Archivo de la etiqueta: Perú siglo XIX

Carlos Aguirre. Reseña a Natalia Majluf. Escultura y espacio público. Lima, 1850-1879. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 1994.

084Monumento2deMayox10

 

Nota: La historia de los usos y las funciones de la escultura pública en Lima, iniciada por Alfonso Castrillón*, tiene un hito fundamental en el breve ensayo publicado por Natalia Majluf en 1994. Prácticamente todos los estudios posteriores sobre el tema evidencian su impronta. Pese a su importancia este ensayo solo tuvo dos reseñas (que hayamos podido identificar). Esta valiosa crítica de Carlos Aguirre plantea bien algunos de los puntos que marcarían la historiografía peruana de esa década y las siguientes. Agradecemos a Carlos Aguirre habernos permitido reproducir su texto**.

 

___________________________________________________________________________

Majluf

 

Natalia Majluf ha publicado un breve y sugestivo ensayo sobre el rol de la escultura pública y los proyectos urbanísticos en la redefinición del espacio público de Lima de la segunda mitad del siglo XIX. Combinando perspectivas analíticas derivadas tanto de Foucault – el énfasis en la matriz disciplinaria del estado y sus instituciones en los afanes normalizadores que ella conlleva- como de Habermas –la constitución de una “esfera pública” burguesa en las sociedades liberales del sigo XIX- la autora ofrece un ángulo particularmente novedoso desde el cual acercarnos a diversos componentes de la relación entre estado y sociedad, entre elites y clases populares, y también entre discursos reguladores y conductas sociales en la Lima decimonónica.

La escultura, nos dice la autora, debe ser vista no sólo como parte de la historia del arte, sino también de la historia política (p.8), inmersa en un “complejo sistema de significados” y, como tal, dando forma a lo que ella llama “la materialidad del discurso” (p.9). Las esculturas, en la narrativa de la autora, adquieren casi vida propia, “habitan” la ciudad (p.7), se convierten en personajes portadores/transmisores de “un complejo sistema de creencias sobre progreso, cultura, educación popular y control del espacio urbano”(p.9). El argumento central es que la escultura publica fue usada para emitir un claro mensaje político en relación a conceptos como orden, ciudadanía, estado y nación: “Los monumentos fueron como faros disciplinarios, intento de formar y moldear una memoria colectiva y de crear un espacio nacional”(p.38). “La escultura del XIX, por medio de su emplazamiento en lugares considerados públicos, intenta apropiarse de las calles, reclamándolas para el estado y para la nación”(p.9). En otras palabras, las esculturas fueron usadas –al igual que otros espacios e instituciones- para emitir un discurso normalizador de conductas bajo los moldes “civilizadores” de las elites criollas del XIX. De este modo, los proyectos urbanísticos adquieren su pleno significado cuando se les analiza en relación con procesos más globales –consolidación del estado, formación de la nación- y al interior de estrategias de “ingeniería social” destinadas a moldear las conductas de la gente.

La autora traza con claridad las líneas maestras del uso que el estado hizo de la escultura en su intento por constituir una esfera pública en la Lima del XIX. Más que espacios para el encuentro o diálogo –es decir, espacio democráticos- se trató, nos dice Majluf, del intento de crear espacios sujetos a la autoridad del estado en los cuales fuera posible “la imposición de un modelo cultural”(p.17). El carácter excluyente de esos espacios así definidos – un comentarista se refiere a la “escogida concurrencia” que visitaría los espacios públicos (p. 19) – constituye en realidad el corolario esperable de una concepción también excluyente de la “nación” peruana, esa comunidad que los criollos del XIX imaginaron blanca y europeizada, urbana y burguesa. Para conseguir ese ideal pusieron en práctica diversas estrategias (educación popular, represión policial, redención por la cárcel), una de las cuales fue el rediseño y apropiación de los espacios públicos en la ciudad. A través de él se buscaba “uniformizar las costumbres”, lo que serviría de base “para la paz y el progreso de los pueblos”, como sostuvo el diario El Progreso (p.32).

Un aspecto importante de esta apropiación estatal del espacio público tiene que ver con el carácter importado de la ideología que la sustentaba. A lo largo del texto queda claro que el ideal disciplinario de las elites limeñas se nutría de contenidos culturales importados de Europa, percibidos como la vanguardia de la civilización y el progreso (ver la notable cita colocada por la autora en la página 27). La seducción por la cultura europea marchaba paralela al desprecio por la cultura indígena y en general por todo aquello teñido de color local. Esto motivó no sólo que no se tomara en cuenta la tradición escultórica local, como señala la autora, sino además que no se encuentren siquiera rasgos del pasado indígena en los temas desarrollados por la escultura. “La nueva nación peruana negaba su historia”(p.33). Resulta interesante preguntarse porqué, en el ámbito de la escultura, no tuvo ningún impacto la apropiación retórica del pasado indígena por parte de la elite criolla, presente –si bien débilmente- en otros niveles discursivos como la literatura, por ejemplo.[1]

La respuesta tiene que ver con la diversidad de las audiencias y de las estrategias asignadas a cada una de ellas: la pedagogía popular que se reclamaba de la escultura hacía imposible el recurso a símbolos ajenos al mensaje de la civilización que se pretendía emitir. En el México del porfiriato, por mencionar un caso de contraste, los proyectos para erigir estatuas en el Paseo de la Reforma incluyeron un monumento en homenaje a Cuauhtemoc. Una estatua de Atahualpa en la Lima del siglo XIX resultaría ciertamente inimaginable, a pesar de los reclamos para erigir una a su padre, Huayna Cápac.[2]

El surgimiento de la preocupación por el “ornato público” como un proceso ligado a la creación de espacios de sociabilidad evidencia los afanes controlistas del estado, que convierten así la creación de una esfera pública en un asunto virtualmente retorico. El carácter más bien represivo de este proceso se patentiza en la erección de rejas destinadas a proteger las esculturas. ¿Protegerlas contra quién? Pues contra aquellos mismos sujetos a quienes estaba destinado el mensaje que portaban. El estado sentía la necesidad, así, de poner en práctica su misión reguladora y represiva (p. 18). Un afán de vigilancia se escondía también detrás de esa obsesión por construir espacios ordenados, higiénicos, controlados: por esa misma época, como sabemos, se construía la penitenciaria de Lima, destinada a erradicar el delito transformando a los criminales en sujetos dóciles y obedientes. La pedagogía del castigo era la última etapa en el proceso de normalización con que el estado buscaba edificar una sociedad disciplinada.

Hay muchos otros temas estimulantes en este breve ensayo –la secularización del espacio público, por ejemplo, como un eje importante en las (conflictivas) relaciones entre estado e iglesia. Las limitaciones de espacio nos impiden dar cuenta de ellos. Sin embargo, nos quedamos pensando, después de leerlo, si esa “ambición frustrada” o esa “acción ilusoria”, como llama Natalia Majluf a la obsesión disciplinaria y normalizadora contenida en las esculturas públicas, no necesita ser contrastada con otra historia, aquella de las gentes a quienes estaba dirigido el mensaje. Hacia el final del ensayo la autora propone “cuestionar la recepción de estas esculturas en el espacio público” afirmando que lo más probable es que los destinatarios del mensaje no se hubieran dejado convencer por él (si es que acaso de enteraron de su existencia) (p.38). Nos hubiese gustado que el ensayo indagara en esa “otra historia”: después de todo, las plazas, alamedas y parques fueron escenario no sólo de los intentos controlistas y pedagógicos del estado, sino también de las prácticas cotidianas de sus usuarios. El propósito disciplinario fue ciertamente resistido por aquellos grupos a quienes en principio debía ayudar a controla y normalizar. Como en el México colonial descrito por Pamela Voekel –en el que plebeyos, vagabundos, y otros marginales simplemente ignoraban las regulaciones y terminaban orinando al costado del palacio de gobierno [3] – es claro que en Lima las esculturas, plazas y parques no siempre pudieron desempeñar el rol disciplinario que les había sido asignado. Estamos pues ante una historia trunca: proyectos que no se concretan, discursos que no cuajan, mensajes no atendidos. Una mirada “desde el otro lado” nos habría permitido seguir el rastro a la conducta social de aquellos limeños y limeñas desobedientes y desordenados –artesanos, vendedores ambulantes, trabajadores eventuales, jornaleros, sirvientes, vagos y mendigos – que desafiando las regulaciones se apropiaban de plazas, alamedas, mercados y chinganas, desarrollando en esos espacios una cultura pública cuyos contornos conocemos muy poco y que, sin duda, desempeñó también un importante rol en ese proceso de redefinición del espacio público del que nos ha hablado, con tanta solvencia, Natalia Majluf.

 

* Alfonso Castrillón. “Escultura monumental y funeraria en Lima”, en Escultura en el Perú, Colección Arte y Tesoros del Perú. Lima: Editorial del Banco de Crédito del Perú, 1991, pp. 325-385.

** Publicada originalmente en Revista Andina, Año 12, N° 1, Julio 1994, pp. 560-561. La otra reseña mencionada es la de Gabriel Ramón publicada en la revista Histórica, Vol. 20, Nº 1, pp. 180-184. Una crítica reciente al trabajo de Majluf en la tesis de Daniel Vifian. Escultura civil público estatal en Lima de 1852 a 1860. Tesis de Licenciatura en Arte. Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2014, pp. 17-19.

[1] Ver Cecilia Méndez, Incas sí, Indios no. Apuntes para una historia del nacionalismo criollo en el Perú. Instituto de Estudios Peruanos, Lima, 1993.

[2] Barbara A. Tenenbaum, “Streetwise history: The paseo de la Reforma and the Porfirian State, 1876- 1910”, en: William H. Beezley y otros, eds. Rituals of Rule, Rituals of Resistance. Public Celebrations and Popular Culture in Mexico. Scholarly Resocurces, Wilmington, 1994.

[3] “Peeing on the Palace: Bodily Resistance to Bourbon Reform in Mexico City”, Journal of Historical Sociology, vol. 5 n° 2, junio 1992.

 

La foto del encabezado proviene de la página de la Fundación Histarmar. Historia y arqueología marítima.

 

Marie-Danielle Demélas. Reseña a Heraclio Bonilla. Un siglo a la deriva. Ensayos sobre el Perú, Bolivia y la guerra. Lima: IEP, 1980.

Captura de pantalla 2015-06-25 13.02.05

¡QUÉ BELLO TÍTULO! Pero, también, cuántas ambigüedades: el siglo del cual es menester, ¿será acaso el de los decenios del siglo XIX precedentes a la guerra llamada “del Pacífico” o, más bien, el siglo XX, posterior a la derrota, y que reafirma al Perú en su rol de nación dependiente y periférica?

El tema, definido de entrada por el autor en el prefacio, es a priori fundamental, ya que se ocupa de un periodo clave del siglo XIX andino e intenta una historia comparada del Perú y Bolivia, empresa excepcional en el medio de los investigadores sudamericanos donde, a pesar de brillantes pero raras individualidades, nos lamentamos por ignorar la historia nacional de nuestros vecinos más próximos; que esta empresa haya sido lograda es un punto sobre el cual debatiremos a lo largo del presente artículo. Pero el riesgo habrá sido asumido y es éste el mérito del autor. Las primeras páginas de la obra testimonian también el coraje de su ambición ya que se propone, a partir de un punto de vista económico, aventurarnos sobre el terreno de los estudios sociales; es decir, esclarecer las relaciones de fuerza y de poder de los dos países andino en épocas de crisis mayor.

Comencemos por las novedades anunciadas ya en la página 10: “… proponer nuevas líneas de análisis…” Pero, sin embargo, esta obra muestra no ser ni el resultado de una investigación histórica inédita, ni siquiera un ensayo, ya que sólo se trata de una recopilación formada por seis artículos ya publicados en revistas peruanas (Revista del Museo Nacional, Histórica) o extranjeras (Desarrollo Económico de Argentina, Revista Stórica Italiana de Nápoles, Past and Present de Londres, Hemisphere Perspectives on the Union States); es así como, antes de aparecer editado en un volumen bajo los auspicios del Instituto de Estudios Peruanos, el primer artículo de esta recopilación ha sido objeto de tres publicaciones, el segundo de dos, etc.

Aunque algunos artículos hayan sido retocados (por ejemplo el cuarto, que trata de Bolivia en el siglo XIX) estamos en el derecho de asombrarnos por algunas redundancias fáciles de evitar, sin embargo: el lector se ve obligado a leer, dos veces y de manera detallada, el pesado relato del desencadenamiento del conflicto entre Perú, Chile y Bolivia. Pecados veniales todos éstos, pero que demuestran un cierto descuido editorial, pues se habrían podido evitar sin mucho esfuerzo. De mayor importancia nos parecen las críticas que se pueden formular sobre las fuentes utilizadas.

En lo concerniente al Perú, está demás decir que Heraclio Bonilla ha explorado los archivos diplomáticos y consulares que ha tenido a su disposición para consulta tanto en Europa (Francia y Gran Bretaña) como en Estados Unidos. Asimismo, ha tenido acceso a las muy ricas fuentes del Archivo Agrario (lamentablemente mal conservado, mal catalogado y amenazado por la dispersión; falto de créditos y falto, sobre todo, de una política de conservación archivística por parte del Estado peruano).

Pero el uso de estos documentos no es de una riqueza extrema pues Bonilla tiende a utilizar las fuentes extranjeras casi exclusivamente para interpretar y explicar los trends (direcciones, decursos) de la historia andina, y para completar las conclusiones que extrae, a menudo sobre puntos de simple detalle, con los fondos del Archivo Agrario. Aunque ningún lector tenga la inocencia de tomar por moneda corriente los juicios dados por los agentes diplomáticos y consulares extranjeros en ejercicio en el Perú, habría bueno subrayar de manera más notoria: 1) Que la finalidad esencial de la correspondencia diplomática era defender los intereses británicos, norteamericanos o franceses en el Perú. El testimonio de estos encargados de negocios –razonando, en fondo de ellos mismos, como representantes de comercio o como agentes bancarios- es entonces de los más susceptible de desconfianza, y no hay que esperar ninguna imparcialidad. 2) el testimonio de estas tres potencias, de las que el Perú no es sino una de las opciones (y a menudo de los menores) de las políticas imperialistas o mercantilistas, debe también ser manejado con suma preocupación por todas las contradicciones interestatales que revela: Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia no toman en cuenta solamente su relación con el Perú, sino que conservan en mente su rivalidad triangular.

En materia de fuentes históricas la simple desconfianza no basta, y no es sino siguiendo las imbricaciones de los intereses y sus contradicciones que se pueden develar el sentido y el valor de los testimonios sobre los cuales se construye la historia. Utilizar fuentes no consiste en coser punto por punto, lado a lado, como un patch work, probando, si es posible, su talento en la armonía de los colores, sino que se debe tratar “el territorio del historiador” como un tablero donde las piezas son movibles, y donde cada movimiento modifica el sentido general de la partida de juego.

¿Es acaso posible considerar como un testimonio de valor del sentimiento nacional peruano las expresiones despectivas del invasor Patricio Lynch, aun si el efecto provocador que nos comunica el autor tiene el mérito de despertar el interés del lector desde las primeras líneas de su artículo (pp. 177-178)? Artificio literario ciertamente; trabajo de historiador, no.

En lo concerniente a Bolivia, Bonilla no ha recurrido sino a fuentes de segunda mano, por falta de tiempo sin duda, y es lamentable, pues si la inestabilidad política y la ausencia de cooperación intelectual internacional no ha permitido a Bolivia el poseer una generación de historiadores tan brillantes como la que se manifiesta hoy día en el Perú, ella dispone en Sucre de fondos de archivo incomparables, gracias al trabajo efectuado desde hace años por Don Gunnar Mendoza, quien es digno de citar en toda América del Sur.

Ahora bien, los trabajos a los cuales se refiere Bonilla son de un valor desigual: si la tesis de Brook Larson para la región de Cochabamaba es de un nivel notable, no sucede los mismo en cuanto a la del Ph. D de Erwin P. Grieshaber, sobre la cual Bonilla apoya la parte más original de sus afirmaciones concernientes al siglo XIX boliviano[1]. Grieshaber ha tenido el mérito de abocarse a un tema inédito y esencial, el de las tierras comunales indígenas, y de intentar una estimación del peso respectivo de la hacienda y de las comunidades en ese siglo XIX boliviano. Hace falta felicitarlo, pero también considerar este esbozo por lo que es en sí: un trabajo de pionero, establecido a partir de datos numéricos discutibles y utilizados sin mucho espíritu crítico.

Era tentador encontrar en una tesis anglosajona la afirmación de que las comunidades indígenas habían resistido, a pesar de todo, las agresiones infligidas en el siglo XIX por parte tanto de la hacienda como del estado criollo. Pero los hechos son tercos y a veces contradicen las más bellas esperanzas.

Asimismo, Bonilla se refiere –lamentablemente, como la mayoría de historiadores y periodistas que tienen que hablar de Bolivia- a la Historia de Bolivia de Alcides Arguedas[2]; no es citando sin cesar a este triste autor que resolveremos el problema histórico de la inestabilidad política de Bolivia. La historia republicana de este país queda aún por hacer; pero, para ocuparnos de esta tarea, hagamos primero un poco de orden; y no pongamos en igualdad de condiciones la obra considerable de un Jorge Basadre con las páginas ennegrecidas de este mediocre escribano sin talento histórico ni literario que fue Alcides Arguedas.

Concluyo estas críticas sobre las fuentes utilizadas por Bonilla diferenciando bien entre los defectos que son de su incumbencia y aquellas comúnmente encontradas por los investigadores andinos que, rehusándose, a limitar su trabajo a una monografía detallada, asumen el riesgo y revelan de esta manera su “talón de Aquiles”: querer ser sintético tiene el peligro de avanzar a conclusiones prematuras y frágiles, dado el lamentable estado de la archivística sudamericana en lo concerniente a la época republicana.

Una problemática extraña

I. La utilización, a menudo poco crítica, de este tipo de documentación ha conducido al autor a una visión europeo-centrista del mundo andino. Confesado su punto de partida, el “economicismo”, a través del estudio de cuadros de importación-exportación elaborados por los servicios consulares británicos (cf. pp. 58 y sgts., extractos de los British Parlamentary Papers), subraya el aspecto mejor conocido del Perú: su dependencia con relación al mercado mundial –principalmente representado por Gran Bretaña-, su rápida especialización dentro de la división del trabajo en la economía capitalista mundial como país exportador de materias primas, tanto agrícolas como minerales; sin embargo, este modelo bien conocido esquiva también el problema crucial de este país que no es solamente costeño, sino también andino. ¿Qué es lo que compone realmente la mayor parte del Producto Nacional Bruto del Perú (y la pregunta es igualmente válida para Bolivia) -si acaso este término de PNB tiene algún sentido?- ¿Los productos comercializables en el mercado mundial (guano, azúcar, algodón…) , o la producción limitada al consumo y a la circulación nacional (chuño, quinua, maíz, chicha, charqui, arroz, frutales, trigo, cebada, papa y productos de los rebaños andinos)? Heraclio Bonilla habla de “la ausencia de un mercado verdaderamente nacional”. Afirmación perfectamente aceptable –de acuerdo a nuestros criterios económicos contemporáneos- pero, si reconocemos la validez del modelo propuesto por John Murra[3], ¿cómo integrar la eficacia de la circulación vertical de los productos y los hombres andinos, a menudo sobre distancias considerables, con la ausencia de un mercado nacional? La conclusión de los artículos 1 y 2 exigiría que el Perú, finalmente, no hubiera sido sino la periferia del capitalismo británico, reemplazado luego por el imperialismo norteamericano. Que el Perú sea, desde antes de la guerra del Pacifico, una pieza de las potencias mercantilistas, luego imperialistas (y esto aún desde antes de la independencia) es evidente; pero para diferenciar entre todas estas influencias sería incluso necesario elaborar, muy detalladamente, un balance.

Y, una vez establecido este balance que permitirá trazar el cuadro de las formas de dependencia de los países andinos con relación a los capitales y al mercado mundial, que no se olvide que en la hora del Imperialismo, fase superior… , existen todavía en el ámbito andino, formas residuales de circulación de un sobreproducto, características de un mundo preindustrial. Así, por ejemplo, la venta anticipada de diezmos y primicias eclesiásticas practicada por la Iglesia, y todas las otras formas de especulación a corto plazo, en un mundo andino que no esperó la expansión imperialista para florecer y ser fuente de beneficios.

¿Cuál es entonces la historia real de la dependencia de los países andinos en el siglo XIX? Dependencia del capital británico, francés y yanqui; todo esto ha sido ampliamente demostrado. Pero, ¿cómo definir la época de José Carlos Mariátegui y, en particular, en base a los precedentes estudios de Bonilla? Y, ¿en qué medida esta dependencia estructura el conjunto de la producción nacional? Esta es la pregunta que no aparece planteada y que nos parece sin embargo crucial.

II. ¿Tiene el autor una visión teleológica de la historia? La pregunta puede parecer absurda, pero se nos viene a la mente al leer las siguientes líneas: “El infortunio que padecieron (Perú y Bolivia) en 1879 era el precio que debió pagar la clase dirigente de ambos países por no haber sido capaz de fortalecer una economía y cohesionar internamente a sus sociedades” (p. 150). Frase que yo no puedo interpretar sino de la siguiente manera: la derrota habría sido una sanción merecida.

Dejemos de lado estos problemas metafísicos planteados por este tipo de frases y vocabulario, pues nos conducirían a debatir sobre el rol de la trascendencia en la historia andina, y más bien discutamos sobre los siguientes puntos:

1.- ¿Cuáles son los roles respectivos de una clase llamada “dominante” y de las clases dominadas cuando un acontecimiento grave (una guerra) precipita el curso de los acontecimientos históricos? Dicho de otra manera ¿cuál es el rol de las masas en la historia? Muchas de las conclusiones de Bonilla parecen hacer poco caso del poder de las masas. (Pero hay otros predecesores, hombres de acción y prestigio, que por haber caído también en esta desestimación, yacen desde fines de los años de 1960 en el recuerdo de las accidentadas tierras de Ñancahuazú)[4]. Sin embargo, el resultado de la larga polémica sostenida con Nelson Manrique sobre la importancia acordada a las guerrillas indígenas en la sierra central parece haber conducido a Bonilla a matizar y enriquecer su posición, hecho que le reconocemos[5].

En el caso preciso de Bolivia, sin embargo, hay afirmaciones que no podemos pasar sin comentario: “Gobierno inestables y de grupos reposaron en la extorsión fiscal de la masa indígena, al mismo tiempo que le retiraban toda posibilidad de participación política” (p. 150). Ahora bien, este es el meollo del problema socio-político boliviano: la inmensa mayoría de la oblación indígena, ¿está en verdad políticamente marginada? Yo no lo creo. No ha sido, como se ha escrito generalmente, una simple masa de maniobra utilizada en beneficio de los uno y los otros (por Belzú, por Corral, por los liberales, por el MNR). Contrariamente a las ideas vertidas, ella ha sabido, por una parte, crear situaciones políticas nuevas. Lo que no subraya Grieshaber, y tampoco Bonilla que sigue paso a paso sus conclusiones, es que en 1871 las tierras comunales vendidas por Melgarejo retornan a las comunidades indígenas, no por la voluntad del parlamento (que en estos momentos pierde la iniciativa política), sino porque las tierras están ocupadas por sus propietarios indios y que el aparato del Estado no dispone de los medios para desalojarlos. Todo esta claramente en los debates de la Cámara (consultar El redactor de la Asamblea de…) de 1871, 1872, 1874, así como en la prensa. Ahora bien, las tierras comunales habían sido vendidas por la administración melgarejista, antes que nada, para hacer frente a los gastos de un aparato de Estado en el que los empleados vivían sin paga desde hacía meses. La agitación de los funcionarios y oficiales después de 1871, desposeídos de sus jugosas adquisiciones en los años 1866-1870, y que la nueva administración era incapaz de indemnizar –a pesar de sus declaraciones y decretos leyes- sería lo que podría explicarnos parcialmente la inestabilidad política boliviana de 1871 a 1880. Y esta relación de fuerzas ha sido originada por la voluntad masiva de las comunidades de recuperar sus tierras.

Por otro lado, una parte de la población indígena y sus líderes poseen una conciencia clara del juego político: en 1899 y 1920, dos insurrecciones gigantescas agitan el Altiplano; para sublevarse, las comunidades indígenas han debido escoger un momento, y lo han esperado pacientemente: en el primer caso, la guerra federalista que opone a los criollos del Sur contra los del Norte; en el segundo caso, el golpe de estado tan repudiado de Bautista Saavedra…

En Bolivia el terreno político no es un campo cerrado donde solo podrían enfrentarse, por ser los únicos que conocen las reglas de juego, los representantes de una ínfima minoría criolla…

2.- ¿Qué es una clase dominante en el Perú? El debate ampliamente desarrollado durante los años 1960-1970 sobre la oligarquía en el Perú, en el que participó –sin embargo- la elite de investigadores sociales andinos de entonces, no fue en realidad más que el puerto de las montañas[6].

Para el investigador que descubre al principio de la década de 1980 el mundo andino, es difícil de aceptar sin sonreírse este concepto de clase dominante, cuando aquello a lo que se enfrenta cotidianamente parece más bien una imbricación de niveles de poder de una complejidad extrema y en la cual ningún esquema, aunque tenga la coherencia del marxismo, puede ser eficiente.

3.- ¿Cómo es posible hablar del Estado sin aclarar lo que constituye el núcleo mismo de su poder: la legislación fiscal? Dicho de otra manera, acerquémonos a este infernal problema del tributo. Recordemos de pasada que el Estado (las diferentes formas de poder centralizado que para mayor comodidad designaremos así), de acuerdo a las sociedades y herencias jurídico-políticas que hace suyas en el transcurso de los siglos, ha abordado este problema de la legislación fiscal de formas bastante diversas. No es necesario decir que, para un francés, será siempre en términos políticos que el Estado negocia el consentimiento fiscal. La reunión de los Estados Generales no tenía otra razón de ser, y lo genial del Tercer Estado, en 1789, es haber conducida esta negociación con mano magistral. No sucede lo mismo en las sociedades andinas donde el consentimiento fiscal se negocia bajo otras dos formas:

a. Por la garantía de ciertas formas de acceso a la tierra. Es precisamente lo que demuestran los trabajos de Tristan Platt[7]. No debemos, por esto, asombrarnos de la siguiente contradicción: los criollos, diputados o publicistas, se indignan por la conservación del tributo, al que consideran supervivencia de un Antiguo Régimen por abolir, bajo pena de ver escapárseles los arcanos de la modernidad; mientras que la mayor parte de los comuneros se esfuerza por pagar puntualmente su tasa de tributo. Cumplir con el tributo es para ellos asegurarse el usufructo familiar de las parcelas de los originarios, agregados…

De tal manera, pretender, como lo hace Bonilla –y antes que él buena parte de la historiografía tradicional-, que el tributo es abolido en el Perú en 1854 (cuando los recursos extraídos del guano permiten satisfacer ampliamente las necesidades del Estado) y en Bolivia en 1882, es cometer dos errores fundamentales: primero, negar la evidencia. El tributo es percibido bajo otros nombres a lo largo del siglo XIX, y aún después, en Perú y Bolivia. Igualmente, es desconocer la ambigüedad, la complejidad de las relaciones entre la capital y los departamentos en los países andinos; en Lima el tributo puede ser olvidado, descuidado, considerado como un rezago del pasado que quisiéramos negar, mientras que en las tierras altas continua siendo pieza a veces esencial de las relaciones de fuerza, de las luchas que hacen vivir y morir hombres en Puno, Cusco, La Paz, Ayacucho…

b. El tributo, borrado de un solo tirón en Lima, se mantiene en los departamentos andinos pues es, a la vez, recurso fiscal esencial y garantía de un orden social y cultural nacido de las relaciones entre fuerzas hispano-andinas, estabilizado durante la colonia, y que perdurará más allá de la Independencia, de 1854, y de todos los decretos que los limeños quisieran firmar.

La misma demostración podría ser hecha para Bolivia. Pero resumamos para volver a los esencial: los criollos peruano-bolivianos, muy al tanto de los debates económicos que agitan al mundo moderno, quisieron fundar Estados-Nación bajo el modelo europeo (generalmente jacobino, ¿pensaron alguna vez en los modelos alemanes e italianos?), y dar una base material a sus especulaciones, aboliendo el tributo y destruyendo las tierras de los que se llamaba comunidades indígenas –producto bastardo de estructuras preincaicas y de los cambios traídos por la conquista. Reconstruyamos sus debates pero abandonémoslos a sus fantasmas; el historiador del siglo XX, ¿debería, él también, considerar el tributo como una supervivencia arcaica o más bien reconocer en ella una característica propia de una sociedad diferente de las europeas y diferente también de lo que la voluntad universalista y revolucionaría quiso hacer (y logro en parte)?

Para concluir estas líneas, que habrán parecido al lector pobladas de inútiles digresiones y de severas actitudes a veces desagradables para con alguien de quien sólo quiero criticar su texto, quisiera reafirmar mi solidaridad con las nuevas orientaciones tomadas por los investigadores andinos en los últimos años, sea cual sea la fragilidad de los edificios que nacen de tales trabajos; pues más allá de todas las divergencias, nos une el mismo rechazo a renunciar a comprender estas sociedades poscoloniales y pluriétnicas, aun si al estudiarlas tan de cerca, tenemos a veces la sensación de avanzar sobre el borde de una espada particularmente filuda.

 

* Esta reseña se publicó originalmente en Allpanchis, 21, 1983, pp. 205-211. Agradecemos a la autora por autorizar su publicación.

* *Nota de la autora:

1) Esta reseña fue traducida con un tono agresivo que no poseía el original en francés. En ese tiempo, los responsables de revistas pensaban a veces que con polémica y conflictos personales, se iban a vender más ejemplares.

2) Con el tiempo, los debates intelectuales andinos de los años 80 parecen bizantinos. Fue la gran época de la ciencias sociales, durante la cual los mejores investigadores perdieron su tiempo en polémicas estériles. Pero muy pocos de esos trabajos ayudaron a entender lo que vivieron los Andes durante las décadas siguientes, y ninguna de las teorías de moda en ese tiempo podría explicar la evolución política y el auge actual del Perú.

M.-D. Demélas

Junio de 2015.

 

[1] Brook Larson, Economic Decline and Social Change in an Agrarian Hinterland: Cochabamba, (Bolivia) in the Late Colonial Period, Ph. D Thesis, Columbia University, 1978; Erwin P. Grieshaber, Survival of Indian Communities in Nineteenth-Century Bolivia, Ph. D. University of North Carolina at Chapel Hill 1977. Nota del Editor.

[2] Alcides Arguedas, Historia general de Bolivia. El proceso de la nacionalidad, 1809-1921. La Paz, Arnó Hermanos, 1922. Nota del editor.

[3] John V. Murra, Formaciones económicas y políticas del mundo andino, Lima, IEP, 1975. Nota del editor.

[4] Se refiere a la guerrilla de Ñancahuazú que comandada por Ernesto Che Guevara pretendía establecer un foco guerrillero en Bolivia. Sin apoyo local, en 1967 acabaron muertos en enfrentamientos con el ejercito boliviano. Nota del editor.

[5] Se refiere al libro de Nelson Manrique, Las guerrillas indígenas en la Guerra con Chile. Campesinado y nación, Lima: Centro de Investigación y Capacitación, 1981, que criticaba la posición de Bonilla establecida en su artículo “El problema nacional y colonial en el contexto de la Guerra del Pacífico”, Histórica, Vol. III; Nº 2, pp. 1-34, y reeditada en Un siglo a la deriva… el debate continuó con otros dos artículos: Heraclio Bonilla, “El campesino indígena y el Perú en el contexto de la Guerra con Chile”, HISLA, Nº 4, 1984, pp. 135-144; y Nelson Manrique, “Campesino, guerra y conciencia nacional”, Revista Andina Nº 7, 1986, pp. 161-172. Nota del editor.

[6] Para el caso peruano ver por ejemplo: Françoise Bourricaud; Jorge Bravo Bresani; Henri Favre y Jean Piel, La oligarquía en el Perú. Tres ensayos y una polémica, Lima IEP, 1969. Nota del Editor.

[7] Tristan Platt, Estado boliviano y ayllu andino. Tierra y tributo en el norte de Potosí, Lima, IEP, 1982. Nota del editor.

 

Heraclio Bonilla. El nuevo perfil de la Historia del Perú (1980)

En el Perú de la última década han ocurrido cambios sustantivos en el pensamiento sobre la sociedad peruana y su historia. Este cambio es visible en todas las disciplinas sociales, pero de manera particular son el análisis económico y la investigación histórica las que han alcanzado logros importantes. La Economía ha dejado de ser, en las obras de sus mejores cultores, esa vaga meditación decimonónica o ese crudo ejercicio de contabilidad de boticario, mientras que los trabajos en el campo de la historia empiezan por fin a alcanzar un nivel mínimo de seriedad. Lo que antes era el resultado de una que otra mente particularmente lúcida, la concepción que hoy se tiene de la historia y del trabajo del historiador es compartida por un grupo más vasto. Interesa, por consiguiente, examinar dónde se han producido estos cambios, no sólo por una necesidad académica de establecer un balance responsable sino también porque es indispensable subrayar los contornos que está adquiriendo la nueva conciencia que la sociedad peruana tiene de su pasado. La práctica de la historia en el Perú, más que de cualquier otra disciplina social, es parte de un combate continuo por el rediseño del pasado de la sociedad peruana y por la destrucción de la amnesia colectiva que la clase dominante impuso sobre los oprimidos. Que ambos objetivos fueron reivindicados siempre es la evidencia misma, pero sólo ahora esta exigencia está respaldada con trabajos de un rigor indiscutible.

El propósito de esta reseña es justamente ofrecer un recuento de los logros alcanzados por la historiografía peruana de la última década en el conocimiento del proceso que empieza con la incorporación del Perú al mercado internacional en el siglo XVI y que termina con el impacto de la crisis mundial de 1929 sobre su economía. Para una mayor claridad de la exposición los trabajos han sido agrupados temáticamente, tanto en función de los sectores básicos de la economía como de los diferentes niveles de la realidad. Todo recuento es ciertamente un recuento arbitrario, porque traduce las preferencias del autor y porque señala tendencias a partir de las obras más representativas. En este sentido una bibliografía completa de la producción histórica de estos diez años revelaría tal vez que gran parte de los trabajos históricos responden todavía a la concepción tradicional de la historia y que el cambio que aquí se postula no parece tan evidente. Pero es la existencia de esta brecha, por mínima que sea, la que importa señalar.

EL TRANSITO DEL SISTEMA ANDINO AL SISTEMA COLONIAL

Los grandes movimientos en pos de la liberación de la opresión colonial impuesta a los pueblos de Asia y de África, revoluciones como la de México, Bolivia y Cuba en la América Latina, al igual que la crisis de la historiografía del Occidente nacida de su incapacidad de dar cuenta de manera satisfactoria sobre los cambios ocurridos en estos “pueblos sin historia”, hicieron indispensable repensar de una manera enteramente nueva el proceso de las sociedades coloniales y elaborar los conceptos e instrumentos adecuados para su reconstrucción. Este cambio implicó en el caso de Hispanoamérica abandonar la idea de una historia colonial como una mera prolongación de la historia europea, para reemplazarla por una aproximación que partiera de las peculiaridades de la sociedad colonial y que privilegiara el testimonio de los colonizados. La fractura impuesta por la conquista dejaba así de ser la epopeya heroica de Pizarro y de sus hombres, para convertirse en el inicio de una indagación sobre el proceso de desmantelamiento de los mecanismos que sustentaron el Tawantinsuyo y los efectos que generara esta destrucción en la población nativa. Esta inédita “visión de los vencidos”, para utilizar la bella fórmula acuñada por el mexicano Miguel León Portilla, permitió a Nathan Wachtel reconstruir en La Vision des Vaincus. Les Indiens du Pérou devant la Conquête Espagnole 1530-1570, (Paris, Gallimard, 1971), el dramático proceso de desestructuración de la sociedad andina. Paralelamente a sus esfuerzos Karen Spalding en De indio a campesino, (Lima, IEP, 1974), prolongaba este tipo de análisis para el conjunto del período colonial, mientras que Franklin Pease G. Y. mostraba en su libro Del Tawantinsuyo a la historia del Perú, (Lima, IEP, 1978), las implicancias de esta aproximación para la historiografía peruana. Otro ejemplo de este tipo de análisis es el trabajo de Steve Stern The Indian People of Huamanga, Peru and the Foundation of a Colonial Society 1532-1640, (Ph. D. Thesis, Yale University, 1979), dedicado a mostrar cómo el ordenamiento colonial de una región fue establecido en respuesta al campesinado andino y sus luchas. Para que esta visión andina de la historia de la conquista y del período colonial fuera posible fue indispensable el aporte del pensamiento antropológico y de los trabajos de John V. Murra sobre los fundamentos de la civilización andina antes de 1532. Sus cultores, dada la inmadurez de la ciencia histórica en el Perú, bautizaron como “Etnohistoria” a los trabajos que asumen esta línea de análisis.

Uno de los problemas que es importante dilucidar en el examen del tránsito del sistema andino al sistema colonial se refiere a la medición del impacto de la conquista sobre el volumen de la población aborigen. Problema que durante mucho tiempo ocupó el ocio de hispanistas e indigenistas, de defensores de la leyenda negra o de la leyenda rosa de la conquista. La historia demográfica del Perú no cuenta todavía con un Borah, con un Goubert o con un Laslett, pero en algo se ha avanzado[1]. Noble David Cook en The Indian Population of Peru, 1570-1620 (Ph. D. Thesis, University of Texas at Austin, 1973), y Günter Vollmer en Bevölkerungspolitik und Bevölkerungsstruktur im Vizekönigreich Peru zu Ende der Kolonialzeit (1741-1821), (Bad Homburg, 1967), han propuesto las primeras cifras sobre la evolución de la población indígena para el conjunto del período colonial, mientras que Nicolás Sánchez-Albornoz en Indios y Tributos en el Alto Perú, (Lima, IEP, 1978), ha examinado, aunque todavía para una región limitada, las relaciones entre población, tributo y economía campesina.

Desde el lado de la población hispánica, el otro componente de la sociedad colonial temprana, dos libros recientes han permitido avanzar más allá de la mera reiteración de las hazañas de los hombres de la conquista: Spanish Peru 1532-1560, (Wisconsin, 1968), y The Men of Cajamarca, (Austin, 1972) de James Lockhart permiten efectivamente conocer el entorno social de los hombres de la conquista y las nuevas instituciones que se fueron creando en el interior mismo de las guerras de la conquista.

Men of Cajamarca

 

 

 

 

 

 

 

El estudio de la religión andina durante mucho tiempo fue un apéndice menor de la historia institucional de la Iglesia Católica. También aquí la reflexión antropológica obligó a los historiadores cambiar la perspectiva del estudio. Además de los trabajos iniciales de Pease deben mencionarse, en este nuevo contexto, el libro de Pierre Duviols La Lutte contre les Religions Autochtones dans le Pérou Colonial, (Lima, 1971), y la encuesta coordinada por José Matos Mar a base de los documentos de extirpación de idolatrías.

LA ECONOMIA MINERA COLONIAL

La necesidad de comprender los mecanismos de la acumulación primitiva del capital atrajo desde muy temprano el interés de los historiadores norteamericanos y europeos hacia la minería y los metales preciosos del Perú colonial. Los trabajos de Earl J. Hamilton, Huguette y Pierre Chaunu y de Pierre Vilar, para citar los nombres más relevantes, testimonian este interés. Pero, por razones obvias, el énfasis de estos análisis radicaba en el rol de la exportación de los metales preciosos en la mutación de la economía europea del siglo XVI y en el desencadenamiento de la elevación secular de los precios[2]. Los trabajos posteriores de Álvaro Jara Tres Ensayos sobre Economía Minera Hispanoamericana, (Santiago, 1966), y Peter J. Bakewell “Registered Silver Production in the Potosi District, 1550-1735“, Jahrbuch fü Geschichte Lateinamerikas, (Band 12, 1975), si bien registraron con cuidado las fluctuaciones de la producción, no hicieron en cambio mucho por alterar la orientación de los estudios sobre la minería colonial.

Jara

 

 

 

 

 

 

 

Ahora bien, si la hipótesis propuesta por Murra sobre el funcionamiento de la economía precolombina es correcta, es lógico pensar que sus primeras erosiones fueron provocadas por la puesta en marcha de las minas de Potosí y de Huancavelica, y por la circulación de los metales como mercancía-dinero desde el lugar de su producción hasta el momento mismo en que fueron exportados por el Callao y Buenos Aires. Es al examen de la formación de este espacio económico andino, en consonancia con la producción argentífera, que Carlos Sempat Assadourian ha dedicado dos importantes trabajos: “Sobre un Elemento de la Economía Colonial: Producción y Circulación de Mercancías en el Interior de un Conjunto Colonial”, Eure (Santiago, 1973, 11. 8), y “La Producción de la Mercancía Dinero en la Formación del Mercado Interno Colonial”, Economía (Lima PUC, 1978, vol. 1, n. 2). El problema de la mita minera y de sus implicancias para la economía del Perú del siglo XVIII, por otra parte, ha sido estudiado por Enrique Tandeter en una valiosa tesis que acaba de redactar[3]. Finalmente, John Fisher en Minas y mineros en el Perú Colonial, (Lima, IEP, 1977), ha destruido la vieja idea de la existencia de una aguda crisis minera en el último tercio del siglo XVIII, mostrando que la producción de Cerro de Pasco, si bien no alcanzó los antiguos niveles potosinos, permitió sin embargo el funcionamiento del sector minero hasta las vísperas mismas de la independencia.

LA AGRICULTURA COLONIAL

La economía y sociedad rurales del Perú colonial no cuentan todavía con un estudio similar al que François Chevalier realizara para México[4]. Hasta ahora los apuntes más sugerentes han sido esbozados por Pablo Macera, particularmente en su “Feudalismo Colonial Americano”, publicado, conjuntamente con sus otros estudios, en sus Trabajos de Historia, (Lima, INC, 1977,4 vols.). Este enorme vacío sin embargo ha sido particularmente cubierto en los últimos años con algunas sólidas monografías regionales, las cuales permiten el conocimiento de la profunda diversidad de la estructura agraria colonial, así como el establecimiento de las primeras periodizaciones de su desarrollo. Entre estas se cuentan, para la costa norte, con el trabajo de Susan Ramírez- Horton, Land Tenure and the Economics of Power in Colonial Peru, (Ph. D. Thesis, University of Wisconsin, 1977, 2 vols.); para la costa central, con el magnífico libro de Robert Keith Conquest and Agrarian. Change: The Emergence of the Hacienda System on the Peruvian Coast, (Cambridge, 1976); mientras que el problema de la estabilidad de la mediana y pequeña propiedad en la campiña arequipeña ha sido extensamente discutido por Keith Davies en The Rural Domain of the City of Arequipa, 1540-1665, (Ph. D. Thesis, University of Connecticut, 1974).

No existe, a mi conocimiento, este tipo de estudios para el caso de las tradicionales haciendas serranas, ni mucho menos sobre la evolución de la estructura interna de la comunidad campesina colonial. Salvo el sólido examen realizado por Magnus Mörner en su Perfil de la Sociedad Rural del Cuzco a fines de la Colonia, (Lima, Universidad del Pacífico, 1978), y la conocida tesis de Karen Spalding para la región de Huarochirí Indian Rural Society in Colonial Peru: The Example of Huarochiri, (Ph. D. Thesis, University of California, Berkeley, 1967); queda aún por investigar el funcionamiento de este tipo de unidades productivas.

La misma ignorancia subsiste sobre las formas de trabajo y la transformación de las relaciones de producción. El monumental libro escrito por Frederick Bowser The African Slave in Colonial Peru, (Stanford, 1974) informa sobre las características de la temprana esclavitud colonial, pero es de poca utilidad para entender el funcionamiento de la esclavitud en el interior de una economía colonial y la naturaleza de su articulación con otras formas de producción. Sería importante, en este contexto, examinar el problema de la esclavitud en el Perú colonial a la luz del gran debate que animaran hace algunos años Eugene Genovese y Robert W. Fogel[5].

African slave

 

 

 

 

 

 

 

OBRAJES E INDUSTRIA COLONIAL

Los obrajes constituyen, conjuntamente con los yacimientos mineros, unidades significativas por su capacidad de inducir cambios en el interior de la economía regional, a la vez que ordenan circuitos muy precisos tanto por los insumos que demandan como por el destino de su producción textil. Estos hechos, asociados al tipo de fuerza de trabajo que incorporan, constituyen razones suficientes para justificar su estudio. No sólo para lograr una comprensión adecuada sobre el funcionamiento del “sector industrial” en la colonia, sino también para descifrar la lógica de funcionamiento del conjunto del sistema económico colonial. Desafortunadamente, con la excepción del viejo libro de Fernando Silva Santisteban[6], sólo el reciente trabajo de Miriam Salas De los Obrajes de Canaria y Chincheros a las Comunidades Indígenas de Vilcashuaman, (Lima, 1979), permite conocer algunas características del funcionamiento del obraje andino. En este sentido, la tesis de Robson P. Tyrer, The Demographic and Economic History of the Audiencia of Quito: Indian Population and the Textile Industry, 1600-1800, (Ph. D. Thesis, University of California, Berkeley, 1976), aunque referida al Ecuador moderno, constituye la fundamental obra de referencia hasta que se redacten otras monografías similares para el contexto del Perú.

ESTADO Y FINANZAS COLONIALES

El funcionamiento del sistema colonial peruano está definido por la extorsión fiscal de los excedentes que produjo. Estos fueron el sustento para la reproducción del sistema interno de dominación política y para el mantenimiento del Estado metropolitano. De ahí, precisamente, el especial cuidado que tuvo la burocracia colonial en contabilizar las entradas y las salidas de las Cajas Reales del Virreinato. Por consiguiente, el análisis de esta frondosa documentación permite no sólo cuantificar la explotación colonial, sino también que ella informa sobre el potencial productivo de las diferentes regiones del espacio colonial. Tal ha sido el propósito de los trabajos emprendidos a partir de estas fuentes por Javier Tord y por Herbert Klein y John TePaske. El primero ha publicado un adelanto de sus resultados en “Sociedad Colonial y Fiscalidad”, Apuntes (Lima, Universidad del Pacífico, 1977, n. 7), mientras que los últimos se aprestan a publicar el conjunto de la información estadística en las series del Instituto de Estudios Peruanos[7].

La discusión sobre la naturaleza del Estado Colonial en cambio, está recién en sus inicios. Inspirados por la idea weberiana del sustento patrimonial del poder, Richard Morse en “The Heritage of Latin América”, Louis Hartz (ed.) The Founding of New Societies, (New York, 1964, pp. 123-177) y Magali Sarfatti en Spanish Bureaucratic-Patrimonialism in America, (Berkeley, 1966) fueron los primeros en iniciar la discusión moderna sobre el Estado colonial. Julio Cotler en un libro más general Clases, Estado y Nación en el Perú, (Lima, IEP, 1978), examina de manera específica las características del Estado colonial a partir de premisas semejantes. Sin duda alguna, este es un campo donde la colaboración entre cientistas políticos e historiadores es necesario. Pero si bien es cierto que sólo la teoría, en este caso la teoría política, permite al historiador descifrar la realidad que estudia, no lo es menos que una teorización carente del sustento empírico corre el riesgo de convertirse en pura metafísica. Y la verdad es que investigaciones empíricas sobre la estructura y el funcionamiento del Estado colonial en el Perú simple y llanamente no existen todavía. De aquí la importancia de los libros escritos por John Fisher, Government and Society in Colonial Peru. The Intendant System 1784-1814, (Londres, 1970); Guillermo Lohmann Villena, Los ministros de la Audiencia de Lima en el reinado de los borbones (1700-1821). Esquema de un estudio sobre un núcleo dirigente, (Sevilla, 1974); Marc Burkholder, From Impotence to Authority, (Columbia, 1977) y Leon Campbell, The Military and Society in Colonial Peru, 1750-1810 (Philadelphia, 1978), porque a través de cuidadosos estudios sobre la composición de la clase dirigente y del ejército que estuvo a su servicio, ofrecen los primeros elementos para re-examinar con rigor el problema del Estado en sus múltiples relaciones con la sociedad colonial.

LA CRISIS DEL ORDEN COLONIAL

Cuando en el Perú se piensa sobre la ruptura del pacto colonial la figura que inmediatamente se evoca es la de Tupac Amaru. Con razón o sin ella, el cacique de Tungasuca y las movilizaciones lideradas por otros jefes menores constituyen así la preocupación central de la historiografía de este período. Después del libro clásico que Boleslao Lewin dedicara a Tupac Amaru en 1957[8], diversos estudios recientes han contribuido a un mejor conocimiento de la hoguera revolucionaria que encendiera el gran rebelde. Gran parte de ellos han sido reunidos, precedidos de una inteligente introducción, en un volumen editado por Alberto Flores Galindo bajo el título de Tupac Amaru II, (Lima, INC, 1976), mientras que Scarlett O’Phelan, después de haber listado la mayor parte de las rebeliones indígenas del siglo XVIII, está terminando una importante tesis sobre este mismo problema[9]. Pero la más importante contribución ha sido hecha por Jürgen Golte. Su libro Repartos y Rebeliones. Tupac Amaru y las Contradicciones del Sistema Colonial, (Lima, IEP, 1980), es una demostración casi innecesaria de la correlación entre reparto y rebeliones, pero el gran valor de su trabajo radica en demostrar los mecanismos a partir de los cuales el reparto de mercancías impulsó la ampliación del mercado interno, a la vez que regulaba la captación del sobre-trabajo de la población campesina.

Golte

 

 

 

 

 

 

 

En 1971 Heraclio Bonilla y Karen Spalding señalaron en “La Independencia en el Perú: las Palabras y los Hechos”, Heraclio Bonilla, et. al. La Independencia en el Perú (Lima, IEP, 1971), que gran parte de las tesis sobre la emancipación peruana propuestas por la historiografía tradicional local carecían de sentido, a la vez que formulaban algunas preguntas para las investigaciones futuras sobre la coyuntura de la independencia. A pesar del tiempo transcurrido, no tengo la impresión de que un adelanto sensible se haya producido en nuestro conocimiento sobre el período 1784-1824. La excepción notable es la aparición de una centena de macizos libros agrupados bajo el nombre de Colección Documental de la Independencia del Perú, editados por la Comisión Nacional del Sesquicentenario del Perú. Pero sólo son documentos, sin duda importantes, pero que aún aguardan la paciencia y el entusiasmo de algún lector…

bONILLA INDEPE

 

 

 

 

 

 

 

DE LA INDEPENDENCIA A LA CRISIS DE 1929

Cuatro etapas significativas recortan el proceso de cerca de cien años que recorre la sociedad peruana desde su independencia de España hasta el estallido de la crisis de 1929. Ellas son: 1) el repliegue de 1821 a 1840, 2) la edad del guano de 1840 a 1879, 3) la guerra de 1879-1884, 4) la reconstrucción de la post-guerra hasta 1929. En esta segunda parte, se intenta detallar los avances realizados por la investigación histórica en cada una de estas fases.

Indudablemente que la gran obra de Jorge Basadre Historia de la República del Perú, (Lima, 1962-1964, 5ª ed., 10 vols.), sigue siendo la referencia fundamental para este período, al igual que su Introducción a las Bases Documentales para la Historia de la República del Perú con algunas reflexiones, (Lima, 1971), constituye el instrumento de trabajo básico para todo aquel que quiera conocer más detalladamente la historia nacional del Perú. Es igualmente cierto que sus obras juveniles Perú, problema y posibilidad, (Lima, 1931, 2ª ed. 1978) y La multitud, la ciudad y el campo, (Lima, 1947), no sólo que no han perdido todo su frescor, sino que inauguraron una de las aproximaciones más sugerentes para el estudio de la historia peruana y que su problemática sólo tardíamente ha sido recién retornada por la historiografía del Perú. Además de los clásicos libros de Basadre, otra síntesis sobre este período escrita por Emilio Romero, Historia económica del Perú, (Buenos Aires, 1949; Lima, 2ª ed., 1968), conserva gran parte de su valor informativo. Más recientemente, Ernesto Yepes del Castillo en su Perú 1820-1920. Un siglo de desarrollo capitalista, (Lima, IEP, 1972), ha presentado una interpretación de conjunto sobre las características fundamentales del siglo XIX, mientras que Cotler, en su libro ya citado, argumenta sobre la persistencia y el significado del carácter colonial de la sociedad y el Estado peruano post 1821. La periodización económica del conjunto del siglo XIX, por otra parte, a partir del comportamiento del comercio de exportación peruano, han sido sugeridos por Bonilla en Un siglo a la deriva, (Lima, IEP, 1980, caps. I y II), Y por Shane Hunt en Price and Quantum Estimates of Peruvian. Exports 1830-1962, (Princeton, Woodrow Wilson School, Discussion Paper n. 33, 1973). El estudio de las finanzas del período, además, ha sido realizado por Javier Tantaleán A. en una importante introducción que precede a la edición en prensa del conjunto de las memorias redactadas por los Ministros de la época[10]. Otra contribución decisiva, para el período 1890-1977, es la de Rosemary Thorp y Geoff Bertram cuyo libro Peru 1890-1977: Growth and Policy in an Open Economy, (Londres, Macmillan, 1978), es un análisis muy cuidadoso sobre el funcionamiento del sector moderno de la economía peruana desde fines del siglo XIX. En esta revisión de conjunto, si hay alguna carencia que lamentar, es justamente la no existencia de un trabajo similar al realizado por Thorp y Bertram pero para los sectores tradicionales de la economía. Son estos sólidos trabajos generales los que brindan los parámetros básicos para ubicar el aporte de monografías más específicas.

PERU

 

 

 

 

 

 

 

EL REPLIEGUE DE 1821 A 1840

Estas fueron dos décadas decisivas en el proceso de desenlace del sistema colonial y de emergencia del nuevo ordenamiento nacional. Pero tal examen no ha sido todavía emprendido. Los estudios realizados se refieren a otros problemas, pero no menos significativos. Bonilla ha examinado en Gran Bretaña y el Perú. Los mecanismos de un control económico, (Lima, IEP, 1977), las condiciones y los efectos de la presencia británica en el Perú post-independiente. Mientras que la especificidad económica y cultural de la región sur andina, es decir su notable potencialidad en un marco de depresión, ha sido tratada por Flores Galindo en Arequipa y el Sur Andino, siglos XVIII-XX, (Lima, Horizonte, 1977). Las relaciones entre comunidades y haciendas y el proceso de descomposición/recomposición en el interior de las primeras durante este período han sido estudiados de manera ejemplar por Christine Hünefeldt y los resultados aguardan su publicación[11]. Aunque no se refiere específicamente a este período, sino que constituyen tratamientos en un marco cronológico más amplio, el libro de Víctor Villanueva Ejército Peruano, del caudillaje anárquico al militarismo reformista, (Lima, 1973) y de Jeffrey Klaiber, Religion and Revolution in Peru 1824-1976, (Notre Dame, 1976), permiten conocer algunas características del ordenamiento militar y religioso de esta etapa.

LA EDAD DEL GUANO DE 1840 A 1879

En 1960 Jonathan Levin publicó su libro The Export Economies: Their Pattern of Development in Historical Perspective, (Cambridge, 1960), inaugurando la discusión moderna sobre el impacto del guano en el conjunto de la economía peruana. La tesis de Levin de que la movilización internacional de los factores para operar el guano convirtió al abono peruano en el sustento de un típico ejemplo de una economía de enclave fue persuasivamente cuestionada por Hunt en su trabajo Growth and Guano in Nineteenth Century Peru, (Princeton, Woodrow Wilson School, 1973). Hunt, luego de un paciente ejercicio estadístico, demostró que el Estado peruano durante la época del guano había logrado captar entre el 65 y el 70% de los ingresos producidos por la venta del abono, situación que contradecía la tesis de una economía de enclave en la cual los valores de retorno son escasos o nulos y proponía más bien la idea de una economía rentista para explicar la situación económica de este período. De otro lado, William M. Mathew en su tesis doctoral Anglo-Peruvian Commercial and Financial Relations 1820-1865, (Ph. D Thesis, University of London, 1964), basada en los papeles privados de la casa mercantil Anthony Gibbs, una de las principales exportadoras de guano, mostraba los mecanismos de comercialización del abono peruano y la gran autonomía con que contaba el gobierno peruano frente a los dictados de la casa comercial inglesa. Este último aspecto, el de las presiones inglesas, fue desarrollado por el mismo Mathew en un articulo posterior “The Imperialism of Free Trade, Peru 1820-1870”, Economic History Review, (Londres, 2nd. series, 1968, vol. XXI), argumentando, al igual que D.C.M. Platt, que las tesis de Gallagher y Robinson sobre el imperialismo inglés del libre cambio no tenían relevancia para la América Latina[12].

En este mismo contexto, el impacto que tuvo los cambios en la composición de la clase dominante sobre la política a seguir con los recursos generados por la venta del guano, así como el mecanismo de transmisión de la crisis internacional de 1872 sobre las finanzas peruanas han sido los temas básicos tratados por Juan Maiguashca en A Reinterpretation of the Guano Age 1840-1880, (Ph. D. Thesis, University of Oxford, 1967). Bonilla, finalmente, en Guano y Burguesía en el Perú, (Lima, IEP, 1974), examinó el fracaso económico del Perú durante la época del guano en función de las características de la clase dominante y de la estrechez del mercado interno.

El problema de los efectos inducidos generados por el guano ha sido otro de los temas que han empezado a investigarse con seriedad. Durante mucho tiempo se pensó que la llamada “consolidación de la deuda interna”, es decir el pago fraudulento a gran parte de los acreedores nativos del Estado peruano con los recursos propiciados por el guano, había sido el origen del proceso de restablecimiento económico de la élite peruana. Esta idea acaba de ser destruida por Alfonso Quiroz en La Consolidación de la Deuda Interna, (Lima, Universidad Católica, Tesis de Bachiller, 1980), quien luego de revisar los papeles de la consolidación encontró que los certificados de la consolidación, al igual que los bonos de la deuda externa, circulaban entre un reducido grupo de gente para terminar en poder de casas mercantiles con fuertes intereses foráneos[13]. Asimismo, el papel del guano en la constitución del capital productivo ha sido demostrado por Manuel Burga en un importante libro sobre el conjunto de la historia agraria del valle de Jequetepeque, en la costa norte. Su libro De la encomienda a la hacienda capitalista, (Lima, IEP, 1976), además de ser uno de los primeros en registrar la historia de un valle costeño en el siglo XIX, señala cómo la capitalización de una de sus haciendas dependió del movimiento financiero originado por el guano.

Es ya bien conocido el hecho de que el guano produjo riqueza y miseria al mismo tiempo. La fantástica inflación de precios que se produjo en ciudades como Lima a comienzos de la década del 70 del siglo XIX, fue el detonante de una de las primeras movilizaciones importantes de las masas urbanas. Su composición y sus objetivos han sido cuidadosamente estudiados por Margarita Giesecke en Masas urbanas y rebelión en la historia: golpe de Estado, Lima 1872, (Lima, 1978).

Giesecke

 

 

 

 

 

 

 

La historia demográfica del período, en cambio, sigue siendo ignorada. Si bien en 1876 se realiza el primer censo nacional, dos décadas antes, en 1854, al suprimir Castilla la tributación de los indios terminó con los Padrones, es decir una de las fuentes más importantes para rastrear la evolución demográfica de esta población. Si bien algunos trabajos importantes sobre este tema se encuentran en curso para la región del Cusco, hasta la fecha el viejo libro de George Kubler The Indian Caste of Peru 1795-1940, (Washington, 1950), sigue siendo la referencia fundamental.

Kubler

 

 

 

 

 

 

 

 

LA GUERRA: 1879-1884

Sobre la guerra con Chile existen desde el siglo pasado muchos libros de un valor desigual. Y seguirán existiendo, mientras la Independencia y el conflicto del Pacífico sean los ejes obligados de la historiografía oficial en la elaboración de la ideología dominante. En 1975 Henri Favre en Remarques sur la Lutte des Classes au Pérou pendant la Guerre du Pacifique, (Grenoble, 1975), fue el primero en llamar la atención sobre la necesidad de examinar el conflicto del Pacífico desde una nueva perspectiva. Pero la guerra es también un caso límite para analizar problemas más serios como la identidad nacional y la sobrevivencia colonial en el Perú moderno. Es por esto que en 1978 Bonilla propuso en un trabajo, reproducido en Un siglo a la deriva, (cap. VI), los lineamientos para reexaminar ambas dimensiones. Sin duda el más importante avance realizado después en el planteamiento de este problema se encuentra en la tesis de Nelson Manrique Campesinado y Nación, (Lima, Tesis de Magister, Universidad Católica, 1980)[14].

DE LA RECONSTRUCCION DE LA POST-GUERRA A LA CRISIS DE 1929

La recuperación de la economía peruana de exportación de la desorganización producida por el conflicto con Chile fue el resultado de una aguda monopolización de los recursos productivos y de una masiva inyección de capital extranjero. Así se inicia un proceso que perdura hasta el impacto de la gran crisis del capitalismo en 1929 y que está caracterizado por los siguientes rasgos. En términos económicos, la concentración y la desnacionalización de los recursos, asociado al cambio de operación del capital extranjero en el Perú y al definitivo desplazamiento del capital británico por el capital norteamericano, dieron nacimiento a complejas unidades productivas sustentadas por la extracción masiva de las materias primas y la explotación capitalista de la fuerza de trabajo nativa. Estos “enclaves”, como se les ha venido a llamar, constituyen de esta manera fenómenos inéditos en la historia económica peruana tanto desde el punto de vista del reordenamiento regional del espacio peruano que producen, como de las nuevas relaciones de producción que establecen.

Estas unidades productivas, por otra parte, introdujeron profundas modificaciones dentro del entorno regional donde operaban, siendo una de sus expresiones el despojo de tierras de medianos y pequeños propietarios y de las comunidades campesinas. Este hecho, y la explotación impuesta sobre los trabajadores de los centros mineros y de las plantaciones agro-industriales dieron nacimiento a las primeras grandes movilizaciones de las masas populares urbanas y rurales e inspiraron el nacimiento de diversas ideologías que cuestionaron la legitimidad de esta dominación.

El estado de esta república de aristócratas tradujo el compromiso entre los intereses de las diferentes fracciones de la clase propietaria con los del capital imperialista. Que fue un arreglo precario lo dicen los frecuentes reacomodos en la relación entre las fuerzas dominantes y la recomposición de la clase dominante, pese a que el período en su conjunto es uno de los más estables de la historia política del Perú. Por ello mismo la crisis del capitalismo en 1929 y las tensiones internas acumuladas terminaron con los esfuerzos erráticos de Leguía por convertir al Perú en una “Patria Nueva”, es decir por modernizar su ordenamiento económico y político.

El análisis económico fundamental de este período ha sido realizado por Thorp y Bertram en su ya citado libro. El examen político, por otra parte, ha sido propuesto por Cotler en el libro que ha sido igualmente mencionado y por Sinesio López en “El Estado oligárquico en el Perú: un ensayo de interpretación”, Cuadernos Sociales Centroamericanos, (San José, mayo-agosto de 1978). Pero las preguntas fundamentales que evoca el proceso económico y político de 1895 a 1930 han sido fundamentadas en el importante libro de Manuel Burga y Alberto Flores Galindo Apogeo y crisis de la república aristocrática, (Lima, Ediciones Rikchay, 1979), inspirado por las orientaciones más nuevas de la historiografía francesa, aunque desafortunadamente desprovisto de un análisis económico riguroso.

El estudio del nacimiento de la dominación norteamericana fue intentado de manera imperfecta hace varios años por James Carey en Peru and the United States, 1900-1962, (Notre Dame, 1962). Más recientemente han tratado el mismo problema William S. Bollinger en The Rise of the United States Influence in Peruvian Economy, 1869-1921, (Master Thesis, University of California, 1971) y Bonilla en Un siglo a la deriva, (cap. III). La migración internacional de personas asociada al nuevo dinamismo adquirido por la economía peruana de estas décadas ha comenzado también a atraer la atención de algunos investigadores. El impacto de la migración italiana fue examinado por Janet Worral, ltalian Inmigration to Peru: 1860-1914, (Ph.D. Thesis, Indiana University, 1972); y de la japonesa por Clinton Gardiner, The Japanese and Peru 1873-1973, (Albuquerque, 1975) y Amelia Morimoto, Los inmigrantes Japoneses en el Perú, (Lima, Universidad Agraria, 1979).

El funcionamiento de los grandes complejos económicos que se instalaron en este período y sus efectos regionales han sido igualmente tratados en algunas sólidas monografías. Para la agricultura de exportación los trabajos más importantes son los de Peter Klaren, Formación de las haciendas azucareras y los orígenes del Apra, (Lima, IEP, 1976, 2ª ed.), Bill Albert, An Essay on the Peruvian Sugar Industry, 1880-1920, (East Anglia, 1976) y Michael Gonzales, The Formation of a Rural Proletariat on a Peruvian. Sugar Plantation, (Ph.D. Thesis, University of California at Berkeley, 1978), mientras que los problemas ligados al nacimiento del proletariado minero han sido explorados por Bonilla en El minero de los Andes, (Lima, IEP, 1974), Alberto Flores Galindo, Los mineros de la Cerro de Pasco, 1900-1930, (Lima, Universidad Católica, 1974), y analizados por Adrián De Wind en Peasants Become Miners, (Ph. D. Thesis, University of Columbia, New York, 1977) en el contexto de los yacimientos de Cobriza en Huancavelica. Rory Miller, por otra parte, ha evaluado en “Railways and Economic Development in Central Peru”, Social and Economic Change in Modern Peru, (Liverpool, Center for Latin American Studies, 1974), el papel de los ferrocarriles en la expansión económica de la sierra central.

Bonilla Minero

 

 

 

 

 

 

 

El estudio de la estructura agraria andina y de las condiciones de emergencia del capitalismo han sido tratados por Martha Giraldo y Ana Liria Franch en Hacienda y Gamonalismo: Azángaro, 1850-1920, (Lima, Tesis de Magister, Universidad Católica, 1979), y por Florencia Mallon en The Poverty of Progress: The Peasants of Yanamarca and the Development of Capitalism in Peru’s Central Highlands, 1860-1940, (Ph. D. Thesis, Yale University, 1980). La especificidad de la economía sur andina centrada en la producción y exportación de las lanas, así como el papel del capital mercantil en el funcionamiento de la estructura productiva regional, han sido estudiados con rigor por Manuel Burga y Wilson Reátegui en la importante monografía que acaban de escribir sobre la casa Ricketts, una de las grandes firmas arequipeñas dedicadas a este tipo de negocios[15]. La articulación de los modos de producción, el engarce entre capitalismo y pre-capitalismo, que es uno de los problemas intensamente debatidos entre los investigadores sociales, ha sido persuasivamente tratado por Rodrigo Montoya para la región de Ayacucho-Apurímac en una notable tesis Les Luttes Paysannes pour la Terre au Pérou au XXeme Siécle, (Universidad de París, These de Troisieme Cycle, 1977)[16]. Tom Davies, por otra parte, ha examinado en Indian Integration in Peru: 1900-1943, (Nebraska, 1974), las relaciones entre Estado y campesinado indígena traducidas en la legislación de la época.

No existe virtualmente nada sobre la evolución de las condiciones de vida de los diferentes grupos de la sociedad peruana. El trabajo pionero y único es el de Shane Hunt “Salarios reales y crecimiento económico en el Perú, 1900-1940”, Economía, (Lima, Universidad Católica, vol. III, n. 5, 1980).

Los estudios sobre los inicios del movimiento obrero y campesino y de su posterior desarrollo son numerosos. Una aceptable síntesis ha sido realizada por Dennis Sulmont, El movimiento obrero en el Perú, 1900 1966, (Lima, Universidad Católica, 1975) y por Wilfredo Kapsoli en Los movimientos campesinos en el Perú, 1879-1965, (Lima, Delva Editores, 1978).

Kapsoli

 

 

 

 

 

 

 

 

Las ideologías políticas del siglo XX, anarquismo, aprismo y comunismo, han sido objeto igualmente de importantes análisis. Piedad Pareja en Anarquismo y sindicalismo en el Perú, (Lima, 1978), a partir del estudio de “La Protesta”, el más importante periódico anarquista, ha examinado el nacimiento y el impacto de estas ideas en el emergente proletariado urbano. De otro lado, las ideas de Mariátegui y Haya de la Torre, así como el desarrollo de su controversia, han atraído un nuevo interés por la vigencia que aún guardan para el esclarecimiento del dilema político del Perú contemporáneo. Sobre las ideas de Haya y el aprismo los trabajos más recientes son los de Liisa North The Origins and Development of the Peruvian Aprista Party, (Ph.D. Thesis, University of California at Berkeley, 1972), Carmen Rosa Balbi El Apra y el Partido Comunista en 1931, (Lima, Universidad Católica, Memoria de Bachiller, 1977) y Víctor Villanueva El Apra en busca del poder, 1930-1940, (Lima, 1975). Sobre las ideas de Mariátegui, además de la extensa reseña de Diego Messeguer[17], los estudios más nuevos son el de Jesús Chavarría José C. Mariátegui and the Rise of Modern. Peru, 1890-1930, (University of New México Press, 1979) y el libro de José Aricó Mariátegui y los orígenes del marxismo latinoamericano, (México, Pasado y Presente, 1978), que contiene una bella introducción escrita por Aricó uno de cuyos méritos es acabar con la visión estrechamente provincial que muchas veces se ofrece del pensamiento de Mariátegui, además de una selección de ensayos sobre el pensamiento del Amauta peruano. César Germaná, por otra parte, en La polémica Haya de la Torre-Mariátegui: reforma o revolución, (Lima, Cuadernos de Sociedad y Política, 1978), ha realizado el mejor balance de las discrepancias en el pensamiento de Haya y de Mariátegui sobre la realidad peruana. En definitiva, si bien se han producido notables avances recientes en el conocimiento del pensamiento de ambas personalidades, sería ahora indispensable continuar el examen de los movimientos políticos inspirados por Mariátegui y por Haya a través de una suerte de “antropología” del aprismo y del comunismo peruano, es decir analizando la manera cómo sus primeros militantes procesaron las ideas de sus fundadores.

El impacto de la crisis de 1929, finalmente, fue estudiado en un trabajo pionero por Aníbal Quijano, reeditado en Imperialismo, clases sociales y Estado en el Perú, 1890-1930, (Lima, Mosca Azul, 1978). Con Quijano, la historia social del Perú contemporáneo tiene contraída una gran deuda, porque supo sugerir derroteros de análisis cuando esta disciplina aún no existía, pese a que no siempre sus proposiciones contaron con un sólido respaldo empírico. De aquí que el libro mencionado de Burga y Flores Galindo constituya hasta hoy la mejor visión del Perú de la década de los veinte y del desenlace producido por la crisis de 1929. Visión que el hermoso libro de Stephen Stein, Populism and Mass Politics in Peru, (Stanford, 1980), completa admirablemente por el estudio de la emergencia y de las características de las fuerzas apristas y sanchecerristas que se enfrentaron en la elección de 1931.

Quijano

 

 

 

 

 

 

 

En resumida síntesis el balance realizado en esta apretada reseña sugiere que queda aún mucho por hacer. No obstante, una atenta lectura de los trabajos aquí mencionados permite constatar que la visión que hoy se tiene del proceso histórico de la sociedad peruana es muy distinta de la que se tenía anteriormente. Como se ha señalado, algunos lineamientos generales del nuevo perfil histórico del Perú ciertamente fueron anticipados por algunas mentes lúcidas como la de Jorge Basadre. Pero sólo una ignorancia muy grande puede desconocer el hecho fundamental que la profundización en los niveles de análisis, así como la expansión de las fronteras del conocimiento histórico son las características más significativas de la historiografía peruana de la última década. Para que este cambio haya sido posible han intervenido diversos factores. En primer lugar, el propio desarrollo de la conciencia política de las masas populares. La movilización política que animaran obligó a los científicos sociales no sólo a explorar las posibilidades de construcción de un futuro distinto, sino también a interrogarse sobre el sentido de un proceso y a partir en pos de la recuperación de un pasado tempranamente arrebatado. En segundo lugar, la inspiración y las enseñanzas de un marxismo depurado de sus interpretaciones dogmáticas, porque exigió a los historiadores interesarse por el estudio de los resortes fundamentales del cambio social. Finalmente, el impacto de las ciencias sociales convencionales como la Economía y la Antropología, porque obligaron a los historiadores a sustituir la ingenuidad por el rigor y el pensamiento.

El acceso a los logros de la nueva investigación histórica desafortunadamente está aún limitada a un “círculo de iniciados”. Nadie ignora la enorme brecha que existe en el Perú entre el nivel alcanzado por la investigación histórica y el contenido de las pedestres “historias” que circulan a nivel popular, escolar e incluso universitario. Cerrar esta brecha, es decir contribuir a forjar una conciencia histórica distinta, es seguramente otra de las tareas, tal vez la fundamental, en el combate cotidiano de la izquierda peruana.

 

* Este balance fue publicado originalmente en La Revista, 3, 1980, pp. 11-18.  Hay una versión en inglés: “The New Profile of Peruvian History“, Latin American Research Review, Vol. 16, No. 3 (1981), pp. 210-224. Agradecemos al  autor permitir la publicación de este balance.

[1] Entre sus obras, ver por ejemplo, Woodrow Wilson Borah y Sherburne F. Cook, Essays in population history: Mexico and the Caribbean, 3 vols. (Berkeley, Los Ángeles, University of California Press, 1971); Pierre Goubert, Louis XIV et vingt millions de Français, (Paris, A. Fayard, 1966); y Peter Laslett, The World We Have Lost, (London, Methuen, 1965). Hay una tercera edición revisada: The World We Have Lost: Further Explored. Nota del editor.

[2] Earl J. Hamilton, American Treasure and the Price Revolution in Spain, 1501–1650 (Cambridge, Mass. Harvard University Press, 1934); Huguette Chaunu y Pierre Chaunu, Seville et l’Atlantique, 1504–1650, 8 vols. (Paris, Colin 1955-1959) y Pierre Vilar, L’Or et la Monnaie dans l’histoire (Paris, Flammarion, 1974). Nota del editor.

[3] Los artículos mencionados de Assadourian se encuentran en El sistema de la economía colonial. Mercado interno. Regiones y espacio económico (Lima, IEP, 1982). La tesis de Enrique Tandeter se titula “La rente comme rapport de production et comme rapport de distribution, Le cas de l’industrie minière de Potosí 1750-1826”, These de 3e cycle, Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, Paris, 1980. Nota del editor.

[4] La formación de los latifundios en México: haciendas y sociedad en los siglos XVI y XVII, (México, FCE, 1956). Nota del editor.

[5] Se refiere al texto de Fogel y Stanley L. Engerman, Time on the Cross: The Economics of American Negro Slavery. 2 vol. (Boston, 1974), versión en español: Tiempo en la cruz. La economía esclavista en los Estados Unidos (Siglo XXI, 1981). El texto de Genovese es Roll, Jordan Roll: The World the Slaves Made (New York, 1974). Una útil reseña sobre ambos textos es la de William J. Wilson, “Slavery, Paternalism, and White Hegemony”, American Journal of Sociology, Vol. 81, No. 5 (Mar., 1976), pp. 1190-1198. Nota del editor.

[6] Los obrajes en el virreinato del Perú (Lima, 1964). Nota del editor.

[7] La obra finalmente publicada de Herbert Klein y John Jay TePaske fue The Royal Treasuries of the Spanish Empire in America, (Duke University Press, 3 vols. Durham, N.C. 1982). En 1994 Herbert Klein publicó en el IEP como documento de trabajo Fiscalidad real y gastos de gobierno. Nota del editor.

[8] La rebelión de Túpac Amaru y los orígenes de la emancipación americana (Buenos Aires, 1957). Nota del editor.

[9] Rebellions and Revolts in Eighteenth Century Peru and Upper Peru (Vienna, 1985), traducido después como Un siglo de rebeliones anticoloniales: Perú y Bolivia 1700-1783 (Cusco, 1988; Lima, 2012). Nota del editor.

[10]Políticas, técnicas e instrumentos económicos del Estado. Perú, 1821- 1879”, en Economía (Vol. 6, No. 11-12, 1983). Este estudio daría lugar al libro Política económico-financiera y la formación del estado: siglo XIX (Lima, CEDEP, 1983). Nota del editor.

[11] Se refiere a Lucha por la tierra y protesta indígena : las comunidades indígenas del Perú entre colonia y república, 1800-1830, (Bonn, 1982). Nota del editor.

[12] D. C. M. Platt, “The Imperialism of Free Trade: Some Reservations”, The Economic History Review, New Series, Vol. 21, No. 2 (Aug., 1968), pp. 296-306; que es una crítica a J. Gallagher y R. Robinson, “The Imperialism of Free Trade”, Economic History Review, Second Series 6, (1953), pp. 1-15. Nota del editor.

[13] Publicado después como La deuda defraudada: consolidación de 1850 y dominio económico en el Perú, (Lima, 1987). Nota del editor.

[14] Publicado después como Las guerrillas indígenas en la guerra con Chile: campesinado y nación (Lima, 1981). Nota del editor.

[15] Lanas y capital mercantil en el sur: la casa Ricketts, 1895-1935 (Lima, 1981). Nota del editor.

[16] Esta tesis dará lugar a dos libros: Capitalismo y no capitalismo en el Perú (Mosca Azul, Lima, 1980); Lucha por la tierra, reformas agrarias y capitalismo en el Perú del siglo XX (Lima: Mosca Azul Editores, 1987). Nota del editor.

[17] José Carlos Mariátegui y su pensamiento revolucionario (Lima, IEP, 1974). Nota del editor.

Ulrich Mücke. Política y burguesía en el Perú. El Partido Civil antes de la Guerra con Chile. Lima: IFEA/IEP, 2010.

Tras el apogeo de la historia social y económica en la década de 1970 y su visión pesimista de la política decimonónica peruana, a la que se le denominó el “siglo a la deriva” porque no hubo nación ni burguesía, una nueva generación de historiadores décadas después se encargó de revisar esas tesis desde una perspectiva política buscando recrear el imaginario de los actores para así desentrañar la lógica de sus acciones. Se encontró entonces un panorama político muy rico y complejo que la historiografía anterior no avizoró por considerar  la política como un reflejo de la estructura económica. Pero en algunos casos, este revisionismo buscando contradecir la imagen de un país “a la deriva”, se concentró demasiado en mostrar un país “encaminado”, dejando de lado uno de los temas más importantes del mundo político y al que la historia social siempre le interesó: el poder. En tal sentido, es un hecho positivo que, tras once años desde su publicación en alemán y siete en inglés, se edite en español la tesis doctoral del historiador alemán Ulrich Mücke sobre uno de los temas políticos claves del Perú republicano del siglo XIX: la formación del Partido Civil. Como menciona el autor, la historiografía ha pasado de explicar su surgimiento a partir de los cambios en la estructura económica y social que dieron lugar a una clase “rentista” y sin “proyecto nacional” a plantear desde el análisis del discurso político de su líder Manuel Pardo que este diseñó e intento poner en práctica por medio de este partido un proyecto político nacional[1]. Ambas perspectivas, sin embargo, pasan por alto un hecho importante: cómo este partido se organizó y conquistó el poder. Así, la tesis general del libro es que el Partido Civil más que seguir e implementar un proyecto político nacional democrático le interesaba sobre todo conseguir el poder (34). Mücke revisita la perspectiva de Bonilla -evidente ya en el título del libro- pero articulándolo con un riguroso análisis político.

 

Mucke

 

Política y burguesía en el Perú está conformado por 10 capítulos agrupados en tres partes. En la primera, “Sociedad y política”, se presentan las bases económico-sociales que hicieron posible la conformación de un partido político. Siguiendo las propuestas de Jürgen Kocka[2], Mücke analiza la burguesía como formación social y experiencia de vida (cap. 1 “La burguesía limeña”) y muestra los efectos sociales de los cambios económicos del Perú de mediados del siglo XIX. La exportación del guano dio por entonces al Estado ingentes recursos fiscales que le permitieron capitalizar, mediante el pago de la deuda interna, a un importante sector comercial que estableció bancos y expandió la agricultura costeña de exportación. Así, para la década de 1860 fue evidente la presencia de una burguesía “comercial-bancaria” que si bien estaba conformada por un pequeño circulo social, no era industrial y aún mantenía relaciones de trabajo tradicional (p. e. los coolies chinos)  no era una “clase rentista y parasitaria” como afirmaba Bonilla. Esta burguesía, dividida en bourgeoisie (grandes comerciantes, banqueros, etc.), académica (profesionales liberales) y pequeña burguesía (comerciantes minoristas, artesanos, etc.), era básicamente limeña y  numéricamente limitada. A diferencia de la burguesía europea, la limeña no tenía que enfrentarse política y socialmente a una clase noble o proletaria . La burguesía limeña era la clase dominante.  Así, su estilo de vida no fomentaba cualidades como el mérito o el esfuerzo personal: la movilidad social se basaba en las relaciones sociales (matrimonio, lazos familiares, etc.) y los contactos políticos. Esto le daba un aristocrático estilo de vida, más aún cuando lo étnico fue un rasgo importante de distinción social: para ser burgués se debía tener un origen europeo. Manuel Pardo fue un claro representante de la bourgeoisie y defendió una ideología librecambista y liberal (cap. 2 “El pensamiento político liberal”) planteando la necesidad de un Estado fuerte,  aunque limitado a garantizar el orden y proporcionar cierta infraestructura (ferrocarriles y escuelas) que permitiera, gracias al mercado, que los individuos se desarrollen por sí mismos. Esto era de gran importancia para la burguesía porque la inestabilidad política tenía efectos negativos en sus negocios. El fortalecimiento del Estado se lograría entonces mediante el consenso político producto de la integración de las distintas elites del país. Este sería el aspecto “nacional” del proyecto de Pardo, es decir estaba limitado socialmente porque para ampliarlo a otros sectores, además de interés, se debía realizar cambios sociales que generarían fuertes conflictos. Además, la integración de la elite parecía más factible teniendo en cuenta que desde mediados del siglo XIX el desarrollo de su vida asociativa le había permitido crear vínculos sociales y políticos que le proporcionaron una identidad social común (cap. 3 “La sociedad civil”) . Estas transformaciones del espacio público y en las relaciones sociales de la burguesía fueron claves para el surgimiento del Partido Civil como evidencia Mücke en el análisis de su estructura organizacional (cap. 4, “El Partido Civil”) donde encuentra que la cabeza de la dirigencia fue ocupada por la bourgeoisie y la burguesía académica no permitiéndose la integración de las elites regionales, a menos que vivieran en Lima. Lo cual, además de centralista, le daba un fuerte carácter de clase al partido. Por ello se entiende que la participación de la pequeña burguesía y de los artesanos, según el análisis prosopográfico de la Junta Central, fuese poco representativa situándose su integración en el ámbito de la movilización electoral. En el caso de los militares, su importancia en el partido radicaba en el hecho de que la política tenía un alto grado de violencia y fue necesario su apoyo para mostrar que Pardo no estaba en contra de ellos.

Para Mücke, los cambios sociales mencionados serían las condiciones estructurales que permitieron a la burguesía conformar el Partido Civil dado que le dio cohesión y la capacidad de establecer redes de comunicación y movilización política. Algo de lo que carecían otras experiencias políticas civiles previas[3]. Así, los conflictos políticos o el surgimiento de una nueva cultura política como señala McEvoy no serían la explicación de su conformación; lo primero no era novedad y lo segundo es dudoso si para ello se usa como indicador los discursos de Pardo que aluden a sus proyectos y no a un imaginario político común. Además, el partido se constituye primero como club y si se convierte en una organización fue debido a procesos políticos no supeditados exclusivamente a la acción de Pardo. A ello apunta la segunda y más importante parte del libro, “Elecciones y parlamento”, donde se muestra como las elecciones (cap. 5 “La campaña electoral de 1871-1872” y cap. 6 “Las elecciones de 1871-1872”) y la conformación de grupos parlamentarios (cap. 7 “El Congreso de la República”) llevaron a crear el Partido Civil como organización política. La importancia de estos factores para la formación de partidos ya lo había señalado Maurice Duverger[4] y Mücke lo aplica para el Perú analizando la correspondencia de Pardo y una institución descuidada por la historiografía: el parlamento. Respecto a lo primero, la campaña electoral de 1871-1872 fue importante porque por primera vez un candidato de oposición y civil ganaba una elección presidencial. Mücke presta atención a cómo Pardo y sus partidarios convocaron y movilizaron seguidores para ganar las elecciones analizando el rol de los clubes electorales y la correspondencia. Sobre lo primero, se formaron más de 100 clubes en favor de Pardo en diversas regiones del país siendo el principal la Sociedad Independencia Electoral (SIE). Aquí se hace una distinción entre regiones, en la zona norte del país donde habita el 27% de la población peruana se ubicaba el 50 % de los clubes de Pardo y en el sur andino, donde habitaba el 35% de la población, en cambio estaba el 20% de clubes. Ello se explica no solo por la debilidad del partido sino también por la mentalidad política: en algunas regiones son imprescindibles los clubes y en otros no. Respecto a la correspondencia, Pardo enviaba un promedio de 20 cartas al día a sus partidarios, electores y personas que buscaba adherir a su campaña junto con periódicos, volantes y dinero cubriendo casi todo el territorio nacional. Este proceso de comunicación reforzaba un sentido de unidad nacional en la elite, fomentado “un sentido de pertenencia a una nación de notables” (159). De otra parte, se analiza la campaña en el sur andino, lugar donde Pardo tuvo menor apoyo. En el caso de Arequipa, Pardo recabó información sobre su candidatura, buscando captar seguidores que establezcan clubes. Así creó una red de apoyo vinculándose con personas que conocía solo por correspondencia, quienes a su vez creaban vínculos con otras ampliando la campaña a la región. Los intereses de estos colaboradores eran diversos: buscaban un presidente civil, reconocimiento social o un cargo público. La campaña electoral permite además distinguir distintas formas de obtener apoyo según los sectores sociales: a la elite, la “gente decente”, por la prensa y el contacto personal; y a las clases bajas, la “gente de acción”, mediante regalos y dinero. Aunque el caso de Hipólita del Castillo, con quien Pardo intercambio cartas, mostraba que el reconocimiento social era también una motivación de los sectores populares, hecho que ocasionaba conflictos con la dirigencia política quienes solo querían mantener una relación económica utilitaria con ellos. Pero el principal enfrentamiento fue con los otros candidatos y el oficialismo que contaba con el apoyo de los prefectos, como fue evidente en Cuzco y Puno. Con todo, las elecciones en esta región fueron favorables a Pardo consiguiendo el 51% de la votación.

 

manuelpardo

 

Según Mücke el parlamento fue de gran importancia para el Partido Civil dado que sus senadores y diputados dominaron sus decisiones en la década de 1870. Para demostrarlo analiza de manera cuantitativa las votaciones nominales en el congreso entre 1860 y 1879 para identificar grupos parlamentarios (aquellos cuyo patrón de votación es constante en una legislatura) y muestra que su aparición fue anterior a los civilistas. La formación de partidos antagónicos se debió a la polarización política ante determinados temas y el conflicto entre liberales y conservadores. El dominio civilista se dio entre 1871 y 1875 y decae en las elecciones presidenciales de 1875-1876 debido a que el partido no presentó candidato produciéndose la desintegración de los grupos parlamentarios. El Partido Civil parecía estar en crisis y se planteó no participar en las elecciones parlamentarias de 1877. Sin embargo, al final participó conformando una Junta Directiva, desapareciendo la SIE. A diferencia de la campaña de 1871 coordinada por Pardo, esta fue controlada y organizada por la Junta Directiva y los candidatos. Tras la favorable campaña el partido buscó conformar una estructura organizativa estable y nacional a lo que Pardo se opuso, temiendo que su influencia decayera, proponiendo que esta se limitara a Lima. Si bien se aceptó su propuesta, se organizó cierta institucionalidad para establecer correspondencia con los partidarios fuera de Lima y ganar más adeptos. Ya en el parlamento el grupo civilista obtuvo la mayoría y trató que los conflictos internos se decidieran fuera del hemiciclo. Estos hechos fortalecieron al Partido Civil como institución y la presencia de Pardo ya no fue decisiva para su marcha, evidente tras su asesinato en 1878 cuando continuo siendo la fuerza más importante en el parlamento. De otra parte, los debates parlamentarios mostraban la transformación de la idea de partido: de ser sinónimo de facción e intereses egoístas se le pasó a considerar como una institución necesaria para el sistema político porque organizaba los diferentes intereses sociales en busca del bien común y ya no el interés particular. Asimismo, el Partido Civil fue considerado como una institución más que un grupo de seguidores de Pardo.

La tercera parte, “En el poder”, permite ver el desempeño del Partido Civil durante la presidencia de Manuel Pardo (1872-1876) en su relación con los artesanos (cap. 8 “Los artesanos”), las elites locales y las provincias (cap. 9 “Manuel Pardo como Presidente de la República” y cap. 10 “En Partido Civil en las provincias”). Respecto a los artesanos, para ganarse su apoyo, vital en las campañas electorales, se recurrió a las relaciones personales y apoyando la publicación de prensa artesana, como El Artesano y El Obrero, que por primera vez fueron escritas por y para artesanos. De ideas liberales, anticlericales y con la creencia en que la educación y las asociaciones mejorarían su posición social y política estos periódicos expresaban los intereses del artesanado y también las del Partido Civil, pero actuaban sin intermediarios liberales ayudando a formar una identidad artesana. Su reclamo de un rol más protagónico en el partido se evidenció en la postulación de artesanos para la cámara de diputados. No obstante, la actitud del partido fue ambivalente: los necesitaban pero no querían que ganaran mucho poder. Ello es evidente en los casos presentados por Mücke donde dos artesanos candidatearon para diputados suplentes y no ganaron.  Francisco González, el artesano cuzqueño que finalmente obtuvo un escaño con apoyo civilista, no había sido la primera opción y el apoyo se debió más a su popularidad que a su condición de artesano. Manuel Pardo, de otra parte, mantuvo como presidente el nivel de correspondencia política que había tenido en campaña pero esta vez con las elites de las capitales departamentales, grupo al que confió las prefecturas retribuyéndoles así su apoyo electoral. Estas elites eran necesarias para el gobierno ya que el Estado no tenía la capacidad de imponer su autoridad, lo cual permitía que reclamaran más derechos de los que otorgaban sus cargos, como evidencia los casos de Juan Mariano Goyeneche en Arequipa y Miguel San Román en Puno. Además, los prefectos negociaban o demoraban las órdenes del presidente por temas que les afectaba localmente por las resistencias y conflictos que ocasionaban como por ejemplo la leva para el ejército o el censo poblacional. Sin embargo, la insistencia del gobierno obligó a los prefectos a realizar tales tareas lo cual demostraba que tenían una relación compleja. Estas autoridades eran parte de un grupo de la elite local que mantenía disputas con otras y aprovechaba su puesto público para sobreponerse a ellas y el Estado sacaba ventaja de ello para mantener el orden. Esto fue evidente en el sur andino donde los intereses privados prevalecieron sobre los proyectos desarrollistas de Pardo, en parte porque pensados en Lima no se ajustaban a la realidad andina, pero sobre todo por el poco interés de las autoridades en ejecutarlas dado que su prioridad era competir por el poder local. En suma, la forma como Pardo mantuvo sus alianzas fue básicamente por la ventaja que le significaba a las elites locales pertenecer al partido y por ello no puede considerarse “partido político” a esta red nacional, la cual después de la muerte de Pardo se articuló al partido ya como institución.

Con las evidencias presentadas en Política y burguesía en el Perú no es posible suscribir que el Partido Civil surge por una nueva cultura política republicana como refiere McEvoy. No obstante, habría que resaltar que aquel no surgió en el vacío, es decir, con el desarrollo de la sociedad civil hubo un cambio en la cultura política como evidencia la importancia que cobra el concepto de asociación que sentará las bases de una concepción plural de la política liberal ya evidente en 1878 con la aceptación del partido como parte del sistema representativo[5]. Pero sería exagerado extender esta cultura política limeña a toda la nación. Lo cual nos lleva a otro punto relativo a la afirmación de Mücke sobre que en las elites locales primaron los intereses privados. Si ello es cierto para el caso de Arequipa y Puno ¿es posible extender tal afirmación a otras regiones? Mücke no trabaja el norte (no queda claro el por qué) donde por la extensión de clubes y el rol de la prensa tal vez existía una cultura política cercana al ideal político de la burguesía limeña. Hecho de importancia teniendo en cuenta que esta región junto con Lima conforma poco más del 40% de la población peruana. Asimismo, si la cultura política implica no solo a un grupo ¿qué sucedió con los competidores del Partido Civil? ¿Cuáles fueron sus estrategias? ¿Estas se vieron influenciadas por las del civilismo? El relato del libro gira en torno a un protagonista, la burguesía o el Partido Civil, pero el “otro” está entre bambalinas. Ello no es un hecho trivial dado que la competencia política configura las estrategias discursivas y la acción política.

De otra parte, a veces Mücke hace afirmaciones demasiado contundentes sobre algunos temas que es difícil probar dada la limitada o nula investigación histórica  que hay sobre ellos. Un ejemplo de ello es la educación. Se afirma que esta no cumplió un rol importante en la formación de la burguesía limeña y  el impacto del reglamento de instrucción de 1876 quedo solo en el papel. Sobre lo primero, la extensión de colegios y la modernización de la universidad San Marcos se debió a una fuerte demanda de la elite urbana limeña y de provincias dado que la educación superior era necesaria para acceder a determinados puestos burocráticos.  Los lazos sociales eran importantes pero no suficientes.  Asimismo, el colegio y la universidad eran también espacios de sociabilidad.  Sobre el reglamento de 1876, solo hay pocos estudios para Lima y si bien no se puede decir que fue un éxito, aún faltan más investigaciones para tener una idea clara del impacto de la escuela en el Perú [6].

Es claro que responder estas preguntas o dudas llevaría tal vez a escribir otro libro. Pero esta es también la virtud de Política y burguesía: plantear nuevas preguntas y temas. Con todo, estas son objeciones menores ante una obra que brinda una lectura nueva de la política decimonónica peruana y que además nos lleva a discutir sobre cuestiones teóricas y metodológicas respecto de los límites de la historiografía política contemporánea que centrada en discursos o en la filosofía política olvida que el poder político tiene bases sociales que es preciso analizar. Lo cual no significa olvidarse de la autonomía de lo político sino más bien el plantearse seriamente la necesidad de ampliar los métodos de análisis político (cuantitativos y cualitativos) y prestar más atención a las instituciones. Se espera entonces un mayor debate académico sobre estos temas dado que hasta ahora la crítica peruana se ha desviado a asuntos ajenos a los que plantea el libro[7].

 


[1] Heraclio Bonilla. Guano y burguesía en el Perú. Lima: IEP, 1974, Carmen McEvoy. Un proyecto nacional en el siglo XIX. Manuel Pardo y su visión del Perú. Lima: PUCP, 1994; La utopía republicana: ideales y realidades en la formación de la cultura política peruana, 1871-1919. Lima: PUCP, 1997.

[2] Jürgen Kocka; Allen Mitchell (eds.). Bourgeois Society in Nineteenth Century Europe. Oxford/Providence: Berg, 1993.

[3] Ver por ejemplo el caso del club Progresista de Domingo Elías en Alex Loayza Pérez, “El Club Progresista y la coyuntura electoral de 1849-1851”. En Cristóbal Aljovín de Losada y Sinesio López (ed.). Historia de las elecciones en el Perú. Estudios sobre el gobierno representativo. Lima: IEP, 2005.

[4] Maurice Duverger. Los partidos políticos. México: FCE, 1957.

[5] Ver Cristóbal Aljovín de Losada. “Entre la unidad y la pluralidad. El concepto de partido-facción en el Perú. 1770-1870”. En Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos, 39, 1, (2010): 63-84.

[6]  Ver, Marcos Garfias Dávila. La formación de la universidad moderna en el Perú. San Marcos, 1850-1919. Lima: ANR, 2010; Alex Loayza Pérez. “Reformas educativas y cultura política. Los colegios San Carlos y Nuestra Señora de Guadalupe, Lima 1840-1857”, en Dino León, Alex Loayza y Marcos Garfias. Trabajos de historia. Religión, cultura y política en el Perú, siglos XVII-XX. Lima: UNMSM, 2011; y Antonio Espinoza. Education and State-formation in Peru: The Primary Schools of the Departament of Lima, 1821-1920. New York: Palgrave Macmillan, 2013.

[7] Cierto sector de la historiografía peruana ha sido hostil a la propuesta de Mücke. Si bien algunos historiadores señalan que hay un debate entre su posición y la de McEvoy, tal debate, entendido como intercambio académico de ideas, no existe. La crítica a Mücke se reduce a la denuncia de un trato “colonialista” de la academia extranjera frente a la peruana y, lo más grave, a su apropiación de ideas. Es decir, se responde críticas académicas con un indignado discurso nacionalista. Ver al respecto: Carmen McEvoy “De plumas, impurezas historiográficas y democracias bastardas: a propósito de una reseña”, Histórica, XXIV, 1 (2000): 183-195; y José Luis Rénique “Pathbreaking Studies vs. monografías: ¿debate o ninguneo?”, Histórica, XXVIII, 2 (2004): 227-241. El primer artículo es, citando a Rénique,  una respuesta “áspera e indignada” a la reseña que Mücke hizo al libro La utopía republicana: “¿Utopía republicana o partido político? Comentario sobre una nueva interpretación del Primer Civilismo”, Histórica, XXII, 2, (Lima 1998): 273-288; mientras el segundo, escrito a propósito de la publicación en inglés del libro de Mücke (Political Culture in Nineteenth-century Peru: The Rise of the Partido Civil. 2004), profundiza el tema del “colonialismo” académico detallando como proceden los reseñadores en Estados Unidos para consagrar libros obviando o “ninguneando” el aporte interpretativo de la producción latinoamericana. Por cierto, McEvoy y Rénique escriben desde universidades en Estados Unidos, un lugar más hegemónico que Alemania en los estudios latinoamericanos, y hasta donde tengo noticia no han extendido sus críticas sobre el “colonialismo” a otros autores. Para otro tipo de críticas al libro de Mücke ver las reseñas de Natalia Sobrevilla en el Journal of Latin American Studies, Vol. 37, No. 4 (Nov., 2005), pp. 840-841; y Carlos Contreras en el Journal of Latin American Studies, Vol. 45, No. 4 (Nov., 2013), pp. 841-843.

Cita esta entrada como: Alex Loayza Pérez, "Reseña a Ulrich Mücke. Política y burguesía en el Perú. El Partido Civil antes de la Guerra con Chile. Lima: IFEA/IEP, 2010.," en Reserva Crítica, 02/01/2015, https://rcritica.hypotheses.org/899.

 

Henry Tantaleán. El Pasado Coleccionado: Reseña a Stefanie Gänger. Relics of the Past. The Collecting and Study of Pre-Columbian Antiquities in Peru and Chile, 1837-1911. Oxford: Oxford University Press. 2014.

 

La historia de la arqueología en Perú y Chile ha comenzado a fortalecerse durante las últimas dos décadas con trabajos cada vez más profundos y sofisticados empleando perspectivas internalistas pero, sobre todo, externalistas (Gänger 2006, 2009, Kaulicke 2008, Kaulicke et al. (ed.) 2010, Orellana 1996, Mesía 2006, Pillsbury (ed.) 2012, Prieto 2011, Ramón 2014, Shimada y Vega-Centeno 2011, Tantaleán y Astuhuamán (eds.) 2014, Tantaleán 2014, Troncoso et al. 2008, entre otros).

Stefanie Gänger pertenece a una nueva generación de investigadores de la historia de la arqueología en Perú y Chile. Su libro es una importante contribución en este campo, especialmente porque la época del llamado anticuarismo o coleccionismo casi siempre se ha visto marginada por no cumplir los requisitos de la disciplina científica. Dicha práctica del coleccionismo, que tiene connotaciones negativas en la actualidad, sin embargo, estaba bastante extendida y se veía de forma diferente a la actual. De hecho, esta era una actividad reconocida y valorada por las elites criollas de Latinoamérica y fue la base para la posterior fundación de muchos de los museos nacionales. En realidad, el coleccionismo ha convivido con la arqueológica científica y profesional hasta nuestros días y existe un debate sobre de esta actividad desde la antropología, historia y, por supuesto, desde la arqueología.

El libro de Gänger analiza este fenómeno en dos países: Perú y Chile entre 1837 y 1911. La información procede de archivos, fuentes primarias y secundarias, estancias y visitas a los países e instituciones mencionadas en el texto. Los cuatro capítulos que conforman este libro están organizados geográficamente de norte a sur, de Perú a Chile. Antes de desarrollar los tópicos en detalle, Gänger realiza una introducción explicando las nociones básicas que ayudarán a entender su investigación. Cierra la publicación con una serie conclusiones. Un mapa simple de ubicación de las ciudades sudamericanas mencionadas, otro mapa de finales del siglo XIX que da una idea de la cartografía de ese momento, una ilustración del primer Inca del Tawantinsuyu, Manco Cápac, por Guamán Poma de Ayala, una foto de una calle con paredes inca en el Cusco de la colección de Squier, una representación de la Dinastía de los Incas de finales del siglo XIX, un mapa de la zona de la Araucanía y Valdivia en Chile de finales siglo XIX y otras 13 ilustraciones de objetos arqueológicos aislados y dispuestos en colecciones de finales del siglo XIX, proporcionan una idea de los temas aquí desarrollados. Abundante notas a pie de página completan las referencias a los diferentes tópicos tratados en el libro.

En la introducción se relata el ambiente en el que se desarrolló el coleccionismo en Perú y Chile, especialmente en sus ciudades-capitales y otras ciudades importantes de la mano de las elites criollas de cada país. Asimismo, resume los estudios que se poseen sobre el coleccionismo y la historia de la arqueología en general que se han hecho en ambos países, describiendo las diferentes aproximaciones que han realizado los autores, para finalizar sintetizando los capítulos que componen el libro.

Con respecto al medio ambiente del siglo XIX donde se encuentran colecciones de antigüedades en diferentes ciudades, Gänger hace visible un fenómeno que no ha sido estudiando detenidamente y que justifica la publicación y lectura de este libro: el análisis histórico de la formación de las colecciones generadas por los nacidos e inmigrantes radicados en estas ciudades. Como Gänger señala, debido a su procedencia de países con tradición colonialista o de despegue económico en esa época, los “viajeros” de diferentes formaciones (militares, científicos, religiosos, etc.) han recibido mayor atención en la historiografía arqueológica e histórica. Asimismo, muchos de ellos integraban expediciones auspiciadas por su estado o por instituciones académicas que le garantizaban la visibilidad académica y los incluía en los círculos académicos hegemónicos de la época. De hecho, como se advierte en este libro, estos viajeros tomaron contacto en primer lugar con coleccionistas y conocieron en detalle y hasta compraron parte de sus colecciones. Así, este libro tiene como virtud balancear el aporte del coleccionismo local dentro de las redes de anticuarios y académicos de la época. Es importante además esta perspectiva del coleccionismo pues precede y sucede al conflicto militar que enfrentó a ambos países y que, a su vez, dividió la arqueología de ambos países con la consecuente pérdida de perspectiva de fenómenos previos al establecimiento de las fronteras a lo largo de su desarrollo histórico.

Así, como la autora señala, el libro no trata de hacer una historia exhaustiva o total de este fenómeno sino que inspirada en la biografía de los objetos (sensu Kopytoff 1986) a través de la “biografía de cosas particulares y el conocimiento y relaciones tejidas entre ellas” (3)[1] en el siglo XIX y comienzos del siglo XX realiza un recorrido por el fenómeno del coleccionismo y sus vinculaciones con la arqueología, historia y las ideas político-económicas imbricadas. El libro “rastrea el movimiento de cuatro objetos humanos y materiales a través del tiempo y el espacio: una maskapaycha [tiara] Inca, un khipu [artefacto de contabilidad Inca], un indio araucano y una vasija cerámica de Valdivia ostentando adornos incas y araucanos” (4). De esta manera, cada capítulo se abre con una historia del origen de cada objeto antes de ingresar a la colección y cierra con su paradero final. La narrativa del libro está compuesta por las diferentes percepciones que estos objetos han despertado y generado en diferentes personas a lo largo de su exposición. Estas percepciones y experiencias de los objetos no solamente se reducen a los lugares de exhibición sino que, obviamente, trascienden más allá de las fronteras de Perú y Chille para llegar hasta Norteamérica y Europa.  Asimismo, es una historia de la constitución de la idea de la nación, especialmente basada en la diferenciación entre pasado y presente, siendo el primero representado por los indios materializados en sus antigüedades.

Dichas antigüedades fueron ubicadas en espacios, lo cual nos lleva al segundo subcapítulo: “The Spaces of Collecting”, en la parte introductoria del libro de Gänger. Allí se hace una presentación de las grandes colecciones que se tocan en este libro como la de Ana María Centeno, Emilio Montes o José Lucas Caparó Muñiz en Cusco, José Dávila Condemarín, José Mariano Macedo y Christian Theodor Wilhelm Gretzer en Lima y las formadas por otros personajes en el sur de Chile y en su capital Santiago (8). Estas colecciones de carácter privado convivirán y hasta entregarán objetos para la fundación y acrecentamientos de los acervos de los museos nacionales de Perú y Chile. En esas épocas las sociedades de estudiosos (Sociedad Geográfica de Lima, por ejemplo) se unieron a los museos para generar una importante vida intelectual que incluyeron la descripción y explicación de las antigüedades del pasado (9). A nivel internacional las Exposiciones Universales y los Congresos Internacionales de Americanistas reunieron a interesados en las antigüedades, entre ellos los coleccionistas, con el objetivo de compartir y conocer colecciones de otros países (10). A medida que se acaba el siglo XIX las colecciones privadas comenzaron a ser absorbidas por los museos nacionales y extranjeros siendo más abiertas a otra clase de público (11). Este proceso de constitución y reforzamiento de los museos nacionales coincide en Perú y Chile con los trabajos de Max Uhle en ambos museos y el establecimiento de la arqueología como una ciencia positiva en las primeras décadas del siglo XX. De esta manera, la arqueología científica asume su rol disciplinar, sustituyendo al coleccionismo por una práctica científica, especialmente valorada por los gobiernos de Perú y Chile (12). Estoy de acuerdo con la autora cuando resalta el hecho que las figuras de los grandes arqueólogos como Max Uhle y Julio César Tello han oscurecido la figura de otros personajes “menores” y no profesionales que siguieron aportando de diferentes manera a la constitución del conocimiento del pasado (16). Así, una mirada desde la propia agencia de los coleccionistas, como la que ofrece Gänger, trasciende las narrativas oficiales que se han fijado a través de esos personajes así como también permite observar las fronteras nacionales de manera más flexible. Asimismo, permite reconocer que los coleccionistas establecieron sus propias agendas y redes con otras comunidades nacionales e internacionales (22), sobre todo, en un ambiente en el cual la venta de antigüedades comenzaba a ser un negocio lucrativo.

Relics of the Past

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El primer capítulo “The Maskapaycha: Collections of Incan Antiquities in Cuzco”, no empieza por la capital político-económica del Perú sino por su “capital arqueológica”. Tomando como hilo conductor a la maskapaycha, en primer lugar, Gänger nos introduce a la historia de las elites incaicas desde la época colonial hasta el tiempo posterior a la fallida revuelta de José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II, y las consecuencias que tuvo en la eliminación de la mayoría de los derechos que poseían los descendientes de las elites incaicas (35). A partir de ese momento, la maskapaycha se transforma en un símbolo de las pasadas elites Incaicas: un objeto arqueológico. Pese a la prohibición que supone el recorte de derechos de las elites incaicas, símbolos Inca como la maskapaycha todavía serán importantes en la reivindicación de la gloria de la época incaica durante el proceso revolucionario. Posteriormente, se mantiene como símbolo durante la República en la cual se asiste a una recomposición del sentido de pertenencia a las poblaciones nativas. Todo ello, a pesar que también Bolívar (1825) terminará con los pocos privilegios que aun poseían dichas comunidades como, por ejemplo, aboliendo el título de kuraka y los títulos nobiliarios indígenas y la supresión de las tierras comunales. Pese a ello, el sentir indígena seguirá latente uniéndose u oponiéndose a diferentes causas libertadoras o integradoras como por ejemplo, la Confederación Peruano- Boliviana (1836-1839) (p. 39).

Para finales del siglo XVIII, la maskapaycha como otras tantas antigüedades de los indios solo poseían un valor como reliquia (44) y no más como objeto útil como lo era para las elites indígenas cuzqueñas. Esa era la visión de Ana María Centeno cuando la obtuvo y exhibió en el salón de su mansión. La formación de la colección de Centeno se iniciaría en la década de 1830 (45) y se nutriría hasta su muerte en 1874. Es en esta época en que la maskapaycha ingresa a su colección. Es importante reconocer que en este esfuerzo por exponer sus antigüedades estarían los primeros pasos en la conformación de los museos en el Perú, en este caso, uno de elite. De hecho, el primero museo arqueológico del Cuzco estuvo conformado por las donaciones de familias como la Centeno (48). La biografía de Ana María Centeno es explorada en esta sección lo cual ayuda al lector a entender cuáles fueron sus inquietudes intelectuales y su posición dentro de la sociedad cuzqueña, una sociedad donde la elite compartía sus mismas actitudes con respecto a los antigüedades aunque su mentalidad estaba más cercana a Europa que al Perú (47).

Otro de esos coleccionistas en el Cusco fue José Lucas Caparó quien 3 años después de la muerte de Centeno abrió un museo en su mansión (49) con una colección que siguió creciendo hasta llegar a poseer 2,000 objetos en 1919, año de su muerte. Resulta interesante el hecho que además de coleccionista, Caparó, como otros de sus contemporáneos cuzqueños, realizaba excavaciones y dibujos de edificios incas (50, 54-55). Sin embargo, para finales del siglo XIX se seguía asumiendo que todas las antigüedades habían sido producidas por los incas. Personajes como Caparó poseían un importante conocimiento de la cultura material Inca y organizó sus colecciones de acuerdo a los tipos de objetos. Incluso, Caparó era capaz de criticar la forma en la que estaba expuestos los objetos en el mismo Museo Nacional de Lima: “asistemáticamente, sin clasificación” (57). Gänger llama la atención acerca del conocimiento que tenían estos coleccionistas cuzqueños sobre los nombres en quechua y función de los artefactos que atesoraban (59). A la vez, dada su formación inspirada en las elites europeas, coleccionistas cusqueños como Emilio Montes, conocían los avances en el anticuarismo y la arqueología del Viejo Mundo realizando analogías entre sus objetos y los de la antigüedad greco-latina, especialmente con Roma (59).

Resulta importante para la historia de la arqueología peruana como personajes como Caparó o Manuel Gonzáles de la Rosa participaron o fundaron sociedades arqueológicas. La Sociedad Arqueológica Peruana fue fundada por Gonzáles de la Rosa en 1868 y la Sociedad Arqueológica y Lingüística del Cuzco fue presidida por Caparó en la década de 1880 (64-65). Sin embargo, el objetivo de estas sociedades era mantener el estudio de la antigüedad en manos de la elite cuzqueña, la misma que además era poseedora de haciendas como la que pertenecían a Centeno, Montes y Caparó (66). Su vinculación ética y política con los indígenas estaba más cerca al paternalismo (70). De hecho, ellos estaban étnicamente más relacionados a los criollos e hispanos que a los indígenas.

En el mismo siglo, durante la década de 1830, un personaje se diferencia por sus reclamos de ascendencia de la nobleza incaica. Justo Sahuaraura, procedía de un linaje vinculado con las elites incaicas y sus escritos intentan dilucidar debates sobre su dinastía real en base a información procedente de su linaje y los escritos de los cronistas (71-72). Su obra, Recuerdos de la monarquía peruana, ó, Bosquejo de la historia de los incas, lo proclama como el último descendiente de la dinastía de los Incas (73-74). Pese a ese reclamo, su formación y carrera estuvo relacionada a la cultura occidental, siendo él mismo un sacerdote católico que ostentó cargos elevados en la iglesia del Cusco (75).

Los coleccionistas del Cusco forjaron una idea acerca del pasado que convino muy bien con las ideas políticas y económicas acerca del indio que iban de la mano con la teoría evolucionista del momento. Esta “reliquización” de los objetos del pasado, ya no más presentes, sirvió como antesala a la institucionalización de la arqueología del Cusco. Finalmente, esas mismas reliquias de los coleccionistas, como la de Caparó, ayudaron para que en 1919 se diese la fundación del Museo de la Universidad del Cusco pasando dichos objetos a las manos de investigadores como Luis E. Valcárcel y, por consecuencia, a la institucionalización de la arqueología Inca (82).

Esta venta de la colección Caparó al Museo de la Universidad del Cusco se entiende mejor cuando se recuerda que, a finales de siglo XIX, era una práctica habitual la compra de colecciones para incrementar los acervos de los museos, especialmente de los norteamericanos y europeos. Así Gänger, regresa al siglo XIX recordándonos la venta de la colección Centeno al Museo Etnológico de Berlín (83). Desde mediados del siglo XIX acompañado de estas compras de colecciones se dio una gran búsqueda mediante excavaciones de estos objetos en el mismo Cusco. Los precios planteados y pagados aparecen en este capítulo de Gänger lo cual hace patente la oferta y la demanda que ya existía desde comienzos del siglo XIX en el mercado de antigüedades (87). De hecho, la competencia ya no era solo entre países sino entre museos dentro de los mismos países como Estados Unidos o Alemania (89). Sin embargo, el motivo original de muchos coleccionistas no fue el económico (90) por lo menos al comienzo. Ejemplos como el de Montes dejan claro que además de su interés por las antigüedades como objeto de estudio, en un ambiente de ventas a instituciones extranjeras este era parte de una estrategia de venta de sus colecciones (91). La maskapaycha como parte de la colección fue vendida al Museo Etnológico de Berlín y mucha de su biografía como objeto se perdió con esta transacción y la posterior muerte de su coleccionista (93). Asimismo, Gänger resalta la importancia epistémica que tienen estos coleccionistas al haberle otorgado función a los objetos de su colección dado su conocimiento antropológico, etnológico y arqueológico acumulado en su experiencia de vida (96). Sin embargo, estas relaciones en que los coleccionistas se igualaron a sus interlocutores extranjeros, especialmente los europeos, se perdieron con la venta del objeto, como en el caso de la maskapaycha, la cual desapareció en 1888 para no saberse más de ella.

El capítulo se cierra con la inevitable conclusión: a lo largo de la vida de la maskapaycha en el siglo XIX lo que se describe es un ambiente en el que la arqueología era parte de la elite intelectual cusqueña y que más allá de la generalmente aceptada fundación de esta disciplina en el Perú por Uhle o el mismo descubrimiento de Machu Picchu por Bingham, en la ciudad del Cusco ya existía algo muy semejante a lo que sucedía en otras partes del mundo occidental. De hecho, objetos como la mascapaycha, formaron parte de los elementos materiales para el conocimiento arqueológico que intelectuales como Valcárcel a comienzos del siglo XX también comenzaron a desarrollar desde el Cusco.

Continuando con la biografía de otro objeto arqueológico, el segundo capítulo “The Khipu. Antiquarism and Archaeology in Lima”, nos traslada a la ciudad capital del estado peruano de finales del siglo XIX. En esta ocasión comienza la historia en 1876 cuando José Mariano Macedo abre su colección privada al público limeño instalada en su casa de la Plaza Bolívar. Como tantas otras colecciones de la época reunía una serie de objetos de diferentes orígenes y entre los que resaltaban los khipus que es un artefacto compuesto por cuerdas en las que los administradores Incas hacía nudos para registrar, especialmente, cantidades de ítems (101). Para Macedo, estos khipus representaban un sistema de escritura incaica (102). Tras su introducción, en el subcapítulo “Khipus and Communication in the Andes”, Gänger nuevamente reubica al khipu en su contexto de producción y uso en el imperio de los incas gracias al conocimiento logrado por los investigadores desde comienzos del siglo XX en adelante (103). Asimismo, revela su utilización como manera de registro durante la época colonial y hasta la época moderna (105). Sin embargo, Gänger anota que con Macedo el khipu se presenta como un objeto enigmático e indescifrable (107). Para finales del siglo XVIII, Gänger nos recuerda el interés por la elite intelectual limeña encarnada en la Sociedad Amantes del País por el estudio de las antigüedades del Perú (107). Sin embargo, durante el proceso de Independencia de España y después de su consolidación, los símbolos indígenas fueron apartados de la construcción de la nueva identidad nacional (108). La creación del Museo Nacional en 1826 dirigido por Mariano Eduardo de Rivero y Ustariz tuvo una actividad irregular y poco influyente en la vida intelectual de Lima. Coleccionistas como Macedo llegaron a Lima cuando una bonanza económica gracias a la exportación del guano mejoró las condiciones de apoyo a la cultura en el Estado peruano y las elites volvieron a tener interés en los objetos arqueológicos. Esta introducción permite a Gänger abrir el subcapítulo “Antiquarianism, Antiquities Collecting, and Archaeology” donde describe el ambiente relacionado con estas actividades en la Lima de mediados a finales del siglo XIX donde, por ejemplo, hacía tiempo se habían inaugurado las excavaciones en las necrópolis de Ancón que tantos objetos arqueológicos brindaron a colecciones privadas y públicas (109) y de donde, posiblemente, Macedo habría conseguido uno de sus khipus de su colección. De hecho, Macedo en algunas de sus excursiones a las ruinas en las afueras de Lima fue acompañado por Ernest Middendorf, un conocido “viajero” alemán, en una práctica muy común entre las elites intelectuales de Lima (110). Otros alemanes en Lima como Christian Theodor Wilhelm Gretzer y Eduard Gaffron también fueron importantes coleccionistas que estuvieron en contacto con  Macedo (111). Además de ellos, otros interesados en el pasado fueron ingenieros nativos como José Domingo Encinas o Santiago Flores (113). Estos hallazgos fueron consecuencia de diferentes trabajos exploratorios, de construcción de infraestructura o  explotación de materias primas durante una época de desarrollo económico. A finales del siglo XIX hace su aparición en el Perú, Adolph Bandelier quien fue encomendado para reunir y comprar colecciones para el American Museum of Natural History (115).

Fue durante la segunda mitad del siglo XIX cuando el doctor en medicina Macedo, quien había llegado a Lima desde la sierra sur, comenzó a generar su colección (115). Esa época verá un coleccionismo importante en Lima que iba desde el presidente del Perú José Rufino Echenique hasta los profesionales liberales de la época (116). Macedo, como profesional liberal, conformaba parte de la nueva clase media emergente limeña en la que el anticuarismo le abría la puerta a la esfera de la elite intelectual limeña (117). Esta elite conformada por nativos y extranjeros de las clases medias fue importante para la construcción de la arqueología en el Perú. De hecho, ya para 1872, se le había encargado a Malinowski, Hutchinson y Raimondi la preparación de una sección arqueológica para una exposición internacional (120). Luego sucedieron otras y, entonces, con las Exposiciones Universales en el extranjero, el Perú empezó a mostrar sus antigüedades siendo muchas de ellas préstamos de colecciones privadas. Macedo era parte de esta elite y además miembro de la Sociedad Geográfica de Lima que también incluía a José Toribio Polo, Luis Carranza, Malinowski, Sebastián Barranca, Sebastián Lorente y a Middendorf (121). Esta sociedad ya incluía a la arqueología en su agenda de intereses académicos, publicando artículos relacionados con ella en su órgano de difusión. Es decir, ya existía un  ambiente interesado por la arqueología que cada vez atrajo más a los interesados de Norteamérica y Europa, sobre todo los que estaban interesados en acrecentar las colecciones de sus museos. Uno de estos interesados y que visitó la colección de Macedo en 1876 fue Adolf Bastian del Museo Etnológico de Berlín. Y no solo visitaban a Macedo por su colección sino que sus propietarios se habían convertido en autoridades sobre la arqueología peruana e, incluso, eran capaces de criticar el trabajo de los “viajeros extranjeros” (123). Macedo, además, poseía un conocimiento de los principales debates en la arqueología de su momento, así como asistió a reuniones académicas y visito los principales museos de Europa (124). Otros contemporáneos como Gonzales de la Rosa también habían trascendido las fronteras nacionales y formaban parte de redes de conocimiento internacionales (126). La colección de Macedo se insertaba en el coleccionismo de “obras de arte” donde la estética primaba. De hecho, su colección e interés estaba centrado en la cerámica de la costa norte, especialmente del estilo cerámico que ahora conocemos como Moche (130). Coleccionistas afincados en Lima como Macedo reconocieron diferentes estilos cerámicos de la costa y sierra peruana y explicaban los significados de esas piezas a través de las fuentes etnohistóricas. Asimismo comenzaban a organizarlos por estilos de forma cronológica. Para Gänger, estos coleccionistas trascendían libremente las fronteras entre coleccionismo, anticuarismo, historia y arqueología (135). Acompañado de este coleccionismo, sin embargo, también hace aparición la percepción de los “indígenas” acerca de la extracción de antigüedades, quienes para los ojos de personas como Raimondi y Larrabure guardaban secretos y que respetaban e, incluso, temían los males de las huacas (141). Sin embargo, este era más bien un discurso más que la realidad: un indígena vinculado a sus ancestros. Como Gänger señala, los indígenas también saqueaban tumbas en busca de tesoros (141). Este discurso de la época colonial también desechaba las explicaciones locales de los indígenas y era sustituida por una explicación más científica (142). Así, los indígenas de ese momento se habían degradado y degenerado con relación a sus ancestros (143-144). De esta manera, encontrar el significado de los khipus era imposible basándose en los khipus de ese momento pues estos eran una versión degenerada de los utilizados por Incas, lo mismo que los indígenas del siglo XIX y comienzos del XX (144). Como Gänger y otros investigadores han señalado (por ejemplo, Méndez 1996), esta necesidad de establecer una ruptura entre el indio presente y el indio del pasado en los discursos de finales del siglo XIX y siglo XX es una construcción de las elites criollas que justamente desean invisibilizar y ocultar dicha identidad y conexión entre el pasado y el presente (146).

El subcapítulo “A Khipu on the Market” tiene como marco histórico la Guerra del Pacifico que involucró a Perú, Bolivia y Chile de 1879 a 1883 (146). Especialmente para Lima, la capital del Perú, la guerra, el saqueo y la ocupación chilena fue el factor principal que indujo a Macedo a vender su colección en 1881 trasladándola él mismo a Europa llegando en primera instancia a París donde comenzó a exhibir su colección con el objetivo fundamental de venderla (146-147). Luego trasladó la exposición a Londres. Macedo había donado piezas al Museo del Louvre y en este viaje a Europa, con la colección completa, depositó algunas vasijas recuay en el museo de Trocadero. El conocimiento de las reglas del mercado de las antigüedades le posibilitaba a Macedo negociar con firmeza con Bastian (150). Su conocimiento era garantía de la originalidad de las piezas y que no se trataba de falsificaciones (151) como las que habían empezado a aparecer desde mediados del siglo XIX. Finalmente gran parte de la colección fue vendida al Museo Etnológico de Berlín incluyendo, en su momento, el raro khipu, el segundo que ingresó a las colecciones de ese museo (153). Este capítulo termina con una proyección hacia la arqueología de los comienzos de siglo, esa arqueología científica proclamada por Uhle (y sus defensores) que menospreciaba a los coleccionistas privados. Sin embargo, como este capítulo demuestra, las coleccionistas fueron parte integral y participante de una arqueología en el sentido más amplio del concepto y que, además, contribuyó a la formación misma de la idea de la arqueología y de los museos en el Perú (159).

El capítulo 3, “Pascual Coña. Collecting and Colonization in  Araucania”, nos traslada a Chile a través de la narración del indígena araucano Pascual Coña (1848-1927) escrita en la década de los 1920 pero que nos retrotrae hasta la mitad del siglo XIX. Este relato está relacionado a un proceso que en Chile se denominó la “Pacificación” de la Araucanía (160-161). Así, este capítulo cuenta la historia de la transformación de esta área y de sus gentes en objetos de nuevas narrativas históricas y arqueológicas. Para ello, la autora nos introduce a “The Free Territories of Araucanía” (el título del subcapítulo) ubicados al sur del Rio Bio-Bio y que se extienden hasta la gran Isla de Chiloé, próximos al sur de Puerto Montt. Este territorio de la araucanía donde sus pobladores se autodenominaron como mapuches, fue el espacio y el pueblo al cual pertenecía Pascual Coña. Fue un pueblo que resistió tanto a los Incas como a españoles manteniendo ciertamente una independencia hasta bien entrada la República (p. 165).

El siguiente subcapítulo, “Collecting Araucanian Antiquities”, nos señala la dificultad que tuvieron científicos como Claudio Gay para completar su atlas de Chile. Asimismo, dada esa impenetrabilidad que significaban los belicosos araucanos, no se conocía la arqueología de esos territorios y se asumía que no era de gran valor ni siquiera para el coleccionista (165). La colonización  de la Araucanía por inmigrantes, especialmente alemanes, acrecentó el conocimiento de esta área y permitió al director del Museo Nacional de Santiago de Chile, Rudolph Philipi, incrementar las colecciones de esa zona a partir de 1853. Es en la segunda mitad del siglo XIX cuando aparecen coleccionistas en esta zona, entre los que resalta Francisco Fonck quien reunió antigüedades de los araucanos. Estos inmigrantes alemanes, como el mismo Philipi, fueron fundamentales en la formación de asociaciones relacionadas con la cultura y suministraron objetos al museo nacional (168). En ese mismo sentido, los misioneros capuchinos fueron importantes en esta época por llegar hasta estos territorios y realizar diccionarios de la lengua Mapudungun, sirviendo como intermediarios entre los pueblos araucanos y los científicos concentrados en Santiago de Chile. De hecho, sacerdotes como Pablo de Royade o Evaristo Lazo auspiciaron y realizaron excavaciones arqueológicas en la zona araucana. Finalmente, a partir de la década de 1860, el Estado chileno se embarcó en la conquista de la Araucanía y aprovechando la campaña militar, Philipi encargó a oficiales del ejército chileno y a los naturalistas que los acompañaban que se enviase información y, sobre todo, objetos y esqueletos procedentes de los yacimientos arqueológicos (173). Paralelamente, un discurso acerca de la inminente desaparición de los araucanos, fundamentado en las perspectivas evolucionistas de la época, comenzaba a hacerse popular y era utilizado por políticos como Benjamín Vicuña Mackenna para justificar la ocupación de los territorios araucanos (174); una práctica que resonaba con las del imperio británico en otras partes del mundo.  Esta conquista de la Araucanía tuvo un hiato durante la Guerra del Pacifico pero para la década de 1880 nuevamente fue reiniciada y se hicieron esfuerzos por registrar sus “últimas pervivencias” (175). Por ejemplo, el líder de la expedición hidrológica, Vidal Gormaz, en 1882 ordenó a sus hombres en los territorios araucanos documentar las costumbres de sus indígenas, hacer excavaciones y colecciones de objetos y restos humanos de interés para sus museos (175-176). Fue en esa misma década que escritos fundacionales de la arqueología chilena fueron publicados: Historia General de Chile de Diego Barros Arana (1882) y Aborígenes de Chile de José Toribio Medina (1884). Pascual Coña en medio de estas luchas por la asimilación y desintegración de los araucanos se puso de parte del gobierno chileno.  Dicho proceso de anexión parece estar terminando justamente en esa misma década marcando el inicio de la percepción de los araucanos como reliquias. Así, para 1913 Tomás Guevara podía publicar su libro Las Ultimas Familias y Costumbres Araucanas (178). Dada esta percepción, era un objetivo de las elites intelectuales santiaguinas preservar toda su cultura, incluida la material. Dicho debate acerca de la posición de los araucanos dentro del proceso universal de la humanidad estaba vinculado directamente con el que se desarrollaba en Europa. El sistema de las Tres Edades europeo, por tanto, también comenzó a ser utilizado en países sudamericanos como Chile colocando a los araucanos en las primeras edades: Salvajes y Bárbaros (180). Tras el control del territorio y de los mapuches, muchos de ellos fueron reasentados en reservaciones o en haciendas (182). Uno de ellos fue Pascual Coña. Los dueños de las haciendas siguieron enviando reliquias de los mapuches a los museos, muchas de ellas excavadas en sus propiedades o cercanas a ellas. Junto con las reliquias, la antropología física comenzó a aparecer y sirvió para la comparación entre los esqueletos excavados en los cementerios mapuches y los descendientes que aun existían (184). Gracias al interés en estos pueblos, pronto la sección de prehistoria se separó del Museo Histórico Nacional para convertirse en el Museo de Etnología y Antropología de Chile en 1912. Nuevamente, como en el caso peruano, se fundaron sociedades de intelectuales y personas como Fonck participaron en reuniones académicas, por ejemplo en Berlín (185), compartiendo sus conocimientos sobre los araucanos. Asimismo, también abastecían de antigüedades araucanas a museos como los alemanes. Tras la “Pacificación”, un proceso de idealización de los araucanos desembocó a comienzos del siglo XX en que, finalmente, se aceptase a los araucanos como los ancestros de Chile (189). Para ello, los araucanos que aun existían debían ser reducidos a relictos de sus antepasados, rastros de una raza indómita. Para el año 1900, esos rastros de la raza araucana fueron enviados en vida a la Exposición Universal de París para ser mostrados al mundo civilizado: los araucanos se habían convertido en piezas de museo (190).

En el subcapítulo, “The Last of their Kind”, se describe el proceso del registro de las costumbres de los araucanos a partir de 1910. Uno de esos registros es hecho por Wilhelm de Moesbasch en base al testimonio de la vida de Pascual Coña (1930) (192). En este caso, como en el de Las Ultimas Familias y Costumbres Araucanas de Guevara, estos “etnógrafos” tradujeron las palabras de los indígenas para que cobren “sentido” en el mundo occidental:

Hombres como Pascual Coña o Segundo Jara fueron excluidos de la autoría, para convertirse a la vez “objetos exquisitamente útiles”, materia prima para el estudio. Ellos fueron, como sus cuerpos y objetos, contenedores de datos para ser descifrados por lingüistas, antropólogos y arqueólogos (193).

Sin embargo, estos mapuches educados gracias a los misioneros y a los colegios que comenzaron a aparecer en sus territorios (como Manuel Manquilef) también tenían una agenda propia y esperaban ser reconocidos  como autores y no solo como informantes por personas como Tomás Guevara (198).  Manquilef, finalmente, bajo un nuevo “patrón” consiguió la posibilidad de publicar bajo su nombre. Lo mismo sucedió con otro mapuche llamado Víctor Liberona quien, además, participó en sociedades académicas (199). Muchos de ellos finalmente fundaron la Sociedad Caupolicán de Defensa de la Araucanía en 1910. Para 1921, junto con la Federación Araucana y en el marco del Primer Congreso Araucano institucionalizaron la representación política Mapuche (200). Manquilef llegó a ser miembro del Congreso chileno en 1926 como representante del Partido Democrático Liberal. Manquilef, como otros tantos indígenas, utilizaban inteligentemente su indigeneidad pero también su formación en el contexto de la ciudadanía chilena lo que les permitía ser escuchados tanto en la elite intelectual como en la política (201). Pese a esta utilización oportunista, Pascual Coña y los otros mapuches eran prácticamente reliquias del pasado, descendientes de una raza ya casi extinta.

El último capítulo, “The Valdivia Jug. Archaeology over the War of Pacific”, entreteje las historias de finales del siglo XIX del Perú y Chile a través de una vasija cerámica. Para Eugenio Larrabure y Unánue, un político y coleccionista, la vasija en mención era un ejemplo del carácter guerrero de los Incas al conquistar originalmente el territorio que luego fue Chile. En un contexto de guerra (1879-1884) y postguerra entre estos países, estos discursos buscaban utilizar el pasado para reivindicar un presente de luchas entre naciones. Asimismo, para el lado chileno, como vimos en el capítulo anterior, suponía también reorientar el discurso acerca de los araucanos para fines nacionalistas chilenos, utilizando su inconquistabilidad como forma de rechazo a los discursos peruanos sobre el imperialismo de los Incas.

Al inicio del subcapítulo, “An Inca Civilization for South Americans”, se describe la historia de la vasija en mención la cual había sido excavada cerca  a la hacienda de Rudolph Philipi y que formó parte del Museo Nacional de Chile (207). Un museo que desde la época de su primer director Claudio Gay y con Rudolph Philipi estaba interesado en las grandes culturas del viejo mundo (en un intento de vincular a su cultura con la de otros grandes del mundo) y con la cultura Inca de la cual poseían varios objetos (209). Muchos de estos objetos llegaron al Museo Nacional de Chile gracias a los coleccionistas chilenos y peruanos que, como vimos, estaban vinculados entre sí, más allá de las fronteras nacionales. En Chile, este ambiente “americanista” estaba bien asentado hasta antes de la Guerra del Pacifico, y unía a varias de las sociedades, entre ellas la efímera Sociedad de Arqueología Chilena, en un interés por la antigüedades incaicas y que las incluían dentro de su propio pasado (210). De hecho, esta sociedad contaba entre sus miembros a peruanos o radicados en el Perú como José Mariano Macedo, Antonio Raimondi y José Sebastián Barranca (211). A la inversa, estudios de investigadores chilenos eran publicados sin problemas en revistas peruanas (212) y existía un importante correspondencia y diálogo entre los pares de ambos países. Esta misma búsqueda de vinculación con la gran civilización de los Incas por parte de los intelectuales chilenos también se asemejaba a la de algunos intelectuales y políticos argentinos (213), justamente dos países donde los rastros del imperio inca son escasos. Sin embargo, la guerra fracturó ese movimiento americanista y dio paso a los “nacionalismos étnicos” (214). Sin embargo, el interés en las piezas mismas no cesó con el fin del guerra sino que en un ambiente de bonanza económica permitió que el Museo Nacional de Chile, por ejemplo, comprase la colección del peruano Nicolás Sáenz (214). Las adquisiciones de piezas procedentes del Perú continuaron (215). Adicionalmente, con la victoria chilena vino la apropiación ideológica del pasado del “Norte Grande”, un territorio que además posibilitaba una gran conservación de los restos arqueológicos, incluidos los humanos. El interés del gobierno chileno por las antigüedades fue tan importante que en 1912 contrató a uno de los arqueólogos más reputados de ese momento y que había dirigido previamente el Museo de Historia Nacional de Lima: Max Uhle (216). Su principal tarea fue trabajar específicamente en los nuevos territorios anexados. De esta manera, el “Norte Grande” fue también apropiado a través del discurso de la ciencia. La emergente nación chilena, como otras tantas del mundo, también debería ser reconocida como “productora de conocimiento arqueológico”.

El subcapítulo “Antiquities Colllecting, Archaeology and National Ancestry” explora la construcción de una identidad de las elites santiaguinas en base a su vinculación con el pasado indígena, especialmente relacionado con los araucanos como se vio en el capítulo anterior (218). Esta construcción se nota claramente en la Historia General de Chile de Barros Arana y Aborígenes Chilenos de Medina. De hecho, en este último libro aparece la vasija de Valdivia que da nombre a este capítulo y que fue hallada y expuesta en el Museo Nacional de Chile por Philipi. En principio, para Barros y Medina, autores de esos escritos fundacionales de la arqueología chilena, el dominio del Imperio Inca en los territorios chilenos era positivo. Sin embargo, el debate que se mantenía en ese momento era acerca de la frontera que había separado el dominio de los Incas con relación a las “indómitas” poblaciones araucanas. Por ejemplo, para Medina, la vasija de Valdivia demostraba dos hechos: 1. los Incas no habían llegado a la zona araucana y 2. la existencia de un centro de producción de un arte propio, chileno, sin influencia de los Incas (220), es decir, alejado del “dominio foráneo”. Por su parte, los investigadores peruanos planteaban que la conquista del territorio se había hecho incluso más allá del rio Maule adentro del territorio araucano, influenciado fuertemente a sus pobladores nativos. De hecho, Uhle que todavía trabajaba para el Perú en el Museo Nacional de Lima (1909), tomando en cuenta la vasija de Valdivia hablaba de una influencia inca en sus diseños. Larrabure y Unanue tomaría los argumentos de Uhle en su libro La Conquista de Chile por los Peruanos tomando a dicha vasija como el “símbolo de una victoria Inca sobre los salvajes araucanos” (221). Sin embargo, a pesar que los chilenos aceptaban que los Incas habían sido una gran e importante civilización oscilaron su valoración de su gobierno entre paternalista y despótico. Incluso, durante los momentos previos a la ocupación de Lima y visitando sitios como Pachacamac, chilenos como Vicuña Mackena interpretaban a dicho sitio como una usurpación de los incas a las elites locales (222). Así, la “pureza” de los araucanos era lo que se resaltaba en la historia y arqueología sobre todo a inicios del siglo XX, dejando de lado las posibles influencias procedentes del país del norte:

Mientras los invasores “peruanos” se convirtieron, por virtud de su asociación con el antiguo régimen y gobierno inca, sinónimo de la corrupción, decadencia y degeneración, los araucanos llegaron a ser imaginados como los habitantes puros y primordiales de una tierra no tocada. (224).

Gänger resalta las similitudes existentes entre la mitología del momento de la ocupación de Lima durante la guerra con la mitología alemana del siglo XIX. En esta mitología, los pueblos de la “Germania” que estaban caracterizados por su pureza y valor se enfrentaban a una alta civilización como la romana. En el caso chileno, el pueblo primordial y puro era el araucano y la civilización decadente era la peruana-Inca.

Así, el cuarto capítulo termina con una extensa discusión acerca de la construcción del nacionalismo chileno y peruano en base a los restos materiales del pasado, un proceso que se generó en otras partes del mundo, especialmente en la Europa occidental y central del siglo XIX y XX. Para el caso peruano y chileno, ambos países reclamaron el pasado a través de la generación de estereotipos asignando el carácter físico y cultural del pasado de los pueblos araucano e Inca y sus “razas” a las de su presente, especialmente en un contexto de la Guerra del Pacífico y posterior a ella, en la cual quedaron posesiones territoriales por definir e integrar dentro de sus territorios nacionales (226). Las narrativas acerca de la superioridad racial también entremezclaban las influencias de los colonos europeos, especialmente en Chile (236), proyectando y expandiendo ese nacionalismo étnico europeo en  Sudamérica. Los debates acerca de la raza tanto en Perú como en Chile con connotaciones positivas y negativas en ambos bandos se mantuvieron hasta bien entrado el siglo XX. En esa discusión, la arqueología y, especialmente, la antropología física prestaron argumentos a unos y a otros. Especialmente en Perú se culpaba a la inferioridad de la “raza indígena” por la derrota ante la “raza superior” chilena (237). En Chile, después de la victoria, los grupos araucanos siguieron siendo conquistados y ya que se había aceptado plenamente que era una raza en extinción, la modernidad que se implantaba por la fuerza posibilitó y justificó su desaparición como pueblo (239). La misma política de “integración” a la sociedad chilena empleada en la Araucanía ahora se aplicaba al Norte Grande, en los territorios recientemente anexionados tras las derrota de Bolivia y Perú (p. 240). Por su parte algunos integrantes de las elites intelectuales y limeñas propusieron medidas para controlar, educar, disciplinar y asimilar a la población indígena con el objetivo e “homogenizar la nación y llevarlos hacia el progreso y la historia” (241). En un ejemplo extremo, el coleccionista y político Javier Prado y Ugarteche propuso que los indígenas fueran “cruzados” con un número suficiente de blancos para “redimir” a la población (242). Si el racismo biológico no prosperó en Perú fue porque el indígena, como fuerza de trabajo, era muy valioso para las elites criollas que dirigían ese debate acerca del indígena y tenían posesiones e intereses que incluían o utilizaban fuerza laboral indígena (242). Así, las elites limeñas encarnaron a las elites incaicas en el sentido que las masas indígenas deberían ser conducidas y tuteladas por ellas. La arqueología prestó un importante servicio desde la ciencia y la reconstrucción del pasado, justificando los discursos políticos acerca de los indígenas (248).

Gänger cierra el libro con unas conclusiones desprendidas de los cuatro casos estudiados en el libro. Se plantean una serie de similitudes entre Perú y Chile y se exponen otras particularidades propias de la forma en la que se tomó el pasado en ambos países. Asimismo, se hace patente que todas estas similitudes en los dos países sudamericanos se conectaban con otras inquietudes de coleccionistas en Europa y Norteamérica haciendo claro que las fronteras territoriales poco tenían que ver en el interés por las colecciones. Finalmente, estas conclusiones muestran que el coleccionismo, posteriormente asimilado y controlado por la arqueología científica, fue parte del mismo proceso que, aunque invisibilizado y denostado, influyó decisivamente en la construcción de ambos estados nación y en la percepción acerca del pasado y que siguió siendo influyente a lo largo del siglo XX.

Relics of the Past es una importante obra que nos acerca una época poco conocida y marginada por la historia oficial de la arqueología, sobre todo en Latinoamérica. Asimismo, nos ayuda a repensar el rol de los objetos arqueológicos como parte activa en la construcción de los estados nación durante el siglo XIX y XX. Nos permite ingresar, a los contextos económicos, político e ideológicos de las elites criollas de Perú y Chile en las cuales se estaba gestando y forjando una idea acerca de las poblaciones indígenas pasadas y presentes. Adicionalmente, se deja claro que estas ideas acerca del pasado fueron importantes para desarrollar políticas sociales con relación a la población indígena y estaban actuando como importantes catalizadores en los procesos políticos y económicos de ambos países. Es relevante en este caso como la Guerra del Pacifico acrecentó este proceso de construcción de la identidad nacional, tomando en cuenta los insumos producidos por estos intelectuales aficionados para la construcción de narrativas del pasado pero también de las poblaciones vinculadas directamente con esas culturas. De este modo, Gänger revalora el rol de los anticuarios y coleccionistas para la construcción de la idea de nación en ambas repúblicas y de cómo la arqueología desde sus inicios en el coleccionismo sentó las bases para las imágenes acerca del pasado y sobre el lugar y rol que ocupaban las poblaciones indígenas en los estados chileno y peruano.

Por tanto, el libro de Gänger es altamente recomendable para los estudiosos de la historia de la arqueología pero también para la investigación y conocimiento de la historia republicana de ambos países. Asimismo, sirve como un recordatorio acerca de que las actuales ideas que tenemos sobre el pasado fueron construidas recientemente y que muchas de estas ideas se basaron en prejuicios o intereses muy particulares que, posteriormente, se instalaron y naturalizaron por medio de los museos, a través del discurso narrativo arqueológico e histórico. Finalmente, este libro ayuda a entender que más allá de las cuestiones que alejaron ambos países, estos tuvieron hasta cierto momento a través de los coleccionistas y los círculos de conocimiento un conexión importante y un espíritu de integración americanista: un proyecto que más allá de las agendas de los gobiernos (y las arqueologías nacionalistas), sigue siendo trascendido por los interesados en el conocimiento del pasado, más allá de las agendas geopolíticas actuales.

Henry Tantaleán

Instituto Francés de Estudios Andinos

Instituto Cotsen de Arqueología, UCLA

 

 

REFERENCIAS

GÄNGER, Stefanie

2006  “¿La Mirada Imperialista? Los Alemanes y la Arqueología Peruana”. Histórica, 30(2): 69-90.

2009  “Conquering the Past: Post-War Archaeology and Nationalism in the Borderlands of Chile and Peru, c. 1880–1920”. Comparative Studies in Society and History, 51(4): 691–714.

KAULICKE, Peter

2008  “Observaciones acerca de «¿La mirada imperialista? Los alemanes y la arqueología peruana» de Stefanie Gänger”. Histórica, 32 (2): 171-181.

KAULICKE, Peter, Manuela FISCHER, Peter MASSON y Gregor WOLFF (eds.)

2010  Max Uhle (1856-1944): Evaluaciones de sus Investigaciones y Obras. Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima.

KOPYTOFF, Igor

1986  “The  Cultural  Biography  of  Things: Commoditization as Process”. En Appadurai, Arjun (ed.): The Social Life of Things: 64-91. Cambridge University Press. Cambridge y Nueva York.

MESÍA, Christian

2006  “Julio C. Tello: Teoría y práctica en la arqueología andina”. Arqueología y Sociedad, 17: 49-66.

ORELLANA, Mario

1996  Historia de la arqueología en Chile. Bravo y Allende Editores, Santiago.

PILLSBURY, Joanne (ed.)

2012  Past Presented. Archaeological Illustration and the Ancient Americas. Dumbarton Oaks Research Library and Collection, Washington D.C.

PRIETO, Gabriel

2011  “Dos forjadores de las ciencias sociales en el Perú: Sus publicaciones y confrontaciones”. Arqueología y Sociedad, 22: 111-144.

RAMÓN, Gabriel

2014  El Neoperuano. Arqueología, Estilo Nacional y Paisaje Urbano en Lima. 1910-1940. Municipalidad Metropolitana de Lima/Sequilao Editores. Lima.

SHIMADA, Izumi & VEGA-CENTENO, Rafael

2011  “Peruvian Archaeology: Its Growth, Characteristics, Practice, and Challenge”. En Lozny, Ludomir (ed.): Comparative Archaeologies: A Sociological View of the Science of the Past: 569-612. Springer, New York.

TANTALEÁN, Henry

2014  Peruvian Archaeology. A Critical History. Left Coast Press. Walnut Creek.

TANTALEÁN, Henry & ASTUHUAMÁN, César (eds.)

2013  Historia de la Arqueología en el Perú del Siglo XX. IFEA/IAR. Lima

TRONCOSO, Andrés, Diego SALAZAR y Donald JACKSON

2008  “Ciencia, Estado y Sociedad: Retrospectiva Crítica de la Arqueología Chilena”. Arqueología Suramericana, 4(2): 122-145.

* La imagen de la cabecera proviene de la página de Max Planck Institute for the History of Science.


[1] Traducción del autor. Las demás citas también son traducción del autor.