Archivo de la etiqueta: Perú siglo XIX

Ulrich Mücke. La historiografía sobre el Perú decimonónico. Debates principales y publicaciones recientes.

* Mucke

 

El siglo XIX es un siglo problemático para la historiografía y la conciencia nacional peruana. Es el siglo en el cual se consiguió la independencia de España y se construyeron los fundamentos del Estado-nación, es decir, del Perú actual. La república liberal nació al igual que la libertad individual, tanto política como económicamente. Sin embargo, generalmente el siglo XIX no es considerado una época gloriosa de la historia nacional. Al contrario, se critica que no había verdadera independencia ya que el país dependía totalmente del extranjero debido a sus estrechos vínculos económicos con países europeos, sobre todo. La republica liberal, se supone, no existió en realidad porque la sociedad peruana mantenía muchas estructuras del sistema colonial. Por eso, se distingue entre un Perú oficial y un Perú profundo. Mientras que el primero sólo existía en discursos y leyes, el segundo era el Perú real cuya historia habría que estudiar.

Este artículo resume debates principales sobre la historia del Perú decimonónico que se llevaron a cabo en los últimos treinta años[1]. En algunos casos estos debates trascendieron el ámbito puramente académico y se discutió el carácter mismo de la nación peruana. Por eso, las interpretaciones actuales del siglo XIX son en gran parte fruto de la producción historiográfica (no sólo de historiadores) de las últimas décadas. A partir de estas interpretaciones, el artículo analizará unos libros publicados entre 1996 y 1998. Naturalmente, estos libros no constituyen la totalidad de la producción historiográfica sobre el Perú decimonónico, pero sí proporcionan una buena idea sobre los cambios y continuidades en el discursos historiográfico en la segunda mitad de los años noventa.

1.      La nueva historia a partir de los años setenta

El mundo académico peruano vivió profundos cambios a fines de los años sesenta y principios de los setenta. El número de estudiantes se incrementó vertiginosamente, lo que permitió el ingreso en la universidad a hijos de familias con ingresos modestos. Al mismo tiempo, en humanidades se experimentó un cambio de paradigmas de tal grado que en la historiografía se habló de la nueva historia del Perú subrayando que esta historia era completamente diferente de la se había estudiado y enseñado hasta entonces[2].

Si uno quisiera fijar un año preciso para el comienzo de la nueva historia, se podría proponer 1971. Se celebró el sesquicentenario de la declaración de independencia, y entre los muchos discursos había uno de Heraclio Bonilla y Karen Spalding, el cual no celebró a los héroes de la independencia sino que sostuvo la tesis de que las élites criollas peruanas no habían deseado la independencia, que fue conseguida en el Perú por ejércitos foráneos y con el apoyo de Inglaterra[3]. En el Perú, esta tesis fue interpretada como traición a la patria. Incluso se propuso despojar a Bonilla de su nacionalidad porque su interpretación de la independencia contribuía «a distorsionar las bases en que reposan los hechos históricos de un pueblo, la fuerza espiritual, la fe en sus prohombres y en sus instituciones»[4]. Sin embargo, también había críticas más lúcidas. Scarlett O’Phelan, por ejemplo, sostuvo que había una conexión entre las rebeliones de fines del siglo XVIII y la independencia, y que sectores criollos y mestizos buscaban una alternativa al gobierno español desde la época de las reformas borbónicas para finalmente aprovecharse de la coyuntura favorable a principios del siglo XIX[5]. El debate sobre la «independencia concedida» puso sobre la mesa, en primer lugar, la cuestión de si las élites políticas y sociales habían preferido la dependencia colonial al Estado nacional. En segundo lugar, hizo surgir un problema de cronología política: ¿cuándo empezaron las luchas independentistas? ¿En 1780, con la rebelión de Túpac Amaru, o incluso anteriormente con otras rebeliones? ¿O empezó la independencia con la llegada de José de San Martín en 1820? En el primer caso, se podría hablar de un largo siglo XIX que comienza en las últimas décadas del XVIII, mientras que en el segundo se trataría de un corto siglo XIX prorrogándose la época colonial hasta los años veinte del nuevo siglo.

Obviamente, la tesis de Bonilla y Spalding fue inspirada por la teoría de la dependencia. Se pensó que los peruanos ni siquiera eran responsables de su propia independencia. Pero la influencia de la teoría de la dependencia fue mucho más allá. Todo el desarrollo económico del siglo XIX fue interpretado como consecuencia de las relaciones mercantiles con el extranjero[6]. De ahí, se pensó, había surgido una situación neocolonial que se parecía mucho a la del XVIII. En uno de los libros más importantes de las ciencias sociales peruanas, Julio Cotler sostuvo que «no ha existido un corte histórico desde el siglo XVI que haya significado un momento nuevo y diferente en su formación social [del Perú, U.M.]»[7]. Cotler hizo de los peruanos un pueblo sin historia. La historiografía dependentista en el Perú se basaba en un número muy reducido de estudios empíricos. El tema más investigado fue la exportación del guano entre 1840 y 1879. Se sostuvo que tal exportación había producido una economía de enclave sin ningún impacto sobre el resto de la economía nacional y que la riqueza generada por el guano no hizo surgir una burguesía emprendedora sino una burguesía «rentista y parasitaria» que no estaba interesada en el desarrollo del país[8].

Aunque la teoría de la dependencia tuvo mucha influencia en la nueva historiografía, nunca la dominó por completo. El interés en la historia de los campesinos indígenas y en la de las diferentes regiones del Perú supuso un contrapeso, ya que estos estudios se realizaron con la idea de que los campesinos y las diferentes regiones andinas tenían su propia historia que no era un simple apéndice de historias extranjeras. No se trataba simplemente de escribir, sino de devolver la historia a grupos sociales-étnicos que habían quedado marginados por la historiografía. Por eso se rechazó la teoría de la dependencia, ya que según ella, la historia de estos grupos era totalmente dependiente de países europeos y norteamericanos.

El auge de los estudios regionales se dio en los años ochenta. En estos años, se estudiaron dos regiones principalmente: la sierra sur y la sierra central[9]. En el sur andino, los ciclos de la economía regional dependían, en gran medida, de la exportación de las lanas y las fibras de los camélidos andinos. Su precio en el mercado exterior tuvo muchas veces más importancia para la región que los sucesos en el centro o norte del país. La segunda región bastante estudiada es la sierra central, es decir, el valle del Mantaro con sus tierras fecundas, los centros mineros más al norte y la vertiente oriental de los Andes. La historia de esta región se diferenció en varios aspectos de la de otras regiones. Los ciclos económicos seguían un ritmo propio y la región fue mucho más independiente de la demanda exterior que el sur andino o la costa. A diferencia de otras regiones, existían un importante mercado interno, un conjunto de ciudades medianas y una fracción importante de comerciantes-mineros-terratenientes con un espíritu empresarial, los cuales invertían sus ganancias dentro de la región. Finalmente, la estructura social también se diferenciaba del sur y de la costa. No había grandes haciendas en las zonas de tierras más fecundas, dominando un campesinado libre organizado en comunidades. En los últimos treinta años, se produjeron muchos estudios sobre la costa[10]. Sin embargo, la costa no se articuló como una región ya que el desarrollo de los diferentes valles estaba tan relacionado con factores externos (andinos o extranjeros) como con el desarrollo de otros valles costeños.

El estudio de las regiones andinas venía unido con un mayor interés por los indios-campesinos. Se estudiaba su posición social, su rol en las economías locales, etc.[11]. El debate más importante se llevó a cabo acerca de la participación y conciencia políticas de los indios-campesinos. La discusión surgió a raíz del centenario de la guerra con Chile discutiendo el carácter de las luchas en la sierra central. Ahí se había desarrollado una tenaz resistencia contra el ejército invasor basada principalmente en el campesinado libre de la región. Al final de la guerra, una parte del campesinado empezó a enfrentarse a grupos terratenientes de la zona. La primera interpretación de estos enfrentamientos afirmó que las tensiones étnicas en la sociedad peruana habían jugado un rol más importante que la solidaridad nacional, llevando a enfrentamientos entre diferentes grupos étnicos (negros contra chinos en la costa, indios contra criollos en la sierra), lo que dejó en segundo plano la lucha contra el ejército invasor. Como la burguesía peruana no había formado un Estado-nación, el campesinado no tenía conciencia nacional sino étnica[12]. Otros historiadores sostuvieron que, al contrario, los indios-campesinos fueron el grupo social que con más ímpetu defendió la patria. Según esta interpretación, el enfrentamiento entre campesinos y hacendados a finales de la guerra se debió a la traición de los terratenientes que habían empezado a colaborar con el enemigo chileno. De ahí, los campesinos defendieron la causa nacional al castigar a terratenientes colaboradores[13]. La cuestión principal del debate tenía mucho que ver con el debate sobre la independencia: ¿había grupos sociales comprometidos con un proyecto nacional? Bonilla y otros autores dependentistas dijeron no a esta pregunta: al principio del siglo XIX, la mayoría de los criollos no apoyaron la independencia, y los enfrentamientos entre campesinos y terratenientes en la sierra central durante y después de la ocupación chilena no formaron parte de una guerra nacional, sino de un conflicto étnico-social. Otros contestaron sí a la pregunta diciendo que la independencia y los conflictos entre indios-campesinos y terratenientes en los años ochenta fueron consecuencia de una conciencia nacional existente. Si el Perú en el siglo XIX fue simplemente un territorio habitado o una nación en vía de construcción, esta pregunta quedó sin respuesta definitiva.

El mayor interés por los indios-campesinos y las regiones andinas significó un giro importante en la historiografía. Tanto la historiografía tradicional como la dependentista habían prestado muy poca atención a los indios-campesinos. Mientras que en la historiografía tradicional sobre la República, campesinos pobres quechua hablantes simplemente no se tomaban en cuenta, para los nuevos modernizadores, el rol del campesinado se limitaba a sufrir los efectos de la modernización. Se negaba cualquier valor a la cultura indígena. Ella no aportaba nada a la nación peruana sino que estaba condenada a desaparecer. Ya no iba a haber indios sino campesinos[14].

En contra de este modelo histórico e influido por la historia de las mentalidades francesa, surgió el concepto de la «utopía andina»[15]. Según éste, la utopía andina es una creación colectiva elaborada a partir del siglo XVI. Es la utopía de una reversión de la dominación colonial. Como tal no es un pensamiento prehispánico sino más bien una mezcla de aspectos del imaginario europeo -como por ejemplo la utopía- y elementos pre-hispánicos. Se ha intentado demostrar que esta utopía ha sobrevivido hasta hoy desarrollándose y cambiándose en el transcurso de los siglos. Obviamente ya no se trata de una dominación colonial-española sino de otras formas de dominación. La utopía andina es también una crítica a la historia regionalista. Hace hincapié en la creación de una mentalidad propiamente peruana. Además supone que esta mentalidad ha sido creada por todos los estratos de la sociedad incluyendo a los indígenas y los pobres. La utopía andina parece ser la mentalidad nacional peruana. Es un intento de dar una conciencia nacional a una sociedad que es percibida como dividida.

Aunque el concepto de la utopía andina no encontró muchos seguidores entre los historiadores, ayudó, junto con el interés en la historia regional andina, a revalorizar el rol histórico de los indios-campesinos. Desde los años ochenta, los indios-campesinos juegan un rol importante en la historiografía sobre el Perú decimonónico. Las rebeliones indígenas siguen siendo un tema de mucha importancia, pero existen también otros temas, como por ejemplo la criminalidad rural[16]. Finalmente, Florencia Mallon sostuvo la tesis de que había habido proyectos nacionales campesinos en el Perú decimonónico. Estos proyectos fueron suprimidos por las clases dominantes que no tenían interés alguno en incluir a los indios-campesinos en el Estado-nación[17]. Siguiendo el desarrollo historiográfico de los últimos años, Mallon puso cabeza abajo la historiografía tradicional. Los que nunca habían entrado en la historia nacional republicana -los campesinos-, ahora serían los verdaderos defensores de una nación peruana no excluyente.

Sin embargo, también hay otras visiones del campesinado y su rol en la construcción del Estado nacional. Según Marie-Danielle Demélas, la historia política del siglo XIX se caracterizó por las estructuras tradicionales de una sociedad mayoritariamente rural que no conocía el actuar político moderno, es decir, individual[18]. En la sociedad tradicional, el hombre formaba parte de un colectivo de modo que los actores políticos estaban constituidos por colectivos, como pueblos, haciendas, familias (en un sentido extendido), etc. Era muy reducido el número de ciudadanos, es decir, de personas que actuaban según patrones modernos, individuales. Sin embargo, ellos también utilizaban mecanismos tradicionales para movilizar al resto de la población en las luchas políticas. Como la política se realizó con vocabulario republicano respetando avant la lettre las instituciones nacionales, se mantenía una apariencia moderna. No obstante, el trasfondo era tradicional. Hablar de proyectos nacionales de indios-campesinos sería, por eso, un error. Los campesinos vivían dentro de un mundo colectivo en el cual no se conocía ni se imaginaba al ciudadano libre e individual.

Aunque el mayor interés por los indios-campesinos y por la historia andina ha sido una de las características de la historiografía en las últimas décadas, ha habido otros enfoques de gran importancia también. De ellos surge una imagen del Perú decimonónico mucho más polifacética y dinámica de lo que se pensó hasta hace poco. La teoría de la dependencia recibió el golpe definitivo por los estudios de Paul Gootenberg que demostraron que el Estado peruano no adoptó una política de libre comercio hasta los años cincuenta del siglo pasado[19]. A falta de una política de libre comercio, la crisis económica de la postindependencia no se puede explicar por las relaciones económicas con Europa. Al contrario, se podría concluir que la política proteccionista dañó la economía peruana irreversiblemente. La política de libre comercio sólo pudo ser implantada después de prolongados conflictos entre diferentes grupos sociales, sobre todo urbanos. En un segundo libro, Gootenberg intenta demostrar que los debates sobre política económica seguían durante la época del guano (1840- 1879). Según Gootenberg, hasta los librecambistas buscaron un camino para el progreso económico de la nación, es decir, no fueron vendepatrias interesados exclusivamente en sus ingresos personales[20]. Esta visión se encuentra también en un estudio biográfico de Manuel Pardo, uno de los más importantes políticos y comerciantes-empresarios de la época[21].

Hay todo un conjunto de estudios que confirman que los grupos burgueses y urbanos eran mucho más dinámicos de lo que sostuvieron las investigaciones dependentistas y estructuralistas. Fernando de Trazegnies estudió la historia de derecho llegando a la conclusión de que la clase dominante desarrolló su propio proyecto de «modernización tradicionalista» que le permitió introducir medidas de modernización sin perder su posición dominante[22]. Efraín Kristal analizó el indigenismo literario demostrando que este género ya había surgido a mediados del siglo XIX. Los intelectuales urbanos discutieron la situación de los indios-campesinos y posibles medidas de remediarla con la idea de ayudar a hacer progresar la nación peruana[23]. Pilar García Jordán estudió las relaciones entre iglesia, Estado y sociedad describiendo los conflictos y luchas que cambiaron el rol de la iglesia en el Perú[24]. Este cambio se debió en gran parte a los liberales anti-clericales empeñados en la modernización de su país.

Otro enfoque importante lo forman los estudios sobre grupos sociales específicos, como por ejemplo los artesanos, negros, chinos, japoneses o italianos. Thomas Krüggeler resaltó la importancia de los artesanos dentro de la política y la vida social cuzqueña[25]. Carlos Aguirre sostuvo la tesis de que la liberación de los esclavos negros se debió, en gran medida, a las acciones de los esclavos mismos[26]. Los estudios sobre inmigración vivieron un verdadero auge[27]. Se publicó la segunda gran monografía sobre la inmigración china (el grupo inmigratorio más importante en el XIX) después de la obra pionera de Watt Stewart[28]. Sobre la inmigración italiana, mucho menos importante que en el Cono Sur, se publicaron muchos estudios siendo los más importantes los de Giovanni Bonfiglio[29]. Aunque el auge en los estudios sobre la inmigración japonesa es muy reciente, ya hay varias publicaciones que dan una idea general sobre este grupo social[30].

2. La historia decimonónica en manuales publicados a mediados de los años noventa

Los avances en las investigaciones históricas hicieron cada vez más urgente la publicación de un manual que resumiera el estado actual de la historiografía. Efectivamente, a mediados de los noventa se publicaron tres manuales de historia peruana desde los tiempos precolombinos hasta el siglo XX[31]. Los tres tienen características muy diferentes. Franklin Pease publicó un pequeño libro de bolsillo que resume -tal como indica el título- brevemente la historia peruana. Eduardo Lores editó cuatro tomos de los cuales dos se ocupan de los tiempos precolombinos, uno de la colonia y el cuarto de la historia republicana[32]. El proyecto más ambicioso fue el de José Antonio del Busto Duthurburu, que publicó nueve tomos gruesos de más de 5000 páginas en total. Los tres primeros tomos se ocupan de la época precolombina, el cuarto trata de la conquista y el quinto de la colonia. Es decir, en toda la colección hay sólo un tomo sobre una época que duró casi tres siglos. Felizmente, esta falta de interés por la colonia se subsana en cierto grado con el tomo sobre la independencia, escrito por José Agustín de la Puente Candamo, quien presenta un largo análisis del siglo XVIII para explicar las raíces del proceso emancipador. Los últimos tres tomos están dedicados a la época republicana. Estos tomos fueron redactados por Margarita Guerra Martinière, Aquí vamos a ocupamos del tomo VII ya que éste trata del siglo XIX[33].

A primera vista resalta que, para Guerra, la historia republicana del siglo XIX se extiende de 1827 a 1899. Esto contradice la costumbre de fechar el comienzo de la historia independiente en 1821 (declaración de la independencia) o en 1824 (derrota de las tropas realistas). En 1827, las tropas colombianas salieron del Perú, y por eso, este año marcó más bien un cambio en el gobierno que el comienzo de la independencia nacional. Sin embargo, Guerra de hecho discute en los primeros capítulos el proceso emancipador de modo que salva este error en la división de los tomos. El tomo VII llega hasta el año 1899 contradiciendo así la costumbre de escribir la historia del XIX hasta 1919 (fin de la República Aristocrática) o hasta 1930 (fin del oncenio de Leguía). Guerra dice que hay «ciertos elementos de unidad» (p. 16) entre 1827 y 1899 y además ve en el año 1899 el fin de la participación política de los protagonistas de la guerra con Chile. El libro se divide en 13 capítulos. Aparte de la introducción hay dos capítulos introductorios más, sobre «La formación del Estado peruano» y «La delimitación territorial». Después viene un capítulo cronológico que llega hasta 1879. El grueso del volumen lo componen ocho capítulos temáticos sobre economía, sociedad, religión y cultura, administración pública, comunicaciones, ciencia, relaciones internacionales y defensa nacional. Los dos últimos capítulos son cronológicos, ocupándose nuevamente de la guerra con Chile y de los últimos 16 años del siglo.

Pease y Manrique optan por una descripción más cronológica del siglo XIX. Empiezan con introducciones a la época republicana en las cuales se analiza el carácter de la independencia. Para los dos, la historia del siglo XX empieza en 1895, con la instauración de la República Aristocrática. La historia presentada por Pease se centra en el desarrollo político limeño. El lector se entera, por ejemplo, de quiénes eran Bartolomé Herrera, González Vigil y los hermanos Gálvez, pero no encontrará información sobre las luchas internas durante la guerra con Chile o los levantamientos indígenas anteriores. Pease inserta algunos capítulos temáticos dentro del orden cronológico. Doce de las 72 páginas dedicadas al siglo XIX se ocupan del desarrollo demográfico. Otro capítulo temático trata de «militarismo e historia republicana». Sin embargo, estas inserciones no quiebran un orden cronológico que permite una lectura fácil y amena.

El libro de Nelson Manrique combina magistralmente el orden cronológico con la discusión de problemas históricos y debates historiográficos. Divide la historia entre 1821 y 1969 en siete capítulos, y cada uno discute los problemas principales de la respectiva época. Llama la atención que, según Manrique, no hay historia nacional entre la postindependencia y la guerra con Chile. El capítulo respectivo presenta la historia regional del sur andino, de la sierra central y de la costa como si hubieran tenido poco en común. Aquí desaparece la historia nacional, que sí está presente en los capítulos sobre los inicios de la República, la guerra con Chile y en todos los que siguen. El libro de Manrique se basa en la historiografía actual y discute los temas más importantes, pero naturalmente prevalece la interpretación favorecida por Manrique. No obstante, el libro es la mejor introducción a la historia republicana que existe actualmente.

De los tres manuales, el más rico en datos empíricos es el de Margarita Guerra. En más de 600 páginas, Guerra ha reunido una impresionante cantidad de información. Como indican los temas mencionados más arriba, no hay asunto que se escape del interés de Guerra. Sin embargo, algunas coyunturas históricas se describen sin ni siquiera mencionar las más importantes interpretaciones historiográficas. Guerra ha preferido presentar la mayor cantidad posible de datos en vez de repasar críticamente la historiografía reciente.

Cada uno de los tres libros encontrará un público diferente. Pease ha escrito un texto para escolares y para personas interesadas en la historia del Perú que no tienen mucho conocimiento sobre el país. El libro de Manrique será consultado por estudiantes de historia o ciencias sociales y por historiadores no especializados en historia peruana. Tiene la mejor bibliografía de los tres y por eso es el más útil para seguir profundizando los conocimientos del lector. El manual de Guerra, finalmente, es un banco de datos que ayudará a cualquier persona que necesite información precisa sobre un tema especial.

3. Publicaciones recientes, 1996-1998

La historia económica es la gran ausente de los ocho libros que se van a presentar aquí. Los libros son una muestra del auge que vive actualmente la historia política y la historia de ideas y mentalidades. El más ambicioso de todos los trabajos es el estudio de Carmen McEvoy sobre La utopía republicana[34]. Intenta cambiar la visión prevaleciente sobre la cultura política peruana entre aproximadamente 1850 y 1920. Según su tesis central, en la mitad del siglo XIX se había establecido una cultura política patrimonial caracterizada por un ejecutivo autoritario que por medio del soborno complacía a todos y podía controlar tanto al poder legislativo como a la administración estatal. Este modelo llegó a su fin con el surgimiento del Partido Civil en 1871. Por un lado, los ingresos del Estado disminuyeron, lo que hizo imposible la corrupción generalizada, y por el otro, un espíritu cívico se había difundido dentro de la población, que estaba descontenta con los gobiernos de turno. El proyecto político del Partido Civil fue «’civilizar’ los espacios políticos» (p. 75), lo que equivalía a democratizar la vida política. Por eso, McEvoy lo llama «republicanismo cívico» (p. 437) enfrentado al patrimonalismo tradicional. Este modelo democrático consistía en movilizar a la población adulta masculina durante las campañas electorales por medio de la prensa y de clubs electorales. Como la movilización de la gente fue voluntaria, McEvoy la llama democrática.

Según McEvoy, el modelo tuvo algún éxito durante los años setenta del siglo pasado. Se inauguró la llamada República Práctica, es decir, una cultura política que realizó los ideales democráticos de los que todos habían hablado. Sin embargo, la crisis económica antes y después de la guerra con Chile hizo imposible que este modelo triunfara definitivamente. El país volvió al viejo patrimonalismo, respectivamente caudillismo. La experiencia de la guerra y de las guerras civiles distanció a las élites políticas del modelo republicano. De ahí, el Partido Civil adoptó un «republicanismo conservador» (p. 376) Y más tarde un «civilismo autoritario» (p. 440). Ya no se intentó incluir a la población adulta masculina en el juego político republicano sino más bien se trató de excluirla. Este modelo sobrevivió hasta 1919, año en que desaparece el Partido Civil.

La tesis de McEvoy se basa principalmente en el discurso de los líderes del Partido Civil. Sólo analiza las instituciones políticas y la acción política en cuanto las encuentra en el discurso del Partido Civil. De ahí, su interpretación es muy parcial[35]. El Partido Civil no se diferenció tanto de sus adversarios y tampoco fue muy democrático. Que el Partido Civil no realizaba el ideario liberal de sus discursos no se debía principalmente a sus enemigos o a alguna crisis económica, sino a la estructura misma de la sociedad. En un país mayoritariamente rural dominado por relaciones sociales tradicionales, la acción política se caracterizó por patrones menos modernos de lo que piensa McEvoy. Sin embargo, su libro tiene el mérito de haber abierto un campo de investigación hasta ahora poco estudiado.

El libro de Mark Thurner tiene, a primera vista, un propósito mucho más reducido que el de Carmen McEvoy[36]. Se trata de una historia regional de Huaylas-Ancash, una región en el norte de Lima. Thurner describe las relaciones entre el campesinado y el Estado partiendo de algunos estudios de caso. Según Thurner, los campesinos sufrieron durante todo el siglo XIX los ataques de los criollos que, controlando el Estado nacional, intentaron despojar a las comunidades indígenas de sus tierras y de sus derechos políticos que les fueron otorgados durante el período colonial.

Los campesinos reaccionaron de diferentes modos. Por un lado, trataron de integrarse en el Estado liberal, declarándose «los verdaderos ciudadanos de la nación» (p. 18) y reclamando sus derechos políticos. Por otro lado defendieron sus títulos de origen colonial estableciendo, para eso, un discurso sobre la colonia que se diferenció fundamentalmente del discurso criollo. Mientras que el último pintó una imagen muy negativa de la colonia, las comunidades vieron la sociedad colonial como originaria de sus derechos, y por eso, como un sistema legítimo. Según Thurner, nunca se logró una integración satisfactoria de las comunidades en el Estado-nación. Más bien, se trató de una «integración separatoria» (p. 19).

Thurner concluye que los indios-campesinos construyeron sus propias prácticas y discursos republicanos y por eso habla de «campesinos patrióticos y [ … ] republicanos» (p. 152). Mientras que McEvoy, siguiendo la línea de investigación de Paul Gootenberg, sostiene que los burgueses liberales eran republicanos verdaderos, Thurner, siguiendo las líneas trazadas por Florencia Mallon y Nelson Manrique, es de la opinión de que los indios-campesinos eran los verdaderos republicanos. Finalmente, uno se pregunta por qué no funcionó el sistema republicano si todos eran republicanos. En el estudio de Thurner hace falta un análisis más profundo del Estado y de la política. No hay ninguna reflexión teórica sobre conceptos fundamentales del libro como Estado, sistema colonial o política liberal. Critica al indigenismo del temprano siglo XX por haber sostenido que los indios eran «prepolíticos» (p. 152) pero no discute modelos más actuales que diferencian entre actuar político liberal y actuar político tradicional, como lo hace por ejemplo Marie-Danielle Demélas. De ahí, el libro de Thurner es un estudio excelente porque se trata de una historia política republicana con protagonistas indios que aporta muchos enfoques novedosos. Sin embargo, algunas de sus conclusiones ignoran aportes importantes a la historia política latinoamericana y por lo tanto son poco convincentes.

Bajo el título Modernity at the Edge of Empire, David Nugent ha presentado un estudio sobre el rol de las clases populares en el desarrollo del Estado-nación[37]. Nugent analiza los conflictos políticos que surgieron en los años veinte en Chachapoyas, una región en el norte ubicada en la vertiente oriental de los Andes. Es decir, se trata de una región muy apartada y poco estudiada. Según Nugent, hasta 1930 una pequeña élite local ejercía el poder en la región. Su poder se basaba tanto en su posición destacada dentro de la jerarquía social local como en sus buenas relaciones con los gobiernos de turno en Lima. Pero no se trataba de una élite homogénea. Al contrario, las diferentes facciones de la élite se combatían buscando el apoyo del poder central para encargarse de la administración local. A pesar de su actuación aristocrática que excluía a la mayoría de la gente de cualquier participación democrática, el discurso público de la elite defendía los principios rectores de la nación liberal: la democracia, la ciudadanía, la igualdad de derechos, etc. En sus luchas contra la élite, las clases medias se apropiaron de este discurso para defender sus derechos como ciudadanos. Dentro de una coyuntura política nacional favorable a las clases medias, ellas finalmente tomaron el poder en la región a principios de los años treinta para poner en práctica el Estado-nación que hasta entonces sólo había existido en los discursos públicos.

Según Nugent, el caso de Chachapoyas demuestra que la construcción del Estado-nación peruano se ha hecho -por lo menos en Chachapoyas- desde abajo. Esto contradice la teoría según la cual el Estado-nación se hizo desde arriba forzando a las clases populares a integrarse en un sistema político-social que no reconocía sus tradiciones culturales y políticas. Como en el caso descrito por Thurner, en Chachapoyas grupos sociales no pertenecientes a la élite usaron el discurso y las instituciones republicanos para avanzar sus proyectos políticos. Ellos eran los verdaderos republicanos y construyeron el Estado-nación. Sin embargo, se podría argumentar igualmente que el proyecto nacional de las élites había triunfado completamente, ya que los grupos subalternos aceptaron el discurso y el sistema nacional implantados en el siglo XIX. Como demuestra Thurner, los indios-campesinos en Huaylas-Ancash por mucho tiempo defendían una visión positiva de la época colonial. Esta visión ya no estaba presente en Chachapoyas en los años veinte. El discurso y las instituciones nacionales surgidos en el siglo XIX estaban totalmente aceptados. Esto no significa que las clases medias no pudiesen ganar más poder a nivel regional, proceso descrito por Nugent en su libro. Nugent presenta un caso extraordinario de política popular. Sin embargo, este caso no invalida los modelos actuales sobre el Estado-nación.

El libro editado por Charles Walker Entre la retórica y la insurgencia también centra su interés en un acercamiento a la historia de las mentalidades y de los movimientos sociales[38]. Reúne ponencias presentadas en un coloquio sobre «El siglo XVIII en los Andes» realizado en París en 1993. Casi todos los artículos se ocupan del último cuarto del siglo XVIII o del temprano XIX, de modo que este libro forma parte de los estudios sobre el largo siglo XIX. Tres artículos enfocan la historia de las mentalidades, cinco analizan las rebeliones en el último cuarto del siglo, y un artículo describe los conflictos dentro de la élite paceña antes y durante la independencia.

En la introducción, Walker recalca que los estudios de la historia de las ideas se interesan cada vez más por las mentalidades populares. Al mismo tiempo, los que estudian los movimientos sociales populares prestan mayor atención a la historia de ideas y mentalidades. Basta citar las obras de Thurner y Nugent para aceptar esta afirmación. El artículo de Juan Carlos Estenssoro es otro ejemplo. Estenssoro analiza una academia de baile organizada por negros y las controversias originadas por su existencia llegando a la conclusión de que la Ilustración llegó a impactar en ciertos sectores de la plebe. Víctor Peralta y Charles Walker se ocupan de discursos no plebeyos en sus respectivas contribuciones. Peralta analiza tres trabajos mayores del pensamiento del XVIII y rechaza la interpretación dominante de que formaron parte de una corriente anticolonial. Walker estudia el discurso sobre el indio encontrando que dentro de un discurso generalmente anti-indígena sí había «voces discordantes» que defendían a los indios-campesinos. Los artículos sobre las rebeliones estudian muy diferentes regiones (Huarochirí, Arica, Tarapacá, Atacama y Cuzco) y aspectos como por ejemplo el rol de la iglesia, el impacto de las reformas borbónicas, etc. En conjunto, recalcan la necesidad de llegar a un mayor nivel de diferenciación en el análisis de las rebeliones cuyas causas y desarrollos eran muy diferentes según las regiones. El libro de Walker es una colección excelente de artículos (aunque no todos los artículos sean excelentes) ya que logra unir historia de ideas y de movimientos sociales manteniendo un alto nivel analítico en los dos campos a la vez.

Esta combinación de historia social y de mentalidades no se encuentra en el libro de Fernando Armas Asin titulado Liberales, protestantes y masones. Modernidad y tolerancia religiosa. Perú, siglo XIX[39]. Armas estudia el discurso sobre la tolerancia religiosa desde la independencia hasta 1915, año en el cual se promulgó la ley de tolerancia religiosa. No estudia la historia social de los grupos religiosos minoritarios aunque en su libro se encuentra mucha información dispersa sobre los protestantes.

Armas distingue tres fases en el discurso sobre la tolerancia. En la postindependencia, la gran mayoría de los políticos rechazó los proyectos legales de tolerancia religiosa. A partir de los años cuarenta había algunas medidas secularizadoras, como por ejemplo la abolición del diezmo. Debido al auge del liberalismo y al debate sobre la inmigración, la tolerancia religiosa encontró más seguidores, aunque no había mayoría parlamentaria para ella. Después de la guerra con Chile, se establecieron misiones de metodistas extranjeros en el Perú, lo que llevó a un giro en el debate. Mientras que antes se trataba de un debate más bien teórico, ahora la cuestión era si se iba a permitir a los metodistas seguir trabajando en el Perú. Finalmente, los metodistas se quedaron, y en 1913 tuvieron 826 miembros y novatos, respectivamente. El juicio a uno de ellos, que terminó con la absolución ante la Corte Suprema en 1891, se puede considerar como el momento en el cual se introdujo la tolerancia religiosa de hecho. La reforma legal en 1915 solamente ratificó una práctica existente desde hacía décadas.

Armas presenta un estudio profundo y bien documentado. Lamentablemente hay algunos temas que el autor no toca. Por ejemplo, prácticamente no hay ninguna información sobre masones y tampoco sobre el discurso acerca de los masones. Tampoco encontramos información sobre las prácticas religiosas de los chinos y de los japoneses. Los chinos por mucho tiempo constituyeron la gran mayoría de la población extranjera. Armas dice que tardaron treinta años en cambiar su religión (p. 249). ¿Qué pasó durante estas tres décadas y qué discurso había acerca de las prácticas religiosas chinas? Resumiendo, el libro de Armas no es una historia cultural de la diversidad religiosa en el Perú decimonónico, sino un estudio de los debates sobre los proyectos legales de tolerancia religiosa entre 1821 y 1915. Para este tema, el libro de Armas presenta información abundante y una interpretación convincente y coherente.

El abanico y la cigarrera, de Francesca Denegri, también es una historia de ideas y mentalidades[40]. Estudia la producción literaria de cinco escritoras femeninas entre 1859 y 1895 proponiéndose «dar inicio a un enfoque sistemático de la historia de la literatura femenina en el Perú» (p. 12). Según Denegri, en el Perú el rol de la mujer experimentó importantes cambios a mediados del siglo pasado, especialmente en los años sesenta y setenta. En la moda desaparecieron la saya y el manto. Las mujeres se vestían a la moda europea de manera que ya no se cubrían el cabello y el rostro cuando salían a la calle. Los hogares se convertían en centros de atención. En una palabra, las mujeres dejaron de pertenecer a un mundo escondido entrando en el mundo público. A la vez, las mujeres eran responsables de un hogar idealizado en el cual no había problemas ni conflictos, de modo que el hombre podía reposar en el hogar olvidando los problemas del mundo público. Este discurso sobre la mujer formaba parte de un discurso sobre la nación en el cual se propagaba la idea de una nación homogénea excluyendo todo lo cultural y racialmente heterogéneo, es decir, no criollo.

En esta coyuntura, las mujeres entraban en el mundo literario y se esperaba que ellas defendiesen la imagen idealizada de la mujer y de la sociedad en general. Denegri presta mucha atención a Manuela Gorritti y Clorinda Matto de Turner porque las dos criticaban el discurso dominante en dos importantes aspectos. Los relatos de Gorritti cuestionaban la visión idealizada del hogar describiendo la vida de los empleados y dependientes domésticos. Los malos tratos que ellos sufrían contradecían la imagen oficial del hogar burgués. Asimismo, Gorritti criticaba en sus relatos a las clases dominantes por la explotación de la población india y mestiza. A diferencia de Gorritti, Matto de Turner no sólo criticaba la explotación de los indios-campesinos, sino que desarrollaba una visión positiva del mundo andino. De ahí que fue la primera escritora que contradecía al discurso homogenizador nacional. La tradición literaria femenina fue interrumpida a finales del siglo ya que se empezó a reclamar una literatura políticamente comprometida y masculina. El romanticismo de mediados de siglo había aceptado mujeres escritoras considerando la literatura un asunto de la vida privada. A finales de siglo, esto había cambiado. La primera generación de mujeres escritoras no encontró sucesoras inmediatas.

El libro de Denegri es un muy interesante estudio de historia literaria femenina. Hay algunas pequeñas incursiones en la historia de género analizando las relaciones de poder entre hombres y mujeres. Mientras que hay muchos estudios sobre historia literaria hace falta este tipo de indagaciones sobre historia de género. La interpretación de las obras de Gorritti y Matto de Turner presentada por Denegri es bastante polémica. Según Denegri, ambas criticaron a la «clase dominante» (p. 101). Sin embargo, esta clase estaba compuesta por varias facciones. Gorritti y Matto criticaron a curas, terratenientes y militares (serranos sobre todo), pero no criticaron a los representantes de la burguesía liberal. La literatura de ambas no era tan subversiva como piensa Denegri. Las dos defendían una facción de la «clase dominante» atacando a otra facción. Es una cuestión abierta si Matto de Turner defendió el mundo andino. Sus libros están llenos de discursos muy negativos sobre los Andes. En sus libros, propone educar a los indios-campesinos según modelos de educación europeos. Esto no era ninguna defensa de los Andes aunque Matto fue la primera autora que logró escribir sobre la sierra con cierto cariño habiendo vivido mucho tiempo en el sur andino.

Donde el libro de Denegri termina, comienza el de Karen Sanders, Nación y Tradición[41]. Sanders analiza el discurso sobre la nación peruana de Manuel González Prada, Francisco García Calderón, José Carlos Mariátegui, Víctor Andrés Belaúnde y Víctor Raúl Haya de la Torre. El libro de Sanders se divide en tres partes. En la primera, hace un análisis del concepto de nación. En la segunda describe la historia de la nación entre 1885 y 1930 en América Latina y en el Perú. La tercera parte discute las obras de los autores mencionados. La primera parte es, sobre todo, un resumen de los estudios más conocidos sobre la nación, y la segunda parte está basada principalmente en manuales de historia latinoamericana y peruana. De ahí que aquí nos ocupemos de la tercera parte, que es la más interesante del libro.

En su análisis de los cinco pensadores, Sanders ha optado por presentar cinco estudios separados en vez de un estudio comparativo con capítulos temáticos. El primer escritor presentado es González Prada, sobre cuya obra Sanders dice que era «nihilista y, por lo tanto, destructiva» (p. 240). González Prada representó la «tradición antitradicional» negando el legado español incluida la religión católica. Quería construir la nación sin recurrir a ninguna tradición, lo que, según el concepto de Sanders, es imposible. Francisco García Calderón representó la tradición latina. No se interesó por los indios-campesinos y tampoco por una cultura nacional propiamente peruana sino que propagó la idea de una cultura latina mediterránea. Totalmente diferente fue la idea de la nación de José Carlos Mariátegui. Mariátegui quiso unir todas las tradiciones (españolas, indígenas, mestizas, etc.) formando una nación que -según él- aún no existía. Para Víctor Andrés Belaúnde, la base de la nación peruana fue la religión católica, lo que implicaba una visión muy positiva de la tradición española. Sin embargo, Belaúnde defendía un proyecto nacional mestizo que no se limitaba a la herencia peninsular. En Haya de la Torre, finalmente, la nación se redujo al partido aprista, lo que se expresó en el lema «sólo el APRA salvará al Perú».

Sanders analiza extensamente el concepto de la nación, la historia latinoamericana y peruana y el pensamiento de cinco intelectuales peruanos. Toca muchísimos temas de gran interés. Lamentablemente, en numerosos casos desconoce la bibliografía fundamental sobre el tema tratado. De ahí, sus conclusiones son problemáticas. El análisis de los cinco intelectuales a veces se parece más a un juicio que a un intento de comprender una manera de pensar la nación. No tiene lógica caracterizar a González Prada (muy comprometido en la política peruana) de destructivo mientras que se alaba el «optimismo» (p. 418) de García Calderón, autor que la mayor parte de su vida vivió fuera del Perú y publicaba en francés. En la obra de Mariátegui, Sanders ha encontrado los «derroteros» que conducen a Sendero Luminoso (p. 338). Pero no le parece necesario fundamentar tal afirmación y además no cita ningún estudio importante sobre Sendero Luminoso (y hay muchos). En resumen, Sanders ha presentado una interpretación polémica de la idea de la nación en el Perú. Se necesitarán estudios mejor documentados para que esta interpretación tenga una base empírica sólida.

El libro editado por Pilar García Jordán y Núria Sala i Vila enfoca un tema de suma importancia que aún no se ha estudiado mucho: «La nacionalización de la Amazonía»[42]. Reúne siete ponencias presentadas en el 49° Congreso Internacional de Americanistas en julio de 1997 en Quito. De las siete contribuciones, tres tratan temas peruanos, y tres historia ecuatoriana, boliviana y argentina respectivamente.

El artículo introductorio, escrito por Pilar García Jordán, analiza la función desempeñada por las misiones católicas entre 1850 y 1920. Sostiene que los gobiernos nacionales sólo en la segunda mitad del siglo XIX empezaron a interesarse por las regiones orientales. Sobre todo la explotación del caucho a partir de 1880 ayudó a fomentar el interés en la Amazonía. Las misiones eran vistas como agentes eficaces para la consolidación del Estado-nación, y sin embargo resultó sumamente difícil establecer y mantener misiones en la Amazonía. Núria Sala i Vila aporta un estudio de la legislación peruana sobre la selva y su impacto en la selva sur. Concluye que no tuvo mucho efecto hasta finales del siglo a pesar de que se concedió la titularidad de tierras de forma gratuita y sin mayores requisitos. Sólo con el boom del caucho se llegó a una mayor explotación de la selva. La legislación tuvo efectos muy diversos en los diferentes valles, pero a falta de una infraestructura vial no logró una expansión considerable de la frontera agrícola. Ascensión Martínez Riaza estudia el discurso modernizador de la Sociedad Geográfica de Lima entre 1891 y 1919 tomando como ejemplo la incorporación de Loreto al Estado-nación. A partir de un estudio detallado del Boletín de la Sociedad Geográfica de Lima demuestra que la sociedad discutió los temas claves de la incorporación de la Amazonía al Estado-nación, como por ejemplo los recursos económicos, la demarcación territorial, la población actual y futura. Un tema muy polémico fue la construcción de una línea férrea. Finalmente, ninguno de los proyectos ambiciosos se realizó y la nacionalización de la Amazonía resultó un proyecto mucho más arduo de lo que se pensaba en la Sociedad Geográfica. En el último aporte sobre el Perú, Isabelle Lausent-Herrera estudia a los chinos pioneros en la selva central. Desde la segunda mitad del siglo pasado, los chinos eran una fuerza de trabajo muy estimada en la selva, y generalmente eran mejor tratados que en la costa. Con los años, muchos chinos compraban tierras, algunas de ellas de gran extensión. A fines del siglo, la organización comunal china fundó el Campamento Chino, que funcionó como asilo para chinos pobres. Cuando este campamento desapareció en 1970 debido a la reforma agraria, la comunidad china ya había dejado de ser una realidad viva debido al continuo mestizaje de los chinos con otros grupos locales. Los diferentes trabajos publicados en el libro de García Jordán y Sala i Vila dan una visión polifacética e interesante de la historia de la Amazonía y su inclusión en la nación peruana. A falta de aportaciones sobre este tema, es de esperar que sus autores sigan esta línea de investigación.

Casi todos los libros aquí reseñados combinan elementos de historia política y social con la historia de ideas y mentalidades respectivamente. Por un lado, se estudian los movimientos indios-campesinos o en general lo que se llama historia subalterna. Así, los actores sociales populares aparecen con voz propia porque sus consideraciones acerca de la realidad peruana son tomadas en serio. Por otro lado, se estudian discursos de la élite, sea de política en general, de literatura femenina, de legislación religiosa o en torno a la nación. Esto nos hace comprender mejor el complejo desarrollo de la élite, que era mucho más dinámico de lo que por mucho tiempo se ha pensado. Así surge una visión muy rica del siglo XIX. Ya no se trata de «un siglo a la deriva»[43], sino de un siglo lleno de cambios, proyectos, ideas y esperanzas.


* Publicado en Notas. Reseñas iberoamericanas: Literatura, sociedad, historia, Vol. 6, Nº 3 (18), 1999, págs. 11-29. Agradecemos al autor y a la revista por autorizar la publicación de este artículo.
[1] Hay que advertir que en un resumen de este tipo, muchas obras de gran calidad no podrán ser mencionadas. Tampoco se analizarán los puntos de partida de la historiografía aquí presentada, como por ejemplo las obras de Jorge Basadre y Pablo Macera. Jorge Basadre: Historia de la República del Perú. Lima: Editorial Universitaria 1968/69 (17 tomos, 6ª ed. corregida y aumentada, hay una séptima y última edición nuevamente corregida y aumentada de 1983); Pablo Macera: Trabajos de historia. Lima Instituto Nacional de Cultura 1977 (4 tomos). Para el desarrollo de la historiografía véase también Nelson Manrique: «La historiografía peruana sobre el siglo XIX». en: Revista Andina 17 (Primer semestre 1991), pp. 241-259; Heraclio Bonilla: «The New Profile of Peruvian History», en: Latin American Research Review 15, 3 (198l), pp. 210-224; Alberto Flores Galindo: «La imagen y el espejo: la historiografía peruana (1910-1986)», en: Márgenes 4 (1988), pp. 55-84; Manuel Burga: Para qué aprender historia en el Perú. Lima: Editora Magisterial 1993.
[2] Un buen resumen se encuentra en: Nueva historia general del Perú. Lima: Mosca Azul, 1979. Incluso un libro publicado en 1988, reuniendo textos publicados en los veinte años anteriores, resaltó lo nuevo en su título: Nueva visión del Perú. Lima: Tarea / Democracia y Socialismo 1988 (T. 1) No hay tomo segundo.
[3] HeracIio Bonilla, Karen Spalding: «La independencia en el Perú. Las palabras y los hechos», en: La independencia en el Perú. Lima: Instituto de Estudios Peruanos (en adelante: IEP) 1972, pp. 15-64.
[4] Citado en: Nelson Manrique: «La historiografía peruana sobre el siglo XIX», p. 246. Desconozco si Bonilla sigue teniendo la nacionalidad peruana.
[5] Scarlett O’Phelan: «El mito de la independencia concedida: los programas políticos del siglo XVIII y del temprano siglo XIX en el Perú y Alto Perú (1730-1814)», en: Alberto Flores Galindo (ed.): Independencia y Revolución. Lima: Instituto Nacional de Cultura 1987.
[6] El libro más importante de esta corriente que da una visión global del XIX es: Ernesto Yepes del Castillo Perú. 1820.1920. Un siglo de desarrollo capitalista. Lima: IEP 1972.
[7] Julio Cotler: Clases. estado y nación en el Perú. Lima: IEP 1978, p. 15.
[8] La cita. en Heraclio Bonilla: Guano y burguesía en el Perú. Lima: IEP 1974. Los estudios pioneros fueron: Jonathan Levin: The Export Economies: Their Pattern of Development in Historical Perspective. Cambridge. Mass.: Harvard University Press 1960; Juan Maiguashca: «A Reinterpretation of the Guano Age, 1840-1880». Tesis doctoral inédita: Universidad de Oxford 1967. Una crítica muy temprana fue la de Shane Hunt: «Guano y crecimiento en el Perú del siglo XIX», en: HISLA. Revista Latinoamericana de Historia Económica y Social 4 (1984). pp. 35-92 (Primera publicación 1973).
[9] Para el sur andino, véase Manuel Burga / Wilson Reátegui: Lanas y capital mercantil en el sur. La Casa Ricketts. 1895-1935. Lima: IEP 1991; Alberto Flores Galindo: Arequipa y el sur andino: ensayo de historia regional (siglos XVIII-XX). Lima: Editorial Horizonte 1977; Nils Jacobsen: Mirages of Transition. The Peruvian Altiplano, 1780-1930. Berkeley. Los Angeles, London: University of California Press 1993. Para la sierra central. véase José Deustua: La minería peruana y la iniciación de la República. 1820-1840. Lima: IEP 1986; Nelson Manrique: Mercado interno y región. La sierra central. 1820-1930. Lima: Desco 1987; Florencia Mallon: The Defense of Community in Peru’s Central Highlands. Peasant Struggle and Capitalist Transition, 1860-1940. Princeton: Princeton University Press 1983.
[10] Véase por ejemplo Manuel Burga: De la encomienda a la hacienda capitalista. El valle de Jequetepeque del siglo XVI al XX. Lima: IEP 1976; Alberto Flores Galindo: La ciudad sumergida. Aristocracia y plebe en Lima, 1760-1830. Lima: Mosca Azul 1984; Juan Rolf Engelsen: Social Aspects of Agricultural Expansion in Coastal Peru, 1825-1878. Tesis doctoral inédita, Los Angeles: Universidad de California 1977.
[11] Véase por ejemplo Víctor Peralta: En pos del tributo. Burocracia estatal, elite regional y comunidades indígenas en el Cusco rural (1826-1854). Cusco: Centro de Estudios Regionales Andinos «Bartolomé de las Casas» (en adelante: CBC) 1991: Carlos Contreras: Mineros y campesinos en los Andes. Mercado laboral y economía campesina en la sierra central, siglo XIX. Lima: IEP, 1987.
[12] Henri Favre: «Remarques sur la lutte des classes au Pérou pendant la guerre du Pacifique». en: Litterature et Société au Pérou du XIXème siècle à nos jours. Grenoble: Université des Langues et Lettres de Grenoble 1975, pp. 51-81; Heraclio Bonilla: «El campesinado indígena en el Perú en el contexto de la guerra con Chile», en: HISLA. Revista Latinoamericana de historia económica y social 4 (1984).
[13] Nelson Manrique: Campesinado y nación. Las guerrillas indígenas en la guerra con Chile. Lima: Centro de Investigación y Capacitación / Editora Ital Perú 1981; id. Yawar mayu. Sociedades terratenientes serranas. 1879-1910. Lima: Desco / Instituto Francés de Estudios Andinos 1988; Florencia Mallon: The Defense of Community.
[14] Véase por ejemplo ¿He vivido en vano? Mesa redonda sobre Todas las Sangres. 23 de junio de 1965. Lima: IEP 1985. Mientras que este pensamiento fue característico para los años sesenta y setenta debido a las teorías de modernización, sorprende mucho que alguien siga sosteniendo esta tesis en los años noventa. No obstante, Mario Vargas Llosa utiliza los conceptos de «modernización» e incluso «progreso» (concepto generalmente atribuido al siglo pasado) como si no hubiera habido una crítica de estos modelos. Vargas Llosa cree que la modernización y la cultura indígena son totalmente opuestas, de modo que la primera va a destruir a la segunda en vez de que surja una modernización andina. Mario Vargas Llosa: La utopía arcaica. José María Arguedas y las ficciones del indigenismo. México. D.F Fondo de Cultura Económica (en adelante: FCE) 1996. p. 276 (citas).
[15] Manuel Burga. Nacimiento de una utopía: muerte y resurrección de los Incas. Lima: Instituto de Apoyo Agrario 1988: Alberto Flores Galindo: Buscando un Inca: identidad y utopía en los Andes. La Habana: Casa de las Américas 1986.
[16] Steve J. Stern (ed.): Resistance, Rebellion, and Conciousness in the Andean Peasant World, 18th to 20th Centuries. Madison: The University of Wisconsin Press 1987; Carlos Aguirre / Charles Walker (eds.): Bandoleros, abigeos y montoneros. Criminalidad y violencia en el Perú, siglos XVIII-XX. Lima: Instituto de Apoyo Agrario 1990. Para una buena compilación de las investigaciones acerca del Estado-nación en la cual se analizan los temas mencionados, véase Jean Paul Deler / Yves Saint-Geours: Estados y naciones en los Andes. Hacia una historia comparativa: Bolivia – Colombia – Ecuador – Perú. Lima: IEP 1986 (2 tomos).
[17] Florencia E. Mallon: Peasant and Nation. The Making of Postcolonial Mexico and Peru. Berkeley, Los Angeles, London: University of California Press 1995.
[18] Marie-Danielle Demélas-Bohy: L’invention politique. Bolivie, Equateur, Pérou au XIXe siècle. Paris: Editions Recherche sur les Civilisations 1992.
[19] Paul Gootenberg: Between Silver and Guano: Commercial Policy and the State in Post-Independence Peru. Princeton, Princeton University Press, 1989.
[20] Paul Gootenberg: Imagining Development: Economic Ideas in Peru’s “Fictitious Prosperity” of Guano, 1840-1880. Berkeley, Los Angeles, London: University of California Press 1993.
[21] Carmen McEvoy: Un proyecto nacional en el siglo XIX. Manuel Pardo y su visión del Perú. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú (en adelante PUCP) 1994.
[22] Fernando de Trazegnies: La idea de derecho en el Perú republicano del siglo XIX. Lima: PUCP 1980.
[23] Efrain Kristal: The Andes Viewed from the City: Literary and Political Discourse on the Indian in Peru, 1848-1930. New York: Peter Lang 1987.
[24] Pilar García Jordán: Iglesia y poder en el Perú contemporáneo, 1821-1919. Cusco: CBC 1991.
[25] Thomas Krüggeler: «Unreliable Drunkards or Honorable Citizens? Artisans in Search of their Place in the Cusco Society, 1825-1930». Tesis doctoral inédita: Universidad de Illinois en Urbana-Champaign 1993.
[27] Una buena colección de estudios inmigratorios es: Primer seminario sobre poblaciones inmigrantes. Lima: Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología 1988 (2 tomos).
[28] Humberto Rodríguez Pastor: Hijos del celeste imperio en el Perú (1850-1900). Migración, agricultura, mentalidad y explotación. Lima: Instituto de Apoyo Agrario 1989; Watt Stewart: Chinese Bondage in Peru. A History of Chinese Coolie in Peru, 1849-1874. Durham: Duke University Press 1951.
[29] Giovanni Bonfiglio: Los italianos en la sociedad peruana: una visión histórica. Lima: Asociación de Italianos del Perú 1993; id.: «Introducción al estudio de la inmigración europea en el Perú». en: Apuntes. Revista de ciencias sociales 18 (1986), pp. 93-127.
[30] Amelia Morimoto: Los inmigrantes japoneses en el Perú. Lima: Universidad Nacional Agraria 1979; Isabelle Lausent: Pasado y presente de la comunidad japonesa en el Perú. Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos / IEP 1991.
[31] José Antonio del Busto Duthurburu (ed.): Historia general del Perú. Lima: Editorial Brasa 1994 (9 tomos); Franklin Pease: Breve historia contemporánea del Perú. México, D. F.: FCE 1995; Eduardo Lores (ed.): Nuestra historia. Lima: Corporación Financiera de Desarrollo 1995 (4 tomos).
[32] Nelson Manrique: Historia de la República. T. IV de Eduardo Lores (ed.), op. Cit.
[33] Margarita Guerra Martinière: La República 1827-1899. T. VII de José Antonio del Busto Duthurburu (ed.), op. cit. El torno VIII se ocupa de la época entre 1900 y 1948; el torno IX llega hasta 1980.
[35] Para una interpretación diferente, véase Ulrich Mücke: Der Partido Civil in Peru, 1871-1879. Zur Geschichte politischer Parteien und Reprasentation in Lateinamerika. Stuttgart: Franz Steiner Verlag 1998. [La edición en español se titula:  Política y burguesía en el Perú. El Partido Civil antes de la Guerra con Chile. Lima: IFEA /IEP 2010]
[37] David Nugent: Modernity at the Edge of Empire. State, Individual, and Nation in the Northern Peruvian Andes, 1885-1935. Stanford: Stanford University Press 1997.
[38] Charles Walker (ed.): Entre la retórica y la insurgencia: las ideas y los movimientos sociales en los Andes. siglo XVIII. Lima: CBC 1996.
[39] Fernando Armas Asin: Liberales, protestantes y masones. Modernidad y tolerancia religiosa. Perú siglo XIX. Lima: CBC / PUCP 1998.
[41] Karen Sanders: Nación y Tradición. Cinco discursos en torno a la nación peruana, 1885-1930. Lima: FCE / PUCP 1997.
[42] Pilar García Jordán / Núria Sala i Vila (ed.): La nacionalización de la Amazonía. Barcelona: Universidad de Barcelona 1998.
[43] Heraclio Bonilla: Un siglo a la deriva. Ensayos sobre el Perú, Bolivia y la guerra. Lima: IEP 1980

Víctor Peralta Ruíz. La independencia y la cultura política peruana (1808-1821). Lima: IEP, Fundación M. J. Bustamante de la Fuente, 2010.

[1] Víctor Peralta Ruíz es el historiador peruano que más ensayos y artículos ha escrito en los últimos años sobre los efectos políticos y culturales de la crisis monárquica de 1808 en el virreinato peruano y cómo estos eventos terminaron en la independencia. El presente libro, continuación de otro que cubre el gobierno del virrey José Fernando de Abascal[2], brinda una muy interesante síntesis de su trabajo del que ya se ha tenido adelantos en algunas de las principales obras colectivas sobre el bicentenario de las independencias en América hispana[3].

La investigación de Peralta, como se deduce del título del libro, se encuentra dentro de los estudios históricos sobre cultura política, que es definida por el autor como “los valores, las expectativas y las prácticas simbólicas que moldean las intenciones colectivas con relación a un sistema político a partir del lenguaje, el imaginario y otras formas de representación” (15). Peralta considera importante esta perspectiva porque le permite trascender las posiciones ideológicas que existen bajo las tesis historiográficas nacionalistas y revisionistas que definen la independencia peruana como “concebida” (hecha por los propios peruanos) o “concedida” (realizada por extranjeros), respectivamente, proponiendo una lectura diferente de ese proceso más atenta a los cambios en el imaginario y en la acción política. En tal sentido, el autor distingue en América hispana dos recorridos de la cultura política: la que se guió bajo el influjo del liberalismo de las Cortes de Cádiz (Perú, México y el Caribe) y otra marcada por opciones autonomistas donde se mezcló el lenguaje republicano con el pactista del Antiguo Régimen (Nueva Granada, Venezuela, Rio de la Plata y Chile) (16). Su hipótesis es que “la cultura política en el virreinato peruano pudo transformarse y modernizarse debido a la recepción del liberalismo hispánico” (17). En este proceso distingue tres etapas: la coyuntura fidelista de 1808 a 1810, caracterizada por la politización de la población peruana por medio de la reacción anti napoleónica, el auge del liberalismo hispánico entre 1810 y 1814, y la de su interrupción y colapso entre 1814 y 1820, donde pese a no lograr ser suprimido se mantuvo hasta las guerras de independencia cuando prevaleció el lenguaje político republicano.

Este libro consta de cuatro partes. La primera, “La crisis de la monarquía y sus repercusiones en la América española”, consta de dos capítulos. El primero, recapitula los confusos acontecimientos políticos que generaron la invasión francesa a España y la abdicación de Carlos IV y Fernando VII. Las pugnas entre la Junta de Sevilla y la Junta Central por encabezar el gobierno y la resistencia al invasor español, los problemas de incertidumbre y confusión que ello ocasionó en la América española que llevaron a la formación de juntas y movimientos autonomistas. En el segundo capítulo el autor analiza a partir de dos casos, Miguel José de Azanza y Benito María de la Mata Linares, el rol de los españoles que apoyaron a los funcionarios franceses de José I. La explicación de su colaboración apunta al hecho de que “afrancesados” y franceses compartían un mismo proyecto político ilustrado. Por ello, realizaron una labor de asesoramiento sobre América y trataron de influir en los americanos para que aceptaran la autoridad francesa. Sin embargo, su empresa no tuvo éxito y tras la derrota de Napoleón, ambos se exiliaron.

En la segunda parte, “Los acontecimientos de 1808 a 1810 en el Perú”, se aborda la etapa fidelista previa a la del liberalismo gaditano. El tercer capítulo presenta una visión general sobre la política peruana desde las reformas borbónicas a 1808 con el objeto de mostrar las actitudes de la población ante la crisis monárquica. A diferencia de la historiografía nacionalista que ubica las reformas borbónicas como las “causas internas” que generaron movimientos e ideólogos “precursores” de la independencia, Peralta muestra que estas no ocasionaron una especie de “trauma” y que se mantuvo una identidad de “reino” fiel a la monarquía. En el cuarto capítulo, Peralta cuestiona la explicación del fidelismo peruano como una actitud oportunista y pasiva ¿Por qué habría de serlo si la noción de separatismo no dominaba en esta coyuntura? Más bien la pregunta que se plantea es ¿Por qué no surgió en el Perú de 1808 una opción autonomista? La explicación que da Peralta es que la política fidelista seguida por el virrey Abascal prevaleció desde antes del establecimiento de la cortes de Cádiz a diferencia de otros lugares y que al surgir los movimientos autonomistas en las otras regiones de América, la elite peruana temerosa que el desorden político les perjudicara apoyaron a Abascal. Así, este virrey pudo enfrentar con relativo éxito la coyuntura política de la Junta Central. El quinto capítulo muestra como en el bienio 1808-1809 la política de Abascal a favor de la monarquía a través de la difusión de escritos anti napoleónicos politizó el espacio público peruano y transformó el vocabulario político permitiendo actitudes críticas al gobierno (p. e. al primer ministro Manuel de Godoy) a partir de los conceptos de “arbitrariedad” y “despotismo”.

La tercera parte del libro, “Abascal y la época de las cortes de Cádiz”, es la central. En el sexto capítulo analiza la prensa que circuló en Lima desde fines del siglo XVIII hasta 1820, Peralta parte de la afirmación de François-Xavier Guerra de que en América, en la coyuntura de la crisis monárquica, no hubo una transición a un espacio público moderno de discusión y debate público. Lo que dominó en este espacio fue una visión de unanimidad, donde la información era un atributo privativo de la autoridad que ejercía su control. En este contexto no hay debate posible. Si hubo alguno fue a nivel continental, en la guerra de propagandas entre, por ejemplo, Lima contra Chile y Buenos Aires. Peralta cuestiona en parte este argumento y ve como la prensa peruana tardo colonial en sus distintas fases configuró un espacio público que ya en 1821 rompió con la unanimidad. En el séptimo capítulo, Peralta señala que la historiografía sobre el gobierno de Abascal se ha concentrado en su absolutismo, dejando de lado que en esta coyuntura sucedió algo muy importante: el surgimiento y desarrollo de un discurso antiautoritario hecho por los simpatizantes del liberalismo hispánico. Señala asimismo que este tuvo tres soportes: la recepción y asimilación de impresos anti napoleónicos (1808-1810), la libertad de imprenta (1810) y los movimientos autonomistas y su propaganda política. Por último, el octavo capítulo analiza el establecimiento de los ayuntamientos constitucionales y las diputaciones provinciales en Cuzco y Lima. Muestra cómo las primeras, dado el control local del proceso electoral, se caracterizaron por la negociación y el conflicto entre las elites criollas y peninsulares debido al voto indirecto de dos grados y la posibilidad de negociar en las mesas. En estas elecciones los criollos obtuvieron una mayoría de puestos. En otros ayuntamientos, la figura de los curas y los subdelegados, quienes controlaban los padrones electorales, es de importancia en las negociaciones y conflictos electorales. Finalmente, en las elecciones para las diputaciones provinciales debido un sistema de elección de cuatro grados, que no permitió que las elites locales pudieran ejercer influencia, el virrey logró su control.

En la última parte, “De la Restauración a la ruptura política”, el noveno capítulo, muestra como durante el gobierno del virrey Joaquín Pezuela se reactivó la retórica fidelista y en 1820, con el restablecimiento de la constitución de Cádiz, puso en práctica nuevas elecciones. Peralta, más allá de las tesis revisionistas, como la de Timothy Anna, que atribuyen a la bancarrota económica del virreinato la explicación de la tardía adhesión de la elite peruana a la independencia, llama la atención sobre la política de este periodo para comprender la transición del absolutismo al liberalismo[4]. De una parte, Pezuela utilizó la prensa para afianzar la lealtad monárquica de la población divulgando información que buscaba incentivar el temor sobre los efectos desastroso que traería la independencia en lo moral y político. Además, el restablecimiento de la Constitución de Cádiz, lejos de ser un hecho sin importancia, como señalan Anna y Brian Hamnett, fue la oportunidad de restablecer el liberalismo a través de elecciones de cabildo y diputación provincial[5]. Sin embargo, el golpe de Estado contra Pezuela, de parte de José de la Serna significó un serio revés para la legitimidad de la autoridad hispana en el Perú ya que este no tenía autorización del rey. Finalmente, en el décimo y último capítulo, Peralta, a manera de síntesis del libro, analiza las ideas jurídicas y políticas de Manuel Lorenzo Vidaurre. Muestra cómo de ser un personaje que abrazó los postulados de la ilustración y el liberalismo hispánico mantuvo su fidelidad a la monarquía hasta el último momento y, debido a los vaivenes políticos españoles, terminó plegándose a la república. Ello, según Peralta, demostraría “el arraigo que tuvo el liberalismo hispánico en la transformación de la cultura política peruana” (309).

Como se mencionó al comienzo de esta reseña estamos ante un libro importante, ejemplo de una perspectiva que desde François-Xavier Guerra ha cambiado nuestra manera de valorar la crisis monárquica de 1808 y la historia política hispanoamericana. Asimismo, como ya se ha mencionado, no le huye a la crítica y cuestiona varios planteamientos que la historiografía nacionalista y revisionista han defendido. Dicho esto, habría que agregar que este libro además de sintetizar las virtudes y fortalezas de cierta historiografía política, señala también sus limitaciones. En tal sentido, me concentraré en su manera de abordar el tema de la cultura política.

Uno de los métodos para analizar la cultura política es el del lenguaje político. Peralta hace uso de este tipo de análisis pero no define a qué se refiere con ello y a lo largo del texto lo intercambia con el de discurso político. Pero si por lenguaje político se entiende como un análisis de los conceptos políticos a la manera de Javier Fernández Sebastián, citado en su bibliografía, por la manera de proceder más bien parece que lo que hace es una historia de las ideas en un sentido tradicional. Ello es evidente en varios capítulos del libro. Por ejemplo, los 5, 7 y 10. En el primero, Peralta menciona que analizará el lenguaje político que hay tras los conceptos de “despotismo” y “arbitrariedad” pero en realidad solo es una promesa porque en el texto no hay tal análisis a menos que se entienda por eso hacer alusiones al sentido general de las obras que reseña. Algo similar ocurre con el pensamiento jurídico de Vidaurre donde se resume ideas y establece filiaciones y no hay un examen, por ejemplo, del sentido de la justicia entre el antiguo y nuevo régimen. De otra parte, en un tema tan importante como la crítica local a las autoridades a partir del ejemplo de Godoy, tampoco queda claro en el texto cómo cambió el lenguaje político. ¿Acaso las críticas a los funcionarios no se pueden encontrar en otros contextos conflictivos? ¿Cuál es la diferencia con discursos similares en el siglo XVIII? ¿Hay algo nuevo en las críticas al gobierno? Si el lenguaje político es entendido como un modo peculiar de producir conceptos políticos, entonces, se podría comprender qué cambio de una coyuntura política a otra pero esta no es la perspectiva de Peralta. El liberalismo hispánico se reduce a un discurso contra la arbitrariedad y el despotismo pero no se precisan si hay cambios en conceptos como nación, ciudadano, constitución, libertad u orden. En tal sentido, parafraseando a Alan Knight[6], se puede afirmar que Peralta hace un uso descriptivo del concepto de cultura política. Estas limitaciones también son evidentes en el capítulo 6, donde Peralta cuestiona en parte la idea de Guerra respecto a que el espacio público americano no se caracterizó por el debate racional de ideas sino más bien por su unanimidad. Pero ¿no es problemático el uso que hace Guerra del concepto de unanimidad para definir un tipo de espacio público? ¿No apela acaso a una visión demasiado esquemática e idealizada de la modernidad política que tanto se le ha criticado últimamente? Como menciona Elías Palti, el sentido de la unanimidad no es unívoco, no es “tradicional” o “moderno” en sí mismo, y para su definición es necesario conocer la red discursiva en que se produce[7]. A Peralta no le convence el modelo de Guerra y muestra como la prensa limeña influye en el espacio público, sin embargo, lejos de cuestionarlo del todo se ciñe finalmente a sus términos: el control de la información por parte de la autoridad y la falta de debates “racionales” como indicador de unanimidad y no un análisis más detenido del lenguaje político.

Estas críticas no pretender minimizar los aportes de La independencia y la cultura política peruana, que sin duda es ya un texto clásico de lectura obligatoria para comprender la independencia peruana. Sin embargo, creo que es necesario, tras una coyuntura de gran actividad editorial por la celebración de los bicentenarios de independencia, revisar de manera crítica algunos conceptos y perspectivas que cierta historiografía política actual maneja.


[1] Publicado originalmente en A Contracorriente. Vol. 9, No. 3, primavera 2012, pp. 469-475. PDF.
[2] Peralta Ruiz, Víctor: En defensa de la autoridad. Política y cultura bajo el gobierno del virrey Abascal. Perú 1806-1816, Madrid, CSIC, 2002.
[3] Por ejemplo: Ávila, Alfredo y Pedro Pérez Herrero, comp., La experiencia de 1808 en Iberoamérica, México, Universidad de Alcalá y Universidad Autónoma de México, 2008; y Breña, Roberto, ed., En el umbral de las revoluciones hispánicas. El bienio 1808-1810, México, El Colegio de México y Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2010.
[4] Anna, Timothy. La caída del gobierno español en el Perú. El dilema de la independencia, Lima: IEP, 2003. La primera edición en inglés es de 1979.
[5] Anna, Timothy. La caída del gobierno español en el Perú; Hamnett, Brian. Revolución y contrarrevolución en México y el Perú. Liberales, realistas y separatistas, 1800-1824, México D.F.: Fondo de Cultura Económica, 2011. La primera edición en español es de 1978.
[6] Knight, Alan. “¿Vale la pena reflexionar sobre la cultura política?” en: Nils Jacobsen y Cristóbal Aljovín de Losada, eds., Cultura política en los Andes, 1750-1950, Lima, UNMSM/IFEA, 2007, p. 51.
[7] Palti, Elías. El tiempo de la política. El siglo XIX reconsiderado, Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2007, p. 173.

Sebastián Lorente. Escritos fundacionales de historia peruana. Historia del Perú compendiada para uso de los colegios y de las personas ilustradas (1876). Historia de la civilización peruana (1879). Compilación y estudio introductorio de Mark Thurner. Lima: COFIDE/UNMSM, 2005.

Lorente0001*

Sebastián Lorente (1813-1884) es uno de los personajes más importantes en la historia educativa del Perú decimonónico. Su llegada al Perú para dirigir uno de los principales bastiones liberales, el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe (1844-1849), y, posteriormente, su labor como decano de la Facultad de Letras de la universidad San Marcos (1868-1884) coincide con una etapa de modernización educativa expresadas en los reglamentos de 1855 y 1876 –en cuya elaboración participó– que desplazó a la estructura institucional heredada de las reformas borbónicas. Simultáneamente a estas labores, Lorente se dedicó a publicar materiales de enseñanza dirigidos a la educación secundaria. Así, desde la década de 1850, publicó compendios de filosofía, geografía, higiene, historia universal que tuvieron varias reediciones. De estos compendios sobresalen los dedicados a la historia del Perú. Por ello, la reedición de Historia del Perú compendiada para uso de los colegios y de las personas ilustradas (1876) e Historia de la civilización peruana (1879), y el sugerente estudio introductorio de Mark Thurner nos permite observar con mayor atención su obra como historiador.

Ante todo, es necesario señalar que la historiografía del siglo XX, como recuerda Thurner, no le ha prestado atención a las obras históricas de Lorente; es más, no se le ha considerado como historiador. Así, desde La historia en el Perú (1910) de José de la Riva Agüero hasta El Perú desde la escuela (1989) de Gonzalo Portocarrero y Patricia Oliart, Lorente ha sido descalificado por ser español, por ser su obra propia de un «vulgarizador» o por tener un discurso racista sobre el indio. Es decir, que dentro de los parámetros de los mencionados investigadores, Lorente no escribía ni historia científica ni con un discurso nacional integrador. Uno de los pocos defensores de su obra fue Raúl Porras Barrenechea al afirmar, en clara respuesta a Riva Agüero, que «Lorente fue uno de los grandes pioneros de la historia peruana. Sus obras no pueden ser compendio ni vulgarización de lo que no existía», además de mencionar que poseía las más altas cualidades del historiador: «aptitud para las ideas generales, proseguir el curso de las transformaciones espirituales de una época, juzgarlos teniendo en cuenta el espíritu de la época con ánimo comprensivo», además «como historiador preocupado de la revolución social y de la génesis de la nacionalidad. Lorente ocupa un puesto mucho más alto que el de otros historiadores, absorbidos por el dato y la función informativa »[1]. En este mismo sentido, Thurner sigue el ánimo comprehensivo del maestro Porras.

Thurner, afirma que la importancia de la obra histórica de Lorente radica en el hecho de que tuvo el rol fundacional de narrar la nación peruana como un proceso evolutivo de un espíritu nacional civilizador, a la manera de Michelet para el caso francés. A mediados del siglo XIX en el Perú esto suponía una ruptura con la tradición historiográfica virreinal pero sobre todo con el discurso nacional de las primeras décadas de la república. En el primer caso, la historia se encontraba estrechamente unida a la política dinástica, narrando las acciones de los reyes con el objetivo de instruir al príncipe y a las personas ilustradas. Sin embargo, esto no significaba que la historia se limitaba a la narración simple de acontecimientos como en el caso de los anales; todo lo contrario, la historia debía seguir determinadas reglas poéticas para presentar la verdad de manera clara y reflexiva. En el virreinato peruano, personajes como Pedro Peralta y Barnuevo siguiendo estas ideas habían construido un discurso histórico que unía la tradición incaica con la de la monarquía española. Con la independencia esta tradición se rompe ya que se concibe al virreinato como una etapa oscura, como una «Edad Media». Así, el discurso político republicano busca legitimidad y referencia histórica en la época incaica. En la práctica este discurso tuvo mucha influencia política pero en las pocas obras históricas que circularon se nota la tendencia de mostrar a la historia del Perú como un continuo desde los incas hasta la república, pasando por el virreinato, como es el caso de la obra de José María Córdova y Urrutia y sus Tres épocas del Perú o compendio de su historia (1844). Aunque no lo menciona Thurner, dado que no escribió ningún texto de historia, una voz influyente en contra el discurso histórico republicano fue la de Bartolomé Herrera debido a que sus ideas políticas se basaba en un discurso histórico que afirmaba que la base de la nación peruana se encontraban en la época del virreinato (lo español y lo católico) mientras que la época incaica por su barbarie y paganismo no podía aportar algo significativo a la república.

Frente a estos discursos históricos, tanto el de la independencia como el de Herrera, Lorente construye un discurso integrador al considerar al Perú como una civilización antigua donde cada fase de su desarrollo era trascendente. Esto lo ligaba con la tradición historiográfica virreinal, de la cual también compartía determinados principios lógicos, morales y metafísicos. Así, el objetivo de la historia era ser clara, ordenada y debía impartir una enseñanza práctica pero no ya a los príncipes sino al pueblo. Por otra parte, según Thurner, Lorente se diferenciaba de otros historiadores de su época por su dominio del discurso filosófico de la historia universal. En tal sentido, relacionó acontecimientos guiado por su método crítico, el cuál le permitía una narración simple de los hechos pero que se explicaban por sí mismos. En palabras del propio Lorente: «Como en la historia de la civilización están absorbidos todos los hechos, [está] debe presentar cierto carácter de universalidad, ocupándose de las influencias físicas y morales, de las instituciones políticas y religiosas, de la industria, el arte y la ciencia, de las costumbres y de toda suerte de usos; más no por eso ha de degenerarse en una exposición enciclopédica, que se haría interminable, enojosa y confusa; bástale para sus altos fines que los hechos estén perfectamente determinados y atribuidos a sus verdaderas causas; el que desee más amplios datos y explicaciones más detenidas debe buscar la ilustración en otro género de estudios. Lo que el historiador de la cultura peruana no debe nunca perder de vista es la armonía entre todos los elementos civilizadores; el todo orgánico, que constituye la civilización, ha de reaparecer distintamente en el conjunto armonioso de su historia. De aquí la necesidad de remontar y descender la corriente de los siglos para contemplar el desarrollo nacional en sus más remotos orígenes, siguiéndolo sin saltos en las diversas épocas; la necesidad de no olvidar ningún principio, ni rémora alguna de la cultura; la necesidad de exagerar conquista alguna, ni de atenuar los contrastes» (p. 312). Esto es a grandes rasgos lo novedoso y sugerente del estudio introductorio de Thurner. Veamos ahora los textos de Lorente.

Historia del Perú compendiada…, es una síntesis de su Historia General del Perú, una colección de seis tomos publicados por Lorente a partir de 1860 que va desde la época «Antigua» hasta 1828, a la cual se ha agregado información hasta la dictadura de Prado (1867). En esta, Lorente divide la historia del Perú en seis épocas: la de los curacas, los incas, la conquista, el virreinato, la emancipación y, finalmente, la república. Salvo, las dos breves coyunturas de la conquista y la emancipación, Lorente presenta cada época histórica con una narración de los principales hechos de un determinado periodo, finalizando con una visión general de sus principales tendencias políticas y culturales teniendo como marco el progreso de la civilización, es decir el devenir histórico hacía la sociedad liberal. Sin embargo, cuando analiza cada periodo establece comprensivamente cuáles son los logros civilizadores para su época. Así, cuando analiza el periodo de la «civilización inca», menciona las ventajas sociales de su socialismo, aunque critica sus limitaciones para la conformación de un individuo libre; en ese mismo sentido, respecto a la «civilización colonial» pese a ser muy crítico con las costumbres sociales económicamente poco productivas y la «empleomanía» afirma que hubo un progreso moral importante debido a la evangelización. Respecto a la república, si bien menciona las trabas que existen para lograr estabilidad (problemas políticos, sociales, etc.) también resalta el desarrollo del espíritu de asociación y de crédito que aseguran el progreso moral y económico de la sociedad.

Historia de la civilización peruana está dedicada exclusivamente a la “civilización” primitiva e incaica. Para Lorente, la civilización en el Perú tiene interés por su antigüedad, sus variadas formas bajo los curacas hasta la república, su gran desarrollo (su influencia y poder bajo los incas y en el virreinato) y sus violentos contrastes (los abusos de la civilización colonial, los elementos reacios a la civilización en la república). Lorente resalta que lo mejor que la civilización peruana ha ofrecido al estado social es su espíritu comunal dado que permitió bajo los incas lograr conformar una sociedad solidaria y benéfica a los individuos, lejos de las utopías socialistas. Por otra parte, en el desarrollo de este texto, Lorente además de mencionar las características de cada época hace una reseña de las principales fuentes e investigaciones sobre los incas. Lo más resaltante es su discusión con las tesis de otros autores (Humboldt, Tshudi, Rivero, entre otros) respecto al origen y las características del hombre americano; además, a lo largo del texto discute críticamente respecto a la validez de las afirmaciones de ciertos cronistas o autores contemporáneos sobre el gobierno, la religión y la cultura incaica. Asimismo, es necesario resaltar su análisis de geografía histórica donde si bien considera que la diversidad de climas y productos es una fuente potencial de desarrollo para el Perú también menciona, en clara alusión a los efectos económicos y sociales del guano, que «hay en ella gravísimos peligros para la civilización del Perú. Semejante a los premios de lotería, la riqueza que poco cuesta, después de disiparse con una rapidez que parece un sueño, suele dejar a los individuos y a los pueblos imprevisores hábitos dispendiosos, descrédito y miseria» (p. 304). En suma, este trabajo demuestra la madurez intelectual de Lorente y lo mejor de sus dotes como historiador. Lo mencionado hasta aquí no hace sino resaltar de manera muy simple las principales virtudes que hace atractiva y actual la relectura de la obra histórica de Lorente, considerada con toda justicia como un clásico sanmarquino.


* Reseña publicada en Investigaciones Sociales. Revista del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales. XII, 16 (Lima UNMSM, 2006): 572-575. Versión PDF.

[1] Raúl Porras Barrenechea. Fuentes para la historia peruana. Lima: Juan Mejía Baca & P. L. Villanueva, 1968, pp. 256-257, 259.

Gabriella Chiaramonti. Ciudadanía y representación en el Perú (1808-1860). Los itinerarios de la soberanía. Lima: UNMSM,SEPS,ONPE, 2005.

[1]

Gabriella Chiaramonti, una de las pioneras en la historia electoral en el Perú, nos presenta la primera parte de una amplia investigación publicada originalmente en italiano en el 2002[2]. El objetivo de este libro es analizar, a través del sufragio, cómo se define y construye históricamente la ciudadanía y la representación en el Perú entre 1808 y 1860. Este marco temporal se justifica porque la crisis de la monarquía hispana producida por la abdicación de Fernando VII y la posterior promulgación de la constitución de Cádiz generó procesos electorales que proporcionaron una inesperada autonomía política a los poderes locales; hecho que según Chiaramonti marcó el proceso político republicano hasta 1860, cuando esta autonomía se fue perdiendo por la intromisión del Estado y la aparición de organizaciones políticas.

Para sustentar esta tesis general, el libro se divide en tres capítulos. El primero «El Perú en la crisis del Imperio», presenta cómo en la segunda mitad del siglo XVIII en el virreinato peruano los objetivos políticos centralizadores de las reformas borbónicas se frustraron debido a que las intendencias no se consolidaron y más bien se reforzaron los poderes locales a través del restablecimiento de los cabildos españoles e indígenas. Esto significó que si por un lado, los peninsulares ocuparon gran parte de los puestos administrativos del Estado, por otro lado, el control del territorio quedó en manos de los criollos. Este hecho va a producir un ambiente político tenso que se agudizará tras la abdicación de Bayona. En tal sentido, en España y América (basados en una concepción antigua de la Monarquía) se reivindicó en el pueblo el derecho de ejercer la soberanía. Posteriormente, estas ideas tendrían presencia en la ambigua constitución de Cádiz que si bien suprimía las diferencias entre españoles y criollos así como la república de indios, asoció la definición de ciudadanía a la noción tradicional de vecino, hecho que se reforzaba al mantener a la parroquia como punto de partida del proceso electoral. Por ello, según la autora

«La ciudadanía y la representación no poseían unos fundamentos individuales sino comunitarios […] En Cádiz, a la soberanía controlada desde el centro se contrapone una construcción de la representación de distinto origen: no era el Estado el que construía la ciudadanía sino la comunidad local». (p. 107)

Así, esta constitución, permitía una amplia intervención de la sociedad civil en la construcción de la ciudadanía y en la consolidación de una idea tradicional de representación (el mandato imperativo). En la práctica, esto minó el orden virreinal, porque la elección de nuevas municipalidades —con solo facultades administrativas— en un contexto político convulso hizo que cobraran importancia política, llegando a considerarse depositarios de la soberanía, lo cual ocasionó no solo conflictos con el Virrey sino también con otros núcleos urbanos de mayor jerarquía.

Los problemas anteriormente mencionados son analizados más detenidamente en el segundo capítulo «La constitución de Cádiz desembarca en Lima». Al respecto, Chiaramonti menciona que el virrey Fernando Abascal era consciente de los inconvenientes de la constitución de Cádiz para mantener el orden y la unidad del virreinato. Así, la abolición del tributo le dejaba sin recursos para mantener la milicia y por otra parte la libertad de prensa difundía ideas subversivas. Pese a ello, Abascal acató e hizo juramentar la constitución y convocó a elecciones porque sabía que era el único medio de legitimar su gobierno. Sobre la juramentación, Chiaramonti resalta las características barrocas y religiosas de la ceremonia porque ello confirmaría simbólicamente el retorno a la tradición pactista. Respecto a las elecciones para elegir diputados para las cortes y constituir los ayuntamientos constitucionales, se da cuenta de la amplia participación electoral de todos los sectores de la población, incluyendo la población indígena (a la cual se da mayor atención para desvirtuar las afirmaciones que señalan su ausencia o pasividad en las elecciones). Este hecho se debía a las características del sistema electoral indirecto de cuatro grados y de dos grados (para elegir diputados y constituir ayuntamientos, respectivamente) que permitía una amplia participación en los primeros grados para después ir cerrando las elecciones en un grupo más reducido. Según Chiaramonti esto produjo «una “oligarquización” de la representación y, por la otra, el reforzamiento del localismo en las primeras fases del proceso» (p. 143). Por otra parte, la novedad de las elecciones radicó en que se integró, aunque no sin conflictos, a la república de españoles y de indios permitiendo que en ellas salieran representantes de ambos grupos si contaban con mayoría, aunque también expresaron mutuos acuerdos. Por esto y para mantener el orden y evitar aspiraciones autonomistas, Abascal trató de manejar las elecciones de ayuntamientos para que salieran elegidos representantes de su confianza. Sin embargo, esto no fue del todo posible porque la definición de los requisitos para los ciudadanos-electores estaba en manos de las parroquias. Por ello, una vez elegidas, Abascal buscó resquicios legales para limitar sus funciones originando conflictos en Cusco, Puno, Arequipa y Lima. Así, pese a sus intentos, los ayuntamientos debilitaron el poder del Estado y rompieron con las jerarquías territoriales; hechos que no cambiaron en 1814 cuando se restablecieron los antiguos cabildos tras disolución de la constitución de Cádiz.

El tercer y último capítulo, «El legado de Cádiz (1821-1860)», busca comprender los fundamentos del nuevo sistema republicano: su idea de nación, ciudadanía y representación a través de un minucioso análisis de las constituciones, las leyes electorales y las prácticas políticas que produjeron. De esta manera, Chiaramonti desplaza el análisis de las acciones de los caudillos llamando la atención en la estabilidad institucional que existía en el parlamento (expresado en su producción legislativa y constitucional) y las municipales; hecho necesario para los caudillos ya que les permitía legitimar su poder a través del sufragio. Así, señala que en la dinámica política de la época interactuaban tres actores: los caudillos, el parlamento y las comunidades locales que elegían representantes y tenían la capacidad de aceptar o rechazar a los gobiernos de turno. En su análisis presenta cómo entre 1821 y 1860 persistieron las nociones de ciudadanía y representación constituidas tras los procesos electorales gaditanos. Así, sobre la ciudadanía, llama la atención sobre sus raíces municipales (dado su control del registro cívico para decidir quién votaba), hecho que explicaría que se le asignará la misma categoría de vecino. También menciona que en el Perú, a diferencia de otros países, existía un sufragio amplio que permitía el voto de los indígenas como una manera de integrarlos a la «nación cívica». Sin embargo, de este hecho no se deducía que la participación en todas las fases de la representación política era igualitaria. Todo lo contrario, existían mecanismos para seleccionar quiénes tenían derecho a elegir y ser elegidos: el sistema de elección de dos grados o indirecto (colegios parroquiales y provinciales) y los requisitos para ser elegido representante (vecindad). En tal sentido, se recalca que a diferencia de Francia la representación en el Perú no se construyó a partir de nuevas circunscripciones territoriales uniformes y definidas sino más bien sobre las coloniales: las intendencias, los partidos y las parroquias. Así, mientras el sufragio en la parroquia era amplio y daba legitimidad a las comunidades locales y a los ciudadanos, en el nivel provincial (en la elección de senadores y diputados) se representaba una nación como un conjunto de territorios y no de ciudadanos. Es decir, la nación descrita por los diputados americanos en las cortes. Por ello, las elecciones lejos de ser un acto por el cual la sociedad elige a sus representantes se convierte en un proceso de negociación entre diferentes grupos de notables y sus redes sociales. Estos hechos no cambiarán con la breve experiencia del sufragio directo entre 1855-1860. Al respecto, Chiaramonti llama la atención sobre la agudización del control local de las elecciones que hizo posible la elección de más de un representante, lo cual llevó a que en la constitución de 1860 se retornará al sufragio indirecto.

Como último punto, Chiaramonti analiza la relación entre los caudillos y los pueblos. Así, a través de la lectura de las constituciones repara en que a excepción de Cádiz y la carta de 1823, que sitúan la soberanía en la nación, no existe en las demás un artículo que señale claramente quién detentaba la soberanía. Esto le permite afirmar que estas fuentes muestran las ambigüedades de la naturaleza administrativa o representativa de las municipalidades, que se asumen como pueblos soberanos cuando consideraban roto el pacto social; es decir, veían su adhesión al Estado no como una integración conjunta sino como una asociación entre diferentes cuerpos soberanos. Así, siguiendo a Antonio Annino, se afirma que «Los acuerdos con los pueblos precedían y preconstituían los acuerdos de las asambleas y fundaba la legitimidad de la acción del caudillo, que más que una revuelta militar aparecía como un movimiento municipalista encabezado por un jefe militar». (p. 332). Esto cambió en el periodo de 1855 y 1862 debido a que con el crecimiento de la burocracia local se inicia un proceso de legitimación entre el centro y las periferias políticas que se expresó en la creación de nuevas provincias y el aumento del número de representantes parlamentarios. Finalmente, el libro concluye señalando que el problema de la gobernabilidad durante la primera mitad del siglo XIX radicó, por un lado, en la carencia de un centro político y de una elite dirigente y, por otro lado, en la existencia de una fuerte «sociedad de sociedades» conformada por «cuerpos territoriales que habían heredado del constitucionalismo gaditano una amplia autonomía, sustancialmente reconocida luego en el contexto republicano» (p. 344). Este hecho explicaría que el Estado en su proyecto de fortalecer su poder, circunscribiera el sufragio a los alfabetos en 1896.

La investigación de Chiaramonti está sustentada en un gran trabajo de fuentes y sobre todo en una novedosa perspectiva de análisis constitucional y electoral. Sin embargo, se podría argüir que la autora extiende al caso peruano la tesis de Antonio Annino respecto a la experiencia municipal mexicana sin plantear sus diferencias[3]. En ese sentido, da la impresión de que la experiencia gaditana generó el mismo proceso de autonomía local. Así, se podría objetar que no podía ser igual en la medida que en el Perú, por ejemplo, no triunfó el federalismo; además, genera dudas que entre 1820 y 1860 las municipalidades existieron con la fuerza que le imprime la autora sobre todo si tenemos en cuenta que el rol de los prefectos, subprefectos y gobernadores en la política local no era solo nominal sino parte importante de las alianzas políticas del presidente-caudillo con determinadas elites locales (porque habría precisar que el poder local no era monolítico); era claro, una relación de clientela y por lo mismo frágil. Pese a ello, como evidencian Ulrich Mücke y Charles Walker, este sistema permitía al presidente-caudillo centralizar sus redes políticas en el Estado; y a su vez, para una de las diferentes facciones en que se dividía el poder local, contar con un puesto del Estado le permitía el acceso a recursos económicos, legales y militares para sobreponerse a sus competidores[4]. Así, en el estudio de Víctor Peralta sobre la burocracia estatal, elite regional y comunidades indígenas en el Cuzco, se demuestra como gracias al manejo del tributo indígena la burocracia estatal no solo se convirtió en la intermediaria entre el Estado y las elites locales sino también entre éstas y las comunidades indígenas. Por otra parte, Cecilia Méndez menciona que durante el primer gobierno de Gamarra (1829-1833), las autoridades civiles de Huanta “eran constantemente acosados, burlada su autoridad, o simplemente ignorados por las autoridades políticas nombradas por el gobierno central, cabe decir, el prefecto o jefe político de un departamento y el subprefecto o jefe político de una provincia, que en aquellos tiempos eran casi invariablemente oficiales del ejército”. Esto llevó a los huantinos a apoyar a Orbegoso en su lucha contra Gamarra[5]. Estos hechos son evidentes sobre todo entre 1839 y 1855 cuando las municipalidades fueron suspendidas y reemplazadas por los gobernadores. Así, en la elección presidencial de 1849-1851 es notoria la injerencia de los prefectos en la campaña electoral; posteriormente, en la revolución de 1854, las actas de los pueblos rebelados señalan la presencia de síndicos procuradores y gobernadores y no de municipios[6]. Por otra parte, y pasando a otro tema, nada parece indicar que la vida parlamentaria fuese normal. El rol del parlamento, a diferencia de las cortes de antiguo régimen, es el de gobernar y formar parte del Estado y no ser un cuerpo externo a este. Nada de ello ocurrió entre 1820 y 1840: el parlamento se reunió doce veces a pesar de que las constituciones de 1823, 1828 y 1834 establecieron su reunión anual. El problema era que de esas reuniones solo siete cumplieron más o menos su rol gobernante y cuatro de ellas se realizaron durante el primer gobierno de Gamarra. Además, entre 1840 y 1845 el parlamento no funcionó y recién entre 1845 y 1860 tuvo una vida más estable. Hasta entonces, por lo general su convocatoria correspondía al caudillo, por ello no extraña que la representación responda a un mandato imperativo. No podían reclamar representar a la nación cuando en realidad representaban a un sector alzado en armas.

Como último punto, si seguimos las tesis de Annino ¿por qué no se puede hablar de que tras esta experiencia local peruana hay una especie de «liberalismo popular» y no, como menciona Chiaramonti, un regreso a la tradición «pactista»? Creo que en este punto la autora asume una visión limitada de lo que significa el liberalismo, similar a la François-Xavier Guerra, circunscribiéndolo de manera implícita dentro de un concepto de modernización económico-social. Como consecuencia de ello le da contenidos ajenos al lenguaje político del siglo XIX y lo concibe como una ideología política inmutable que sigue un único modelo: el anglosajón (individualista y laico). De esta manera, se resalta el tradicionalismo de ciertas prácticas e ideas políticas como totalmente opuestas al liberalismo y más bien cercanas a la tradición hispana (organicista y católica) cuando en realidad no lo eran necesariamente. En todo caso, el liberalismo no cayó en un territorio política y socialmente vacío. Eso plantea un problema que no puede ser resuelto solo señalando “continuidades” coloniales, más aún cuando otros autores plantean que el liberalismo hispano transformó la cultura política peruana[7].

Con todo y para finalizar esta reseña, habría que resaltar que más que objeciones, este libro sugiere con su novedoso análisis algo más interesante y productivo para la investigación histórica: nuevas preguntas.

 


[1] Esta es una versión ampliada de la reseña publicada originalmente en el Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos, 25, 3 (2005): 477-480. PDF.

[2] Suffragio e rappresentanza nel Perú dell’ 800: gli itinerari della sovranità (1808-1860). Torino: OTTO, 2002. Varias de las ideas presentadas en este libro fueron planteadas ya en su artículo “Andes o Nación: La Reforma Electoral de 1896 en el Perú”, en. Antonio Annino (coord). Historia de las Elecciones en Iberoamérica, siglo XIX. De la formación del espacio político nacional. Buenos Aires: FCE, 1995.

[3] Sobre la obra de Annino ver por ejemplo, Antonio Annino y Raymond Buve, (coords.), El liberalismo mexicano. Hamburgo-Münster: AHILA, 1993; Antonio Annino. “Ciudadanía “versus” gobernabilidad republicana en México. Los orígenes de un dilema”. En Hilda Sábato (Coord.). Ciudadanía política y formación de las naciones. Perspectivas históricas de América Latina. México: FCE-EI Colegio de México, 1999; y  “Cádiz y la revolución territorial de los pueblos mexicanos, 1812-1821”. En Antonio Annino (coord.). Historia de las elecciones en Iberoamérica.

[4] Charles F. Walker De Tupac Amaru a Gamarra. Cusco y la formación del Perú republicano, 1780-1840. Cusco. CBC, 1999. Capítulo V; y Ulrich Mücke. “Estado nacional y poderes provinciales. Aspectos del sistema político peruano antes de la Guerra con Chile”. En: Anuario de Estudios Americanos, LVI, 1, (Sevilla 1999): 173-194.

[5] Víctor Peralta Ruíz. En pos del tributo. Burocracia estatal, elite regional y comunidades indígenas en el Cuzco rural (1826-1854). Cuzco: CERABC, 1991; Cecilia Méndez. “Tradiciones liberales en los Andes: militares y campesinos en la formación del estado peruano”, en Marta Irurozqui (ed.), La mirada esquiva. Reflexiones históricas sobre la interacción del estado y la ciudadanía en los Andes (Bolivia, Ecuador y Perú) siglo XIX, Madrid, CSIC, 2005, p. 141.

[6] Sobre la campaña electoral de 1849-1851 ver mi estudio “El Club Progresista y la coyuntura electoral de 1849-1851”. En: Cristóbal Aljovín de Losada y Sinesio López (ed.). Historia de las elecciones en el Perú. Estudios sobre el gobierno representativo. Lima: IEP, 2005. pp. 395-424.

[7] Víctor Peralta Ruíz. La independencia y la cultura política peruana (1808-1821), Lima: IEP, Fundación M. J. Bustamante De la Fuente, 2010.