Matos y el video de la  presentación del libro. 

4. PILLSBURY, Joanne (ed.). Fuentes documentales para los estudios andinos 1530-1590.  3 volúmenes . Lima:Fondo Editorial Pontificia Universidad Católica del Perú. Primera edición en inglés de 2008.

pillsburyEsta obra recoge, examina y sistematiza la documentación histórica sobre las poblaciones indígenas del territorio que abarcó el antiguo Imperio de los incas. Incluye materiales, datos y aportes de la lingüística, la antropología, la literatura, la arqueología, la historia del arte, la geografía, la demografía y varias otras disciplinas afines, por lo que resulta de gran utilidad para todo especialista interesado en los distintos aspectos del pasado andino.

5. GARCILASO DE LA VEGA “Inca”. Comentarios Reales de los Incas. Edición y notas de Jorge Huamán Machaca; estudio preliminar de Ricardo González Vigil. Lima: Universidad Inca Garcilaso de la Vega, 2016.

huamanCon motivo de los 400 años del nacimiento del Inca Garcilaso de la Vega, esta edición toma como base la edición príncipe (Lisboa, 1609) en contraste realizado con la edición madrileña de 1723 y otras modernas. Esta edición además ha reproducido antiguos grabados europeos referidos a los sucesos tratados para facilitar la interacción entre el lector y el texto así como para entender la idea que se tenía sobre los Incas y el Mundo Andino en el Viejo Mundo.

REEDICIONES

1. MC EVOY, Carmen. Guerreros civilizadores. Política, sociedad y cultura en Chile durante la Guerra del Pacífico. 3ª edición. Lima: Fondo Editorial Pontificia Universidad Católica del Perú.

mc-evoy-guerreros

Este trabajo estudia los procesos políticos, sociales y culturales que se dieron en Chile durante la Guerra del Pacífico, que llevaron creer que al Perú como un terreno “a civilizar”. Por ello se estudia el discurso chileno de la guerra, considerada civilizatoria, santa y justa.

2. RÉNIQUE, José Luis. Imaginar la nación. Viajes en busca del “verdadero Perú” (1881-1932). 2da. ed. corregida. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, Fondo Editorial del Congreso del Perú, Ministerio de Cultura, 2016.

renique

Luego de la derrota en la Guerra con Chile, surgieron las voces que plantearon la refundación de la nación peruana que incluía lo andino a indígena. Este libro recorre la historia de nueve personajes en su periplo por encontrar el “verdadero Perú”.

3. PORRAS BARRENECHEA, Raúl. Pizarro, el fundador. Lima: Universidad Ricardo Palma, 2016.

porras

Considerado como el innovador de los estudios sobre el polémico conquistador del Perú, el maestro Porras dejó como obra póstuma (e inconclusa) una extensa biografía sobre Francisco Pizarro, que ha merecido una nueva edición.

 

Este listado fue posible gracias a la colaboración de:

Cristóbal Aljovín, Carlos Contreras, Carmen Mc Evoy, Fernando Armas, Scarlett O’Phelan, Martín Monsalve, Francisco Quiroz, Charles Walker, Antonio Zapata, Juan Castañeda, Guillermo Fernández, Juan Fonseca, Margarita Zegarra, Carlos Flores, Carlos Hurtado Ames, Juan Carlos La Serna, Cristina Mazzeo, Mario Meza, Iván Millones, Nelson Pereyra, Ricardo Portocarrero, José de la Puente Brunke, Rolando Rojas, Augusto Ruiz, Jorge Valdez, Jorge Huamán, David Velásquez, Oswaldo Holguín, Roberto Ayala y Gerardo Trillo.

Un agradecimiento especial a Jorge Huamán Machaca por su apoyo en la elaboración de la lista de publicaciones del 2016, en el texto de presentación y seguimiento de encuestados.

Alex Loayza Pérez                      Víctor Arrambide

Reserva Crítica                             El Espejo de Clío

[1] El ranking se elaboró de la forma siguiente: se adjuntó una lista de libros, como referencia, y una ficha donde los encuestados debían consignar los libros de su preferencia, ordenados en importancia, en cuatro categorías: libros de autor, libros colectivos, ediciones de fuentes y, de forma opcional, reediciones. Los libros reciben un puntaje de acuerdo a la ubicación en que son mencionados por cada participante. La suma de estos puntajes determina la conformación final del ranking. la lista de referencia incluyó libros publicados en diciembre de 2015.

Los 15 mejores libros de historia del Perú del 2015

 

Desde el 2013, hemos organizado una encuesta anual de opinión entre historiadores e historiadoras de diferentes instituciones de Lima y provincias con el objetivo de que eligieran las que consideran las mejores publicaciones de historia peruana. Para la elección del 2015, contamos con la colaboración de 29 colegas. Cada uno de ellos eligió cinco publicaciones, en el orden de su preferencia, a los cuales se les asignó un puntaje. En base a este procedimiento, presentamos a continuación los 15 libros con mayor puntaje en orden descendente:


15. O’PHELAN GODOY, Scarlett. La Independencia en los Andes. Una historia conectada. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Peru, 2014 (Diciembre).

14. CONTRERAS, Carlos; GLAVE, Luis Miguel. La independencia del Perú. ¿Concedida, conseguida, concebida? Lima:Instituto de Estudios Peruanos, 2015.

13. RÉNIQUE, José Luis. Imaginar la nación. Viajes en busca del verdadero Perú (1881-1932). Lima:Instituto de Estudios Peruanos, 2015.

12. MUCKE, Ulrich y VELÁZQUEZ, Marcel. Autobiografía del Perú Republicano: Ensayos sobre historia y la narrativa del yo. Lima: Biblioteca Nacional del Perú, 2015.

11. ARRELUCEA, Maribel: COSAMALÓN, Jesús. La presencia afrodescendiente en el Perú. Siglos XVI-XX. Lima: Ministerio de Cultura, 2015.

10. CONTRERAS, Carlos; ZULOAGA, Marina. Historia mínima de Perú. Lima: Oceano, 2015. 

9. D’ALTROY, Terence N. El poder provincial en el Imperio Inka. Lima:Instituto de Estudios Peruanos, 2015.

8. HUAMÁN POMA DE AYALA. Nueva Crónica y Buen Gobierno.  Presentación e investigación de Carlos Araníbar. 4 tomos. Lima: Biblioteca Nacional del Perú, 2015. 

7. AGUIRRE, Carlos. La ciudad y los perros. Biografía de una novela. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 2015.

6. SOBREVILLA PEREA, Natalia. Andrés de Santa Cruz, caudillo de los Andes. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 2015.

5. MC EVOY, Carmen. La guerra maldita: Domingo Nieto y su correspondencia (1834-1844). Lima: Biblioteca Nacional del Perú /Ministerio de Cultura, 2015.

4. PORTOCARRERO, Gonzalo. La urgencia por decir «nosotros». Los intelectuales y la idea de nación en el Perú republicano. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 2015.

3. RÉNIQUE, José Luis. Incendiar la pradera. Un ensayo sobre la Revolución en el Perú. Lima: Siniestra, 2015.

2. SEMINARIO, Bruno. El desarrollo de la economía peruana en la era moderna. Precios, población, demanda y producción desde 1700. Lima: Universidad del Pacífico, 2015.

1. WALKER, Charles. La Rebelión de Tupac Amaru. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 2015.

 

Agradecemos a quienes hicieron posible realizar este listado:

 Carlos Aguirre, Cristóbal Aljovín, Fernando Armas, Carlota Casalino, Juan Castañeda, Carlos Contreras, Guillermo Fernández,  Juan Fonseca,  Carlos Flores, Jorge Huamán, Carlos Hurtado Ames, Juan Carlos La Serna, Juvenal Luque, Cristina Mazzeo, Carmen Mc Evoy, Mario Meza, Iván Millones, Scarlett O’Phelan, Nelson Pereyra, Ricardo Portocarrero, José de la Puente Brunke, Francisco Quiroz,  Rolando Rojas,  Augusto Ruiz,  Jorge Valdez,  David Velásquez  y Charles Walker.

 

Alex Loayza                                     Víctor Arrambide

Reserva Crítica                              El Espejo de Clío

Ulrich Mücke. Política y burguesía en el Perú. El Partido Civil antes de la Guerra con Chile. Lima: IFEA/IEP, 2010.

Tras el apogeo de la historia social y económica en la década de 1970 y su visión pesimista de la política decimonónica peruana, a la que se le denominó el “siglo a la deriva” porque no hubo nación ni burguesía, una nueva generación de historiadores décadas después se encargó de revisar esas tesis desde una perspectiva política buscando recrear el imaginario de los actores para así desentrañar la lógica de sus acciones. Se encontró entonces un panorama político muy rico y complejo que la historiografía anterior no avizoró por considerar  la política como un reflejo de la estructura económica. Pero en algunos casos, este revisionismo buscando contradecir la imagen de un país “a la deriva”, se concentró demasiado en mostrar un país “encaminado”, dejando de lado uno de los temas más importantes del mundo político y al que la historia social siempre le interesó: el poder. En tal sentido, es un hecho positivo que, tras once años desde su publicación en alemán y siete en inglés, se edite en español la tesis doctoral del historiador alemán Ulrich Mücke sobre uno de los temas políticos claves del Perú republicano del siglo XIX: la formación del Partido Civil. Como menciona el autor, la historiografía ha pasado de explicar su surgimiento a partir de los cambios en la estructura económica y social que dieron lugar a una clase “rentista” y sin “proyecto nacional” a plantear desde el análisis del discurso político de su líder Manuel Pardo que este diseñó e intento poner en práctica por medio de este partido un proyecto político nacional[1]. Ambas perspectivas, sin embargo, pasan por alto un hecho importante: cómo este partido se organizó y conquistó el poder. Así, la tesis general del libro es que el Partido Civil más que seguir e implementar un proyecto político nacional democrático le interesaba sobre todo conseguir el poder (34). Mücke revisita la perspectiva de Bonilla -evidente ya en el título del libro- pero articulándolo con un riguroso análisis político.

 

Mucke

 

Política y burguesía en el Perú está conformado por 10 capítulos agrupados en tres partes. En la primera, “Sociedad y política”, se presentan las bases económico-sociales que hicieron posible la conformación de un partido político. Siguiendo las propuestas de Jürgen Kocka[2], Mücke analiza la burguesía como formación social y experiencia de vida (cap. 1 “La burguesía limeña”) y muestra los efectos sociales de los cambios económicos del Perú de mediados del siglo XIX. La exportación del guano dio por entonces al Estado ingentes recursos fiscales que le permitieron capitalizar, mediante el pago de la deuda interna, a un importante sector comercial que estableció bancos y expandió la agricultura costeña de exportación. Así, para la década de 1860 fue evidente la presencia de una burguesía “comercial-bancaria” que si bien estaba conformada por un pequeño circulo social, no era industrial y aún mantenía relaciones de trabajo tradicional (p. e. los coolies chinos)  no era una “clase rentista y parasitaria” como afirmaba Bonilla. Esta burguesía, dividida en bourgeoisie (grandes comerciantes, banqueros, etc.), académica (profesionales liberales) y pequeña burguesía (comerciantes minoristas, artesanos, etc.), era básicamente limeña y  numéricamente limitada. A diferencia de la burguesía europea, la limeña no tenía que enfrentarse política y socialmente a una clase noble o proletaria . La burguesía limeña era la clase dominante.  Así, su estilo de vida no fomentaba cualidades como el mérito o el esfuerzo personal: la movilidad social se basaba en las relaciones sociales (matrimonio, lazos familiares, etc.) y los contactos políticos. Esto le daba un aristocrático estilo de vida, más aún cuando lo étnico fue un rasgo importante de distinción social: para ser burgués se debía tener un origen europeo. Manuel Pardo fue un claro representante de la bourgeoisie y defendió una ideología librecambista y liberal (cap. 2 “El pensamiento político liberal”) planteando la necesidad de un Estado fuerte,  aunque limitado a garantizar el orden y proporcionar cierta infraestructura (ferrocarriles y escuelas) que permitiera, gracias al mercado, que los individuos se desarrollen por sí mismos. Esto era de gran importancia para la burguesía porque la inestabilidad política tenía efectos negativos en sus negocios. El fortalecimiento del Estado se lograría entonces mediante el consenso político producto de la integración de las distintas elites del país. Este sería el aspecto “nacional” del proyecto de Pardo, es decir estaba limitado socialmente porque para ampliarlo a otros sectores, además de interés, se debía realizar cambios sociales que generarían fuertes conflictos. Además, la integración de la elite parecía más factible teniendo en cuenta que desde mediados del siglo XIX el desarrollo de su vida asociativa le había permitido crear vínculos sociales y políticos que le proporcionaron una identidad social común (cap. 3 “La sociedad civil”) . Estas transformaciones del espacio público y en las relaciones sociales de la burguesía fueron claves para el surgimiento del Partido Civil como evidencia Mücke en el análisis de su estructura organizacional (cap. 4, “El Partido Civil”) donde encuentra que la cabeza de la dirigencia fue ocupada por la bourgeoisie y la burguesía académica no permitiéndose la integración de las elites regionales, a menos que vivieran en Lima. Lo cual, además de centralista, le daba un fuerte carácter de clase al partido. Por ello se entiende que la participación de la pequeña burguesía y de los artesanos, según el análisis prosopográfico de la Junta Central, fuese poco representativa situándose su integración en el ámbito de la movilización electoral. En el caso de los militares, su importancia en el partido radicaba en el hecho de que la política tenía un alto grado de violencia y fue necesario su apoyo para mostrar que Pardo no estaba en contra de ellos.

Para Mücke, los cambios sociales mencionados serían las condiciones estructurales que permitieron a la burguesía conformar el Partido Civil dado que le dio cohesión y la capacidad de establecer redes de comunicación y movilización política. Algo de lo que carecían otras experiencias políticas civiles previas[3]. Así, los conflictos políticos o el surgimiento de una nueva cultura política como señala McEvoy no serían la explicación de su conformación; lo primero no era novedad y lo segundo es dudoso si para ello se usa como indicador los discursos de Pardo que aluden a sus proyectos y no a un imaginario político común. Además, el partido se constituye primero como club y si se convierte en una organización fue debido a procesos políticos no supeditados exclusivamente a la acción de Pardo. A ello apunta la segunda y más importante parte del libro, “Elecciones y parlamento”, donde se muestra como las elecciones (cap. 5 “La campaña electoral de 1871-1872” y cap. 6 “Las elecciones de 1871-1872”) y la conformación de grupos parlamentarios (cap. 7 “El Congreso de la República”) llevaron a crear el Partido Civil como organización política. La importancia de estos factores para la formación de partidos ya lo había señalado Maurice Duverger[4] y Mücke lo aplica para el Perú analizando la correspondencia de Pardo y una institución descuidada por la historiografía: el parlamento. Respecto a lo primero, la campaña electoral de 1871-1872 fue importante porque por primera vez un candidato de oposición y civil ganaba una elección presidencial. Mücke presta atención a cómo Pardo y sus partidarios convocaron y movilizaron seguidores para ganar las elecciones analizando el rol de los clubes electorales y la correspondencia. Sobre lo primero, se formaron más de 100 clubes en favor de Pardo en diversas regiones del país siendo el principal la Sociedad Independencia Electoral (SIE). Aquí se hace una distinción entre regiones, en la zona norte del país donde habita el 27% de la población peruana se ubicaba el 50 % de los clubes de Pardo y en el sur andino, donde habitaba el 35% de la población, en cambio estaba el 20% de clubes. Ello se explica no solo por la debilidad del partido sino también por la mentalidad política: en algunas regiones son imprescindibles los clubes y en otros no. Respecto a la correspondencia, Pardo enviaba un promedio de 20 cartas al día a sus partidarios, electores y personas que buscaba adherir a su campaña junto con periódicos, volantes y dinero cubriendo casi todo el territorio nacional. Este proceso de comunicación reforzaba un sentido de unidad nacional en la elite, fomentado “un sentido de pertenencia a una nación de notables” (159). De otra parte, se analiza la campaña en el sur andino, lugar donde Pardo tuvo menor apoyo. En el caso de Arequipa, Pardo recabó información sobre su candidatura, buscando captar seguidores que establezcan clubes. Así creó una red de apoyo vinculándose con personas que conocía solo por correspondencia, quienes a su vez creaban vínculos con otras ampliando la campaña a la región. Los intereses de estos colaboradores eran diversos: buscaban un presidente civil, reconocimiento social o un cargo público. La campaña electoral permite además distinguir distintas formas de obtener apoyo según los sectores sociales: a la elite, la “gente decente”, por la prensa y el contacto personal; y a las clases bajas, la “gente de acción”, mediante regalos y dinero. Aunque el caso de Hipólita del Castillo, con quien Pardo intercambio cartas, mostraba que el reconocimiento social era también una motivación de los sectores populares, hecho que ocasionaba conflictos con la dirigencia política quienes solo querían mantener una relación económica utilitaria con ellos. Pero el principal enfrentamiento fue con los otros candidatos y el oficialismo que contaba con el apoyo de los prefectos, como fue evidente en Cuzco y Puno. Con todo, las elecciones en esta región fueron favorables a Pardo consiguiendo el 51% de la votación.

 

manuelpardo

 

Según Mücke el parlamento fue de gran importancia para el Partido Civil dado que sus senadores y diputados dominaron sus decisiones en la década de 1870. Para demostrarlo analiza de manera cuantitativa las votaciones nominales en el congreso entre 1860 y 1879 para identificar grupos parlamentarios (aquellos cuyo patrón de votación es constante en una legislatura) y muestra que su aparición fue anterior a los civilistas. La formación de partidos antagónicos se debió a la polarización política ante determinados temas y el conflicto entre liberales y conservadores. El dominio civilista se dio entre 1871 y 1875 y decae en las elecciones presidenciales de 1875-1876 debido a que el partido no presentó candidato produciéndose la desintegración de los grupos parlamentarios. El Partido Civil parecía estar en crisis y se planteó no participar en las elecciones parlamentarias de 1877. Sin embargo, al final participó conformando una Junta Directiva, desapareciendo la SIE. A diferencia de la campaña de 1871 coordinada por Pardo, esta fue controlada y organizada por la Junta Directiva y los candidatos. Tras la favorable campaña el partido buscó conformar una estructura organizativa estable y nacional a lo que Pardo se opuso, temiendo que su influencia decayera, proponiendo que esta se limitara a Lima. Si bien se aceptó su propuesta, se organizó cierta institucionalidad para establecer correspondencia con los partidarios fuera de Lima y ganar más adeptos. Ya en el parlamento el grupo civilista obtuvo la mayoría y trató que los conflictos internos se decidieran fuera del hemiciclo. Estos hechos fortalecieron al Partido Civil como institución y la presencia de Pardo ya no fue decisiva para su marcha, evidente tras su asesinato en 1878 cuando continuo siendo la fuerza más importante en el parlamento. De otra parte, los debates parlamentarios mostraban la transformación de la idea de partido: de ser sinónimo de facción e intereses egoístas se le pasó a considerar como una institución necesaria para el sistema político porque organizaba los diferentes intereses sociales en busca del bien común y ya no el interés particular. Asimismo, el Partido Civil fue considerado como una institución más que un grupo de seguidores de Pardo.

La tercera parte, “En el poder”, permite ver el desempeño del Partido Civil durante la presidencia de Manuel Pardo (1872-1876) en su relación con los artesanos (cap. 8 “Los artesanos”), las elites locales y las provincias (cap. 9 “Manuel Pardo como Presidente de la República” y cap. 10 “En Partido Civil en las provincias”). Respecto a los artesanos, para ganarse su apoyo, vital en las campañas electorales, se recurrió a las relaciones personales y apoyando la publicación de prensa artesana, como El Artesano y El Obrero, que por primera vez fueron escritas por y para artesanos. De ideas liberales, anticlericales y con la creencia en que la educación y las asociaciones mejorarían su posición social y política estos periódicos expresaban los intereses del artesanado y también las del Partido Civil, pero actuaban sin intermediarios liberales ayudando a formar una identidad artesana. Su reclamo de un rol más protagónico en el partido se evidenció en la postulación de artesanos para la cámara de diputados. No obstante, la actitud del partido fue ambivalente: los necesitaban pero no querían que ganaran mucho poder. Ello es evidente en los casos presentados por Mücke donde dos artesanos candidatearon para diputados suplentes y no ganaron.  Francisco González, el artesano cuzqueño que finalmente obtuvo un escaño con apoyo civilista, no había sido la primera opción y el apoyo se debió más a su popularidad que a su condición de artesano. Manuel Pardo, de otra parte, mantuvo como presidente el nivel de correspondencia política que había tenido en campaña pero esta vez con las elites de las capitales departamentales, grupo al que confió las prefecturas retribuyéndoles así su apoyo electoral. Estas elites eran necesarias para el gobierno ya que el Estado no tenía la capacidad de imponer su autoridad, lo cual permitía que reclamaran más derechos de los que otorgaban sus cargos, como evidencia los casos de Juan Mariano Goyeneche en Arequipa y Miguel San Román en Puno. Además, los prefectos negociaban o demoraban las órdenes del presidente por temas que les afectaba localmente por las resistencias y conflictos que ocasionaban como por ejemplo la leva para el ejército o el censo poblacional. Sin embargo, la insistencia del gobierno obligó a los prefectos a realizar tales tareas lo cual demostraba que tenían una relación compleja. Estas autoridades eran parte de un grupo de la elite local que mantenía disputas con otras y aprovechaba su puesto público para sobreponerse a ellas y el Estado sacaba ventaja de ello para mantener el orden. Esto fue evidente en el sur andino donde los intereses privados prevalecieron sobre los proyectos desarrollistas de Pardo, en parte porque pensados en Lima no se ajustaban a la realidad andina, pero sobre todo por el poco interés de las autoridades en ejecutarlas dado que su prioridad era competir por el poder local. En suma, la forma como Pardo mantuvo sus alianzas fue básicamente por la ventaja que le significaba a las elites locales pertenecer al partido y por ello no puede considerarse “partido político” a esta red nacional, la cual después de la muerte de Pardo se articuló al partido ya como institución.

Con las evidencias presentadas en Política y burguesía en el Perú no es posible suscribir que el Partido Civil surge por una nueva cultura política republicana como refiere McEvoy. No obstante, habría que resaltar que aquel no surgió en el vacío, es decir, con el desarrollo de la sociedad civil hubo un cambio en la cultura política como evidencia la importancia que cobra el concepto de asociación que sentará las bases de una concepción plural de la política liberal ya evidente en 1878 con la aceptación del partido como parte del sistema representativo[5]. Pero sería exagerado extender esta cultura política limeña a toda la nación. Lo cual nos lleva a otro punto relativo a la afirmación de Mücke sobre que en las elites locales primaron los intereses privados. Si ello es cierto para el caso de Arequipa y Puno ¿es posible extender tal afirmación a otras regiones? Mücke no trabaja el norte (no queda claro el por qué) donde por la extensión de clubes y el rol de la prensa tal vez existía una cultura política cercana al ideal político de la burguesía limeña. Hecho de importancia teniendo en cuenta que esta región junto con Lima conforma poco más del 40% de la población peruana. Asimismo, si la cultura política implica no solo a un grupo ¿qué sucedió con los competidores del Partido Civil? ¿Cuáles fueron sus estrategias? ¿Estas se vieron influenciadas por las del civilismo? El relato del libro gira en torno a un protagonista, la burguesía o el Partido Civil, pero el “otro” está entre bambalinas. Ello no es un hecho trivial dado que la competencia política configura las estrategias discursivas y la acción política.

De otra parte, a veces Mücke hace afirmaciones demasiado contundentes sobre algunos temas que es difícil probar dada la limitada o nula investigación histórica  que hay sobre ellos. Un ejemplo de ello es la educación. Se afirma que esta no cumplió un rol importante en la formación de la burguesía limeña y  el impacto del reglamento de instrucción de 1876 quedo solo en el papel. Sobre lo primero, la extensión de colegios y la modernización de la universidad San Marcos se debió a una fuerte demanda de la elite urbana limeña y de provincias dado que la educación superior era necesaria para acceder a determinados puestos burocráticos.  Los lazos sociales eran importantes pero no suficientes.  Asimismo, el colegio y la universidad eran también espacios de sociabilidad.  Sobre el reglamento de 1876, solo hay pocos estudios para Lima y si bien no se puede decir que fue un éxito, aún faltan más investigaciones para tener una idea clara del impacto de la escuela en el Perú [6].

Es claro que responder estas preguntas o dudas llevaría tal vez a escribir otro libro. Pero esta es también la virtud de Política y burguesía: plantear nuevas preguntas y temas. Con todo, estas son objeciones menores ante una obra que brinda una lectura nueva de la política decimonónica peruana y que además nos lleva a discutir sobre cuestiones teóricas y metodológicas respecto de los límites de la historiografía política contemporánea que centrada en discursos o en la filosofía política olvida que el poder político tiene bases sociales que es preciso analizar. Lo cual no significa olvidarse de la autonomía de lo político sino más bien el plantearse seriamente la necesidad de ampliar los métodos de análisis político (cuantitativos y cualitativos) y prestar más atención a las instituciones. Se espera entonces un mayor debate académico sobre estos temas dado que hasta ahora la crítica peruana se ha desviado a asuntos ajenos a los que plantea el libro[7].

 


[1] Heraclio Bonilla. Guano y burguesía en el Perú. Lima: IEP, 1974, Carmen McEvoy. Un proyecto nacional en el siglo XIX. Manuel Pardo y su visión del Perú. Lima: PUCP, 1994; La utopía republicana: ideales y realidades en la formación de la cultura política peruana, 1871-1919. Lima: PUCP, 1997.

[2] Jürgen Kocka; Allen Mitchell (eds.). Bourgeois Society in Nineteenth Century Europe. Oxford/Providence: Berg, 1993.

[3] Ver por ejemplo el caso del club Progresista de Domingo Elías en Alex Loayza Pérez, “El Club Progresista y la coyuntura electoral de 1849-1851”. En Cristóbal Aljovín de Losada y Sinesio López (ed.). Historia de las elecciones en el Perú. Estudios sobre el gobierno representativo. Lima: IEP, 2005.

[4] Maurice Duverger. Los partidos políticos. México: FCE, 1957.

[5] Ver Cristóbal Aljovín de Losada. “Entre la unidad y la pluralidad. El concepto de partido-facción en el Perú. 1770-1870”. En Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos, 39, 1, (2010): 63-84.

[6]  Ver, Marcos Garfias Dávila. La formación de la universidad moderna en el Perú. San Marcos, 1850-1919. Lima: ANR, 2010; Alex Loayza Pérez. “Reformas educativas y cultura política. Los colegios San Carlos y Nuestra Señora de Guadalupe, Lima 1840-1857”, en Dino León, Alex Loayza y Marcos Garfias. Trabajos de historia. Religión, cultura y política en el Perú, siglos XVII-XX. Lima: UNMSM, 2011; y Antonio Espinoza. Education and State-formation in Peru: The Primary Schools of the Departament of Lima, 1821-1920. New York: Palgrave Macmillan, 2013.

[7] Cierto sector de la historiografía peruana ha sido hostil a la propuesta de Mücke. Si bien algunos historiadores señalan que hay un debate entre su posición y la de McEvoy, tal debate, entendido como intercambio académico de ideas, no existe. La crítica a Mücke se reduce a la denuncia de un trato “colonialista” de la academia extranjera frente a la peruana y, lo más grave, a su apropiación de ideas. Es decir, se responde críticas académicas con un indignado discurso nacionalista. Ver al respecto: Carmen McEvoy “De plumas, impurezas historiográficas y democracias bastardas: a propósito de una reseña”, Histórica, XXIV, 1 (2000): 183-195; y José Luis Rénique “Pathbreaking Studies vs. monografías: ¿debate o ninguneo?”, Histórica, XXVIII, 2 (2004): 227-241. El primer artículo es, citando a Rénique,  una respuesta “áspera e indignada” a la reseña que Mücke hizo al libro La utopía republicana: “¿Utopía republicana o partido político? Comentario sobre una nueva interpretación del Primer Civilismo”, Histórica, XXII, 2, (Lima 1998): 273-288; mientras el segundo, escrito a propósito de la publicación en inglés del libro de Mücke (Political Culture in Nineteenth-century Peru: The Rise of the Partido Civil. 2004), profundiza el tema del “colonialismo” académico detallando como proceden los reseñadores en Estados Unidos para consagrar libros obviando o “ninguneando” el aporte interpretativo de la producción latinoamericana. Por cierto, McEvoy y Rénique escriben desde universidades en Estados Unidos, un lugar más hegemónico que Alemania en los estudios latinoamericanos, y hasta donde tengo noticia no han extendido sus críticas sobre el “colonialismo” a otros autores. Para otro tipo de críticas al libro de Mücke ver las reseñas de Natalia Sobrevilla en el Journal of Latin American Studies, Vol. 37, No. 4 (Nov., 2005), pp. 840-841; y Carlos Contreras en el Journal of Latin American Studies, Vol. 45, No. 4 (Nov., 2013), pp. 841-843.

Cita esta entrada como: Alex Loayza Pérez, "Reseña a Ulrich Mücke. Política y burguesía en el Perú. El Partido Civil antes de la Guerra con Chile. Lima: IFEA/IEP, 2010.," en Reserva Crítica, 02/01/2015, https://rcritica.hypotheses.org/899.